La armada zombie

Zombie Army 4, impresiones

Probamos Zombie Army 4, la nueva entrega del popular juego de zombis donde lo que prima es la diversión y, sobre todo, jugar en cooperativo.

No deja de ser paradójico que muchas de las grandes sagas de videojuegos actuales hayan surgido como una ramificación de un producto principal. Ahí está el caso más sonante quizás de todos: el de Counter Strike, que nació como un simple mod de Half Life y que rápidamente se popularizó.

Hay decenas de productos similares, pero hoy nos toca hablar de uno que está subiendo puestos por méritos propios: Zombie Army 4. La primera de estas entregas se lanzó al mercado como un añadido para Sniper Elite V2, un contenido adicional incluido para que el jugador le sacara más partido aún a las mecánicas tan singulares de esta franquicia. Sin embargo, la producción tuvo tan buena acogida que Rebellion se puso manos a la obra para lanzar, por primera vez, un juego independiente con esta modalidad. Así fue como llegó al mercado la recopilación de Zombie Army Trilogy y ahora, por supuesto, Zombie Army 4.

Una vuelta de tuercas

Zombie Army siempre ha destacado por ser una especie de mod de Sniper Elite, pero con zombis nazis pululando por el mapa. Si comentamos esto es por una sencilla razón: a poco que se haya jugado a Sniper Elite alguna vez, el control de Zombie Army es muy familiar –por no decir casi idéntico-. Esto es algo que desde el propio estudio saben bastante bien, así que en Zombie Army 4 se ha vuelto a apostar por ello, pero con una pequeña vuelta de tuercas.

El control del personaje principal en Zombie Army 4 es más rápido, ligero y dinámico. No hacemos referencia a la sensibilidad a la hora de manejar al personaje editable en las opciones –faltaría más-, sino a la fluidez entre animaciones. El movimiento es más orgánico y con transiciones más rápidas, algo que en Sniper Elite es diferente al primar más la pausa y la parsimonia (por aquello del sigilo, disparar con silenciadores y realizar todo aquello que no haga ruido).

Adaptar el sistema de Sniper Elite V4 y meterle un puntito de frescura es perfecto, sobre todo teniendo en cuenta que el título requiere de esta velocidad. Hay decenas de zombis en pantalla, a cada cual más variopinto, y el jugador necesita y debe moverse deprisa. A partir de aquí, entra el siguiente punto: jugar con gente o no.

En la demo que pudimos probar en Londres tuvimos la oportunidad de disfrutar de un nivel de la campaña y otro del modo horda. Todo esto se hizo acompañado por otros miembros de la prensa en un equipo compuesto por un total de cuatro jugadores. Zombie Army 4 se disfruta más si se juega en cooperativo, y esa es una realidad que desde el propio estudio no han negado. Sí, puede jugarse en modo solitario, pero junto a otras tres personas es lo realmente apetecible.

Cómo no, el planteamiento no difiere mucho de otros títulos de género parecido. En la campaña tendremos que ir cumpliendo determinados objetivos, aunque lo verdaderamente divertido es acabar con el mayor número posible de zombis. En el modo horda, en cambio, la clave está en soportar las diferentes oleadas que aparecen en pantalla valiéndonos de las armas, artilugios y cachivaches que tenemos a nuestro alcance.

Más allá de esto, dos puntos a tener en cuenta. El primero de ellos tiene que ver con las armas. Existen decenas de modelos diferentes para elegir, desde fusiles hasta rifles pasando por pistolas, escopetas y un largo etcétera con varios tipos dentro de cada categoría. Cada una de ellas se puede personalizar, lo que ofrece un abanico todavía más amplio a la hora de cómo se juega el título. Por ejemplo, en la demo cogimos una escopeta a la que equipamos ataques de rayos láseres con cada perdigón lanzado. A mayor variedad de ataques, más posibilidades de acabar con los zombis.

Y el segundo tiene que ver con las habilidades. El juego bordea la seriedad con el tono humorístico de las películas y series de clase B. Sabedor de ello, lo aprovecha y le saca partido: nuestros personajes cuentan con ataques especiales, limitados, etc. Todos, al igual que las armas, se pueden personalizar, con una curva de farmeo perfecta para subir aquellas habilidades que sean más interesantes conforme a nuestra manera de jugar.

Como nota a destacar, nos ha gustado mucho el apartado técnico. Vale, sí, nada nuevo y muy parejo a lo visto en Sniper Elite 4, pero toda la demo la jugamos a 60 frames por segundo. Además, no había ni tirones ni ralentizaciones, tampoco incluso cuando aparecían muchos zombis en pantalla o de repente se veía un compendio de fuegos artificiales digno de congelar –y sonrojar- a más de un juego actual.

Todo esto, y mucho más, es Zombie Army 4. Un juego que sabe bien que no va a reinventar nada, pero que no necesita experimentar con mecánicas jugables exclusivas porque va a tiro hecho: busca que el jugador se divierta y disfrute disparando, con la actividad más jovial, plana y accesible posible. Y a veces, aunque cueste creerlo, es justo lo que se necesita para pasar un rato agradable.

Zombie Army 4: Dead War

¡Las hordas de Hitler regresan a por más en este aterrador juego de disparos de los creadores de Sniper Elite 4! En este juego ambientado en la Europa de los años 40 te esperan enemigos sobrenaturales, armas épicas y una nueva campaña para hasta 4 jugadores. ¡Salva a la humanidad del apocalipsis de no muertos! Zombie Army 4: Dead War es un título de acción FPS a cargo de Rebellion para PC, PlayStation 4 y Xbox One.

Zombie Army 4: Dead War

Streets of Rage 2

 Estoy rejugando la franquicia de Streets of Rage esperando a que salga la cuarta parte. El primero ya lo re-jugué y os dí mis impresiones aquí. Sega sacó dos años después, en 1992 esta segunda parte, para muchos el mejor de la...