Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition
Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition
Carátula de Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition, análisis Switch

Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition llega a Switch, PS4 y móviles con un multijugador renovado y nuevo contenido jugable de alto nivel.

Nintendo tuvo durante algunos años la que para ella sí sería su fantasía final. Se llamaba Final Fantasy VI y salió a la venta para Super Nintendo. A partir de ahí, la compañía japonesa Squaresoft decidió que la séptima entrega se lanzara para la nueva máquina de Sony; PlayStation. El resto es historia, como suele decirse.

La relación entre la creadora de una de las franquicias más importantes del videojuego con Nintendo no tuvo, por suerte, un final amargo. Tras nueve años de dimes y diretes la desarrolladora volvió a un hardware de la gran N con Final Fantasy Crystal Chronicles para Gamecube. Un título muy alejado de lo que conocemos como el Final Fantasy más puro, sí, pero no exento de magia y de momentos maravillosos. Ahora vuelve remasterizado para Nintendo Switch, te contamos cómo lo ha hecho.

Crónicas mágicas

Final Fantasy Crystal Chronicles es un título bastante atípico, al menos para la época en la que apareció. Además tenía multijugador pero haciendo uso de videoconsolas portátiles Game Boy Advance, lo que hacía a la propuesta aún más extraña de lo que ya era de por sí. A pesar de lo diferente que era de sus hermanos mayores y de que para poder disfrutarlo al 100% hacía falta tener amigos con portátiles de Nintendo el juego tuvo su legión de seguidores.

Y es que Crystal Chronicles es una historia de superación a través de un viaje lleno de peligros para proteger a amigos y familiares de una muerte que acecha constantemente; el miasma. Esta niebla de extraña procedencia asola el mundo donde habitan las cuatro razas protagonistas del juego; los Clavate, los Selkie, Liltys y Yukos. Su sola presencia acorta la vida de los habitantes y la única protección contra ello son unos cristales que se alimentan de mirra.

Cada año, la mirra depositada en los cristales se consume lo que hace que cada pueblo deba enviar una comitiva de héroes para volverlos a llenar. Sin embargo, este líquido capaz de preservar la vida en el mundo es muy difícil de conseguir; solo se puede obtener una gota de mirra de cada árbol que la produce cada varios años.

La propia miasma no solo acorta la vida de todo aquél que entra en contacto con ella, también atrae monstruos de lo más variopintos por lo que la legión de cristal encargada de revitalizar los cristales debe de ser ducha en combate; y aquí es donde entras tú.

Los años pasan factura

El videojuego dirigido por Akitoshi Kawazu —uno de los padres fundadores de Final Fantasy— no puede decirse que fuera un mal juego pero sí es cierto que a día de hoy y con cierta experiencia acumulada en la espalda de millones de jugadores, pueden vérsele las costuras fácilmente. No era un título demasiado complejo ni requería de demasiada habilidad a los mandos, era un rpg de acción bastante discreto que, como guinda final, era tremendamente lento. Sin embargo esta lentitud, las entretenidas entradas del diario, la excelente banda sonora de Kumi Tanioka y Hidenori Iwasaki, los fantásticos escenarios y el músculo gráfico que acompañaba a esta epopeya hicieron que Crystal Chronicles no cayera en el olvido.

Con un par de botones sobraba para atacar a los enemigos, lanzar magias o comprar en las tiendas de los pueblos. Era muy sencillo en prácticamente todo, salvo en eso de juntar a amigos que reunieran todos los requisitos, claro. Para conocer más detalles sobre su jugabilidad lo mejor es que os paséis por aquí donde nuestro compañero Francisco Alberto Serrano nos contaba en su día cómo era al detalle Final Fantasy Crystal Chronicles.

Ahora, diecisiete años después, el juego sigue enamorando por sus virtudes pero vemos mucho más las carencias que antaño apenas se apreciaban. Algunas de ellas eran la poca variedad de enemigos, los movimientos bastante predecibles de los mismos o su rutina de ataques, que el juego fuera pensado para sacarle el máximo partido en cooperativo o su concepto. Todos estos puntos, por desgracia, se visualizan con mayor facilidad con esta remasterización por diversos motivos.

Uno es la enorme variedad de géneros que tenemos en la actualidad, las ideas frescas que aportan y lo deslucido que queda Crystal Chronicles en comparación. Por otra tenemos un modo online que si bien facilita el multijugador lo hace con varios errores de base que pueden no agradar a todos. Por último el apartado gráfico ha mejorado, sí, pero con matices y con un rendimiento cuestionable en Nintendo Switch, la versión a la que hemos tenido acceso.

Y es que el videojuego ha recibido un lavado de cara con el que se adapta a las nuevas resoluciones para llegar a una básica Full HD. Esto implica que la mayoría de las texturas consiguen dar el pego pero por desgracia hay otras que no tanto. Todo luce mucho mejor, por descontado, pero el juego se siente algo vacío y simplista, no han añadido una piedra de más ni dejado de menos. Hay más pegas como unas largas pantallas de carga o que el juego tiene bajones en el framerate bastante alarmantes en momentos donde se complica un poco la carga geométrica.

Novedades de esta versión

Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition llega a consolas Nintendo Switch y PlayStation 4 pero también a dispositivos móviles Android y iOS. Para celebrar la vuelta al ruedo de este clásico Square Enix ha añadido unas pocas novedades que hará las delicias a todo aquél que disfrutara en su día del original.

La primera de ellas es la adición de nuevas mazmorras y equipamiento destinadas a jugadores avanzados que quieran añadir un reto mayor a la aventura. Estas nuevas aventuras están protagonizadas, por supuesto, por nuevos enemigos para la ocasión. También cuentan con nuevos temas musicales a la altura de la banda sonora del original. Catálogo musical que por cierto ha recibido una nueva grabación de su tema principal y nuevas voces para los personajes —en inglés— .

Se ha añadido una opción para imitar el aspecto de otros personajes a través de la raza Moogle —o Moguritos—. Hablando con ellos durante la aventura nos cuñarán unas postales y nos regalarán cristales que permiten realizar dicha transformación. También la posibilidad de combinar magias con otros jugadores para crear potentes hechizos o el famoso modo online.

Vamos a pararnos a hablar del añadido multijugador online un momento pues si bien la experiencia en general ha sido buena, hay un poso demasiado grueso en el fondo que no nos ha terminado de convencer. Por ejemplo que queramos buscar un grupo a través de internet pero que la mazmorra necesite empezar —con nosotros dentro— hasta que aparezca algún jugador que nos acompañe. Spoiler: puede que incluso no aparezca. Y, en el caso de que aparezcan jugadores, un héroe del equipo siempre debe llevar el cristal por lo que queda inutilizado la mayor parte del tiempo. Además, todos los avances que se hagan en la mazmorra contarán únicamente para aquél que haya abierto sesión. Esto impide avanzar en el juego conjuntamente a un amigo, algo bastante engorroso dada la importancia del multijugador en el título. Y un último dato que añadir a este párrafo es que los jugadores que se unen a tu partida deben de visionar sí o sí las cinemáticas de historia, correos de Moguri recibidos, posible contestación etc...

Las partidas que hemos llevado a cabo usando la red de redes han funcionado estupendamente aunque en la mayoría de ocasiones ha costado que otros jugadores se unieran a nuestro grupo para llevar a cabo mazmorras y no al contrario. Grupo que por cierto se disuelve una vez terminas la mazmorra en cuestión. Existe por otra parte una suerte de lista de amigos con la que podemos añadir jugadores con los que hemos disfrutado de la sesión y que, llegado a cierto punto, podemos invitar rápidamente o unirnos a sus partidas creadas.

Y la última novedad reseñable es la posibilidad de disfrutar de partidas multijugador con usuarios de otras plataformas en las que esté disponible el videojuego. Es decir, lo que comúnmente se llama crossplay. Un usuario de Nintendo Switch puede adentrarse en una mazmorra tanto con jugadores de la híbrida como de móvil o PlayStation 4. Además existe una versión gratuita llamada Lite que te permite explotar dicha función y otras más a lo largo de las tres primeras incursiones del juego.

CONCLUSIÓN

Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition es una puesta a punto para plataformas actuales sin demasiadas pretensiones. No obstante la palabra remasterización la cumple y además añade nuevo contenido y otras mejoras. Se siente un poco antiguo tanto la mecánica jugable como en materia gráfica pero ahora, diecisiete años después, no es lo que pretende. Si te quedaste con las ganas de disfrutar de su multijugador por no tener amigos poseedores de una Game Boy Advance la compra es casi obligatoria, siempre y cuando estés conforme con las decisiones que se han llevado a cabo para añadirle internet a la ecuación. Sigue siendo tan mágico o más pasear por sus escenarios como antaño.

LO MEJOR

  • Nuevas mazmorras, objetos y enemigos.
  • Modo online que elimina la necesidad de una GBA.
  • Melodías a gran calidad y mundo que sigue siendo mágico.

LO PEOR

  • El juego online tiene defectos y carencias.
  • Rasca imágenes con bastante frecuencia.
  • Tiempos de carga muy largos.
6.8

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.