Granblue Fantasy Versus
Granblue Fantasy Versus
Carátula de Granblue Fantasy Versus

Granblue Fantasy Versus, análisis

ArcSystemWorks crea un juego que va a dar que hablar a nivel competitivo, pero que llega algo escaso en contenido. Ya a la venta en PC y PS4.

Gran Blue Fantasy Versus está sorprendiendo en la escena competitiva de la lucha. El título, basado en un exitoso JRPG nipón que ha sido uno de los grandes referentes del gatcha en móviles, llegó por sorpresa a Steam -no estaba anunciado hasta pocas semanas antes- y generó atención, sobre todo en comunidades como la española que está apoyando la apuesta. Ahora, 27 de marzo, llega por fin a PS4 tras un lanzamiento caótico: cuando salió en Japón no había fecha para el viejo continente. ¿El resultado? Estamos ante una apuesta competitiva de primer nivel, pero que llega con más que discutibles decisiones a nivel de producto. Las dos caras de la moneda.

La franquicia es un auténtico exitazo en tierras niponas. Nació con nombres importantes tras de sí como el compositor Uematsu o desarrolladores de juegos como Final Fantasy 6 y 9, y marcó el devenir del tipo de juego gatcha que hoy tenemos en todos los dispositivos de bolsillo. Su éxito en el País del Sol Naciente está garantizado por esto, por las recompensas que se vinculan entre juegos y porque, además, es un excelente título de lucha. Su debut en ventas superó a Tekken 7, FighterZ y Street Fighter V. Así que su irrupción en PS4 -que presumiblemente será la plataforma principal en casi todo el mundo- todavía le dará un impulso más.

Una maravilla jugable: la cara de la moneda

A diferencia de los juegos de ArcSystemWorks, en este caso nos encontramos ante un título que tiene un ritmo más pausado, en el que el juego neutro cobra mucha importancia y donde los combos infinitos se dejan para otra ocasión. Granblue mira más a un estilo de lucha como Street Fighter, pero con sus propias particularidades. Y lo que consigue generar es una nueva apuesta atractiva tanto para los más novatos en el género como para los jugadores de corte competitivo. Pocas mejores entradas al género vais a encontrar que Granblue Fantasy Versus, capaz de acompañarte desde un estado incipiente.

Eso se debe a varios motivos. El primero, un sistema de combate accesible con tres botones de ataque y un especial único para cada personaje, con comandos técnicos basados en movimientos conocidos (cuartos de luna, shoryuken, etc.) y con una ejecución entre personajes de sus ataques especiales similar. Luego, claro está, el hecho de que no estamos ante un título con combos complejos al estilo BlazBlue o Under Night. Y tercero, porque el juego incorpora un sistema de comandos simples para ofrecer los especiales pulsando solo un botón y una dirección.

Lo que hace Granblue para no convertir esto en un despiporre es premiar al jugador técnico: si usamos los atajos, el cooldown -tiempo de recuperación para hacer el mismo especial- es mucho más lento, por lo que a nivel competitivo o en el online no es lo más recomendable. Es precisamente una de las gracias del juego, ofrecer este sistema para quienes quieran jugar en solitario, compren el título por la licencia pero no sean eruditos en el género sin que eso afecte al jugador tradicional de fighting games.

En Granblue todo es accesible aunque tiene su enjundia dominar los combos con especiales, con versiones EX, usando el rebote de la pared y cambiando propiedades según si entramos normal o en contragolpe, entre muchas otras particularidades. Los personajes tienen un autocombo -tres veces flojo, medio o fuerte- pero no funciona si golpeamos cerca, no desde cualquier distancia, y la secuencia, en bloqueo, te deja vendido. No premia tanto el machaque como puede pasar en otros juegos porque el castigo puede ser casi un 50% de barra de vida. Y es que esa es otra, en Granblue el arte principal es el de ganar posición y abrir la defensa rival. Cuesta y hay un trabajo de momentos, pero cuando se consigue toca maximizar el daño. Por lo que pueda pasar luego.

Y así pasaremos nuestras primeras partidas, entendiendo el sistema de combos, viendo como hay ataques EX que permiten rebotar al enemigo en la pared, como hay otros que levantan suficiente al rival para continuar con una ataque bajo y seguir golpeando sin que toque el suelo y aprender las particularidades de cada ataque especial. El juego cuenta con un extenso tutorial que nos permite conocer no solo las particularidades de cada personaje, si no también algunos de sus combos básicos, estrategias de combate a seguir y situaciones que se van a dar encima del ring. Como castigar ciertas situaciones, como reaccionar a ofensivas rivales (como los cross-up), qué propiedades tienen algunos de nuestros ataques… O saber usar la defensa. Además de la guardia, tanto por botón como pulsando atrás, tenemos la opción de hacer una guardia perfecta que genera más barra arcana y podemos hacer dos tipos de evasivas: un dash hacia delante para superar golpes y proyectiles o un movimiento de esquiva desde nuestra posición.

Cada uno de ellos tiene sus ventajas e inconvenientes. Movimientos de este tipo nos pueden ayudar para avanzar si nos intentan zonear y, con personajes de largo alcance como Ferry o Katalina, castigar al rival. O usar esquivas cuando nos presionan de cerca para poder castigar rápidamente tras la finalización de un combo del rival. Si a esto añadimos el bloque aéreo, agarres en suelo y aire, los overhead universales -ideales para presionar y si es en counter, para hacer combos devastadores- y el uso de la barra arcana, tenemos una variedad de acciones en combate completísima.

La barra arcana sirve, cuando la tenemos al 100%, para lanzar dos tipos de ataque. Uno devastador y otro todavía más, Arcano Celestial, con animación incluida cuando tenemos un 30% de vida. Saberlo meter en combo, como los Supers de toda la vida, es clave. La gestión de la barra y de los ataques especiales EX -su recuperación para usar de nuevo ese ataque es más lenta- forman parte de la estrategia que se debe llevar a cabo en Granblue.

11 personajes y un gran equilibrio

El título llega con 11 personajes seleccionables de inicio, todos ellos con variantes gracias tanto a sus especiales como a sus movimientos únicos. Gran, el protagonista, es el clásico personaje shoto, que tiene un ataque cargable y que se puede usar en combo. Katalina, similar pero con mayor rango gracias a su espada, puede usar una guardia especial para contragolpear y para alargar combos. Lancelot tiene movilidad y dashes en todas direcciones que lo hacen un incordio para aparecer cerca y detrás de nosotros, mientras que Metera cuenta con un ataque de varios hits que entra en combo. Naturalmente, su tamaño (Charlotta es súper pequeña y Vaseraga una mole), su rango y propiedades de ataques normales y sus especiales también definen las opciones de cada personaje. Lowain, que saca comida para recuperar vida o barra arcana y sus múltiples aliados (contragolpes, robots lanzamisiles, compañeros que presionan) es uno de los más originales.

Una de las particularidades del juego es que a pesar de que la comunidad coincide en ver en Gran y Katalina como los mejores personajes del juego, sobre todo por algunas propiedades de sus ataques y posibilidades, es que se siente muy equilibrado. Seguramente esto se vaya diluyendo algo con el paso del tiempo, pero hasta el momento todos los personajes parecen -con reservas y con ciertos combates más cuesta arriba que otros- viables para intentar ser competitivo. El trabajo de equilibrio del plantel, al menos si lo comparamos con otros juegos de lucha contemporáneos, es mucho más visible en este caso, y se agradece.

Controvertidos DLC

Tenemos una plantilla variada y bien diferenciada a pesar de que las bases son las mismas para todos. Aunque no es demasiado extensa, su principal contratiempo es la controversia con los DLC. El juego se anunció con un pase de temporada de cinco personajes: Beelzebub, Narmaya, Soriz, Djeeta y Zooey. Debido al descontrol con la salida del juego en occidente, cuando hoy llega a PS4 los jugadores se encuentran que los dos primeros ya están disponibles para comprar y el tercero ya se ha presentado vía tráiler. Es como si lo peor del juego original de móviles y navegadores, brillante como JRPG pero ala dura en lo que gatcha se refiere, se hubiera trasladado también aquí de esta manera. Teniendo en cuenta la escasez de personajes de inicio y que Beelzebub está presente en el modo historia, seguramente la estrategia de descargables debería haber sido diferente.

Modo RPG y otras opciones single player: la cruz de la moneda

Gran Blue Fantasy Versus llega con un modo RPG como gran reclamo para el jugador solitario. Se trata de un modo historia en el que vamos avanzando por distintas misiones a lo largo de cinco capítulos mientras mejoramos armas según su tipología, creamos de nuevas, nos equipamos con mejoras y vamos acumulando personajes para hacernos un equipo a nuestra medida. Las misiones se dividen sobre todo en dos tipos: por un lado las de matar enemigos por doquier como si fuera un beat’em up en un plano 2D; y la segunda, las batallas con los jefes que a su vez tienen enfrentamientos normales y otros con grandes bosses de dimensiones descomunales no presentes en la plantilla de luchadores.

A medida que avanzamos ganamos tiquets para desbloquear nuevas armas, skins y otros extras. El problema del modo RPG es que su historia no tiene demasiado gancho y es bastante previsible, por un lado; y por el otro, no acaba de funcionar como se espera. Las misiones de machacar enemigos son sencillas y repetitivas, y el sistema de crafteo y mejora de armas no se aprovecha en toda la trama principal (unas seis horas). No tenemos la sensación que necesitamos mejorar ese arma de tipo agua para tener una ventaja decisiva ante enemigos, para entendernos. Lo mejor del modo RPG está, por un lado, en poder jugar de manera cooperativa local o en línea y, por el otro, en los jefes finales que nos ofrecen combates mucho más interesantes y espectaculares.

Cuando terminamos la historia abrimos misiones en difícil y otras misiones extras, así como una torre de desafíos. Todo ello, contenido más interesante en cuanto a desafío, pero que tampoco nos aporta mucho en las recompensas que podemos conseguir. Se puede ir tranquilamente por encima de las 10 horas, pero falla en mantener el interés superada las primeras por desafío y por lo que conseguimos con ello.

La oferta para el jugador solitario se acaba en una especie de Arcade con combates consecutivos de distintas dificultades y la posibilidad de hacer combates en modo local. Todo lo bien que está el entrenamiento, glosario y entrenamientos específicos tiene contraste en la escasez de modalidades para el jugador que no quiera probar el online. Ahí sí, en línea, que el título cumple: combates con un sistema de clasificaciones para las partidas igualadas y salas tipo lobbies como en FighterZ donde poder quedar, comunicarse y jugar con otros jugadores de nuestra u otras regiones. El netcode, cuando escogemos rivales de máximo de barras o al menos en óptimo (4 de 5) aguanta el tipo en los 1-2 frames de delay, permitiendo ver buenas partidas sin problemas en este aspecto.

Un anime (de calidad) en nuestras manos

No podemos terminar nuestro review sin mencionar el espectacular acabado audiovisual con el que cuenta Granblue Fantasy Versus, que parece un anime de calidad en movimiento. El diseño de personajes es brillante, y sus animaciones, especiales y efectos hacen que el título sea una joya visual, muy agradable de ver. También los escenarios, con todo lujo de detalles y cambios en las terceras rondas, aunque por desgracia tengamos más bien pocos de momento (solo hay ocho). Además, las escenas introductorias y de final de combate, las escenas del modo historia y los ataques Arcano Celestiales están también a un gran nivel. Todo ello acompañado por una banda sonora de fantasía y épica simplemente brillante, capaz de ponerte la piel de gallina con algunas melodías cantadas en pleno combate. Un juego que enamora por los ojos y por los oídos.

Este análisis se ha realizado con un código PC cedido por Xseed y un código PS4 cedido por Meridiem Games

CONCLUSIÓN

Granblue Fantasy Versus pegará fuerte a nivel competitivo y será de los juegos destacados en este 2020, de eso no queda ninguna duda. Jugablemente es una delícia, un regalo para novatos y para jugadores experimentados y que cuenta con una plantilla bastante equilibrada -sobre todo en comparación con otros juegos contemporáneos- y un apartado audiovisual que hacen que sea una apuesta segura para jugar y para ver jugar a alto nivel. Pero por desgracia, como producto llega con lagunas no menores, tanto en forma de contenido para el jugador solitario como en un modelo más que discutible de personajes DLC. Son las dos caras de la moneda de Granblue Fantasy Versus.

LO MEJOR

  • Jugablemente es una delícia y diferente a otras propuestas actuales
  • Planteado para novatos en el género y para más experimentados, tiene espacio para todos
  • Plantilla bastante equilibrada y diferenciada
  • Un espectáculo audiovisual
  • Entrenamiento con combos, estrategias, glosario... Muy detallado

LO PEOR

  • Escaso en contenido a nivel general
  • Controvertida política de DLC para su lanzamiento
  • El modo RPG podría dar mucho más de sí
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.