Terror delicado

Gylt, impresiones con el primer exclusivo de Stadia

Tequila Works se estrena en Stadia con una hermosa aventura de terror que explora el acoso escolar.

El acoso escolar es la gran historia de terror para muchos niños. Invisibilizado durante años, actualmente es un problema que, tras recibir nombre y apellidos, es más fácil identificar y combatir. No es de extrañar que sea el tema principal de varias obras de ficción donde los infantes son protagonistas; en nuestro medio, recibimos el pasado octubre Concrete Genie, una aventura de exploración que reivindica la creatividad como el refugio de una cotidianidad triste.

Tequila Works, estudio español de otras obras como The Sexy Brutale, donde investigábamos unos asesinatos en una mansión; y el poético RIME, lanza el próximo 19 de noviembre GYLT, con el que se estrena en Stadia, el servicio videolúdico de Google. David Canela, director creativo de esta aventura de exploración y sigilo, resume su nuevo lanzamiento “como si RIME se fundiera con Stephen King”. En MeriStation hemos acudido a su presentación, donde miembros del estudio nos han profundizado sobre aspectos del juego, que hemos probado de primera mano.

La pesadilla lúcida del bullying

El terror de Gylt, denominado por el propio Canela como “terror delicado” no se basa en los sustos repentinos —si bien desde el estudio aseguran que podemos llevarnos algún sobresalto— y huye de la sangre y las ejecuciones violentas como elemento efectista. A través de la atmósfera tenebrosa y el imaginario pesadillesco, nos adentramos en el mundo interior de la pequeña Sally, quien va en busca de su desaparecida amiga Emily mientras se enfrenta a los temores de su psique. Junto con ella, experimentamos su soledad y desamparo ante unos monstruos que merodean una ciudad solitaria y arrasada por un terremoto. Esta dimensión sirve, a su vez, como alegoría del acoso escolar, en el que los monstruos representan los miedos que despiertan en la niña. Asimismo, Canela asegura que han decidido huir de la moralina y la lectura superficial que clasifica la problemática entre villanos y víctimas: “No queremos adoctrinar ni tratar el bullying de forma paternalista, ya que es un tema donde no hay blancos o negros. La víctima puede convertirse en acosador en un momento dado, y viceversa". Para lograr su propósito de dar una perspectiva profunda y seria, Tequila ha consultado con psicólogos especializados en acoso escolar.

Sally es una niña vulnerable, que se ve atrapada en una versión pervertida de su ciudad, donde no hay adultos que la socorran. Ambientado en los 90, observamos diversas referencias a los clásicos de Stephen King y a la fantasía oscura de Neil Gaiman. Los lugares frecuentados por la muchacha (el colegio, el salón recreativo, etc.) son ahora escenarios peligrosos poblados por abominaciones, cuyo diseño perturbador recuerda las criaturas de Little Nightmares, confeccionadas por una magullada imaginación infantil. Su única salvación es su ingenio y capacidad de infiltración, lo cual aprovechará la fragilidad inherente a su edad para pasar desapercibida. La decisión de hacer de Gylt un juego de sigilo no es baladí, ya que, en palabras de Canela, “no podemos dar una pistola a una niña”. Sin embargo, la inteligencia de Sally será su salvavidas. Así, observaremos el patrón de movimiento de los enemigos para saber cuándo desplazarnos, exploraremos el entorno para buscar escondites, inhaladores de salud y rutas alternativas y resolveremos sencillos puzles para abrirnos caminos alternativos. Despistaremos a los enemigos lanzando latas al lugar donde les queremos desviar, neutralizaremos trampas, prepararemos ataques furtivos y más estrategias básicas del género. En un momento dado del juego, Sally encontrará una linterna —que interpretamos como símbolo de su valentía—, con la que podrá inspeccionar mejor los alrededores y fulminar a los monstruos al iluminarlos, si bien esto último consume pilas. Asimismo, podemos ser sorprendidos por las abominaciones, que nos atacarán y nos dejarán con dos opciones: el combate directo —con bastante desventaja— o la huida. 

Un buen estreno en Stadia

Con un sistema de sigilo muy asequible incluso para el público menos ducho en el género, GYLT potencia la exploración como un medio de aprovechar el entorno a favor y resolver puzles pero, a la vez, como una invitación a conocer a Sally a través de su mente. Veremos composiciones de maniquís que escenifican momentos muy identificables del bullying, pintadas que recrean mensajes hiriente… Y también hallaremos coleccionables como pájaros, misteriosos orbes, cuadros con recuerdos de Emily o fragmentos de diario de diversas personas. Poco a poco, iremos componiendo la historia que envuelve a las niñas y sus compañeros, en una partida donde la evolución narrativa nos mantiene enganchados en una búsqueda donde nuestro objetivo queda fuera de alcance cuando estamos a punto de lograrlo.

En cuanto a los controles, nos hemos adaptado fácilmente a Stadia, puesto que su mando sigue un mapeado similar al de las consolas domésticas. La localización de los textos y las voces es excelente, y la banda sonora de Cris Velasco nos sumerge en una inquietud permanente. Fany Salcedo, programadora de Tequila Works, nos ha relatado que el desarrollo en la nueva plataforma ha sido muy cómodo gracias a la multitud de facilidades que ha puesto Google, con lo que el proceso creativo se ha visto muy optimizado, sin preocupaciones sobre las limitaciones y sin necesidad de horas extras, de lo cual el estudio se siente orgulloso.

Gylt más que terror, nos ha transmitido esa sensación de tristeza que rezuma su historia, el abandono de una Sally que se ve acorrolada y desnuda ante los monstruos de su propio mundo. No obstante, nosotros sí tomaremos su mano y la acompañaremos en su viaje, donde descubrirá su propia fortaleza.

Gylt

Gylt, desarrollado y editado por Tequila Works para Stadia, es una aventura protagonizada por una niña que se encuentra en un mundo entre la fantasía y la realidad donde deberá afrontar sus temores.

Gylt

Streets of Rage 2

 Estoy rejugando la franquicia de Streets of Rage esperando a que salga la cuarta parte. El primero ya lo re-jugué y os dí mis impresiones aquí. Sega sacó dos años después, en 1992 esta segunda parte, para muchos el mejor de la...