Más que puños

Cinco grandes de Neo-Geo (que no son de lucha)

El Rolls Royce de las consolas tuvo más variedad que lo que su catálogo inmortal de juegos de lucha nos deja ver

Aunque es justo ahora cuando cumple treinta años, ya hace bastante que Neo Geo se considera un sistema retro. Tanto es así que ya hace más de una década desde que un artículo en la edición norteamericana de IGN definiese a Neo-Geo como el sistema que arrastraba mayor nivel de adoración y coleccionismo salvaje desde internet. Los primeros años 2000 vieron a Neo-geo.com, una web de auténticos fanáticos, erigirse en baluarte de una comunidad virtual que aún sigue ahí (y posiblemente lo hará durante décadas), dedicada en exclusiva a todo lo referente con SNK y sus juegos de 16 o 24-Bit, que ya sabemos que la cifra varía según las fuentes. Durante años, los juegos del sistema se vendían a diario en subastas a precios cada vez más altos, en un tiempo el sistema en sí aún estaba vivo comercialmente hablando. El último juego para Neo-Geo -Samurai Shodown V Special- salió en 2004, nada más y nada menos que catorce años después de ser inaugurado por títulos como Nam-1975, Baseball Stars Professional o un impronunciable Mahjong japonés.

La fascinación que arrastra Neo Geo, que ahora cumple tres décadas de existencia, se ha mantenido prácticamente inalterada con el paso de los años, y esta afirmación es comprobable desde casi todos los puntos de vista. Terminada ya su vida comercial y con una SNK en constante zozobra desde que abandonó sistema más exitoso, lo rotundo del catálogo de Neo Geo sigue encandilando a quienes la desearon por sus precios desconcertantes, pero esa fuente de videojuegos con un nivel medio tan alto interesa también a quienes buscan justificación para explorar los mitos del pasado. Es en este punto donde hay que lamentar parte de la fama actual de esta máquina. A pesar de ese halo mítico que aún genera a su paso, Neo Geo ha pasado a la historia de forma casi exclusiva gracias a sus juegos de lucha, entre los que están algunos de los mejores de la historia del género. Es indiscutible: SNK sabía hacer juegos de lucha con un estilo propio que adaptó a sagas que se complementaron entre sí, pero el paso del tiempo parece estar llevando a muchos a olvidar todo lo demás que sucedió en el Rolls Royce de las consolas.

Neo Geo tiene un catálogo muy amplio con la lucha es como género estrella, y no reconocer esto sería faltar a la verdad. Pero también lo es reducir el significado de este sistema a la perfección y variedad de sus juegos de lucha. El efecto de Neo Geo en los salones, pero también en las máquinas de los bares (donde su presencia fue muy grande tras la caída de los salones) o en los pocos hogares a los que debió llegar, se asentó también sobre otras propuestas entre las que también hay calidad a raudales. No arriesgamos mucho si decimos que Neo Geo sería uno de los sistemas arcade más reconocidos de la historia también en una realidad paralela: una en la que borrásemos de la existencia no ya todos los juegos de lucha, sino también la saga Metal Slug, que también monopoliza gran parte del legado emocional de SNK. Vamos a intentar explicar los motivos, que saltan a la vista a través de estos cinco títulos que también gozaron de mucho éxito en su momento. Y de muchos más, ya que estos cinco juegos podrían ser sustituídos por otros cinco, o usarse como puntos de partida para bucear en un catálogo fantástico.

Pulstar: un gran shoot em up al estilo Neo Geo.

Neo Geo ya contaba con algunos ejemplos de mucho nivel en el género de las navecitas desde su misma salida al mercado. Andro Dunos lo había intentado por el camino de la simplicidad visual y de concepto, como también hicieron los dos juegode Aero Fighters, juegos perfectamente adaptados al sistema. Junto con estos títulos menores que iban saliendo, parece ser que ex empleados de Irem estaban detrás del primer gran shoot em up del sistema, el sensacional Last Resort de 1991. Con este título, Neo Geo empezaba a reclamar una herencia que le venía mucho mejor a su ecosistema de gráficos espectaculares: la de la saga R-Type que buscaba un nuevo hogar. Heredero clarísimo de R-Type 2, este Pulstar contiene uno de esos momentos impagables que explican a la perfección lo que significaba Neo Geo: su intro, un portento de la concreción, que en pocos segundos se las apaña para demostrar la rotundidad gráfica y la calidad musical de la que hacía gala este juego. Dejando de lado su dificultad y la necesidad de memorización de niveles, en la que posiblemente se fue demasiado lejos, este Pulstar es un videojuego que difícilmente se podría haber visto en otro sistema por su una elevada calidad visual, dotado además de una jugabilidad que adelantaba por la izquierda a cualquier shmup que las demás consolas existentes en 1995 pudiesen haber puesto en una pantalla. Su secuela no oficial, el también gigantesco Blazing Star de 1998, no le anda precisamente a la zaga, pero la sorpresa y el verdadero salto adelante a nivel visual para el género llegaron de la mano de este cartucho para Neo Geo, uno de los que ahora se vende a precios de locura.

Puzzle Bobble, el inicio de una saga que llega hasta nuestros días.

Con Puzzle Bobble pisamos un territorio algo resbaladizo al relacionarlo con nuestra vieja Neo Geo. Decimos esto porque hablamos de un videojuego de Taito que se lanzó originalmente para una de sus placas arcade y ha generado una saga que llega prácticamente hasta nuestros días, con una jugabilidad imitada hasta el absurdo. Teniendo eso en cuenta, podemos considerarlo el mejor ejemplo de hasta qué punto Neo Geo necesitaba nutrirse del talento de otras compañías, unas empresas que ocupan un papel de relevancia dentro de lo que ha terminado siendo el catálogo del sistema. El primer Puzzle Bobble (lanzado internacionalmente para Neo Geo) debió vender una auténtica salvajada de cartuchos para recreativa en su momento, ya que se trató de un juego omnipresente en salones, bares y todo aquel lugar donde alguien colocase una recreativa en algún momento. Su caso demuestra que Neo Geo era un sistema todoterreno capaz de tocar todos los palos de su época con buen gusto. Uno de los juegos más populares del sistema que bien vale para profundizar en los demás puzles que vimos en el mismo, ya que la nómina de juegos de calidad no termina con esta propuesta sencilla, adictiva y mucho más profunda de lo que parece. El catálogo de Neo Geo en este género incluye también a su secuela, así como otros dos juegos menores muy celebrados por los jugadores más hardcore de Neo-Geo que también tienen mucha gracia: las dos entregas de Money Idol Exchanger.

Spinmasters, el humilde juego de los yo-yos

Puede que el nombre de Data East -una compañía extinta que no supo adaptarse al final de los salones- suene ya a poca gente, pero a mediados de los noventa era una de las pocas desarrolladoras que podía mirar a los ojos a las más grandes en sus momentos de inspiración, que no eran pocos. A pesar de que no inventarse absolutamente nada nuevo, Data East consiguió con Spinmasters moldear un juego de acción bidimensional compacto, que aguanta el tirón como los mejores títulos del sistema pese a sus pocos mimbres: no es más que otro de esos juegos en los que podemos saltar, disparar (esta vez tocaron unos yo-yos), enfrentarnos a jefes finales y muy poco más. Aun así, todo está tan bien llevado a cabo que da igual. Sus vistosos gráficos son otro de los ejemplos perfectos que ilustran por qué este sistema se ha mitificado tanto, aunque no diríamos que se trate del mejor plataformas de acción de Neo-Geo. Ese honor corresponde, a nuestro juicio, a un juego muy anterior y desde luego más humilde audiovisualmente: Blue´s Journey, un nombre que bien podría haberse convertido en la mascota de Neo Geo. Y que habría merecido un par de secuelas unos años después.

Shock Troopers: una culminación para el Run’n Gun vertical

Neo Geo ya atravesaba una auténtica edad de oro cuando este juego salió a la venta. La nómina de títulos del bienio 1997-1998 no es como para tomársela a broma, gracias a unas sagas de lucha en plena madurez y a unos estudios second party que ya se las sabían todas en cuanto al hardware del sistema. Shock Troopers puede entenderse como un intento por llevar la sorpresa de Metal Slug a otro tipo de juego: el Run’n Gun en perspectiva aérea al estilo de Commando. Desarrollado por Saurus para SNK, Shock Troopers es sin duda uno de los grandes juegos del sistema en todos los aspectos. Poderoso y rotundo en lo visual pero igual de divertido a los mandos, intentó transmitir energías renovadas a lo que SNK nos había propuesto años atrás con Ikari Warriors. A pesar de que incomprensiblemente no llegó a salir para la consola y se quedó en los salones, fue un videojuego muy bien recibido en su tiempo, en un momento donde sus gráficos llamaban la atención y su propuesta era relativamente fresca. Un juego que mantiene el tipo como el primer día gracias a sus diferentes rutas, sus personajes medio en serio medio en broma, lo pulido de gestos como el de rodar por el suelo y todo el sentido de la espectacularidad de Neo Geo. Un gran juego que, sin embargo, no salió en consola alguna hasta la llegada de los recopilatorios y emulaciones oficiales. Por cierto, que tampoco está tan mal como se ha dicho su secuela, un Shock Troopers 2nd Squad que resultó bastante divisivo en su momento, aunque divertir…divierte. Probadlos, aunque sólo sea una vez.

Street Hoop y el deporte arcade.

Hemos escogido Street Hoop entre los juegos deportivos/arcade de Neo Geo porque resume a la perfección otra de las tendencias en las que destaca la nueva treintañera. Street Hoop no exhibía mucho músculo a nivel técnico, pero sin duda alguna se trató de un título de marcada personalidad en lo visual. Tampoco diríamos que fue el mejor juego de baloncesto de los salones (estaban por ahí los Nba Jam y Run and Gun), pero sí que estaba entre los mejores ya que su apuesta por los partidos entre equipos de tres jugadores funcionó a la perfección. Street Hoop es otro de esos juegos que se vieron en todos sitios pese a no ser de lucha, y su simplicidad de concepto lo hizo ideal para los e-sports de los noventa, que se jugaban entre dos. Tirar a canasta, robar el balón con bastante suciedad y hacer mates made in Neo-Geo eran los tres pilares de este juego con un punto tosco y limitado cuando se conocen las mecánicas, pero que entonces resultaba irresistible para partidas cortas o enfrentamientos contra un amigo. Precisamente, son esas mismas características las que nos siguen encantando de los demás juegos deportivos de Neo-Geo: Windjammers, Super Sidekicks, Power Spikes 2, Neo Turf Masters… hay mucho y bueno donde elegir en este frente. Y no diríamos que fuesen juegos que pasasen precisamente desapercibidos en su momento, por más que los sucesivos King of Fighters partieran la pana.

Un legado más variopinto de lo que creemos

Los títulos que hoy no son más que algunas de las posibilidades para sacar a muchos de su empeño a la hora de encasillar a Neo Geo como máquina de un solo género. Plataformas, shoot em up, deportes y puzles tuvieron en ella a una de sus más firmes aliadas en los noventa gracias a su músculo técnico y a las miles de placas base repartidas por todo el mundo, que llevaron a empresas como Taito a rendirse a la evidencia: Puzzle Bobble no habría llegado a ser lo que hoy es sin SNK. Un paseo rápido por los títulos que hoy destacamos sirve como punto de partida: el fondo de armario de Neo Geo es mucho. Tanto, que bajo el top 10 del sistema hay juegos casi igual de buenos que llegaron a ser muy populares en su día, junto a las típicas perlas olvidadas que dan forma a uno de los mejores catálogos de siempre.