Ben Heck

Un fan diseña un DualShock 4 para jugar con una sola mano

La creación de Ben Heck
La creación de Ben Heck

A pesar de no ser oficial de Sony, la idea está teniendo mucho reconocimiento y eleva las alarmas para que la compañía japonesa haga un producto así.

Las personas discapacitadas también tienen derecho a jugar a videojuegos. La democratización del medio y la adaptabilidad del mismo son una tarea pendiente para todas las compañías, donde solo Microsoft ha dado pasos en frente con su Xbox Adaptive Controller. Pero Ben Heck, un experto en la modificación de hardware y periféricos, ha querido tener un gesto con los usuarios de PlayStation —plataforma mayoritaria en esta generación con más de 94 millones de jugadores— y ha creado un DualShock 4 que se puede jugar con una sola mano.

De la necesidad a un hecho

Para elaborarlo ha tenido en cuenta dos cosas: diseño y materiales de construcción. Lo primero es fundamental para poder redistribuir el esquema de control a uno que sea más fácil y cómodo de cara a su uso con pocos dedos, incluyendo gatillos, cruceta y botones de acción. Todo, con una sola mano.

Por otro, el uso de plásticos y masilla para moldear lo que posteriormente quedaba impreso tal como vemos en este prototipo del vídeo. A pesar de que reconoce haber tenido problemas eléctricos para que todo funcionase como es debido, el resultado bien merece nuestra atención.

Está por ver si Sony da el paso definitivamente y se atreve a ofrecer una alternativa de control para los numerosos jugadores de videojuegos con algún tipo de discapacidad en sus extrememidades superiores.

Xbox Adaptive Controller, detonante de la necesidad de un cambio

El caso de Microsoft sirve como ejemplo de que sí se pueden hacer este tipo de cosas desde una gran empresa, que todo es una cuestión de voluntad porque sí hay un público ahí fuera que espera este tipo de controladores. Kevin Marshall y Mark Weiser, diseñadores en Microsoft, presentaban el pasado mes de julio el Xbox Adaptive Controller. «Era muy importante crear una experiencia empoderante para los jugadores con limitaciones de movilidad, haciéndoles sentir capaces de abrir el dispositivo por ellos mismos», indicaban.

Su construcción es muy sencilla: dos grandes botones de acción que ocupan gran parte de la superficie, como si se tratara de la mesa de mezclas de un DJ. El caso del mando de Microsoft es de 89,99 euros y está disponible en todo el mundo desde el pasado mes de septiembre.