BeTech: noticias de tecnología

WEARABLES

Biomedicina: ropa transpirable que puede controlar dispositivos

Imagina una simple manga de camiseta capaz de ser usada como interfaz para manejar máquinas. Pues existe.

Biomedicina: ropa transpirable que puede controlar dispositivos

Una manga de camiseta de material muy ligero, fina y transpirable, pero en realidad un wearable inteligente que esconde una interfaz de control con la que puedes manejar a de forma remota máquinas, dispositivos y aparatos. No, no es una película futurista o Black Mirror, sino una realidad palpable: Materiales permeables flexibles e inteligentes.

Interfaces permeables inteligentes

Investigadores del Departamento de Ingeniería de la North Carolina State University han creado un material electrónico ultra-delgado y estirable que es permeable al gas, permitiendo que el material "respire". Diseñado específicamente para su uso en tecnologías biomédicas y para wearables, la permeabilidad de los gases permite que el sudor y los compuestos orgánicos volátiles se evaporen lejos de la piel, lo que hace que sea más cómodo para los usuarios, especialmente para el uso a largo plazo.

Entrando en detalles, los investigadores usaron una técnica llamada ‘Método de la Figura del Aliento’ para crear una película de polímero estirable con una distribución uniforme de los agujeros. La película se recubre sumergiéndola en una solución que contiene nanocables de plata. Luego sólo hay que presionar el material con calor para sellar los nanocables en su lugar.

Según Yong Zhu, coautor de un trabajo sobre la obra y profesor de ingeniería mecánica y aeroespacial, la película resultante muestra una “excelente combinación de conductividad eléctrica, transmitancia óptica y permeabilidad al vapor de agua. Y como los nanocables de plata están incrustados justo debajo de la superficie del polímero, el material también exhibe una excelente estabilidad en presencia de sudor y después de un largo desgaste".

Ideal para jugar al Tetris

El resultado final es extremadamente delgado, con sólo unos pocos micrómetros de espesor. Esto permite un mejor contacto con la piel, dando a la electrónica una mejor relación señal-ruido. Y también para la salud del usuario, ya que si un aparato que se puede llevar puesto no es permeable al gas, también puede causar irritación de la piel.

Para demostrar el potencial del material para su uso en la electrónica portátil, los investigadores desarrollaron y probaron prototipos, siendo uno de ellos creado para demostrar la detección táctil integrada en el tejido para las interfaces hombre-máquina. ¿Cómo? Pues jugando al mítico Tetris, ya que los autores utilizaron una manga textil vestible integrada con los electrodos porosos para echarse una partida al mítico puzzle ruso.

Obviamente aún tardaremos en ver esta tecnología aplicada de forma regular a la industria textil y a la tecnológica, pero es sorprendente ver que lo que hace una década es material de ciencia ficción, ahora es menos ficción y más ciencia.