Borderlands Legendary Collection
Borderlands Legendary Collection
Carátula de Borderlands Legendary Collection

Análisis Borderlands Legendary Collection, el regreso a Pandora en modo portátil

Analizamos los ports de Borderlands 1, Borderlands 2 y The Pre-Sequel en Nintendo Switch, ya disponibles como parte de la Legendary Collection.

Las primeras tres entregas de la saga Borderlands ya se encuentran disponibles en Nintendo Switch mediante la “Colección legendaria”, donde se incluyen Borderlands 1, Borderlands 2 y The Pre-Sequel junto a diversos DLC de contenido adicional. Gearbox y 2K Games (además de Ture Me Up Games de la mano de Fractured Byte, encargados del port) nos proponen regresar a Pandora para revivir una serie de alocadas aventuras de acción o bien descubrirlas por primera vez de una forma distinta. Tras jugar a los títulos en esta nueva versión, os traemos un análisis de los mismos e indicamos las diferencias principales que presentan respecto a sus versiones originales.

3 historias distintas en un solo pack

A pesar de pertenecer al género shooter, esta primera trilogía de Borderlands tiene un peso importante en su argumento y en la forma que se desarrolla a través de diversas misiones principales y secundarias. En la versión que tenemos entre manos no se ha retocado nada de esto, sino que se trata de 1-1 respecto a lo que ya vivimos al ponernos a los mandos (o con ratón y PC) de los títulos correspondientes por primera vez.

Para empezar, una característica de la saga Borderlands es que nos permite escoger entre distintos tipos de personajes precreados al empezar. Cada uno de ellos presenta unas características y habilidades especiales, que podemos mejorar posteriormente gracias a la vertiente RPG que presenta la saga. Por ejemplo, en el primer Borderlands podemos escoger entre Lilith (una sirena con un poder especial que detiene el tiempo y le permite desplazarse por el escenario), Brick (un tanque que adora las armas explosivas y atacar con sus propios puños), Mordecai (un cazador que maneja francotiradores y viaja acompañado de Bloodwing, su águila) y Roland (un soldado cuya habilidad especial le permite desplegar una torreta).

En Borderlands 2 y The Pre-sequel encontramos a personajes distintos pero las clases se mantienen en cierta medida, por lo que siempre encontraremos un protagonista que encaje mejor con nuestros gustos personales. Además, la saga de Gearbox nos plantea un universo interesante que va más allá de unas cuantas conversaciones macarras y cuya trama tiene continuidad a lo largo de las entregas. Por ello, si todavía no nos hemos adentrado en la saga y tenemos interés o bien si nos queda alguno de los títulos pendientes, el optar por una colección así que las reúne todas en sus versiones remasterizadas (y añade DLC sin coste adicional) es una opción a tener en cuenta.

Una gran cantidad de armas, botín de calidad y opciones de personalización

Al tratarse de un shooter, el apartado jugable más interesante son las armas. En la saga Borderlands encontramos un gran número de ellas que van desde pistolas y escopetas hasta lanzacohetes y rifles de francotirador. A pesar de que cada una de las clases esté especializada en un tipo de arma, podemos usar la que queramos independientemente del personaje al que llevemos. Las podemos obtener tanto de los cuerpos de nuestros enemigos como de cofres o máquinas de venta en las que Marcus ofrece un amplio arsenal para equiparnos.

El aspecto distintivo de las armas de la saga es que presentan características muy diversas como munición elemental (de fuego, tóxica, de hielo, etc.) o efectos como el adherir las granadas a los cuerpos enemigos, entre otras. Ya que no las podemos editar y tenemos que confiar en lo que nos toque, algo que ocurrirá es que cambiaremos de forma constante el armamento que llevemos encima con tal de hacer frente a los peligros cada vez mayores que se nos presenten.

En el modo portátil que ofrece Nintendo Switch es algo incómodo para el control de determinadas armas, sobre todo si disparamos a distancia. El motivo principal es debido al tamaño reducido de la pantalla, ya que será difícil distinguir a los enemigos más alejados y leer según qué subtítulos o letras de los menús del juego. En modo dock, conectada a la televisión, se puede controlar considerablemente mejor aunque al tratarse de un shooter siempre recomendaríamos el uso de ratón y teclado para obtener la mejor precisión posible.

Una opción adicional que ofrece este port en Switch es el “control por movimiento”, que podemos habilitar o desactivar en todo momento en el menú del juego. Al tenerlo activo podremos separar los joy-con y, con el derecho, apuntar de forma manual al moverlo para decidir a dónde se dirige la cámara. Es una opción interesante pero en la práctica es poco útil y un tanto caótica, sobre todo para seguir a aquellos enemigos que no dejan de moverse.

Las opciones de personalización se mantienen como en los títulos originales. Amplían las posibilidades y varían un tanto en cada juego. En Borderlands 2, por ejemplo, hay más opciones que en la entrega original y se añade el “Rango de cabronazo”. Al completar desafíos, como acabar con un número determinado de skaggs enemigos, obtendremos puntos que podremos canjear para obtener bonificaciones permanentes como incremento en el daño de granadas, en la precisión de las armas o una reducción del retroceso, por ejemplo.

Jugar en solitario o en modo multijugador en línea

Una de las funciones que se mantiene en estos ports para Switch es la opción de disfrutar de las campañas en solitario o bien en compañía, ya sea en modo local a pantalla partida o vía Internet con hasta 4 jugadores. Es especialmente recomendable para aquellos momentos en los que un enfrentamiento contra un determinado boss se nos hace cuesta arriba o simplemente cuando queremos disfrutar de la aventura junto a otros buscacámaras, algo que puede hacer todavía más interesante el completar cada misión y explorar Pandora y el resto de escenarios disponibles en cada uno de los tres juegos.

Aun así, al no disponer de cross-play, tan solo podremos unirnos a otros jugadores que estén con la misma versión que nosotros. Por ello, encontramos una barrera al tratar de establecer conexión con otros jugadores vía online. A esto se suma los problemas de conexión vía Wi-Fi habituales en la consola de Nintendo ya que, sobre todo en modo portátil, dependerá mucho de nuestra velocidad de conexión y lo cerca que estemos del router, algo que no siempre se puede mantener estable si, por ejemplo, jugamos desde la cama y cambiamos al sofá durante una determinada partida.

Rendimiento gráfico y técnico en Switch

El cell-shading característico de la saga Borderlands le sienta muy bien en la pantalla de Nintendo Switch. Gráficamente se ha adaptado tanto a los 720p del modo portátil como a los 1080p del modo conectado al televisor. Donde más lo notamos es en Borderlands 1, ya que es palpable que ha recibido un lavado de cara para presentar colores más brillantes y una resolución mayor de la que tuvo en su versión original.

En cuanto al apartado técnico, suele aguantar bien la tasa de refresco de 30 FPS menos en determinadas ocasiones, en las que hay escenas de acción desenfrenada en pantalla y los FPS caen ligeramente. Aun así, no es nada grave y no complica la experiencia de juego, pero sí debemos mencionar unas pantallas de carga algo largas que detienen la acción durante unos instantes incluso en las escenas en las que aparecen tutoriales. En cuanto a la vibración de la consola, consideramos que es algo excesiva en modo portátil pero al tener los joy-con separados se convierte en una mecánica algo más precisa y de agradecer para sentirnos más inmersos en la acción y los tiroteos que presenta Borderlands.

Por último, su apartado sonoro se mantiene tal y como lo recordamos. A una banda sonora para el recuerdo y un doblaje de calidad en español se le suman diversos efectos de sonido cuidados para hacernos sentir que estamos jugando a un Borderlands y no a cualquier otro shooter. Todo ello, convierte a la “Colección Legendaria” en un buen port que respeta totalmente la versión original y se adapta lo mejor posible a las características de la consola a la que está destinado.

CONCLUSIÓN

La Colección Legendaria de Borderlands reúne las dos primeras entregas y The Pre-Sequel para hacerlas aterrizar en Nintendo Switch de la mejor forma posible. A pesar de que para los shooters siempre prefiramos el control mediante teclado y ratón, supone una experiencia interesante el disfrutar de los títulos de Gearbox y 2K en modo portátil. Esto puede dificultar un tanto el control y el dominio de las escenas de disparos cargadas de acción, además de el leer claramente la letra de los subtítulos o menús, pero aun así nos acabaremos acostumbrando y agradeceremos poder explorar Pandora desde la comodidad de nuestra cama, sofá o en cualquier lugar. Gráficamente el cell-shading se adapta como un guante a la resolución de la consola híbrida de Nintendo y en lo técnico no se queda corto, ya que mantiene la promesa de los 1080p en modo TV y los 720p nativos del modo portátil, además de unos 30 FPS estables salvo en contadas ocasiones. Por todo ello, y si tenemos en cuenta que vienen incluidos los DLC de los tres juegos, supone una buena oportunidad para regresar al universo de Borderlands o bien para descubrirlo por vez primera y poder alternar entre el modo portátil y el de TV a voluntad y en todo momento.

LO MEJOR

  • La posibilidad de poder jugar a Borderlands en modo portátil
  • Mantiene totalmente la esencia y características de los originales
  • Su modo cooperativo local a pantalla partida
  • El hecho de incluir los DLC dentro del pack

LO PEOR

  • Un sistema de control complicado de dominar
  • Pantallas de carga demasiado largas
  • Una vibración excesiva en modo portátil
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.