Personas carismáticas

Los personajes de Anthem no son cáscaras vacías

Bioware toma un camino distinto para su próximo juego al pasar del rol a la acción RPG, pero su buen hacer en la construcción de personajes permanece.

Muchos jugadores se han llevado las manos a la cabeza cuando supieron que Bioware iba a hacer un juego de acción RPG. Al fin y al cabo, la desarrolladora se ha labrado su nombre en el género del rol con títulos como Mass Effect, Star Wars: Caballeros de la Antigua República y Jade Empire, por citar algunos. Dichos juegos no solo tienen un buen argumento, sino que nos presentan una serie de personajes creíbles, con emociones y bien construidos. Son adjetivos que no son habituales en un juego de acción donde el objetivo es el grindeo con compañeros, es decir, el repetir una y otra vez misiones, mazmorras y otras actividades multijugador para conseguir mejor equipo. Sin embargo, en la demo de Anthem (nuestro compañero Alejandro Castillo pudo jugar más al probar las primeras horas) nos hemos encontrado con que parte del ADN de la compañía permanece. Fuerte Tarsis, el poblado hub desde el que conseguimos misiones, personalizamos nuestra Alabarda y tenemos conversaciones, no solo está repleto de personajes; en él viven personas.

Zoe, Matthias, Amal... No son meros dispensadores de misiones

La cadena de misiones disponible en la demo de Anthen no era demasiado profunda: una mezcla de científico y mago que acabábamos de conocer buscaba una reliquia del pasado que podría servir para conocer mejor el mundo del presente. Pero tras encontrar el artefacto, Matthias, quien nos encomendó ir a acabar con alienígenas y bichos de todo tipo para llegar hasta él, lo coloca en una extraña máquina y sucedió lo peor: el poder del objeto dividió a Matthias en tres personas, cada una con un aspecto de su personalidad. De repente, la pantalla se llena de tres personajes idénticos visualmente discutiendo sobre qué van a hacer, pero cada uno afrontando la situación de manera muy diferente: uno se lo toma como si fuera la mayor tragedia del mundo, otro mantiene la esperanza de que podrá solucionarse, y el último da visos de bromear con lo hilarante de la situación.

Tras volver de una misión sabemos que uno de los Matthias está a punto de desaparecer debido a la división; el mismo fin le espera a los otros dos si no se soluciona el problema. La siguiente vez que nos reunimos con él sabemos que uno de los Matthias, el más preocupado por todo lo ocurrido, ha desaparecido. Eso nos lleva a conocer a Aruna Kaule, quien nos dice infinitamente preocupada que el Matthias que falta ha salido al peligroso mundo exterior, más allá de Fuerte Tarsis. Al volver del rescate, sabemos por qué estaba tan preocupada: Aruna, al igual que el trío que ha armado todo este lío, es una obsesionada por su trabajo, por arrojar luz a las incógnitas del mundo. Ambos intentaron mantener una relación años atrás, pero el workalcoholism de ambos impidió que fueran capaces de aguantarse el uno al otro. La trama no se desarrolla más en la demo, pero parece que profundizará más en las diferentes personalidades personificadas de este curioso personaje.

Uno de los personajes que más gustó en la demo fue Zoe. Al principio solo sabemos de ella que es la encargada de reparar las Alabardas (las armaduras con las que los Libranceros salen al exterior de Fuerte Tarsis) y de mejorarlas. Pero cada vez que volvemos de una actividad pasamos un rato hablando con ella, y la vamos conociendo poco a poco. Primero descubrimos que no nació en la fortificación, sino que viene del exterior; un cataclismo arrasó el lugar donde vivía, y es una de las pocas supervivientes. Poco después sabemos que su amor por las alabardas no viene solo de su gusto por la mecánica, sino por una preocupación sincera por cada uno de los freelancers que se encargan de proteger a la raza humana. Al final, descubrimos que esa preocupación nace de que lo que más le importa del mundo es su hijo. Acaba contándonos que su hijo le dijo que quería ser Librancero, y que a ella le preocupaba y le parecía una locura. Hablando con ella, la convencemos de que es un trabajo tan digno como cualquier otro, y mucho más emocionante que el resto de actividades con las que uno se puede ganar la vida en el fuerte.

Jak el Afortunado es otro librancero. Cuando lo conocemos da la sensación de ser un prototipo de soldado guapo y chulesco, pero conforme hablamos con él nos damos cuenta de que esa expresión continua de felicidad oculta detrás un lado oscura: una vida de freelancer repleta de traumas, de veces que ha visto pasar por delante toda su vida y de dejar atrás, en el campo de batalla, a muchos compañeros. Pero eso son detalles sobre los que pasa rápidamente en sus conversaciones, en las que suele pedirnos recomendación sobre qué misión realizar y de la que nos cuenta después lo ocurrido; normalmente, con situaciones hilarantes y animales monos de por medio.

El último de los personajes que nos ofreció conversación en Fuerte Tarsis es Amal, el camarero de la mezcla de pub y tetería que hay en los bajos fondos de esta comunidad. Nos presentaba distintos dilemas en apariencia poco profundos, pero la situación siempre se le iba de las manos. Por ejemplo, una vez nos decía que tenía una nueva y misteriosa vecina que le había pedido recoger un paquete si ella no estaba en casa; le dijimos que lo recogiera por ser amable. Al final, asaltaron su casa buscando el paquete, y Amal acabó matando al intruso, pidiéndonos de nuevo opinión sobre si debía llamar a las autoridades o deshacerse del cadáver.

Como era de esperar en una demo, no hemos podido conocer en profundidad a ninguno de los personajes, pero ya es más de lo que esperábamos: había personajes que conocer. Al contrario que Destiny y similares, donde la función de esos caracteres es la de desplegar un menú donde comprar contratos, canjear engramas y obtener objetos, en Anthem se presenta una personalidad con la que empatizar, con la que divergir o a la que querer. Algo con los que pocos, por no decir ninguno, de los juegos del género cuenta.

Anthem, que saldrá el 22 de febrero para PS4, PC y Xbox One, cambiará su territorio a lo largo del tiempo gracias a los cataclismos, añadirá nuevos monstruos que derrotar y misiones que cumplir. Sin embargo, son personajes como estos los que convierten un territorio interesante en un mundo creíble.

Anthem

Anthem, desarrollado por Bioware y editado por Electronic Arts para PC, PlayStation 4Xbox One, es un título de rol y acción de mundo compartido protagonizado por los Freelancers, unos cuantos valientes con el valor suficiente para dejar atrás la civilización, explorar un paisaje de belleza primitiva y enfrentarse a cualquier peligro. Hasta cuatro jugadores podrán formar un equipo heroico para acabar con los peligros que descubran. Aprovecha un arsenal de exotrajes Javelin, cada uno equipado con habilidades y armas únicas. Personalízalos con los equipos que encuentres y construyas y utilízalos para volar, saltar y trepar por un mundo abierto contiguo. Haz frente a enormes acontecimientos que alterarán el mundo, como las tormentas Shaper. Lucha contra bestias salvajes y saqueadores despiadados. Indaga en ruinas olvidadas en tu búsqueda de la forma de derrotar a las fuerzas que conspiran para dominar a la humanidad.

Varios héroes se unen para vencer unidos: Anthem ofrece una experiencia social interconectada. Únete hasta a tres jugadores más en aventuras cooperativas que premian tanto el trabajo en equipo como las destrezas individuales. La alabarda que escoja el jugador definirá su contribución y su papel estratégico dentro del equipo. Emprended una expedición juntos u ofrece un contrato a tus amigos para que te ayuden con los desafíos más complejos. A medida que explores, descubrirás una historia cautivadora repleta de personajes memorables y únicos. Un emparejamiento fluido e inteligente garantizará que encuentres de forma rápida y fácil a otros jugadores con los que sumergirte en esta aventura. 

Tendrás a tu disposición un arsenal de exotrajes personalizables: como librancero, accederás a tu colección cada vez que entres al mundo y podrás seleccionar una potente alabarda, un exotraje acorazado diseñado para conferir a su portador unas increíbles habilidades ofensivas y defensivas. Usa armas potentes y poderes devastadores. Supera los ataques más contundentes como si nada. Desplázate a una velocidad increíble, surca los cielos o recorre las profundidades acuáticas con seguridad. A medida que juegues, tus habilidades como piloto de alabarda mejorarán, así como las capacidades de combate y desplazamiento de tus exotrajes.

Personaliza tus alabardas para exhibir tus hazañas: conforme subas de nivel y venzas a poderosos enemigos, acumularás botines y completarás logros del juego que desbloquearán fantásticas opciones de personalización para convertir tus alabardas en testamentos visuales de tus habilidades y proezas.

El motor Frostbite te permite explorar una tierra cambiante llena de riesgo y misterio: en el espectacular mundo abierto de Anthem, en constante evolución, estarás a merced de las situaciones, los peligros y los enemigos más impredecibles. Puesto que se trata de una experiencia viva, Anthem cambiará y evolucionará con el tiempo: aparecerán historias, desafíos y eventos nuevos. Este mundo es tan bello como letal y cada nueva expedición en la que te embarques con tu equipo de libranceros te supondrá un reto estratégico.

Anthem

¿Pueden los pelijuegos ser DIVERTIDOS?

Se ha debatido mucho en este foro sobre los denominados despectivamente "pelijuegos". Juegos con una alta carga narrativa que supuestamente arruina la experiencia jugable. Hasta tal punto que impiden cualquier diversión. Como si la parte narrativa fuera la parte negativa que restara de la parte...