Assassin’s Creed III Remastered
Assassin’s Creed III Remastered
Carátula de Assassin’s Creed III Remastered

Assassin's Creed 3 Remastered, análisis. Un buen lavado de cara

Analizamos la versión remasterizada de la tercera entrega de la saga, una versión desarrollada por Ubisoft Barcelona que mejora el original con nuevos gráficos y mecánicas.

Las potencias de la vieja Europa ampliaron sus dominos hacia territorios inexplorados por el magno Imperio romano. El descubrimiento de las Américas por parte de los reinos hispanos expandió la latinidad hacia lugares exóticos, lo que para reyes y gobernantes fue una oportunidad de oro, ya que tomaron esas tierras como fuente de riqueza y como método para incrementar su influencia y su poder. Daba comienzo así la época colonial y el reparto del mundo entre los más fuertes. Pasaron los años y las relaciones entre las colonias y las metrópolis comenzaron a deteriorarse. Cuando un territorio es demasiado vasto y todos los beneficios se reparten de manera desigual, las confrontaciones acaban estallando. Los ingleses no fueron una excepción. La Guerra de la Independencia desgajó el imperio británico, que vio como Norteamérica amanecía como nación. Ese es el contexto histórico de Assassin's Creed 3, uno de los juegos de la saga más controvertidos que regresa en forma de remasterización.

De Haytham a Connor, una misma estirpe, dos visiones antagónicas

Altaïr Ibn-La'Ahad y su descendiente italiano, Ezio Auditore da Firenze, transmitían carisma. Desde el primer instante, el jugador era consciente del potencial de los protagonistas. En cambio, a Connor, personaje principal de Assassin's Creed 3, siempre se le ha tildado de soso. Si eso es lo que pensabas en 2012, probablemente lo sigan haciendo hoy, en 2019, muy a pesar de las bondades de esta remasterización que firma Ubisoft Barcelona. El juego mejora su apartado gráfico y ciertos aspectos jugables, aunque, como es evidente, Assassin's Creed 3 Remastered es Assassin's Creed 3, con lo bueno y con lo malo.

En una de las primeras escenas del juego, Haytham Kenway acude a la ópera, lugar de reunión y de divertimento de las clases más pudientes. Se sienta entre el público e intercambia unas cuantas palabras con uno de sus compinches. La música resuena y las voces de los actores reverberan y ahogan los susurros de conspiración. A continuación, Haytham se levanta de su asiento y sube por unas escaleras, para luego iniciar una escalada por las gradas del teatro. Nadie le ve en su ascenso, aunque el punto negro sobre la pintura rojiza destaque de forma notable. Sube y sube hasta llegar al piso que le corresponde. Entonces, se acerca por la espalda a su blanco y le clava la hoja oculta en el cuello.

Haytham Kenway no es el protagonista de Assassin's Creed 3, aunque lo manejemos durante unas cuantas horas. Su hijo bastardo, Connor—nacido como Kanien'kehá:ka—, se alza como personaje principal. Se ha dicho muchas veces, no sin cierta razón, que el vástago de Kenway no es ni mucho menos un dechado de carisma, más bien todo lo contrario si lo comparamos con Ezio, Altaïr o su propio padre. No ayuda el hecho de que el inicio del juego sea demasiado lento, pues la narración se centra en una historia de orígenes que confluye en un choque de culturas y en una visión opuesta entre dos maneras de entender la vida, la de los templarios y la de los asesinos. La obra refleja bien el sentimiento de impotencia que sufren los indígenas cuando el conquistador inglés arrasa sus tierras y esclaviza a sus gentes. Al mismo tiempo, Connor encarna la naturaleza de esas dos culturas enfrentadas. La personalidad del personaje se forja a través de la tragedia, tiznada de venganza, que encamina su destino hacia una revelación que lo llevará a abandonar su pueblo y a iniciar su entrenamiento como Asesino.

Novedades y contenidos

Assassin's Creed 3 Remastered está incluido dentro del pase de temporada de Assassin's Creed Odyssey. Sin embargo, todos los jugadores tienen la posibilidad de adquirirlo por separado. Esta versión remasterizada no es solo atractiva por las actualizaciones visuales y jugables, que también, sino por la cantidad de contenido que incluye.

Para empezar, Assassin's Creed Liberation Remastered, el juego original de PS Vita que también salió en Xbox 360, PS3 y PC, está disponible en el paquete. Como en el caso del juego principal, el juego alcanza los 4K en PS4 Pro, Xbox One X y PC, mientras que en Xbox One y PS4 rinde a 1080p. Además, la tercera entrega viene con todos sus contenidos descargables: las misiones de Benedict Arnold, el pack de Secretos Escondidos y La Tiranía del Rey Washington, una expansión independiente que narra una historia ficticia en la que el presidente George Washington pierde la cabeza y se corona como soberano de la naciente Estados Unidos. Lo que falta, eso sí, es el modo multijugador online.

Un detalle adicional a tener en cuenta es el apartado de extras, en el que podemos visualizar tráileres, arte conceptual, un detrás de las cámaras e incluso un documental sobre el contexto histórico de la Guerra de la Independiencia.

Las diferencias gráficas entre el título original y esta remasterización a cargo de Ubisoft Barcelona son palpables a simple vista. Además de la mejora de la resolución en las texturas, se han modificado los modelados de los personajes y el sistema de iluminación, de modo que en líneas generales la sensación es muy positiva. En lo que se refiere al rendimiento —modo 1080 p, que es como lo hemos probado—, el juego funciona estable y sin caída de frames. Sin embargo, la nueva iluminación ha provocado algún que otro daño colateral. En cinemáticas, el rostro de los personajes se percibe extraño y plasticoso; las expresiones facionales, un tanto desencajadas a veces. Por otra parte, en ocasiones hemos detectado fallos en las escenas de vídeo, como pequeños cortes y personajes que aparecen y desaparecen. No es lo habitual pero así se ha apreciado y así os lo contamos. Seguramente, los próximos parches terminarán de estabilizar las pequeñas inconsistencias visuales.

La saga de los asesinos ha evolucionado mucho a lo largo de estos años. Esto no habría sido posible sin algunas mecánicas que se introdujeron en Assassin's Creed 3. Una de ellas es la del barco, que a excepción de Unity y Syndicate, se ha mantenido en las siguientes entregas. Bien es cierto que en el capítulo protagonizado por Connor solo se moldearon los cimientos. Esos pilares se fueron desarrollando en videojuegos posteriores, por lo que sorprende que la remasterización no haya tocado ningún aspecto del barco. De todos modos, las batallas navales quedan en segundo plano en Assassin's Creed 3. Lo que sí se han modificado son otros aspectos cruciales de la jugabilidad. Así, por ejemplo, se ha añadido la opción de esconderse entre los arbustos y de silbar para atraer la atención de los enemigos. De la misma manera, el asesinato doble es ahora una posibilidad más. Por tanto, si vemos a dos soldados de espaldas podremos matarlos a la vez sin causar revuelo. No en vano, al asesinar por detrás a un enemigo se usará la hoja oculta por defecto sin alertar a otros soldados, lo que nos permitirá escondernos o continuar con la infiltración.

De entre las mecánicas que se han aprovechado en siguientes juegos, la caza es una de las más importantes. Aun así, como muchos otros aspectos de Assassin's Creed 3, se trataba de una mecánica recién introducida que todavía necesitaba evolucionar. La remasterización, por fortuna, le da un sentido vertebrador, porque incorpora el crafting de armas por medios de recetas, lo que te obliga a cazar animales para reunir los recursos necesarios. En la edición original, solo era posible comprar armas en las tiendas.

Un aspecto concreto que se ha actualizado es la interfaz de usuario. En Ubisoft Barcelona han querido que se asemeje más a la de los juegos contemporáneos. Por ejemplo, en la build actual, los enemigos que aparecen en el minimapa reflejan la dirección en la que miran. Por otro lado, cuando se produce un conflicto, el mapa señala las rutas de escape y los posibles escondites.

No hay duda de que los cambios le dan mayor empaque al producto, pues se siente como una actualización a los tiempos que corren. Aun así, no hay que olvidar que la propia definición de remasterización es distinta a la de remake. Se han incorporado cambios y retoques, pero Assassin's Creed 3 Remastered sigue siendo, en esencia y fondo,

CONCLUSIÓN

Assassin's Creed 3 Remastered pierde el mutijugador original, pero incorpora todos los contenidos descargables: las misiones de Benedict Arnold, el pack de Secretos Escondidos y La Tiranía del Rey Washington. Incluye, además, la remasterización de Assassin's Creed Liberation y un contenido extra muy completo y apetecible. Ubisoft Barcelona ha mejorado la resolución y las texturas, ha implementado un nuevo sistema de iluminación y ha añadido novedades jugables, como por ejemplo, el doble asesinato o la posibilidad de esconderse entre los arbustos y llamar la atención del enemigo con un silbido. Por contra, la nueva iluminación estropea los rostros de los personajes, menos naturales que antes. Por lo demás, esta tercera entrega mantiene todo lo bueno y lo malo del original.

LO MEJOR

  • Mejoras gráficas y nuevo sistema de iluminación.
  • Se han añadido algunos ajustes jugables.
  • Incluye todos los DLC, una sección de extras y Assassin's Creed Liberation Remastered.
  • La ambientación, una maravilla.

LO PEOR

  • Los rostros de los personajes no terminar de lucir bien.
  • Ciertas cinemáticas presentan errores gráficos.
  • Algunos problemas heredados del original siguen presentes.
  • Se ha eliminado el modo multijugador.
7.8

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.