BeTech: noticias de tecnología

UBER

Las restricciones de Uber y Cabify en Cataluña podrían terminar con su cierre

uber

Dos nuevos decretos podrían cambiar las leyes que regulan el uso de los servicios VTC en la comunidad autónoma.

La llegada de las empresas VTC ha suscitado la aversión de los servicios de transportes desde el primer momento. Las diferencias entre las condiciones de trabajo entre unos y otros. Son muchos los que piden una regularización de las leyes para una convivencia, pero en Cataluña tienen otros planes con después de conocerse que dos nuevos decretos supondrán el fin de Uber y Cabify en caso de que se acepten.

¿Adiós a Uber y Cabify en Cataluña?

Ni el aumento de precio de Cabify supuso una bajada de los usuarios que utilizaron el servicio. Tanto esta como Uber son las apps que más se utilizan en caso de que el servicio de taxis se pusiera en huelga y eso solo puede significar una cosa: los usuarios quieren un servicio de transportes de confianza y si uno falla tienen alternativas donde elegir y cumplir con su viaje.

Sin tituloFILE - In this Jan. 12, 2016 file photo, a ride share car displays Lyft and Uber stickers on its front windshield in downtown Los Angeles, Calif. Ride-hailing giants Uber and Lyft have launched subscription plans promising savings for trips to the gym, to work or around town. The ride-hailing companies stand to gain by increasing customer loyalty in a competitive market and securing more predictable revenue at a time when both companies are heading to an initial public offering. (AP Photo/Richard Vogel, File)

Por todos es sabido que los taxistas y los VTC no se llevan especialmente bien, pero es cuestión del Gobierno encontrar una solución para que la convivencia mejore. Algo completamente contrario es lo que está sucediendo con el Gobierno autonómico de Cataluña, donde se está planeando nuevas restricciones de Uber y Cabify que podrían acabar con su cierre.

Según indica El Confidencial, el consejero de Transportes, Damià Calvet, tiene muy claro el plan de actuación. Solo se necesitan dos documentos para conseguir que ambas aplicaciones se retiren casi de forma definitiva de la comunidad autónoma. Estos establecen una serie de medidas de lo más contundentes, como que un usuario podrá contratar un Uber o Cabify cada 6 u 12 horas.

En el caso de Barcelona existe otra serie de reglas que también deberán acatar los conductores de estos vehículos. Deberán registrarse y cada uno tendrá un dispositivo que los localice y controle el número de servicios contratados. En definitiva, como un taxímetro para controlar todos y cada uno de los movimientos de los usuarios.

Restricciones aún por definir

No cabe duda de que se trata de un duro golpe para las compañías que prestan estos servicios. La más potente es la que establece las horas entre contrato y contrato para los usuarios, pero todavía hay cosas que se tienen que definir como las horas de trabajo, días de descanso o las tarifas que se aplican. ¿Seguirán el ejemplo de Cataluña el resto de comunidades?.