Combinación de altura

Ace Combat 7, Realidad Virtual y T. Flight Hotas 4

Un pack explosivo.

Ace Combat 7: Skies Unknown se ha convertido en uno de los juegos destacados de este arranque de 2019. Con grandes nombres y éxitos, junto también a otros que han pinchado de manera evidente, el retorno de la saga de simulación de combate aéreo ha sabido mantener vuelo estable con una entrega muy completa, capaz de recuperar las sensaciones de la sexta entrega numerada y olvidarse de la entrega excesivamente inspirada en el concepto Call of Duty de hace algunos años. Pero su análisis ya lo hicimos en su momento, y lo que hoy queríamos repasar es la combinación explosiva que supone el juego con la PS VR… Y el control por T.Flight Hotas 4.

El dispositivo de control de la casa Thrustmaster -y distribuido por Nacon- está pensado precisamente ara juegos como estos, de los que ya no abundan. Un Flight Stick tremendamente completo con un joystick capaz de girar sobre su propio eje y una buena sensación -aunque sin demasiada sensación de resistencia, aunque se puede ajustar- en la mano, gatillo para disparar rápidamente y distintos botones para cambiar de objetivo, lanzar misiles, mandar mensajes inmediatos y cambiar de arma. Al otro lado, ambos elementos encajables o separados para mayor comodidad, la palanca para acelerar y desacelerar, opciones de autopliotaje, cambio de vista, disposición del mapa y movimiento de la cámara.

Los componentes se sienten de calidad, el joystick tiene muy buen recorrido y el agarre tanto por una parte como por la otra es cómodo y está bien adaptado para llegar a todos los botones y acciones disponibles. Lo hemos estado probando primero con la campaña principal y las sensaciones de poder acelerar con el mando de potencia de tamaño real es bastante inmersivo, como lo es el control con el joystick. Entre los detalles curiosos, cuenta el dispositivo cuenta con una función de timón que sirve para pivotar sobre el eje vertical del avión, algo que se hace girando la empuñadura del joystick.

Una vez estamos adaptados y familiarizados con todos los elementos de control, es la hora de meternos en la experiencia que se presume definitiva: la Realidad Virtual, que se puede realizar junto con este control. Ace Combat 7 tiene misiones destinadas a jugar con los cascos de Playstation VR, con sus propios objetivos y localizaciones. Y la primera impresión, la verdad, no deja a nadie indiferente.

Ace Combat 7 es de los juegos que exige cierta experiencia ya con la realidad virtual de Sony. Al igual que un Resident Evil 7, son títulos que pueden marear en sus primeras sesiones ya que no son bastante más exigentes que otras propuestas, como Astro Bot. En todo caso, lo sorprendente es como nos sentimos dentro de la cabina de nuestro avión, con el cuadro de mandos y el joystick moviéndose de la misma manera que movemos el T.Flight Hotas 4. Pasa lo mismo con el mando de potencia, algo que aporta un extra de inmersión.

Una vez despegamos y nos vamos haciendo con la cabina y el control, nos damos cuenta que hay una serie de elementos muy cuidados en la experiencia virtual. Desde la velocidad de despegue y aceleración, hasta cierta sensación de vértigo cuando caemos en picado hacia el mar. También la molestia por los reflejos y rayos de sol que entran por algún costado de la cabina. Aunque a nivel de resolución se pierde detalle respecto el juego en su formato estándar, es divertido y toda una experiencia empezar a acertar objetivos, perseguirlos y sobre todo derribarlos mientras controlamos cada vez mejor el vehículo a través del Flight Stick. Cierto que al principio cuesta adaptarse -sobre todo porque con los cascos es mejor que antes te hayas familiarizado al máximo con cada botón y acción del Hotas- pero la combinación de elementos le aportan un plus al ya de por sí notable Ace Combat 7.

No es que sea un modo muy prolífico, ya que hay tres misiones, una modalidad libre y la posibilidad de movernos por el hangar, pero sí bastante rejugable porque en este caso, más allá de las misiones en sí, lo divertido es rejugarlo e ir mejorando dentro de una experiencia que tiene su gancho en lo que propone más que en su desarrollo. Dos misiones totalmente aéreas, otra ayudando a aliados a ras de suelo y un jefe final como colofón en la última de ellas son poca cosa, pero un primer acercamiento a una modalidad que seguro veremos explotar en el futuro.

En definitiva, estamos ante una experiencia ideal para los amantes de los juegos de aviación que, eso sí, tiene las limitaciones propias de un género que no se ha extendido tanto en esta generación (en la anterior pudimos ver un par de Ace Combat, un nuevo IL-Sturmovik…) y eso supone una inversión importante para el Flight Stick, que se mueve alrededor de los 80 euros de precio. En todo caso, hay nombres como los Eve: Valkyrie o Elite Dangerous comptabibles entre otros y se trata de un accesorio totalmente opcional y premium pensado para quienes quieran disfrutar de la propuesta de la mejor de las maneras. Y realmente en esta perspectiva, la combinacion es muy potente a pesar de ser bastante específica.

Ace Combat 7: Skies Unknown

Ace Combat 7: Skies Unknown, desarrollado por Project Aces y distribuido por Namco Bandai Games para PCPlayStation 4 y Xbox One, representa el regreso de la popular saga de simulación aérea con gráficos fotorrealistas y aviones de guerra nunca antes vistos.

Ace Combat 7: Skies Unknown

Cosas nuevas

Por fin estoy aquí! Después de casi cinco años viviendo en Berlín, trabajando, aprendiendo inglés y viviendo el sueño europeo termino una etapa y empiezo otra. Una etapa nueva en Madrid que empiezo con ...