Ace Attorney: Phoenix Wright Trilogy HD
Ace Attorney: Phoenix Wright Trilogy HD
Carátula de Ace Attorney: Phoenix Wright Trilogy HD

Phoenix Wright: Ace Attorney Trilogy, análisis. Justicia no entiende de épocas

Revisitamos la trilogía original de Shu Takumi en su primera iteración multiplataforma, que se mantiene intacta pero con una notable adaptación al HD.

Phoenix Wright es un tipo realmente particular; quizá tanto como la saga que lleva su nombre. Por eso el protagonista de Ace Attorney encaja tan bien con la franquicia y representa con tanto acierto la esencia de la misma, porque la idea que tenía Shu Takumi cuando se lanzó la obra original allá por 2001 en GBA no era sino presentar una realidad ficticia donde se presentase una justicia tan impredecible que costase de creer.

Ese cariz extravagante, sin embargo, no estaba tan alejado de la realidad presente, la que nos rodea. Es lo primero de lo que nos hemos dado cuenta al regresar con motivo de Ace Attorney Trilogy, por primera vez multiplataforma y en alta definición en consola.

Porque el primer caso del primer título presentaba un año 2016 done Nick, como le conocen sus amigos, era un joven abogado defensor que sabe prácticamente lo mismo que el jugador del mundo tribunal de Capcom; y que realmente no era tan increíble como lo que vemos día a día en los telediarios. Shu Takumi no estaba tan equivocado, ahora que han pasado dieciocho años desde ese título.

Nosotros tuvimos que esperar hasta 2006 para recibir el primer título de la saga en Nintendo DS, donde tuvimos la trilogía completa y traducida al castellano cuando Nintendo y Capcom pensaron que España debía disfrutar de las aventuras de Phoenix sin perderse un solo detalle. Así fue hasta la cuarta entrega. A partir de entonces tuvimos que conformarnos con la disponibilidad digital y asumiendo que el inglés era la única vía de acceso al resto de entregas, tanto spin off como la segunda trilogía numerada.

Esta vez es el precio a pagar: solo llega en inglés. Sea en Nintendo Switch, PS4, Xbox One o Steam, los 14 casos de los tres títulos (Ace Attorney, Justice for All y Trials and Tribulations) están disponibles en japonés y en inglés; aunque en verano habrá un parche que incluirá cuatro idiomas más. El castellano no está entre ellos. Es fundamental dominar la lengua anglosajona no tanto por la traducción sino por la localización, un excelente trabajo de adaptación de expresiones, frases hechas e incluso un cierto acercamiento al lenguaje slang únicamente comprensible si tenemos un cierto nivel de inglés.

Si estás dispuesto a asumir esa carencia, ponte cómodo: este Ace Attorney Trilogy es la versión más atractiva en lo estético publicada hasta la fecha.

Porque a nivel estético tanto los fondos como los sprites han pasado a ser ilustraciones en alta definición; porque la banda sonora se escucha igual de bien aunque sin ese pequeño ruido de fondo que llevaba por defecto la tarjeta de sonido de Nintendo DS o la trilogía de 3DS. Ahora suena limpio. La fuente de letra elegida es seguramente no tan cómoda o atractiva a la vista como cabría esperar; de hecho, no hubiese estado de más que Capcom hubiese permitido escoger diferentes tipografías. Pueden parecer detalles nimios, pero a sabiendas de que vamos a pasar horas —literalmente— leyendo hubiese sido de agradecer contar con más tipos de letra, unas más redondeadas y otras más propias del Times New Roman clásico. Detalles, al fin y al cabo. Solo eso.

Es un port al HD algo perezoso en algunos aspectos, por desgracia. Se ha desaprovechado la oportunidad de introducir un historial de diálogos, como si hicieron en 3DS la quinta y sexta entregas. Es decir, si pasamos demasiado rápido una conversación o queremos volver a eleerla para tomar nota de algún detalle que se nos haya podido escapar, no es posible. Era muy sencillo de hacer. Podemos darnos con un canto en los dientes con el tímido añadido de permitir calibrar la transparencia del cuadro de texto o la velocidad de los mismos. Por lo demás, ningún cambio notable respecto a lo que ya veníamos viendo conversión tras conversión.

Dicho eso, hablemos un poco de lo que convierte a la primera trilogía Ace Attorney un trío de títulos a los que Capcom sigue recurriendo una y otra vez ahora sí en todas las plataformas disponibles. ¿Qué hace tan particular al abogado?

Por qué volver a Ace Attorney o descubrir la saga por primera vez

La carrera profesional de Phoenix está marcada por los infortunios, por las situaciones que te hacen fruncir el ceño. Estamos ante una saga que bebe mucho de las visual novel clásicas japonesas, solo que con el aderezo de incluir también mecánicas propias del point and click. La versión de Nintendo Switch, que es la que hemos analizado, tiene la ventaja de que en modo portátil es compatible con el control táctil, y eso se agradece al poder prescindir de los Joy-Con y jugar como si con una tablet se tratase.

Phoenix Wright: Ace Attorney Trilogy, análisis. Justicia no entiende de épocas
La vida es como el café. A veces amarga, a veces dulce. — Godot.

Como apuntábamos antes, son videojuegos singulares, que siguen una misma tónica en cada caso y en cada entrega, que se cimientan en torno a una historia en la que tú, abogado, debes defender y demostrar la inocencia de un supuesto criminal. Las pesquisas a encontrar son tarea nuestra a lo largo de las investigaciones, que conforman la primera mitad del engranaje; por su parte, los juicios nos dejan la otra vertiente jugable, donde debemos hacer acopio de valentía y conseguir salir airosos del tribunal tras escuchar la sentencia de no culpabilidad. O no.

Entonces, ¿por qué hablamos siempre de la trilogía y no de cada entrega por separado? Por un motivo muy sencillo, y es que en realidad es un único videojuego separado en tres, como una trilogía de novelas con una historia que se narra de manera consecutiva. Sin entrar en spoilers, démonos cuenta de que el segundo caso del primer juego no tiene todas las incógnitas resueltas hasta el primero del tercer título… y que no cierra todos esos hilos y problemáticas arguentales hasta el último caso del tercer episodio.

Una historia principal que se va narrando poco a poco y que tiene entre medias el resto de casos; a veces aportan a ese argumento principal, a veces se sigue contando qué pasa con las Fey. Otras simplemente son historias autoconclusivas que dejan para el recuerdo a algún personaje concreto, una historia inolvidable en el sentido literal de la palabra.

Lo que diferencia a cada entrega es, por tanto, la inclusión de pequeñas mecánicas como el Megatama o los candados, el fiscal principal o la banda sonora. Especialmente esto último juega un papel más importante de lo que se puede esperar de primeras, porque cada una de las composiciones sonoras juega el papel equivalente al que haría un doblaje que no existe. La banda sonora habla por los personajes, pone voz a esas líneas de texto y anticipa lo que está a punto de suceder. La enorme variedad de temas ocupa así un lenguaje no verbal implícito que tanto gusta ver en videojuegos de este talante.

La trilogía no duda en ceder más o menos peso a algunos personajes, reconocibles tanto por su caricaturesca caracterización como por ese tema que escuchamos de fondo. Desde la fuerza de Franziska von Karma pasando por la inocencia y lealtad de Maya; desde la tenacidad de Miles Edgeworth a la figura inapelable de Godot.

De nuevo, Phoenix interpreta a los ojos del jugador, porque nosotros nos ponemos en la piel de este imperfecto joven engominado. Mundano, natural, sin poderes. Quizá sea por ello que Phoenix Wright es una saga de nicho con una legión de fans muy acérrima, una franquicia que no cautiva a las masas pero que sí cautiva a la minoría de usuarios que le dan una oportunidad.

Las virtudes del primer Ace Attorney, Justice for All y Trials and Tribulations, cada uno a su manera y con casos mejores que otros, que los hay, residen entonces en la capacidad de mantener pendiente al jugador para seguir adelante, para seguir dando la mano a un protagonista cuyo único gran poder es la voluntad de hacer que la justicia prevalezca por encima de todo.

Seguramente muchos de los que crecimos con los títulos en su día soñamos en algún momento con convertirnos en abogados, con estudiar derecho. Unos lo hicieron, otros no. La realidad se topa entonces con esa otra realidad que ideó el señor Takumi en su cabeza al diseñar una etapa futura de 2016 a 2019 que ahora, paradójicamente, hemos superado en el mundo real y nos damos cuenta de que dicha imaginación no estaba tan alejada de lo que sucede cada día en nuestra justicia, salvando las distancias.

Porque cada golpe, cada decepción, cada choque y cada traba no son sino un peldaño más en una escalera que culmina de manera sensacional. La historia, por ende, es lo que termina de encadenar al jugador para conocer el final.

De nada sirve mencionar 1-4, 2-4 y 3-5 si no hemos jugado la trilogía. La gracia está, no obstante, en seguir leyendo y presentando pruebas, en darle una oportunidad a Phoenix, imperfecto e incorregible, para cerrar ese conflicto argumental inicial que recuerda en cierto modo a la metodología utilizada por la conocida mangaka Hiromu Arakawa, autora del célebre manga Fullmetal Alchemist, donde lo que dábamos por hecho inicialmente puede terminar siendo diametralmente opuesto a lo que esperábamos; o que ese giro en los acontecimientos no esperabas tú, tampoco él. Pero es así y hay que asumirlo.

Phoenix Wright podría ser cualquiera de nosotros; cualquiera de nosotros podría ser Phoenix Wright. Por eso, en pleno 2019, la trilogía Ace Attorney sigue siendo igual de vigente y disfrutable que en 2001 o en 2006. Hay cosas que no cambian, y esta historia es una de ellas. ¿Merece la pena? Permítenos decirte que sí, con todas sus virtudes y defectos.

“¿Por quién debemos luchar? ¿Y cuánto? Así es como se calibra el valor de una vida humana. Los abogados somos guerreros que siempre nos hacemos esa pregunta. Incluso cuando la batalla ha terminado y los lazos que nos unían a ella se han roto.

El pasado siempre vuelve... una y otra vez” — Phoenix Wright, en “Puente hacia el caso”.


Apéndice — Contenidos desglosados: entregas y casos.

Phoenix Wright: Ace Attorney Trilogy incluye las tres entregas originales al completo; es decir, los 14 casos que forman parte de las versiones que recibimos antaño, incluyendo el quinto caso de la primera obra, no incluido originalmente en GBA (que no salió de Japón).

  • Phoenix Wright: Ace Attorney — 5 casos
  • Phoenix Wright: Justice for All — 4 casos
  • Phoenix Wright: Trials and Tribulations — 5 casos

¿Es imprescindible jugarlos todos para entender la historia completa? Rotundamente sí.

Hemos analizado Ace Attorney Trilogy en su versión de Nintendo Switch con una copia digital suministrada por la editora.

LO MEJOR

  • Por fin multiplataforma: para todos, 18 años después.
  • 10 ranuras de guardado por juego.
  • A nivel estético se ve excelente: definido y claro.
  • La ventaja del control táctil y la portabilidad en Nintendo Switch.

LO PEOR

  • No dominar el inglés; el título exige conocer adecuadamente el idioma.
  • Ausencia del historial de diálogos, como en AA5 y AA6.
  • Faltan opciones menores como poder cambiar la fuente de letra.

CONCLUSIÓN

La trilogía original de Ace Attorney regresa sin cambios, solo con pequeños detalles que afectan a lo estético. Una historia que se sabe a sí misma perenne en el género de las novelas visuales, solo que con el toque point and click que tan bien le sienta a este universo de abogacía ideado por Shu Takumi hace dieciocho años. La barrera del inglés por la negativa de Capcom a localizarlo al castellano puede ser un impedimento mayor para muchos, una barrera para descubrir una historia inolvidable que se disfruta especialmente en su versión para Nintendo Switch, donde contamos con control táctil y portabilidad. 14 casos para conformar un libro cuya narración no envejece.

7.8

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.