E3 2019

Star Wars Jedi: Fallen Order, impresiones tras probarlo en Los Ángeles

La Guerra de las Galaxias aprende de Souls.

El primer gran nombre del E3 2019 fue Star Wars Jedi: Fallen Order, que era el juego estrella en el pistoletazo de salida de esta semana de locos para los amantes de los videojuegos: EA Play. Ahí se pudo ver por primera vez un gameplay del título, que luego se amplió a puerta cerrada para la prensa, donde pudimos ver una propuesta más interesante y menos encorsetada de lo que podía parecer en la conferencia. Pero ayer miércoles dimos otro paso más: poder ser parte de un grupo más reducido de medios que probara el título de Respawn Entertainment y EA. Y las sensaciones son altamente positivas con el mando entre manos.

La experiencia con el juego se dividió en dos partes. La primera de ellas, una serie de oleadas (más de doce) donde íbamos luchando con varios tipos de enemigos del Imperio para hacernos con los controles. Y lo que transmiten es que estamos ante una propuesta que se puede asemejar a la saga Souls en ciertos momentos, pero de manera mucho más accesible. Nos explicamos: contamos con un botón de salto, otro de evasión y uno para atacar con la espada láser. Hay tres acciones de Fuerza que podemos realizar. En los botones superiores derechos, la de empujar a un enemigo o ralentizar el tiempo, y en el botón superior izquierdo la de arrastrar hacia nosotros. Las acciones principales, además de poder marcar enemigos para movernos a su alrededor, la cierra el botón de bloqueo que a su vez, nos permite hacer parry si lo pulsamos en el momento justo.

Y es en esta combinación de elementos donde se notan ciertas reminiscencias Souls, aunque no sea ni mucho menos la saga que aplica este sistema. Pero el tipo de movimiento y combate que tenemos, marcando los espacios, bloqueando y contragolpeando, se le parecen. Aunque de manera mucho más accesible en el parry que en un Sekiro, por citar un ejemplo reciente. Aquí, cuando conseguimos un parry perfecto, desarmamos a los enemigos de tal manera que podemos matarlos rápidamente. Los de mayor envergadura, como las arañas o esos soldados oscuros que son ya seña de identidad del Imperio en Fallen Order, reciben una cantidad de daño importante, pero no definitiva.

Rápidamente nos hacemos con los controles y nos damos cuenta que machacando el botón de ataque no vamos a ningún lado. Los enemigos bloquean los golpes y si no atendemos a levantar nuestra guardia y a saber usar el parry, la cosa se complica. Algo gratificante de poder jugar el título es precisamente ver que no es un paseo como puede parecer en una demo excesivamente perfecta en desarrollo como la que se vio en el EA Play. No estamos en un juego de muerte segura, pero sí que en un par de momentos cuando se juntan varios enemigos lo hemos pasado mal. A la par que bien, muy bien, intercambiando choques de armas y teniendo que hacer esquivas rápidas cuando un soldado de élit del Imperio o un robot de dos metros nos lanza un ataque inbloqueable.

Algunas mecánicas como poder devolver, también usando parry, los disparos para matar enemigos a distancia o lanzar nuestro sable láser al más puro estilo bumerán funcionan. En general, el combate fluye sin problemas, con ejecuciones, movimientos espectaculares y la necesidad de estar alerta cuando hay más de tres enemigos. Todo ello acompañado de un sistema que busca romper la guardia rival, cada enemigo tiene una barra que crece al recibir golpes o bloquearlos, para dañar su vida mientras nosotros gestionamos nuestra propia barra de Fuerza, ideal para hacer combinaciones a la hora de destrozar enemigos.

Durante las oleadas pudimos luchar con varios tipos de soldados. Desde los habituales con sus blasters hasta otros con mazos electrificantes, otros con escudos, los soldados de élite con ese báculo armado en los dos extremos, y una combinación de todos ellos. Según el estudio, tienen previsto ofrecer muchos más perfiles que obliguen a modificar el estilo de combate para atacar a sus puntos débiles.

También pudimos realizar algunas secuencias de escalada, algo que es tan sencillo como pulsar el gatillo cuando vamos a cogernos a un saliente y, una vez en esa fórmula, no hace falta mantener pulsado el botón, sino simplemente movernos hacia la dirección que queramos. Algo bastante automatizado, aunque en el caso de correr por las paredes y saltar hacia un saliente acabamos muriendo más de una vez al no calcular bien cuando saltar de un lado a otro.

También pudimos trastear el sistema de meditación, que son unos puntos de descanso -al más puro estilo hogueras de Souls- donde recargamos los ítems de vida gastados hasta el momento y podemos desbloquear un enorme árbol de habilidades con todo tipo de potenciadores. Los habrá tipo acciones activas -como nuevos movimientos- como también de carácter más pasivo, que nos generen beneficios permanentes. De momento no se nos supo decir cuánta variedad habrá de todo esto porque están trabajando en ello, nos explicaron desde el equipo de desarrollo.

Misiones secundarias y volver atrás

Además, vimos como el mapa de la nave de los protagonistas permite viajar a distintos planetas que ya hayamos visto anteriormente. En la demo había cuatro, aunque no se reveló su nombre, y podremos volver a ellos para hacer misiones secundarias y otras tareas que tendrá el juego. Porque sí, aunque se han centrado mucho en eso de la aventura de acción con la coletilla story-driven, lo cierto es que Respawn está convencido que el juego dará para más contenido del previsto: “Hay un camino principal a seguir, pero luego tenemos varios elementos en forma de misiones y rejugabilidad para alargar la vida del juego”, explicó una de las productoras sin, eso sí, querer confirmar la duración estimada general del juego.

El juego se encuentra en un estado avanzado de desarrollo, aunque todavía queda “mucho trabajo por realizar”. Se espera para el próximo 15 de noviembre, cuando Cal Kestis protagonizará su aventura en una trama ubicada entre los episodios 3 y 4 de las películas y con cierto vínculo, por lo deslizado por el estudio, con Rogue One.

Star Wars: Jedi Fallen Order

Star Wars: Jedi Fallen Order, desarrollado por Respawn Entertainment y editado por Electronic Arts para PC, PlayStation 4 y Xbox One, es una aventura de acción basada en la popular franquicia intergaláctica de Geroge Lucas. Cal Kestis, uno de los últimos supervivientes de la Orden Jedi tras la purga de la Orden 66, es ahora un padawan a la fuga. Huye del Imperio y de sus siniestros inquisidores, que intentarán darte caza. Desarrolla tus habilidades de la Fuerza, mejora tus técnicas con la espada láser, explora los antiguos misterios de una civilización perdida hace muchos años y desvela nuevos conocimientos de la Fuerza. Solo entonces podrás reconstruir la Orden Jedi.

Star Wars: Jedi Fallen Order

The Boys, la serie y el cómic

Al contrario de lo habitual, comencé The Boys por la serie de Amazon y creo que ha sido una suerte porque la he disfrutado muchísimo. Me ha gustado tanto que después me he lanzado a por el cómic y en una semana he leído más de cincu...