Más allá del juego

Kingdom Hearts 3 y su alto valor contemplativo

Kingdom Hearts 3
Kingdom Hearts 3

Un videojuego que no solo se disfruta por su variedad de mecánicas y situaciones; es un título que se disfruta también dejándose llevar por lo que ves.

Este artículo está libre de spoilers argumentales de Kingdom Hearts 3.


Ahora que han pasado unos días desde el lanzamiento del esperado Kingdom Hearts 3, son ya millones los jugadores que están calmando sus ansias con la última iteración de la saga de Nomura, un videojuego con sus filias y sus fobias, como no podía ser de otra manera, pero que entre todas sus virtudes se encuentra también aquella que puede apelar a los que nunca hayan dado una oportunidad a la franquicia: su valor meramente contemplativo.

Ver con los ojos de un niño

Porque sí, hemos hablado largo y tenido en artículos, podcast y conversaciones en foros sobre cuál es el orden correcto para jugar la franquicia… sin llegar a un consenso claro. Quizá el problema no es tanto de los usuarios como de la propia Square Enix, que no se casó con una plataforma concreta sino que desglosó el rico universo de la franquicia en diferentes títulos aparentemente spin-off… que al final del día se antojan imprescindibles para entenderlo todo.

Pero Square Enix también es consciente de que jugarlo todo —todo— en 2019 puede llevarnos decenas, quizá un par de cientos, de horas… y eso es un riesgo que no todo el mundo está dispuesto a pasar. Por ello han incluido cinco vídeos de cinco minutos cada uno en el propio Kingdom Hearts 3 para resumir la historia hasta ahora; por eso la historia de esta tercera parte numerada se narra como lo hace, con tantas explicaciones y redundancia en algunos aspectos. Todo ello con la voluntad de no dejar flecos en el camino, que todo el mundo pueda por encima de todo disfrutar del viaje.

Y qué viaje.

Permitidnos decir que no, no es necesario ni tampoco tan recomendable haber jugado todas las entregas previas de la serie para disfrutar Kingdom Hearts 3, y eso es un mérito mayúsculo para la compañía japonesa al haber logrado congeniar una historia que se ha contado de manera posiblemente mejorable con un mundo bello que entra por los ojos. La última aventura de Sora hasta ahora es también el videojuego que todos quisimos tener en nuestra infancia de Toy Story; es la película de Piratas del Caribe que muchos soñaron poder jugar de esta manera; es la oportunidad de revivir películas como Frozen o Big Hero 6 sin poder pestañear.

Mezcla de estilos artísticos, constante sorpresa

Existen videojuegos bonitos, existen videojuegos con un apartado artístico preciosista, otros que abogan por rozar el fotorrealismo gracias a su alto presupuesto. Kingdom Hearts 3 lo hace absolutamente todo… y lo hace de manera acertada. No bastaba con tener las licencias, había que ejecutarlas. Nomura reconoció en una entrevista que le llevó 10 años conseguir la aprobación de Pixar, por eso ha sido imposible hacer lo propio con franquicias como Star Wars. Pero una vez supieron lo que iban a tener sobre la mesa, el camino a seguir era muy claro: exprimir al máximo cada licencia.

Kingdom Hearts trata de emocionar a través de sus pequeñas historias autoconclusivas; esta entrega lo hace también por el componente de simplemente sentarte y mirar, observar cómo se presentan instantáneas una detrás de otra con la firme candidatura de ser el fondo de escritorio de tu ordenador.

Además, lo lógico hubiese sido pensar que esa casi decena de mundos de Disney fuese a compartir ciertos aspectos artísticos y gráficos, pero no. Poco o nada tiene que ver la construcción tridimensional de Piratas del Caribe con la de Toy Story; ni qué decir tiene la de Monstruos S.A.

Al final, cuando pasan las horas, te das cuenta de que no se ha adaptado cada mundo de Disney a Kingdom Hearts 3; es al revés, es el propio título el que ha sabido ser flexible y adaptarse en lo visual y en lo jugable para que parezca que jugamos esa película. Por eso, cualquier seguidor de estos clásicos de la factoría cinematográfica podrá sentarse y disfrutar de esas historias mientras el título se molesta en ir haciéndonos entrar en materia, poco a poco.

Un videojuego sin prisa, pero sin pausa; que se juega, pero que también se contempla.

Kingdom Hearts III

Kingdom Hearts III, desarrollado y distribuido por Square Enix para PlayStation 4 y Xbox One, representa el regreso de la popular saga de rol y acción protagonizada por personajes de Square Enix y Disney. Una historia de amistad y del conflicto entre la luz y la oscuridad en la que Sora y sus amigos se embarcan en una peligrosa aventura. Ambientado en una serie de mundos de Disney y Pixar, Kingom Hearts III narra el viaje de Sora, un joven que descubre inesperadamente que posee un poder espectacular. Con la ayuda de Donald y Goofy, Sora lucha para evitar que una fuerza maligna conocida como los sincorazón invada todo el universo. Sora, Donald y Goofy unen fuerzas con personajes de Disney-Pixar nuevos y ya conocidos para superar enormes desafíos y plantarle cara a la oscuridad que se cierne sobre sus mundos. Embárcate en una aventura por el universo Disney. Viaja por los distintos mundos de Disney y Pixar para protegerlos de la invasión de los sincorazón y entabla amistad con los héroes de Toy Story, Mostruos, S.A., Big Hero 6, Enredados, Hércules y muchos más.

Kingdom Hearts III