Coffee Talk
Coffee Talk
Carátula de Coffee Talk

Coffee Talk, análisis

Una aventura narrativa en la que preparamos brebajes calientes a nuestros clientes, cuyas historias amenizan nuestra vida tras la barra de la cafetería.

No hay historia de fantasía épica sin una taberna, el lugar del descanso del guerrero donde la cerveza corre por las mesas, entre el griterío jovial de los aventureros reunidos allí para reponer sus energías y buscar una nueva misión. En los juegos de aventura y rol, consiste en una parada obligatoria al igual que la tienda. En nuestra realidad, ese espacio se traduce como el bar, el punto de reunión después de la jornada laboral donde intercambiamos una caña con nuestros amigos, liberamos nuestras angustias y hallamos consuelo en un hombro camarada. En ocasiones, el mismo barman es cómplice de nuestras intimidades y se convierte en un confidente valioso que nos guía a través de su perspectiva experimentada e imparcial.

The Red Strings Club (Deconstructeam) convertía la relación entre el barman y el cliente en una mecánica muy interesante para extraer información. En el papel de Donovan, preparábamos cócteles que sintonizaran mejor con las emociones de los clientes y así poder dirigir la conversación hacia unos derroteros más allá que una simple elección de diálogo. A través de esta conexión, se ponía sobre la mesa el límite de lo humano y lo artificial en la maleabilidad de los sentimientos. Partiendo de una mecánica hostelera similar, Toge Productions nos trae un título intimista que refleja la sociedad actual desde el prisma de la fantasía urbana: Coffee Talk, una aventura narrativa y cafetera en primera persona que podemos disfrutar en PC (Windows y Mac), PS4, Xbone One y Nintendo Switch. 

El abrazo de una taza de café

Coffee Talk traslada el reposo del guerrero a una cafetería nocturna en una Seattle actual donde conviven humanos y criaturas fantásticas que han empezado una nueva vida en la urbe. Desde el rol de barista, atenderemos a los variopintos clientes, con quienes conversaremos mientras le serviremos el mejor brebaje disponible en nuestra amplia carta de bebidas calientes y sin alcohol.

Con una estética que aúna el anime noventero y el pixel art, Coffee Talk destaca por la autenticidad de sus historias y de los personajes que las protagonizan. A nuestro local acudirán clientes de diferentes razas y con personalidades únicas que desafiarán los estereotipos asentados por el género fantástico y la mitología: la sirena Aqua, lejos de ser una seductora criatura del mar, es tímida e inocente; la súcubo Lua dista mucho de ser una diablesa provocativa y promiscua. Durante 5 horas aproximadas de juego, iremos conociendo sus historias, en las que se tratan temas tan cotidianos y vigentes como el racismo, las relaciones sentimentales, la explotación laboral, la crisis creativa, etc. El encanto que desprende cada uno de los personajes hará que les cojamos cariño y nos interesemos por sus problemas y bienestar. Cada mañana leeremos un diario con los sucesos del día, y observaremos cómo las tensiones sociopolíticas afectan al día a día de nuestros clientes. Si a esto le sumamos una ambientación cálida creada por la acogedora cafetería, una reconfortante banda sonora chill-out y la preparación artesana de cada brebaje, Coffee Talk se convierte en un juego agradable y tierno.

No obstante, la interactividad queda reducida únicamente a preparar brebajes atendiendo las peticiones de los clientes, con un intuitivo sistema de point & click. En nuestra máquina, mezclaremos tres ingredientes —base y añadidos— y dispondremos de un recetario en el que iremos descubriendo poco a poco cada una de las bebidas disponibles, ya sea por recomendación del cliente o mediante experimentación propia. Equivocarse, además, es muy difícil, puesto que las peticiones son mayoritariamente muy descriptivas, salvo algunas ocasiones en las que deberemos descifrar el deseo de algunos parroquianos mediante ensayo y error. En cuanto a las bebidas con leche, podremos esculpir un dibujo de creación propia, si bien es difícil dominar el control para confeccionar una ilustración figurativa y decente. Por otro lado, se echa en falta cierta libertad de acción a la hora de participar en las conversaciones, más allá de ser un barman espectador con una opción única de diálogo. Cabe recordar también que Coffee Talk, a pesar de tener unos textos legibles historial de conversación incluido— no está localizado al castellano, con lo que no podremos disfrutar del juego si no tenemos cierto nivel en cualquiera de los otros idiomas.

A través de nuestro trato y acierto en la preparación de bebidas, nuestra afinidad con los clientes irá variando, así como la conclusión de algunas historias. Dispondremos de una tableta electrónica en la que, además del recetario, consultaremos los perfiles sociales de los parroquianos, con información que se irá desvelando a medida que nuestra amistad con ellos se vaya fortaleciendo. También escogeremos qué canción escuchar en nuestra lista de reproducción y leeremos los relatos de Freya en The Evening Whispers, que aporta un toque literario fresco y divertido al día a día en la cafetería.

La sencillez del final feliz

La narrativa es otro aspecto interesante en Coffee Talk y es que, a pesar de su sencillez, resulta altamente satisfactoria, huyendo de un sistema facilón de diálogo en el que arreglamos mágicamente los problemas de nuestros clientes con la frase apropiada. Asimismo, es fácil acertar con los deseos de los clientes y guiar sus historias a un buen puerto que nos dejará un grato sabor de boca. Sin duda, Coffee Talk hace que los finales felices sean sencillos de conseguir, lo cual acentúa la amabilidad de un juego diseñado para que cada usuario se vaya con una sensación de paz. Al final, además, descubriremos una sorpresa final post-créditos que nos invitará a rejugar la aventura cafetera. En cuanto a las vivencias de los parroquianos, elogiamos la autencidad con la que suceden; sin artificios, ni moralinas, sumado a un mensaje positivo y esperanzador que transmite. Y es que, tras finalizar la partida, tendremos la misma sensación que cuando tomamos un delicioso café en compañía de alguien querido en un refugio amable y tranquilo.

Al modo historia se añaden dos alternativas: el modo mezcla libre y el modo reto a contrarreloj. En el primero, experimentaremos con los ingredientes ante la atenta mirada de Freya, para así descubrir nuevas recetas que se añadirán a nuestro recopilatorio, y tenerlas listas para cuando tengamos que hacer uso de ellas en el modo historia. En el segundo, se nos propondrá el desafío de atender al mayor número de clientes en el menor tiempo posible. Al principio, las peticiones serán claras, pero se irán haciendo más abstractas a medida que se vaya prolongando la duración del reto.

Coffee Talk es una aventura narrativa humilde y emotiva, sin pretensiones ni exigencias, y muy agradable de jugar. Con la brevedad justa, disfrutaremos de historias mientras descubrimos un amplio repertorio de tés, cafés, chocolates y variedades de leche que nos despertarán curiosidad por preparar en el mundo real. Y también en nuestro mundo real encontraremos un interesante punto de conexión entre los problemas de los humanos y las criaturas mitológicas que habitan la dulce fantasía urbana que propone Toge Productions.

Este juego ha sido analizado en su versión para PC Windows.

CONCLUSIÓN

Coffee Talk es reconfortante como un café compartido con una persona querida en un local acogedor. Como barman, asistiremos a las vivencias de nuestros parroquianos mientras preparamos —y descubrimos— un amplio recetario de bebidas calientes que desearemos probar en la vida real. A través de un adorable universo de fantasía urbana, conoceremos personajes muy sólidos que protagonizan historias muy mundanas y auténticas, con una narrativa que huye de la moralina y la resolución facilona. Una aventura amable, donde el final feliz es el más sencillo, si bien echaremos en falta una participación más activa que la de espectador limitado a la creación cafetera.

LO MEJOR

  • Una ambientación acogedora, como una buena cafetería.
  • Personajes que rompen los estereotipos de la fantasía clásica.
  • Historias muy auténticas y cotidianas, en las que el final feliz es el más asequible.

LO PEOR

  • No está localizado al castellano.
  • El papel del jugador está muy limitado.
6.5

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.