Original

Indivisible, impresiones. Entre el rol y las plataformas

Probamos lo nuevo de los creadores de Skullgirls durante dos horas, una aventura de rol y plataformas colorista y original.

En la industria del videojuego, hay dos fuerzas que pugnan por la hegemonía, como si fueran corrientes antagonistas: por un lado, las secuelas y los remakes de juegos conocidos; por el otro, las propuestas frescas y originales. Los hay que están cansandos de jugar siempre a lo mismo, que aseveran que siempre se tiende a las mismas fórmulas, que claman por vivir experiencias diferentes cada vez que se ponen frente a un videojuego. La innovación es importante, de eso no hay duda, pero no todas las producciones están obligadas a buscar la diferencia. Indivisible, en cambio, sí opta por marcar un camino distinto.

El despertar de la guerrera

En lo argumental, el videojuego nos pone en la piel de Ajna, una muchacha que vive en un pueblo rural junto a su padre. Los secretos forman parte de su día a día, pues las razones de la misteriosa muerte de su madre nunca le han sido totalmente reveladas. Todo cambia después de un día de entrenanimiento, cuando unos invasores atacan e incendian la aldea. Entre fuego y cenizas, su progenitor cae abatido por un caballero de negras intenciones. Consumida por la ira, la chica se dispone a dar el próximo golpe. Es entonces cuando un extraño poder se manifiesta. ¿Cuál es la verdad sobre este inmenso caudal de energía que mana de su cuerpo? ¿Qué es lo que la hace tan especial? La joven se embarcará en un viaje épico para descubrirlo.

No estará sola. A lo largo de su periplo se topará con otras personas, las llamadas encarnaciones. Valiéndose de su poder, Ajna será capaz de absorberlas y de enviarlas a un mundo interior dentro de su propio ser. Estos aliados, indispensables en la lucha, nos ayudarán a vencer a nuestros enemigos. A nivel argumental, el título plasma una premisa satisfactoria, pese a que en lo narrativo no es un producto especialmente brillante. Cabe destacar que ha sido traducido al español, y por lo que hemos visto, de una manera más que correcta.

Indivisible, impresiones.
Indivisible.

La nueva obra de Lab Zero Games es uno de esos juegos que entran por los ojos. Tiene un apartado visual que se ha trabajado a mano, con unos personajes bidimensionales grandes y vistosos, aderezados con unos escenarios muy bellos. Su estética anime llama la atención desde el primer instante. Pero más allá de los gráficos, este título goza de otros atractivos muy reseñables.

Un sistema de combate original

A los mandos, se siente especial. Su propuesta, que combina mecánicas de plataformas y de RPG japonés, funciona sorprendentemente bien. El sistema de combate por turnos se aleja de los videojuegos de rol clásicos, en el sentido de que no apuesta por las luchas aleatorias. En todo momento, vemos a los enemigos en pantalla, como en otros tantos videojuegos actuales. Producciones tradicionales de la talla de Final Fantasy o Dragon Quest, ya han prescindido de ellas; otros, como la franquicia Pokémon, han coqueteado con entregas concretas sin combates aleatorios, aunque todavía no se han desembarazado completamente de ellos.

Lo nuevo de este estudio independiente, autores de Skullgirls, también permite interactuar con el enemigo antes de que salte la pantalla de combate. Así, si asestas el primer golpe, tendrás una ventaja inicial. Pero cuidado, porque los monstruos y enemigos se mueven y pueden dañarte antes de que despliegues tus ataques. Hasta aquí, nada que no hayamos visto en otros videojuegos. La parte más original se halla en los combates en sí.

Reinventar la rueda no es sencillo. Pocos lo hacen, y los que lo logran, rara vez empiezan de cero. En el caso de Lab Zero Games, el punto de partida tiene un referente claro: Valkyrie Profile. Como en el juego de Tri-Ace, cada uno de los luchadores dispone de un botón asignado (en PlayStation 4, círculo, equis, redondo y cuadrado). Para realizar un ataque basta con pulsar un botón, pero el sistema es mucho más profundo que eso, ya que se pueden ejecutar distintas combinaciones si mantenemos una de las direcciones de la cruceta o del stick analógico. Una vez completada una ráfada de ataques, debemos esperar unos segundos a que se regenere y podamos volver a la lucha.

Mezcla de plataformas y rol

Sobre el papel (o la página web, mejor dicho), plasmado en un artículo como este, quizá suena como un sistema fácil de domeñar, pero nada más lejos de la realidad. Los combates se desarrollan con rapidez, por lo que uno debe permanecer atentos y activos en todo momento. Ya se dice en el propio juego, la base de un buen ataque es una buena defensa. Cuando el enemigo ataca, tendremos que usar esos mismos comandos, pulsar el botón correcto en el instante adecuado y absorber el golpe de la mejor forma posible. Si no acertamos en los tempos o fracasamos a la hora de guarecernos, las consecuencias serán las esperadas. Además, algunos monstruos embisten con todas sus fuerzas y alcanzan a todos los miembros del grupo. Para esos casos, Lab Zero Games permite usar uno de los gatillos para realizar una defensa conjunta.

Los personajes reclutables, un total de veinte, ofrecen perfiles distintos. No todos están enfocados en la lucha, otros ejercen de sanadores, por ejemplo. Esto brinda la posibilidad de experimentar con distintas combinaciones y nos invita a realizar todo tipo de combos entre los personajes del grupo. Por otra parte, en la interfaz figura una barra que se va rellenando en función el índice de éxitos tanto en defensa como en ataque. Una vez completa, uno de los protagonistas puede desplejar su potencial especial y ejecutar un golpe final o resucitar a algún aliado caído en combate. En definitiva, el sistema de combate es simple en apariencia, pero va exigiendo más y más a medida que la aventura avanza.

Lo que más nos ha llamado la atención es, sin embargo, un aspecto que rompe la dinámica del combate de forma sorprendente. No ocurre en todas las luchas. De hecho, lo hemos experimentado con uno de los jefes finales. Pindayar, una araña viscosa y gigantesca, carga contra nuestro grupo y la batalla se desarrolla como hasta el momento. Con todo, de repente, la cámara cambia a una vista más alejada, los compañeros desaparecen y la protagonista debe esquivar el ácido corrosivo que el monstruo exuda desde las alturas. La jugabilidad varía para abrazar el género de las plataformas. Nos tocará saltar, evitar y golpear libremente.

Las plataformas son otro de los pilares de este videojuego. Salvo en los combates por turnos, la obra adopta un enfoque de juego de plataformas lateral. Los saltos, al principio fáciles, se van volviendo más complejos. Podemos, incluso, rebotar en la pared con el fin de ascender hasta lugares de otro modo incalcanzables. Asismismo, el hacha nos sirve para el combate, pero también para apuntalar el salto enganchándonos a la pared.

Indivisible no se puede dividir, es un todo indisoluble. Es rol y plataformas, exploración y puzles, con una pizca de metroidvania. De hecho, nos movemos por un mapa que no está 100% abierto desde el principio. Provistos de nuevas habilidades se nos invita a regresar, investigar nuevas rutas y continuar viviendo la historia de Ajna.

El juego estará disponible en PS4, Xbox One, Nintendo Switch y PC.

Indivisible

Indivisible es un título de acción y plataformas de los creadores de Skullgirls Lab Zero Games y 505 Games para PCPlayStation 4, Xbox One y Switch  donde controlaremos a Ajna, una niña que debe explorar el mundo para descubrir la verdad sobre sus poderes. En su camino encontrará enemigos a los que deberá derrotar, pero también héroes que la ayudarán a obtener nuevas habilidades. El título está inspirado en clásicos como Metroid o Valkyrie.

Indivisible

Recuerdos de mi PS2

Pues hoy la nostalgia me dio firme y me he puesto a recordar momentos y anécdotas de mi antigua y amada PS2 en mi niñez, Creo que esta es la que mas cariño le tuve sin ninguna duda pero le tuve ;)Sí, Era la PS2 Slim :PPrimero debo decir q...