Nintendo 64

Viewpoint 2064, rescatan la secuela cancelada de un clásico de recreativas

La comunidad alrededor de la preservación del videojuego recupera para el público un shoot'em up de Nintendo 64

A principios de los 90 aparecía en el sistema de MVS de SNK una nueva recreativa llamada Viewpoint, uno de los contados shoot'em up de Neo Geo. Era en una época en la que era complicado destacar con un matamarcianos en los arcades debido a la gran ola de unos años atrás y a las nuevas tendencias que empezaban a orbitar alrededor de los juegos de lucha después del éxito arrollador de Street Fighter 2. Había que tener algo claramente único para presentarse en esta arena y Aicom pensaba que lo tenía en la forma de un shooter que ciertamente no se parecía a (casi) ningún otro gracias a su perspectiva isométrica y a elementos 3D que le daban un aspecto “futurista” frente al uso de los pixels habituales (el casi va por Zaxxon, que tenía una perspectiva similar). Era un juego difícil pero realmente bien hecho, con diseños inspirados, obstáculos que iban más allá de disparar a todo lo que asomara y una banda sonora deliciosa, distinta a lo habitual en el género.

Fue un éxito que asentó al estudio en el género y fue la pieda de toque sobre la que se levantaron los excepcionales Pulstar y Blazing Star, que dejaron a Aicom/Yumekobo como un gran referente de la plataforma -no resultará sorprendente saber que en el estudio entraron varios miembros del equipo de R-Type-. Viewpoint sería llevado a distintos sistemas, incluyendo Mega Drive, FM Towns, las versiones domésticas de rigor en AES y CS, X68000 y una versión con gráficos mejorados para Playstation bastante olvidable por el absurdo cambio en una banda sonora tan especial.

Viewpoint 2064, rescatan la secuela cancelada de un clásico de recreativas
Así era el Viewpoint clásico

La historia podría haber acabado ahí pero años más tarde, la productora Sammy encargó al estudio Racdym (posteriormente Racjin) que planteara una secuela para Nintendo 64 que se llamaría Viewpoint 2064, un matamarcianos 3D poligonal que sirviera de sucesor al clásico. El juego tuvo presencia en uno de los históricos Space World, el de agosto de 1999, listado además como "100% completo" y una fecha de lanzamiento fijada en el 11 de noviembre del 99. Se habló incluso de la posibilidad de llevarlo a mercados internacionales. También acudiría a la cita del Tokyo Game Show, un paso último antes de llegar a las tiendas… algo que nunca sucedió. Pese a estar anunciado como “finalizado” y tenerlo todo en orden aparentemente para salir, el juego simplemente desapareció del mapa y nunca más se supo. Una pena dado el desolador panorama de shoot’em ups tradicionales en la consola de Nintendo (que se limita poco menos que a una versión de Space Invaders, otra versión de Star Soldier y Dezaemon 3D, si descartamos algunas iniciativas menos tradicionales como Sin & Punishment o Bangai-o, lo que sigue dejando un catálogo raquítico comparado con el de Saturn y PSX)

20 años más tarde, gracias a una donación anónima y a los esfuerzos de la comunidad alrededor de la preservación de videojuegos, ha surgido para descargar una versión muy madura pero no final de Viewpoint 2064, totalmente jugable por emulación o en una consola real si se cuenta con un Everdrive. Se trata de una versión de testeo que nos permite jugar prácticamente a todo el juego, con alguna limitación, y comprobar lo que el equipo trató de poner sobre la mesa: un juego muy interesantes y con algunas ideas bastante atractivas, además de una ejecución muy vistosa (aunque un poco confusa) gracias a distintas perspectivas de cámara a lo largo de cada fase.

La exclusiva llega desde el canal Hard4Games y Gaming Alexandria, en donde se detalla el proceso y las circunstancias (las que se pueden contar) de esta versión y cómo ha llegado finalmente al dominio público después de mantenerse un año en secreto después del cambio de dueño. Sólo parece existir una copia original conocida, de la que se sabía algo por un vídeo que grabó su anterior dueño, pero ahora ya se puede salvaguardar para que todo el mundo pueda conocerlo e incluso disfrutarlo si contamos con el equipo y los conocimientos adecuados para ello.

Es ciertamente un juego diferente con algunos diseños curiosos. Cuenta con un total de 15 fases, un número considerable, pero en cada partida no las veremos todas sino que nos obliga a elegir entre distintas rutas, de modo que cada partida podemos ver fases distintas y acceder a tres finales distintos. Estos quedan guardados y van revelando diversos aspectos de la historia, que gira alrededor de los “recuerdos” fragmentados de un planeta, que tendremos que ir desvelando partida a partida para saber qué le pasó y, de paso, encontrar las claves también de nuestro pasado. Uno de los problemas de la versión es que hay que jugarlos en un orden específico o el juego se rompe -no se sabe si había más finales previstos o cómo iba a funcionar exactamente, pero está claro que era necesario jugar varias veces para ver todo el contenido-

La acción se desarrolla con varias perspectivas, aunque el movimiento de la nave se mantiene estrictamente en un eje bidimensional, por lo que no manejamos la altura de la misma -de forma parecida al Viewpoint original-. Contamos con un disparo normal y la capacidad de fijar enemigos para lanzar una salva de misiles -similar en esto a After Burner o Panzer Dragoon-. También tenemos unos satélites en forma de power ups que podemos usar como escudos para ir acumulando energía, que podremos descargar una vez repleta en forma de un demoledor ataque. La música no es tan llamativa como la del Viewpoint original, pero no está a mal nivel y en general se nota que es un juego con fundamento. Racdym no tiene una gran trayectoria el género, lo que se nota en la simpleza general del juego, pero sí se notaba la experiencia previa en el uso de Nintendo 64 por parte de los creadores de Snowboard Kids (que posteriormente harían Bomberman 64 y otros juegos en la plataforma).

Gracias a la comunidad alrededor de la preservación del videojuego, un título que se consideraba perdido para siempre puede reclamar su lugar en la historia y nosotros conocer una nueva faceta del catálogo de N64, demostrando una vez más que en el videojuego, lo retro está siempre vivo y en constante cambio y revisión.