Sigue donando

Por qué el Museo cobra tanta importancia en Animal Crossing: New Horizons

Animal Crossing: New Horizons
Animal Crossing: New Horizons

El nuevo videojuego de la saga para Nintendo Switch dota de mayor protagonismo que nunca al centro público de conservación y estudio de la naturaleza.

Con Animal Crossing: New Horizons ya disponible en todo el mundo y convertido, sin quererlo, en uno de los principales remedios para la cuarentena por el coronavirus, este fin de semana el título de Nintendo Switch ha vivido el comienzo de la aventura en miles de jugadores. En nuestro caso, tras ya varias semanas con el juego, nos damos cuenta de la importancia que tiene, ahora más que nunca, el Museo de Sócrates como gancho para seguir jugando.

Había que reinterpretar el Museo: reconstrucción de arriba abajo

Siempre ha sido importante el Museo en Animal Crossing, por supuesto; pero su protagonismo era otro. Nos quedamos con ganas de hablaros más acerca de la instalación pública de estudio, preservación y conservación de fósiles, insectos y peces de Sócrates. Y no es para menos. Por eso dedicamos hoy este artículo a ese enorme monumento.

Al margen de las Millas Nook, esa segunda divisa que impide que deje de haber tareas pendientes en el día a día a través de sus retos emergentes, la donación de materiales para el Museo tiene ahora un aliciente especial principalmente por su diseño, tanto el conceptual como el estrictamente visual. El equipo de Aya Kyogoku y Hisashi Nogami sabe que mucha gente desistía en iteraciones anteriores en esta ardua tarea; porque completar todas las salas puede llevar meses (hay animales que solo aparecen en ciertas estaciones y condiciones).

Cómo liberar de responsabilidad financiera al Museo

Había que encontrar un motivo para que todos esos fósiles, tarántulas y peces enormes terminasen siendo una aportación voluntaria y no parte del intercambio de bienes con Tendo y Nendo en la compraventa. Para ello, New Horizons ha tenido que encontrar una fórmula económica paralela, que existan bienes pensados para esos propósitos sin intervenir en lo que antaño era parte del día a día en los ahorros económicos.

Echemos la vista atrás: desde GameCube, pasando por Wii, Nintendo DS y 3DS, la rutina giraba en torno a golpear piedras, sacudir árboles, desenterrar fósiles, capturar bichos y pescar peces con el fin de ser utilizados como medio para acabar con nuestras hipotecas. Eran un medio y no un fin. Así, el museo —sin muchos alicientes visuales ni artísticos— quedaba relegado a un segundo plano: salas vacías, iconos que se repetían una y otra vez, un proceso de donación de objetos incómodo al tener que examinar cada fósil de uno en uno… Era casi incómodo, en el sentido literal de la palabra.

Ahora no. No lo es por dos motivos: por un lado, esa capacidad de producir mediante el bricolaje multitud de objetos que se pueden vender por altos precios en la tienda. Todos los objetos que recoges, desde madera, piedras, bambú o fruta, se pueden reutilizar para diseñar nuevos ítems o amortizarlos en el que sea el “Objetos del Día” en la tienda de Tendo y Nendo. ¿Una fuente? Hagamos acopio de piedras y fabriquemos cinco fuentes que luego venderemos. Y así sucesivamente, sin acudir por necesidad a ese montón de fósiles repetidos que ya no tienen cabida en el museo.

Animal Crossing: New Horizons
So no one told you life was gonna be this way

El poder visual: una instalación que entra por los ojos

Y hablando de fósiles: ahora se pueden utilizar para decorar nuestro pueblo, en el exterior. ¿Has acumulado todas las piezas de un Diplodocus o un Triceratops? Luce sin miedo el esqueleto junto al Ayuntamiento. Pero no solo en el exterior, y enlazamos ya con el otro gran aliciente del Museo de Animal Crossing: New Horizons como elemento para seguir jugando: el interior.

Una vez desbloqueamos el Museo de Sócrates a partir del tercer día de partida, la instalación hace gala —de una forma artísticamente brillante— de un diseño que emula con realismo un acuario, una sala de arqueología y un jardín botánico. Además, Nintendo quiere que saques partido del Modo Foto constantemente; por eso hay movimientos e inclinaciones en la cámara que no podemos hacer en el exterior. Por eso hay salas pensadas para que haya cuatro o cinco integrantes simultáneos, cada uno en una de las cámaras de una pasarela rodeada de agua y peces nadando. Delicadeza y buen gusto.

El modo multijugador tiene como destino inevitable una visita guiada por el museo. Nosotros mismos podemos ponerlo como ejemplo con la partida que hemos realizado este fin de semana. Cinco amigos reunidos en una misma isla, cazando, pescando y corriendo juntos, visita al museo incluida y una cantidad incontable de fotos. De hecho, hay quienes están empezando a usar el museo para jugar al escondite. Es tan grande y con tantos recovecos que no es difícil perderse.

No podemos olvidar el valor educativo y divulgativo de Animal Crossing. El Museo sigue siendo informativo, pero ahora adopta más profundidad a ese respecto a través de no solo las explicaciones de Sócrates sino las descripciones de las placas de todas y cada una de las aportaciones. No son descripciones ficticias, sino que lo que ahí se adscribe se corresponde con la realidad de los estudios arqueológicos.

Por ello, el Museo te invita a seguir jugando. Animal Crossing: New Horizons quiere que completes cada sala y parezca un parque jurásico, quiere que desaparezcan las mamparas vacías, que esa fuente sobre la que circundan un montón de flores esté repleta de mariposas volando.

Ya no es un mero interés completista, ya no es solo el lema hazte con todos; es una motivación añadida que, con gran acierto en tareas de diseño y alicientes artísticos, hace que esta tradicional instalación pública de la saga cobre más sentido que nunca.

¿Y tú, qué podrás donar mañana?


Animal Crossing: New Horizons está disponible en exclusiva para Nintendo Switch. Puedes leer nuestro análisis en este enlace; también está lista nuestra guía con consejos, dudas resueltas y más.

Animal Crossing: New Horizons

Animal Crossing: New Horizons para Switch es una nueva entrega de la popular saga de estrategia, gestión y vida virtual de Nintendo. Disfruta de una vida placentera repleta de encanto y creatividad. Eso sí, también tendrás que dar un poco el callo para sacarle el máximo partido. Recoge materiales y crea todo tipo de cosas: desde herramientas hasta objetos para hacerte la vida más cómoda. Saca a relucir tus dotes para la jardinería e interactúa con las flores y los árboles de nuevas maneras. Levanta un hogar en el que la línea entre el interior y el exterior se desdibuja por completo. Traba amistad con los recién llegados, disfruta del paso de las estaciones, sortea ríos mientras exploras la isla... ¡y mucho más!

Animal Crossing: New Horizons