Civilization VI
Civilization VI
  • Plataforma PC, NSW, IPD, IPH
  • Género Strategy, Turn Based
  • Lanzamiento 16/11/2018 (NSW)
    21/10/2016 (PC)
    22/12/2017 (IPD)
    05/10/2018 (IPH)
  • Desarrollador Firaxis Games
  • Texto Español
  • Voces Español
  • Editor 2K Games
  • +18
Carátula de Civilization VI
  • 9

    Meristation

Civilization VI, conquista el mundo desde cualquier rincón

Analizamos esta nueva versión de Nintendo Switch del excelente título de estrategia por turnos de PC ¿Está a la altura de las expectativas de la saga?

La historia es borrosa en numerosos puntos. Por ejemplo, poco se ha escrito sobre cómo Cleopatra, gracias a su alianza con Ghandi, acabó con el ejército vikingo del norte que asediaba día y noche sus tierras desde el mar. Tampoco cómo consiguió Felipe II de España hacer de Bilbao un centro neurálgico de las rutas comerciales en apenas la Edad Media, usando el Coliseo como principal punto de interés turístico y emblema cultural de España. Quizás debimos haber atendido más en clase de historia, o quizás son el tipo de cosas que solamente ocurren en Civilization.

Fundadores del nuevo mundo

Desde su concepción hace 27 años, la serie Civilization siempre se ha permitido hacer malabares con su componente histórico en pos de ofrecer una experiencia jugable de estrategia satisfactoria y envolvente. En 2016, Civilization VI volvió a dejarnos ser creadores de nuestras propias historias. Forjar ejércitos, construir ciudades, dar nacimientos a grandes nombres… para en última instancia, alzarnos con nuestro imperio y dominar el planeta.

Un par de años más tarde, este excelente título llega a la híbrida de Nintendo. Más completo, con una legión de fans y de buenas críticas a sus espaldas, y dispuesto a deleitarnos con ese sano vicio del “solo un turno más”. Esa consigna casi publicitaria que ya acompaña a la saga desde hace tiempo y que hace gala del componente adicitivo del juego. Una vez metidos en faena, es difícil dejar la partida.

Las bondades de este titulo ya las comentamos extendidamente en nuestro análisis y es un placer revisitarlas de nuevo poder afirmar que siguen intactas. Para el lector desinformado, vale bien conocer que Civilization VI es un juego de estrategia de tablero por turnos. En el cual tomamos el papel de un líder histórico y de su imperio, que gestioneraremos y haremos crecer a lo largo de las diferentes eras de la historia.

Cada turno se compone una serie de acciones que podremos llevar a cabo con nuestras unidades. Más allá de las directrices de sobrevivir y expandirnos, el desarrollo que queramos llevar en nuestra partida es decisión propia. Podemos explorar el mapa en busca de recursos y establecer contacto con otras civilizaciones, usar trabajadores para construir mejoras en las casillas que componen nuestras ciudades, combatir contra enemigos y mucho más. En cada turno, además, ocurren una serie de eventos pasivos que vamos marcando cada ciertos turnos para enfilar nuestro progreso. Podemos investigar nuevas tecnologías, establecer principios de cara a modificar nuestro gobierno, o meternos en la producción de todo tipo de proyectos, desde un puerto para nuestra ciudad o un centro de ocio hasta una unidad de caballería. Nuestra civilización se irá adaptando al paso del tiempo y de las eras, permitiéndonos actualizar ejércitos, tecnologías y construcciones.

Historia, guerra, cultura, religión, evolución. Uno de los principales atractivos de esta entrega es la de poder gestionar nuestra expansión como queramos. Si bien es cierto que el espíritu belicoso inherentemente videojueguil puede llevarnos a querer someter el mundo con nuestras lanzas y cañones, Civilization VI crea la posibilidad y profundidad necesarias para embarcarnos en carreras culturares o religiosas. Permitiéndonos expandir nuestro imperio gracias a las artes o el turismo y así obtener victorias más allá de las que proporciona la guerra y así poder ganar la partida.

La planificación de las ciudades es también una de las grandes protagonistas de esta sexta entrega. Cada ciudad que creamos para nuestro imperio abre nuevas puertas de cara a explotar nuestra vena urbanista. El cambio está en que la producción de los edificios, maravillas y demás arquitectura está ahora organizada por distritos que ocupan casillas del tablero. Esto nos lleva a tener que darle vueltas a la planificación de nuestra ciudad más allá de ir mirando las estadísticas que cada proyección va a sumar a nuestra ciudad. Ya que cada construcción en la que nos emprendamos ocupa un lugar físico en el mapa, aportando un valor estético y tangible que no existía antes. Hay maravillas que solo pueden construirse si nos encontramos en el terreno adecuado (Petra solo puede erigirse en casillas de desierto, por ejemplo) así como edificios que obtienen más ventajas según cómo sean sus casillas adyacente.

Una versión tan adictiva como todoterreno

La versión para Switch se lanza contando con los beneficios inherentes que tiene la propia consola. En la máquina de Nintendo, Civilization VI se convierte en una experiencia inmediata y versátil, alejada de la predisposición de sobremesa que se asocia al teclado y al ratón. Salvando los tiempos de carga iniciales, el juego gana una inmediatez que no había disfrutado hasta ahora. Poder jugar unos cuantos turnos en un rato libre entre otros menesteres y dejar la consola en reposo para continuar la partida más tarde dotan a la experiencia de la saga de una nueva filosofía, una que no está necesariamente asociada con densas sesiones frente al monitor. Aunque colocando la consola en el dock podamos replicar esa experiencia, si así lo queremos.

La entrada de la saga a Nintendo abre las puertas a un nuevo tipo de jugador: aquel recién llegado que tiene aquí su primer contacto con la franquicia. Firaxis ha pensado en ellos, y al empezar la partida podemos seleccionar entre diferentes estilos de tutoriales según si es nuestra primera vez con Civilization, con esta entrega, o con Nintendo Switch (un tutorial que se centrará en el manejo de esta versión más que en las reglas del juego en sí).

El trabajo a la hora de guiarnos durante las primeras horas es realmente excelente, y harán que los primeros compases de partida para aquellos recién llegados sean mucho menos áridos. La experiencia de Civilization VI, con sus numerosos sistemas y eventos ocurriendo de forma simultánea, puede ser muy densa. Pero el juego cuenta con una curva de dificultad suave y sabe llevarte de la mano cuando lo necesitas, permitiéndote incluso dejarte llevar por la corriente de consejos y acciones recomendadas que se te explicitan, hasta que seamos capaces de llevar las riendas. A las pocas horas de juego nos descubriremos tomando decisiones complejas, llevando la cuenta de numerosas gestiones y siendo multitarea. Las partidas en Civilization VI tienen un fabuloso ritmo in crescendo del que, se sea principiante o veterano, es dificil escapar.

Los jugadores veteranos se encontrarán con una versión que mantiene todas las virtudes del original. Se echan en falta algunos elementos, eso sí. No hay componente online como ya se venía anunciando desde hacía tiempo, y parece ser que por alguna razón la más reciente expansión “Rise and Fall” tampoco pasó el filtro de esta versión. Si obviamos estas excepciones, que hacen que no podamos hablar de la versión mas completa del título, descubrimos que los enteros los gana por otra parte.

Porque no nos encontramos con un juego falto de contenido, precisamente. Cada partida pueden alargarse decenas de horas, y teniendo en cuenta que contamos 24 civilizaciones (cada una con su líder, sus propias ventajas y producciones y unidades exclusivas), con cuatro campañas únicas muy diferentes entre sí, y con partidas muy personalizables, nuestro tiempo total con el juego puede llegar tranquilamente a los cientos de horas. Horas que en esta ocasión, no vamos a tener que pasar necesariamente frente al monitor. Civilization VI se suma de maravilla a la filosofía híbrida de Switch para permitirnos jugar al juego no solo donde queramos, también como queramos.

La saga se traslada a los botones del mando de Switch de forma muy cómoda e intuitiva. Con L y R desplegando pestañas de menús, los gatillos para el zoom y los botones frontales para hacer selecciones y como acceso rápido de ciertas acciones clave. Enfrente del televisor, es muy cómodo jugar del modo que elijamos, ya sea con mando o con los joy-con separados. En el modo portátil, la pantalla de la Switch se antoja algo pequeña en comparación con la experiencia de sobremesa, pero el buen diseño de la interfaz de juego facilita en gran medida la legibilidad. Si hemos contado que los controles del mando son intuitivos, los táctiles lo son aún más. Se nota el paso de la saga iOS en esta traslación a Switch. El juego en versión tablet es cómodo, rápido y responsivo, y de hecho el título puede jugarse enteramente con los controles táctiles, si así lo decidimos. La opción más interesante es combinar ambos controles, y crear así el estilo que sea más cómodo para nosotros.

A nivel técnico, la versión es realmente impecable. Las concesiones gráficas que se han tenido que tomar en esta versión no empañan lo que es un juego vistoso, colorido, y con un gran acabado de modelados y texturas, que además se mueve con fluidez en la máquina de Nintendo. En las horas que hemos jugado, solo hemos tenido un crasheo esporádico que nos ha sacado del título. Un detalle casi anecdótico en por lo demás una experiencia que combina cantidad y calidad, y en la que estamos deseando seguir sumergiéndonos.

CONCLUSIÓN

Dos años y varias expansiones más tarde (una de ellas recientemente anunciada en el momento en el que se escriben estas líneas), Civilization VI no solo es un juego que sigue siendo satisfactorio y que aguanta maravillosamente el paso del tiempo, sino que se reafirma como uno de los reyes del género, y en el caso que nos acontece, como uno de los pocos ports de Switch que son imprescindibles por calidad y el contenido que ofrecen. La versión de Nintendo Switch es para todos, desde los recién llegados que quieran aventurarse a una experiencia de este tipo y nunca lo han hecho por su plataforma de origen o por miedo al género, hasta los veteranos que tienen aquí una oportunidad para acceder al título en un formato increíblemente atractivo. Civilization VI en Switch es tan adictivo, profundo y complejo como siempre, pero la versatilidad e inmediatez que le suman una máquina como Switch aporta un innegable valor añadido al que es difícil resistirse.

LO MEJOR

  • Cantidad y calidad, es un juego con pulido, longevo y profundo
  • Su buen uso de tutoriales lo hacen ideal tanto para veteranos como para nuevos jugadores
  • Los controles táctiles son muy intuitivos y resultan una alternativa ideal al mando

LO PEOR

  • La IA no siempre toma las decisiones más adecuadas
  • Los veteranos echarán de menos el contenido que falta, especialmente el online
  • En modo portátil consume mucha batería, ojo con las sesiones largas
9

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.