BeTech: noticias de tecnología

SMARTPHONES

Europa quiere móviles más fáciles de reparar y que no se queden desfasados

La UE busca introducir el ‘Derecho a la Reparación’ que también implicaría el poder actualizar los móviles más a menudo.

Europa quiere móviles más fáciles de reparar y que no se queden desfasados

El actual ritmo de la Tecnología nos trae cada año lo más novedoso y puntero. Pero esa misma celeridad juega en contra en cuanto a que un móvil que tiene 1 año en el mercado ya es anticuado y debe ser renovado por uno más moderno. Y esto trae a su vez consigo una obsolescencia (no) programada pero sí derivada en cuanto a cosas como los sistemas operativos.

Una economía circular

¿Cuántos años podemos actualizar un móvil con las versiones anuales que salen de sistemas operativos como Android? ¿2 años? ¿3 años a lo sumo? Y lo mismo con los parches de seguridad. Otra pregunta más directa sería “si me va bien este móvil, ¿por qué debería cambiarlo aunque tenga 4-5 años?” ¿Por qué no deberían las marcas y fabricantes darme actualizaciones y no obligarme a cambiarlo? ¿Y por qué sólo los servicios oficiales pueden tener acceso a las piezas necesarias para repararlos? Esas son las preguntas que también se ha hecho la Unión Europea.

Como leemos en su web oficial, la Comisión Europea ha adoptado hoy un nuevo Plan de acción para la economía circular, uno de los principales elementos del Pacto Verde Europeo, el nuevo programa de Europa en favor del crecimiento sostenible. Con medidas a lo largo de todo el ciclo de vida de los productos, el nuevo Plan de acción tiene por objeto adaptar nuestra economía a un futuro ecológico y reforzar nuestra competitividad, protegiendo al mismo tiempo el medio ambiente y confiriendo nuevos derechos a los consumidores”.

El Derecho a Reparación

Entre otros, el nuevo Plan tiene como objetivo el asegurar que “los recursos utilizados se mantengan en la economía de la UE durante el mayor tiempo posible”. Y para ello tomará una serie de medidas, como por ejemplo hacer que los productos sostenibles sean la norma en la UE asegurándose que “los productos comercializados en la UE duren más, sean más fáciles de reutilizar, reparar y reciclar”.

La UE va a restringir los productos de un solo uso y quiere acabar con la obsolescencia prematura, la misma que atañe a smartphones, tablets, lavadoras, frigoríficos y otros dispositivos y electrodomésticos. Por ello, otra de las medidas es ‘emponderar a los consumidores’, enseñándoles sobre aspectos como la reparabilidad y la durabilidad de los productos que les ayudará a tomar decisiones más sostenibles desde el punto de vista del medio ambiente.

Según Europa, los consumidores podrán acogerse a un verdadero ‘derecho a reparación’, lo que significa no que se les va a exigir a las marcas que cualquiera pueda arreglar su móvil en casa, sino que cualquier profesional (cualificado) experto en reparaciones pueda solicitar piezas a la fabricante del dispositivo, o que incluso el usuario pueda comprarlas y que un experto le repare el dispositivo con ellas, en vez de tener que recurrir a los servicios oficiales.

Iniciativa sobre la Electrónica Circular

Esta medida parece una extensión de las reglas que la UE introdujo en octubre de 2019 sobre neveras, congeladores y otros electrodomésticos, que dictaminan que los fabricantes deben tener piezas de repuesto para sus máquinas por un máximo de 10 años. Otra de las nuevas medidas de la UE e introducir una ‘Iniciativa sobre la Electrónica Circular que alargará la vida útil de los productos y mejorará la recogida y el tratamiento de los residuos. Y establecer un nuevo marco regulador para las baterías con el fin de que sean más sostenibles.

La idea es que los productos duren más en general, y que si se estropean, se puedan reparar para no tener que desecharlos y comprarse otros. 2/3 de los europeos no quieren cambiar de dispositivos si estos siguen funcionando bien, pero si ya la batería no dura tanto y no se puede actualizar, entonces querrán cambiarlos.

Actualizaciones más a menudo

Esto nos lleva a otro dilema: las actualizaciones. Hoy día el problema es que si un móvil, por muy en buen estado que esté, muy buena cámara que tenga o que aún siga siendo potente, si se queda sin actualizaciones entonces no podrá acceder a nuevos servicios, funciones ni usar aplicaciones más modernas. Y lo que es peor: será un riesgo usarlo, porque al no tener parches de seguridad estará desactualizado y desprotegido. ¿Qué hacer?

La solución no es fácil, pero según los expertos de XDA Developers, una posible alternativa sería que se pudiese liberar el código del kernel, desbloquear el bootloader y que por ejemplo la comunidad Xiaomi o la comunidad Samsung instalasen ROMs personalizadas que garantizasen que modelos suyos de 4-5 años fuesen perfectamente válidos al estar actualizados a nivel de software tanto como operativos a nivel físico.

Por descontado hablamos de algo que aunque se hace a nivel de usuarios, es claramente piratería. Pero ¿hasta qué nivel debemos en la actualidad mantener el imposible esquema actual que condena a aparatos de 2-3 años al ostracismo tecnológico por más que a nivel de piezas sigan siendo usables?