Canciones y recuerdos

The Legend of Nyel: Cazadores de Lore

The Legend of Zelda: Breath of the Wild cuenta con cientos de personajes e historias. Hoy en Cazadores de lore os contamos la historia de Kass, el Orni trovador.

Otrora, en un tiempo remoto, existían las leyendas de poderosos caballeros que realizaban multitud de increíbles gestas en pos de alzarse como un icono y erigir su nombre en los imperturbables remanentes de la historia. Aquiles, Beowulf, Lancelot, … Una lista interminable de héroes que por sus épicas hazañas, eran casi considerados dioses. Sin embargo, su reconocimiento y alzamiento no son únicamente fruto del caballero que desempeña estas proezas; y es que la figura de los aedos, los bardos, los trovadores y los juglares forman un papel fundamental en eso que nos gusta llamar “historias”.

En la antigüedad, eran los encargados de anunciar las nuevas y sucesos e ir vagando de lugar en lugar para relatar las innumerables gestas de los héroes y celebridades del momento, entre otras cosas. Unas gestas que, con gran uso del verso y sus recursos literarios característicos, el bardo entonaba ante una muchedumbre enfervorecida por escuchar los relatos de los héroes. Un poco de información “supuestamente” real, muchos tintes de ficción, y un resultado mágico en el que se sitúa al caballero como el campeón definitivo a batir.

La figura del bardo siempre ha sido de interés por su carácter bohemio y errante. Poetas solitarios que vagan por el mundo narrando las historias de otros, convirtiéndolas en una forma de arte para formar parte de un eco, que aunque lejano, permanece inmortal en el inconsciente colectivo. Muchas historias se han contado de estas figuras, dignas del más puro romanticismo: Taliesin, Maglor, Dandelion,... Sin embargo, nunca antes se había contado, tal y como la contamos ahora, la historia del bardo de bardos, el testigo de lo salvaje, el protector de las antiguas historias, … Hoy, contamos la historia del incansable Kass.

El Orni trovador y su acordeón

También conocido por Nyel, Kass es un Orni trovador que habita en el extenso reino de Hyrule. Acompañado de su siempre fiel acordeón; Kass sobrevuela los valles, cimas, colinas y aguas que componen las infinitas Tierras Inferiores, en una búsqueda constante de historias, leyendas y gestas ocurridas en un tiempo pasado remoto, ya casi olvidado. Tras estos vestigios en los rincones más insólitos de una Hyrule sumida en la oscuridad, Kass entona una canción a la esperanza, al recuerdo y a la historia de un héroe como ningún otro haya visto esta hermosa tierra: El Elegido, Link.

Más allá de la interesante presentación de este juglar errante, podemos adentrarnos un poco más en su historia a través de lo que conocemos. Su profesor era miembro de la tribu Sheikah, y el poeta de la corte real de Hyrule. Fue él quien le enseñó el arte de contar historias a través de la música. A parte de esto, este desconocido tutor era uno de los acompañantes de la princesa Zelda, que tenía su misma edad. Pese a que supiera que el amor no sería correspondido, el poeta se quedó prendado de la princesa de Hyrule. Lamentablemente, sus sospechas eran ciertas, ya que tal y como dicen, la princesa sólo tenía ojos para su escolta personal.

A lo largo de su vida, su profesor había estado creando una canción que narraba la historia de Hyrule y su héroe, pero Ganon y su nefasta Calamidad se llevaron la vida de su maestro, entre otras muchas cosas, y la obra quedó incompleta. Afortunadamente, este Sheikah eligió bien a su aprendiz; y es que en su honor y memoria, Kass deja atrás todos los días su entrañable Poblado Orni para completar la obra de su instructor, sobrevolando el mundo en busca de extractos que añadir y entonando su pegadiza melodía allá por donde le lleve el viento.

Kass bien parece un objetor de conciencia; no es un ser vehemente, nunca le hemos visto en batalla alguna o empuñando un arma, ni siquiera peca de soberbia como algunos de sus compañeros. Su condición Orni le dota de una increíble habilidad musical y su poderosa voluntad le lleva a tocar sus obras a lugares inexplorados por la mayoría de hylianos. Sin embargo, tiene en su haber algo mucho mayor que estas cualidades: el valor del tiempo, el recuerdo y la memoria a través de sus canciones.

Kass y Link: Una curiosa relación

Bajo ese valor fundamental también se cimenta, de forma indirecta, la travesía del héroe de Hyrule contra Ganon y la Calamidad. Tras un sueño de 100 años, Link se despierta amnésico, sin recuerdos de quien era, en una tierra desolada por la oscuridad y los escombros de un reino antaño próspero. El recorrido de su extensión, así como el desarrollo de su aventura, harán que el Elegido vaya recuperando la memoria, recordando poco a poco quien era, para hacer frente al mal que asola Hyrule.

A lo largo de esta travesía, Kass y el héroe tienen muchas distendidas e interesantes conversaciones, y entre historias y anhelos, nuestro bardo toca su acordeón para acompañarlo con estrofas que hablan de santuarios ancestrales, retos heróicos y nostalgia de un pasado ya lejano. Estos himnos serán claves para las andanzas del Elegido, ya que le revelarán a través de pistas la ubicación de antiguos santuarios donde podrá volverse más poderoso o le retrotraerá a algún recoveco de su mente donde podrá descifrar una parte del puzzle en el que se ha convertido su pasado. Nuestro plumoso amigo bardo ahí está siempre, acompañado de su acordeón, en alguno de los confines del mundo, para darnos un remanso de sosiego y nostalgia a través de sus versos, recordándonos quiénes somos y qué eran estas tierras.

Esta amistad que con el tiempo se acaba adquiriendo entre el bardo y el Elegido, era algo que estaba predestinado desde hace ya mucho tiempo. Fue su maestro quien creó muchas de esas obras en pos de ayudar al campeón de Hyrule en momentos de incertidumbre. Conociendo la situación del reino y lo que estaba por llegar, El poeta Sheikah relevó su inacabada obra en las alas de este orni trovador, para que se la pudiera mostrar, en algún momento, al Elegido.

Las canciones y obras que Kass estudia y toca no sólo han ayudado a Link a recobrar su propia conciencia; y es que gracias a una de sus últimas obras entonadas a la que llamó, “La balada de los elegidos”, parece que se ha confirmado la existencia de otra Bestia Divina, desconocida hasta la fecha, que yace en alguna parte de estos extensos campos… Kass conoce al dedillo muchas de las melodías del pasado, incluso se le ha visto en alguna ocasión en posadas, entonando una canción equina que nos recordaba a tiempos antiguos de espada y Ocarina.

La otra cara del juglar

Pese a que en primeras instancias pueda parecer un alma solitaria y bohemia, Kass vive felizmente con su familia en Poblado Orni. Tras su búsqueda constante de historias y canciones, nuestro orni siempre vuelve con los suyos para disfrutar de sus días. Enseña música a Kheel, Notts, Kotts, Cree y Genli, sus hijas; pasa feliz el tiempo con su mujer Amali y disfruta de la rutina y la vida en su hogar… Un ser cercano y familiar que no olvida la voluntad de su maestro, siempre viva en su corazón y acordeón.

Kass es el portador de las antiguas historias en esta era de oscuridad para Hyrule. Un ser bondadoso y caritativo que sustituye el arma por el instrumento, que reconstruye a través de su melodía los cimientos de esta tierra baldía. El otro héroe de Hyrule que tiene como objetivo la voluntad de su maestro, en vez del de una princesa, dispuesta a ser entonada una vez más en los vientos del cambio que llegan desde el mar.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild

The Legend of Zelda: Breath of the Wild es la nueva aventura de acción de Nintendo para Wii U y Nintendo Switch que nos presenta el título más ambicioso de la saga con un mundo abierto por explorar y en el que realizar todo tipo de acciones como escalar además de otras clásicas como nadar o montar a caballo. Link despierta tras un profundo sueño de 100 años en un misterioso templo en el reino de Hyrule; junto a él, deberemos descubrir su pasado mientras escuchamos una voz que nos incita a enfrentarnos a un malvado ser que provocó el llamado cataclismo: Ganon.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild