En primera persona

Al descubierto el prototipo de Ryse: Son of Rome para Xbox 360

Sale a la luz un vídeo que muestra cómo iba a ser Ryse: Son of Rome en sus orígenes, un juego en primera persona que se manejaría íntegramente con Kinect.

Un usuario de Twitter (@cheese93007) ha sorprendido a todos en las últimas horas al sacar a la luz el curioso prototipo de Ryse: Son of Rome. Como él mismo anunció en sus redes, compró un kit de desarrollo de Xbox 360 y se encontró varias demos y pruebas técnicas en la consola, entre las que se encontaba un port del juego de Crytek.

Esta versión del juego, llamada Codename Kingdoms, se anunció en el E3 de 2010 como exclusivo de Microsoft. Iba a ser en primera persona y se iba a controlar únicamente mediante Kinect. Durante su presentación se prometió que llevaría a Xbox 360 "hasta sus límites técnicos". Sin embargo, nunca se llegó a ver nada del juego y su desarrolladora, Crytek Budapest, tuvo múltiples problemas y despidos, teniendo que ceder el proyecto a Crytek Frankfurt. Ésta reinició y replanteó todo el juego, que acabó pasando a Xbox One.

¿Qué fue de Ryse: Son of Rome?

El juego acabó saliendo en 2013 y lo hizo como uno de los grandes nombres del catálogo de lanzamiento de Xbox One. Famoso por las cotas gráficas que alcanzó, no terminó de convencer del todo en el terreno jugable, donde resultó lineal, repetitivo y limitado. Muestra de ello es el 6 de nota que obtuvo en nuestro análisis. Aunque recibió una versión de PC apenas un año después, en 2014, no se ha sabido nada de una posible secuela.

Al respecto de ella fue preguntado Phil Spencer, que no cerró la puerta al título y dijo que les encantaría trabajar más en el género de los hack and slash. Por el momento parece que Ryse 2 permanecerá en la famosa lista de videojuegos candidatos a tener secuela.

Ryse: Hijo de Roma

Ryse: Son of Rome es una aventura de acción y fantasía desarrollada por Crytek y distribuida por Microsoft para Xbox One y PC.

Ryse: Hijo de Roma

Cosas nuevas

Por fin estoy aquí! Después de casi cinco años viviendo en Berlín, trabajando, aprendiendo inglés y viviendo el sueño europeo termino una etapa y empiezo otra. Una etapa nueva en Madrid que empiezo con ...