BeTech: noticias de tecnología

BLACK FRIDAY

Consejos para comprar seguro por Internet

En la semana del Black Friday, saber detectar qué webs pueden ser falsas es esencial para no ser timado/a.

Consejos para comprar seguro por Internet

Comprar en Internet es algo completamente asumido hoy día, y de hecho hay quien apenas va a una tienda porque lo tiene todo a mano en la Red, incluso la ropa con la talla exacta. El e-Commerce, los ‘Marketplace’ como eBay, Amazon, AliExpress han creado una nueva cultura del Consumo, un tipo de ‘Shopping Spree’ online que nos gusta, nos encanta porque es super-cómodo y relajado. Pero precisamente en esta semana con el Black Friday y el Cyber Monday, la época de mayor consumismo del año, hay que tener extremo cuidado. Por ello, aquí tienes una serie de consejos para detectar si una web o servicio online es falso y, por tanto, es un riesgo de estafa:

Punto 1: Certificado Digital

La ausencia de certificado digital a la hora de introducir datos personales o financieros durante el proceso de compra es algo que debe hacerte sospechar, ya que sin él no se garantiza la seguridad en la comunicación. ¿La dirección URL empieza por Http:// y no por Https://? Cuidado.

Punto 2: Los Precios

Ya sabemos que sitios como Aliexpress, la web de compras digital que intenta quitarle a Amazon el primer puesto y que engloba a miles de tiendas y vendedores asiáticos, son especialistas en reventar precios. Pero en general, si entráis en una web que vende cosas a un 60-70-80% más barato de lo visto en otras, lo mejor es no fiaros porque seguramente lo que vendan será o una falsificación o directamente un timo en toda regla. Recordad ese refrán de que “lo barato sale caro“ y aplicadlo siempre que no os fiéis. Existen dos situaciones que deben ponerte alerta:

  • Que los precios sean anormalmente bajos, muy alejados de los precios reales incluso aunque sea un Black Friday
  • Que todos los productos tengan el mismo precio aunque sean distintos

Punto 3: Información sobre la empresa

Según el Artículo 10 de la Ley 34/2002 del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, todo prestador de servicios “estará obligado a disponer de los medios que permitan, tanto a los destinatarios del servicio como a los órganos competentes, acceder por medios electrónicos” a datos como nombre, denominación social, inscripción en el Registro Mercantil, etc.

Si entramos en una web de compras en la que la falta de identificación es considerable, aquí tenéis una primera pista para no fiaros mucho. Si la empresa es española, entonces debe cumplir unos requisitos regulados por Ley. No es recomendable comprar si la web no muestra estos datos:

  • Datos reales y físicos de la empresa: NIF / CIF, domicilio fiscal, etc
  • Condiciones de venta, devoluciones o reclamaciones
  • Textos legales ausentes o mal redactados: aviso legal, políticas de privacidad, etc.

Punto 4: Aspecto visual de la Tienda online

Ya sea de compras o de servicios, pocos detalles levantan tantas sospechas como que la página web esté en nuestro idioma pero llena de errores gramaticales como si hubiese sido traducida de otro idioma usando el traductor de Google. En ese caso usad vuestro propio sentido común si este os dice que pasa algo raro en ella, sobre todo si se supone que está en español y la letra ‘ñ’ no sale o sale con errores tipográficos extraños.

Otro elemento a fijarse es en si la interfaz del site está en español -normal o roto con ausencia de eñes- pero que al preguntar algo nos contestan directamente en otro idioma -con suerte en inglés pero puede que en otros también. Esto te dice que la web no es española, y que su autor se ha limitado a traducirla para tener más alcance.

Que te respondan en otro idioma no es un claro indicio acusador, pero sí un añadido que puede sumarse a otros para formarse una opinión. El diseño de la web en muchas ocasiones es significativo de fraude, por lo tanto debes desconfiar si:

  • No hay homogeneidad en el diseño, por ejemplo varios tipos de letras distintos en la misma ventana
  • La foto de portada puede encontrarse en otros lugares o websites de Internet
  • La calidad de las imágenes no es buena: están pixeladas, son de baja calidad y/o incluyen marca de agua
  • La web aparenta / imita ser la página legítima de una determinada marca
  • Aparecen textos mal traducidos, por ejemplo ‘Home’ como ‘Casa’ en vez de ‘Inicio’ y otros fallos típicos de pasar un texto por el Google Translator

Punto 5: Métodos de Pago

El proceso de pago es vital en una compra online. Debes sospechar si anuncian varias formas de pago pero al final sólo aceptan tarjetas de crédito, y sólo realizar pagos si hay conexión cifrada -la URL de la web comienza por Https. Y si el certificado digital corresponde realmente al de la web en la que nos encontramos, o a la pasarela de pago utilizada: Paypal, tu entidad bancaria, etc.

Usualmente toda web de compra tiene un sistema de pago, por rudimentario que sea, que consta de una cesta de compra y varias opciones de pago. Si una web indica que sólo se puede pedir un item debiendo usar una dirección de correo y además el pago sólo puede hacerse mediante transferencia bancaria, ni tarjetas ni PayPal, entonces hay que sospechar y mucho, porque si han podido costearse crear una web y colocar los productos, el sistema de pago debe venir también.

Punto 6: Feedback de los usuarios

Esencial hoy día, ver opiniones de otros usuarios es a veces el mejor indicativo de la seguridad y/o calidad del servicio de una web. Busca esa página por Internet para ver si hay opiniones a favor o en contra, o posts sobre ella en un foro. Si ves muchas opiniones negativas en foros y redes sociales desconfía.

Punto 7: Sello de Confianza

Muchas webs de compras tienen sellos de confianza de compañías y entidades como la OSI, que confirman que han superado unas pruebas de seguridad y calidad, de transparencia de datos, de compras y devoluciones, etc.