Patapon 2 Remastered
Patapon 2 Remastered
Carátula de Patapon 2 Remastered

Patapon 2 Remastered, análisis

Uno de los mejores juegos del catálogo de PSP da el salto a PS4 con una remasterización cargada de ritmo, recuerdos y contenidos. Pata, pata, pata, pon.

Patapon es una de esas sagas a las que por desgracia el tiempo no ha tratado como debería. Punta de lanza del catálogo de PSP, nadie entendió la ausencia de Patapon en PlayStation Vita y sigue haciéndose raro que más de una década después, Sony aún no haya dado con la manera de resucitar la serie. El único amago de la compañía han sido la remasterización de primer juego y la que hoy nos ocupa, Patapon 2 Remastered, pero se antojan pasos insuficientes para el derroche de originalidad, talento y color que acompaña a esas pequeñas criaturas con aspecto de ojo. En cualquier caso, nos pone muy contentos tener la oportunidad de volver a partir en busca del fin del mundo. Quizás sea porque hace demasiado que nadie nos llama Líder Supremo. A lo mejor es porque queremos aprovechar el camino para difundir el estilo amarrategui del Cholo Simeone (es decir, el chaka, chaka, pata, pon de toda la vida). Y seguramente se deba a la oportunidad que esto supone de volver a un título maravilloso, repleto de recuerdos. Un juego por el que no pasan los años y cuyo ritmo aún resuena en nuestra cabeza.

Durante los primeros compases de la remasterización es my probable que la alegría de volver a escuchar las voces de los patapón lo inunde todo. Sus melodías tienen el poder de invocar en nuestra memoria decenas de recuerdos de cuando jugábamos al original en PSP hace más de diez años. Es una sensación muy bonita y nos preguntaremos con frecuencia qué ha sido de la saga y por qué no hemos recibido nunca un nuevo Patapon. Sin embargo, al superar la euforia inicial empezaremos a darnos cuenta de que en esta edición las cosas no suenan tan bien como deberían. Hay notas desafinadas y compases que han desaparecido de la partitura. O dicho de un modo menos poético, algunos contenidos no están a la altura y hay ausencias importantes. La más sangrante de todas es el modo multijugador.

Adiós al modo multijugador

Una de las pocas novedades que incluyó Patapon 2 en su día con respecto al primero fue un modo cooperativo para 4 jugadores. Se llamaba Paraget y funcionaba como boss rush, es decir que era una sucesión de niveles en los que nos enfrentábamos a los 22 jefes finales del juego con un puntito extra de dificultad. Estos combates se iban desbloqueando conforme avanzábamos en la historia principal y en ellos cada participante manejaba a un solo patapon, un héroe (otro de los añadidos que trajo esta segunda parte). Aunque todos llevaban el mismo ritmo, cada jugador podía tocar su propia marcha, lo que ofrecía combinaciones y estrategias exclusivas de este modo. También había un cierto factor competitivo porque se recompensaba a quien mejor lo hiciera y se finalizaban las fases con un minijuego que garantizaba piques y risas con nuestros amigos. Momentos que no repetiremos en Patapon 2 Remastered porque el juego carece de opciones multijugador.

El modo Paraget sigue ahí, pero ahora solo se puede jugar en compañía de tres patapon manejados por la consola. La inteligencia de los mismos brilla por su ausencia y el nivel de desafío se ha disparado. Es una opción que ha perdido la gracia y que ahora solo genera enfados y quebraderos de cabeza. Es una pena porque el juego se antojaría mucho más atractivo si incluyera, ya no solo funciones online, sino también un modo cooperativo local. En vez de recortar contenido se podría haber hecho un esfuerzo que bien hubiera compensado invertir en la remasterización. Es una decisión extraña porque cuando se lanzó en 2009, uno de los grandes éxitos del juego fue precisamente ese, jugar con amigos, hasta el punto de que su sucesor, Patapon 3, lo apostó todo al multijugador e incluyó partidas versus para 8 jugadores. Es una pena, pero con éste precedente, un hipotético remaster del tercero no invita a ser demasiado optimistas.

Sinfonía visual

No es el único problema de Patapon 2 Remastered. Las secuencias cinemáticas que narran la historia del juego, por pocas que sean, no están en alta definición y se ven borrosas y pixeladas. Han sido tomadas directamente de la versión de PSP y salta a la vista que necesitaban algún que otro retoque técnico. Pasar de una pantalla de cuatro pulgadas a televisores de más de cuarenta no le sienta bien a nadie. Por fortuna se cuentan con los dedos de una mano. Cinemáticas al margen, Patapon 2 Remastered es un deleite visual cuya resolución alcanza los 4K y su framerate las 60 imágenes por segundo. Eso sí, solo en PlayStation 4 Pro. El común de los mortales tendrá que conformarse con 1080p y algún que otro tirón, nada alarmante.

En general, el apartado gráfico del título, en dos dimensiones y de aspecto minimalista, nunca había lucido mejor. Los diseños del artista Rolito, auténtico Dios Supremo de los patapon, se reivindican una vez más con un nuevo festival de colores, entornos, efectos climáticos, tropas y tipos de enemigo. La portátil de Sony tuvo pocos juegos tan exuberantes a nivel artístico. La cantidad de personajes y niveles distintos es abrumadora (de estos últimos hay más de 80, por ejemplo) y todos ellos están bien diferenciados, derrochando carisma y personalidad. De vez en cuando cantan un poco algunas animaciones y menús, o la tipografía para ciegos, pero es un tipo de estética que ha envejecido muy bien y por la que apenas pasan los años. Es difícil apartar los ojos de la televisión, por no decir imposible en las contiendas finales, cuando se activa el modo fever, hay decenas de unidades en pantalla, los objetos vuelan de un lado para otro, una tormenta ruge en el cielo y varias construcciones se vienen abajo. Patapon siempre ha sido visualmente poderoso, atractivo y genuino.

Sin los errores del anterior remaster

Quizás el último inconveniente que le vemos a la presente versión reside en el sonido y el extraño input lag del mando. Si fuisteis de los “afortunados” que compraron la remasterización del primero de salida seguramente esto os suene de algo. De hecho, no nos extrañaría que fuera uno de los principales motivos por los que entre un remaster y otro han pasado tres años. Para los que no recuerden la polémica, en Patapon Remastered el metrónomo que bordeaba la pantalla no siempre se correspondía con la música y los sonidos de tambor que marcábamos con el mando tardaban un poco en tener efecto. El resultado era escalofriante porque la saga nunca ha sido demasiado sencilla y algo así terminaba de hacerla injugable. Son títulos en los que el ritmo y la precisión son muy importantes y aquel despropósito provocó muchísimas críticas negativas y la necesidad de varias actualizaciones. En portátil las distintas entregas funcionaban como un reloj, pero en sobremesa, aunque no sabemos el porqué, les ha costado bastante.

En Patapon 2 Remastered la situación no es tan trágica como entonces, ni mucho menos, pero si uno se fija con ojo (y oído) experto, a veces puede seguir notando ligerísimas divergencias. Hay que tocar las melodías más rápido de lo que se cantan y marcan sus compases, por lo que al principio nos costará arrancar. Por suerte con el paso de las horas nos acostumbraremos a esa velocidad y actuaremos de forma automática, aunque no por ello deja de estar mal. Sobre todo seremos partícipes de semejante problemática en los minijuegos, en los que se cambia el tempo, se juega por imitación y la cosa no resulta demasiado intuitiva. En cualquier caso, esta vez no es grave y lo cierto es que hay que fijarse para notarlo. Se puede disfrutar de principio a fin y no necesita los retoques del anterior, para el que fue recomendable esperar varias semanas antes de su compra. Sin embargo, entre una cosa y otra, lo cierto es que el trabajo está lejos de ser sobresaliente y empaña un poco la imagen de la franquicia, que precisamente debiera ser impoluta si quiere resucitar y volver algún día.

Una obra atemporal

Pero ni siquiera estas lagunas de la remasterización son capaces de eclipsar la calidad de Patapon 2. Una aventura memorable y repleta de contenido, para muchos la mejor de la serie. La saga, más de diez años después de su lanzamiento, no ha perdido ni un ápice de su innovación y originalidad, pues no ha habido demasiados valientes que se hayan atrevido a recoger su batuta. Bajo la firma de Hiroyuki Kotani, Patapon se atrevió a concebir estrategia musical”, y a día de hoy sigue siendo una mezcla brillante, sorprendente y muy recomendable. En su momento, esta secuela prometió en un ampliar un 200% la historia original y vaya si lo consiguió. Contenía todos los biomas, tropas, misiones, milagros y minijuegos del primero, los duplicaba varias veces y añadía mejoras notables, como la figura del héroe, los avisos cuando perdemos el compás en fever y la posibilidad de entrar en clímax según nuestra habilidad y no según el combo en el que nos encontremos. Patapon 2 Remastered tiene algunos debes, sí, pero como decíamos, a pesar de ellos sigue siendo una apuesta segura, la mejor forma de adentrarse en la franquicia y un juego que nos puede deparar decenas de horas de calidad y diversión.

CONCLUSIÓN

Patapon es uno de esos juegos que desprenden luz propia. Un título único e inimitable al que siempre estaremos encantados de volver. Esta segunda parte, para muchos la mejor de la saga, duplicaba los contenidos y las bondades del original, obligándonos a jugar mientras cantábamos y siempre con una sonrisa en la cara. Sigue siendo un torrente de energía que desprende buen rollo y no por eso deja de ser un juego larguísimo, divertido, variado, completo y profundo. Esta remasterización dista bastante de ser perfecta, pero al menos sortea el descalabro de la anterior. Aunque su trato no hace justicia al que merece la serie, han pasado tantos años, desprende tanta calidad y estamos tan contentos de volver a ver a los patapon que es imposible no disfrutarla. Esperemos que algún día vuelvan a llover entregas de la saga, o dicho de otro modo, ¡don, dodon, dodon!

LO MEJOR

  • Visualmente poderoso, atractivo y genuino. Ahora en 4K y 60 fps.
  • Por él no pasan los años. Sigue siendo un juego único y maravilloso. Largo, divertido, original, profundo innovador...

LO PEOR

  • Se han eliminado las funciones multijugador.
  • Las cinemáticas están extraídas directamente de la versión de PSP.
  • Es inexplicable, pero como el primer remaster, tiene un poco de input lag.
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...