E3 2019

Destroy All Humans, impresiones E3

Luces y sombras tras probar durante 15 minutos esta particular historia de alienígenas.

Destroy All Humans fue uno de los títulos más particulares que tuvo el catálogo de PlayStation 2 y Xbox. No destacó por la simple razón de que no era un juego de sobresaliente o perfecto, pero sí que hacía bastantes cosas bien. Por ello, en THQ Nordic y Black Forest Games se han puesto manos a la obra con un remake.

Durante este E3 2019 hemos podido ver no sólo el primer gameplay de este trabajo, sino también de jugar a la primera demo de 15 minutos de duración. Tenemos sentimientos encontrados.

Matar a todos los humanos

El planteamiento de Destroy All Humans es bastante simple: eres un alienígena que acaba de llegar a la Tierra. Tu misión, acabar con todos los humanos (ya lo dice el título del juego, que tampoco es que sea ninguna sorpresa).

Si se ha jugado al original, todo volverá a sonar, ya que la base de la historia es la misma. El juego es una parodia magnífica de las películas y producciones televisivas de serie B donde los extraterrestres llegan a la Tierra. De hecho, en el título se acentúa con la llegada a un rancho, luego la aparición del sheriff, posteriormente la del ejército y finalmente la de la CIA. Si nos gustan los clichés, aquí tenemos tres tazones.

Esta parte relatada con anterioridad es la que hemos jugado en la demo de un cuarto de hora de duración. Es el tutorial más básico, pero que también nos ha permitido ver unas de las “sombras” de esta beta: su velocidad. El juego se siente lento y pesado, como si todo fuera a cámara lenta.

Los enemigos nos disparan y las balas viajan a una velocidad que permite esquivar todas sin complicaciones. Así mismo, sucede igual con los ataques más básicos. Se echa de menos tener más celeridad no sólo en los rivales, sino también en nuestro protagonista. Parece que todo va a ralentí, y no vale como excusa el decir que se está realizando un remake. Los tiempos cambian y la fórmula de 2005 necesita un lavado de cara también en el apartado jugable.

Si decimos esto es porque el juego en sí es divertido y rebosa un humor muy singular. Es duro, directo y el punto central de la obra siempre es erradicar a los humanos, lo que aporta un discurso muy fácil de digerir. Además, las acciones jugables se mantienen intactas. Se puede desintegrar a los humanos con el arma básica, al igual que se pueden utilizar poderes como la telekinesis o el consumir los cerebros de las personas aniquiladas para ganar experiencia.

Por si esto fuera poco, el apartado estético del remake no es que despunte respecto a la competencia –de hecho, se sitúa más al inicio de generación que al final-, pero al menos cubre sus vergüenzas con una estética más colorida y vistosa. Hace de sus defectos su principal virtud, todo gracias al juego de perspectivas que facilita este tipo de aventuras (el inicio de la demo era hablar con unas vacas y luego asesinarlas, que lo dice todo).

Destroy All Humans es un remake que luce bien a nivel gráfico, pero sin ornamentos. Es divertido, pero sin llegar a causar furor. Si en Black Forest Games confían de verdad en su producto, lo primero que deberían hacer es escuchar y leer todo el feedback dejado. La fórmula se puede pulir mucho más.

Destroy All Humans!

Aterroriza a los terrícolas de los 50 en el papel del alienígena Crypto-137. Recoge su ADN y derroca al Gobierno de EE. UU. en este remake del legendario juego de acción, aventura e invasiones extraterrestres. Aniquila a los humanos con armas alienígenas y habilidades psíquicas. Destroy All Humans! es una aventura de acción a cargo de Black Forest Games y THQ Nordic para PC, PlayStation 4 y Xbox One.

Destroy All Humans!

Spiderman. Lejos de casa

La segunda película de Spiderman dentro del Universo Cinematográfico Marvel hace que me sienta muy feliz de que Sony haya renunciado a hacer sus versiones anticuadas del personaje y hayan cedido sus derechos a Disney.Ya sé que mucha gente od...