Degrees of Separation
Degrees of Separation
Carátula de Degrees of Separation

Degrees of Separation, análisis

Historia de amor narrada en clave de puzles protagonizada por una princesa de verano y un príncipe de invierno

Érase una vez una princesa de verano y un príncipe de invierno que vivían en reinos antagónicos. Un buen día, sintieron cómo una misteriosa amenaza se cernía sobre sus mundos y siguieron su instinto. En el camino, se encontraron. Ember (“Ascua”) y Rime (“Escarcha”) prosiguieron su aventura juntos y, a la vez, separados por una barrera invisible que les impedía tocarse. Con sus respectivos poderes de calor y frío, la pareja conformó un dúo imbatible con el que vencían los obstáculos que se anteponían en su periplo, mientras descubrían un amor a prueba de temperaturas. En Degrees of Separation, jugamos la historia de Ember y Rime, quienes puzle a puzle construyen un romance que, a su vez, es una fuerza de la naturaleza que no conoce límites, ni siquiera el de la extraña maldición que pesa sobre los amantes.

Degrees of Separation es un cuento de hadas editado por Modus Games y diseñado por Moondrop, un estudio indie noruego que aspira a crear títulos “interesantes, bellos y respetuosos hacia los jugadores”, como indican en su propia página web. En su catálogo hallamos Kesper’s Keep (2011), galardonado en los Premios Nacionales de Noruega por su sistema de juego. En esta aventura de puzles, un monje explora una enigmática mazmorra en la que deberá resolver rompecabezas basados en la iluminación y los tonos de colores. Amphora (2014) propone una narrativa guiada a través de puzles basados en la física. Con Degrees of Separation —disponible para PC, PS4, Xbox One y Nintendo Switch, Moondrop luce de nuevo su creatividad a la hora de confeccionar mecánicas que sirvan a la narración. A su fórmula se suma el guión de Chris Avellone, consagrado escritor que ha brillado con Pillars of Eternity, uno de los videojuegos de rol más aclamados, y Fallout: New Vegas, RPG postapocalíptico ubicado en el Mojave.

Amor a prueba de temperaturas

Degrees of Separation relata la historia de amor entre dos protagonistas opuestos y de cómo dicha oposición es el eje sobre el gira su atracción. Ember y Rime se reúnen para investigar qué amenaza se cierne sobre sus reinos, pero una barrera mágica que mantiene sus mundos separados les impide tocarse. Sin embargo, esto no les impide cooperar para superar las dificultades que se anteponen a su camino.

Degrees of Separation retrata el amor siguiendo las pautas de los cuentos de hadas clásicos: una atracción que nace a primera vista y que brinda a los amantes de un poder que les hace sentirse invencibles. Pese a la maldición de la barrera, el amor entre Ember y Rime se fortalece a cada puzle superado, si bien no olvidan la desgracia de no poder alcanzar el contacto físico. Sin embargo, Degrees of Separation no se queda en la idealización superficial de un romance: las mecánicas de cada nivel sirven de alegoría a diferentes facetas de una relación sentimental; la compenetración, la crisis, el equilibrio entre el espacio compartido y el personal…

Ember y Rime recorren un mundo construido por bosques, minas y ruinas antiguas, con vestigios de una magia cuyos secretos desean descubrir. La pareja, separada por una barrera resplandeciente, lleva sus respectivos mundos consigo, que afectarán a la naturaleza según les situemos en pantalla. Así, el área veraniega de Ember despertará los géisers, hará fluir el agua y encenderá los farolillos. En cambio, el invierno de Rime congelará las aguas, convertirá tocones en bolas de nieve y apagará géisers y farolillos. Con esto en mente, los jugadores deberán combinar los poderes de cada amante para abrirles paso en un camino plagado de estructuras compuestas de cuerdas, poleas y plaformas que pondrán a prueba la coordinación de la cálida princesa y el gélido príncipe.

Tras una fase de introducción que nos dará a conocer a Ember y Rime y sus mecánicas básicas, el dúo llegará a un castillo que les dará acceso a diferentes mundos. En cada uno de ellos, obtendrán una habilidad especial que reinventará el sistema de puzles y hará evolucionar la relación de los amantes. Por ejemplo, en Las Montañas Calcinadas, un mineral provocará una explosión entre los jóvenes cada vez que se acerquen, y éstos saldrán disparados hacia direcciones opuestas —¿metáfora sobre las discusiones de pareja, quizás?—. Asimismo, en el Bosque Trepador, Ember y Rime podrán solidificar la barrera que les separa y así utilizarla de puente, que puede interpretarse como el apoyo mutuo que se dan los enamorados. Ember y Rime descubrirán en cada zona una habilidad nueva que les permitirá conocerse mejor, mientras los jugadores hallan desafíos nuevos en cada nivel. De esta manera, Degrees of Separation no sólo mantiene la frescura en su diseño lúdico, sino en una narrativa que se desenvuelve en cada puzle con la que Ember y Rime forjan un romance lleno de pasión, dudas y temor ante lo desconocido.

En cada nivel de Degrees of Separation, incluido el propio Castillo, hallaremos una serie de bufandas cuya obtención se resolverá a través de un puzle. Antes de acceder a la siguiente fase, deberemos acumular un número determinado de dichas prendas para poder abrir la puerta. Al lado de cada estructura que custodia una bufanda, se sitúa un dólmen en el cual nos podremos metamorfosear en mariposa para trasladarnos al siguiente. De esta manera podremos proseguir el camino si nos vemos atascados en un puzle, y revisitar lugares ya descubiertos para intentar de nuevo solucionar un rompecabezas que se resiste.

Cuento de hadas para dos

Degrees of Separation es una aventura de puzles que, si bien incluye opción de partida en solitario, está diseñada para ser jugada entre dos. En pareja, es sencillo poner en común las ideas y dar con la solución a puzles bastante elaborados y de dificultad ascendiente. Asimismo, dos jugadores pueden coordinarse y sincronizarse más fácilmente, lo cual será muy necesario en algunos rompecabezas. Al jugar en solitario, la experiencia puede resultar más ortopédica al tener que estar cambiando de personaje constantemente y, sobre todo, si contamos con una habilidad especial que requiere activarse y desactivarse con asiduidad, como la capa inhibidora de poderes.

Pero el modo cooperativo —por el momento, local, si bien Moondrop han asegurado en Steam que están trabajando en su modo online no sólo resulta más satisfactorio a nivel de jugabilidad. El diseño multijugador en Degrees of Separation es una herramienta casi esencial para contar la historia de amor entre Ember y Rime. Al margen de la relación real entre los dos jugadores, a través de sus dedos sentirán el vínculo entre los dos protagonistas y, al igual que ellos, deberán poner en marcha la estrategia para continuar su periplo. Cada puzle está pensado para que el rol de cada jugador sea vital y ambos participen en la misma medida; ni Rime lidera sobre Ember ni viceversa. El mensaje tangible en Degrees of Separation no es otro que un romance es cosa de dos, y que las diferencias de cada uno pueden combinarse para formar un tándem formidable.

Recorrer todos los mundos de Degrees of Separation conllevará unas 5-7 horas, según la capacidad resolutiva de cada cual. Cada puzle requerirá hacer un alto en el camino para discurrir su solución, lo cual puede resultar estimulante para los amantes del género. No existe el tiempo límite ni el peligro, con lo que el espacio para la reflexión queda muy favorecido. No obstante, el mayor sinsabor que nos deparará la aventura será toparnos con el posible y desagradable fallo técnico que nos expulsará del juego y corromperá la partida.

Delicadeza de cuento de hadas

Degrees of Separation transmite su código de cuento de hadas a través de un precioso apartado artístico, con dibujos muy delicados y un especial cuidado en cada detalle de unos escenarios que, por otro lado, no presentan una variación demasiado estridente. La diferencia entre el mundo de Ember y el de Rime queda muy diferenciada por la paleta de colores y la iluminación correspondiente al verano y al invierno. La elegancia visual también se manifiesta en la animación de dos protagonistas que se mueven con una suavidad etérea.

La música, compuesta de canciones suaves y dulces en las que los instrumentos de viento cobran relevancia, evoca un mundo de fantasía en el que cada rincón es un misterio que aguarda a nuestro dúo para ser descubierto. La narración de cada episodio de Ember y Rime lleva la voz de Kira Buckland (2B en NiEr Automata), quien relata con esmerada dulzura unos textos redactados con un buen sentido literario, y cuya riqueza ha sido bien trasladada a través de una localización excelente.

Degrees of Separation es ese hermoso cuento de hadas que podemos jugar antes de dormir y, a ser posible, en pareja. A través de él, viviremos una historia de amor que no sólo se queda en la idealización, sino que explora sus aspectos más maduros.

Este juego ha sido analizado en su versión para PS4.

(Final)

CONCLUSIÓN

Degrees of Separation es un cuento de hadas narrado en forma de puzle. En él viviremos la historia de Ember y Rime, una princesa de verano y un príncipe de invierno que se reunirán para resolver la amenaza que se cierne sobre sus reinos. Separados por una barrera resplandeciente que les impide estar juntos, la pareja deberá combinar sus poderes para resolver rompecabezas que bloquearán su camino, a la vez que recolectan bufandas que les abrirá la puerta a los siguientes niveles. En cada fase, Ember y Rime obtendrán una habilidad especial que propondrá mecánicas nuevas a la partida y que, a la vez, sirve de alegoría para explorar diferentes fases del amor: la compenetración, la crisis, la importancia del espacio personal. Así, este juego es mucho más disfrutable en cooperativo que en solitario, ya que el mismo juego está diseñado para fomentar la cooperación y los lazos afectivos que se establecen a través de ella.

LO MEJOR

  • Una hermosa historia de amor
  • Sistema de puzle muy original y que se reinventa con cada nivel
  • Cada puzle sirve a la narrativa y a la faceta del amor que representa
  • Bello apartado artístico
  • Dificultad ascendiente y justa

LO PEOR

  • El modo solitario resulta ortopédico
  • Fallos técnicos que corrompen la partida
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

The Boys, la serie y el cómic

Al contrario de lo habitual, comencé The Boys por la serie de Amazon y creo que ha sido una suerte porque la he disfrutado muchísimo. Me ha gustado tanto que después me he lanzado a por el cómic y en una semana he leído más de cincu...