Wololo

Age of Empires II: Definitive Edition, reconstruyendo un clásico

Age of Kings avanza a la época contemporánea en un remake que mejora su interfaz, gráficos y jugabilidad.

Age of Empires es uno de los primeros nombres que nos vienen a la cabeza cuando hablamos de juegos de estrategia. Ensemble Studios revolucionó el género con un sistema que mantenía al jugador en actividad constante, al tener que dividir la atención entre la protección del propio reino y la conquista de otras tierras. Construir y mantener un imperio no era fácil, pero sí un proyecto divertido que podía prolongarse durante horas.

Age of Empires: Definitive Edition llegó el pasado 2018 con un sabor agridulce compuesto por una mejora gráfica sobresaliente y una inteligencia artificial insuficiente. Microsoft ha tomado nota de las virtudes y defectos de dicho remaster y aspira a resarcirse con Age of Empires II: Definitive Edition, que se lanzará el próximo 14 de noviembre para PC Windows. En MeriStation hemos accedido a su beta cerrada, y hoy traemos nuestras primeras impresiones de un juego que nos ha sabido tan adictivo como el original.

Avance a la edad contemporánea

Age of Empires II: Definitive Edition trae una versión remasterizada de Age of Kings, ambientada en el albor de la Edad Media, tras la caída del Imperio Romano. En una fantasía histórica que repasábamos las historias de grandes figuras históricas, se incluyen 35 civilizaciones iniciales, a las que se suman los búlgaros, lituanos, cumanos y tártaros. A primera vista, observamos una mejora gráfica muy agradecida, donde los detalles y las texturas han sido muy mimados, y las animaciones se ven mucho más fluidas. A nivel sonoro, se mantiene la misma música ambiental, refinada y pegadiza. Las voces de nuestras tropas resultan casi idénticas, aunque en este punto es donde hemos encontrado más fallos técnicos. Por su lado, la fuente de letra nos ha parecido el aspecto menos cuidado; sólo es legible si escogemos la opción sans serif, y su integración en el entorno se nos hace tosca, con algunas letras borrosas en algunas pantallas y un tamaño excesivamente mínimo en las notificaciones. En cuanto a los menús, éstos resultan muy intuitivos y más accesibles que en el original. Se ha añadido soporte para mods, editor de mapas y un apartado para Mixer, lo cual facilitará las sesiones de streaming.

En el menú principal, observamos que además del modo Campaña y Multijugador se ha añadido las Misiones de Desafío y las Batallas Históricas. No obstante, en la beta sólo hemos podido acceder a las campañas de William Wallace, Juana de Arco y Atila el Huno. En cuanto al arco de misiones de los escoceses, se trata de un tutorial muy detallado que nos refrescará la memoria del sistema de juego, amén de acercar el género a los jugadores novicios. Asimismo, hemos accedido al Modo Multijugador contra otros jugadores (con crossplay entre Xbox Live y Steam), si bien la conexión no siempre nos lo ha facilitado, amén de las esperas en las salas accesibles. También hemos accedido a otras partidas como espectadores, un modo idóneo para los esports y muy útil para aprender nuevas estrategias.

La edad de los reyes

En las campañas, se mantiene un entramado de misiones que aportan frescura a la historia de cada héroe y personaje histórico, donde ponemos en marcha todos los engranajes estratégicos que permite el sistema de Age Of Empires. Con los objetivos marcados, tenemos cierto margen para la creatividad, pero siempre la guardia alta ante la amenaza del enemigo. En cuanto al comportamiento de la IA, éste nos ha parecido correcto. Por otro lado, las acciones automáticas de nuestro ejército sufren los mismos defectos que en el juego original: es fácil trabarse en una ruta y en alguna ocasión hemos tenido que cargar la partida porque las tropas no podían volver a ponerse en marcha.

Asimismo, agradecemos nuevas mejoras en el control: podemos determinar el comportamiento por defecto del ejército y la exploración y desplazamiento por el mapa resulta bastante ágil. También encadenar tareas y creaciones sucesivas resulta bastante cómodo. El menú en pantalla, además, resulta muy intuitivo y fácil de gestionar, y la respuesta de los controles nos ha resultado muy satisfactoria.

En cuanto a la localización, contamos con textos y voces en español latino. La traducción, aunque imperfecta, resulta correcta y mantiene el tono épico de los relatos históricos, así como la claridad de las pistas que nos proporcionan los personajes de nuestra campaña. Ocasionalmente, hemos hallado algún fallo de textos sin traducir o errores de sentido que han tenido consecuencias en la partida, como dirigirnos al oeste cuando el lugar de interés se hallaba en el este. No obstante, confiamos en que estos pequeños fallos se solucionen de cara al lanzamiento del juego.

Queda mucho por explorar en Age of Empires II: Definitive Edition, como sus nuevos modos de juego y la profundización de sus partidas online, así como las campañas en la misión. Con todo, esperamos que la fuente de letra se refine en nuevas actualizaciones, así como los fallos puntuales. Por lo demás, la mejora gráfica y de jugabilidad nos ha dejado muy buen sabor de boca y nos ha despertado las ganas de volver a una fantasía histórica en la que nos convertíamos en amos de un imperio que construir, proteger y expandir.

Age of Empires II Definitive Edition

Age of Empires II Definitive Edition supone una actualización tanto a nivel audiovisual como jugable del clásico título de estrategia de Microsoft para PC.

Age of Empires II Definitive Edition