Moonlighter
Moonlighter
Carátula de Moonlighter

Moonlighter, análisis Switch

Hola, amigo aventurero. Se que en un principio no imaginabas verte convertido en la leyenda de Moonlighter gracias a tu vocación de mercader. Sé paciente, pues todo héroe forja su leyenda a través de un duro camino.

Al caer la noche nos adentramos en la verde y viscosa bruma una vez más. Ataviados con armadura nueva, el conjunto de espada y escudo que Eris nos ha reforzado con su magia, y una buena ración de optimismo, nuestro objetivo es acabar con el guardián sin darle tan siquiera un respiro.

Pero las cosas no salen como, en un principio, habíamos programado. Los enemigos; mucho más fieros de lo que podríamos imaginar. Las habitaciones; cambiantes y reservándose nuevas trampas y desafíos para este preciso momento. El reloj corre en nuestra contra, pues estamos perdiendo un valioso tiempo mientras buscamos —sin éxito— la puerta del enemigo final. Demasiado tarde: la razón se impone y decidimos abrir un portal para no perder el valioso loot. Tras un atronador sonido, caemos de nuevo en la aldea Rynoka.

Ya en casa, hacemos inventario de lo que podemos quedarnos para mejorar nuestro equipamiento, y colocamos con mimo en las estanterías de la tienda Moonlighter valiosos artefactos con abultados —e interesantes en según que casos— precios. Al abrir el comercio los habitantes de la aldea, algún que otro forastero y, como suele pasar últimamente, ladronzuelos de poca monta en busca de atajos para conseguir la gloria, empiezan a interesarse por los artículos. Cuando anochece, con la caja registradora repleta de oro, nuestra mente —reforzada y motivada— ya piensa en adentrarse de nuevo en las mazmorras.

El camino del héroe, el destino del mercader

Con esta pequeña introducción hemos querido mostrar lo que desprende Moonlighter, un sorprendente videojuego creado por los valencianos Digital Sun que llega a Nintendo Switch tras un exitoso periplo en Steam y consolas. Si queréis saber detalles específicos acerca de esta aventura RPG —que mezcla gestión comercial, carisma Roguelite y magia Zelda Style en único producto— os recomendamos leer nuestro análisis principal.

Aquí os contaremos, a través de nuestras sensaciones con la versión diseñada para Nintendo Switch, lo que supone gestionar nuestro propio negocio y adentrarnos en las más imprevisibles mazmorras en cualquier parte, gracias a las opciones híbridas del sistema creado por Nintendo.

El argumento es sencillo: nosotros interpretamos el papel del Will, un joven con grandes —y heroicas— aspiraciones quien, para conseguir tamaña empresa, deberá gestionar el negocio familiar mientras se abastece luchando en las misteriosas mazmorras que han aparecido en unas milenarias ruinas.

Y es alrededor de estas mazmorras donde se crea, debido a las historias sobre grandes tesoros escondidos que se extienden por doquier, la bonita ciudad de Rynoka. En ella abriremos todas las mañanas nuestro comercio, venderemos objetos cada vez más valiosos (intentando ponerles un precio que ni espante a la clientela ni haga que sus ojos se conviertan en monedas doradas al ver las ofertas) y mejoraremos poco a poco nuestras instalaciones.

Nuestro papel en la aldea también es definitivo: deberemos invertir parte de nuestra fortuna en atraer la atención de nuevos mercaderes, que abrirán sus propios negocios en la ciudad permitiéndonos acceder a objetos exclusivos, forjar armas y armaduras de lo más útiles, comprar potentes concentrados y pociones, o imbuir magia a nuestro equipo para hacernos imbatibles en combate.

Una aventura de mochila y espada

Una vez preparados para el siguiente desafío nos adentraremos en las misteriosas catacumbas, momento en el que se desata el carisma Roguelite del juego que nos ocupa. Y acentuamos Roguelite porque aquí, a pesar de que las cosas se pondrán difíciles dentro de unas mazmorras generadas aleatoriamente, no habrá muerte permanente y el sistema de combate, en lugar de por turnos, se basa en uno de acción que mezcla títulos tan variados como The Legend of Zelda, The Binding of Isaac o incluso algo de Dark Souls.

El “looteo” será tremendamente importante, pues a medida que avancemos a través de las distintos pisos que componen las estancias conseguiremos artefactos de más valor, que nos permitirán sacar fastuosos beneficios en la tienda o mejorar nuestro oxidado equipamiento. Si las cosas se ponen muy feas nuestro amuleto (o un artefacto que nos permitirá más adelante abrir portales y no perder tanto progreso) nos llevará —previo pago— de nuevo a la puerta de nuestra tienda. En este momento se cerrará este adictivo core-loop. Comprar, mejorar equipamiento y aprovisionarnos con pociones para luchar y, más tarde, volver a subir las persianas del establecimiento.

Y así hasta conseguir una tienda de espectaculares proporciones, cuya popularidad harán de la aldea un lugar mucho más bullicioso, animado y, como no podría ser de otra manera viendo las imágenes que acompañan este texto, encantador. Pero todo no iba a ser de color de rosa. Hay aspectos en Moonlighter que lo alejan de ser un título redondo: su sistema de combate y sus mazmorras adolecen de falta de variedad y originalidad cuando superamos la decena de horas de juego, el potencial de la aldea no se desata totalmente (hubiese quedado genial un sistema de misiones secundarias y tareas trabajado), y los periodos de carga, aunque no son excesivos, si que rompen en determinadas ocasiones el ritmo. No obstante, estas carencias no esconden el impresionante trabajo llevado a cabo por Digital Sun durante los últimos años.

Magia en Nintendo Switch

Aquí entra la idoneidad del título que nos ocupa para el formato híbrido de Nintendo Switch. Ya sea para sesiones copiosas en nuestra TV, o para partidas cortas donde resolver algunas habitaciones y vender lo conseguido en nuestra tienda, Moonlighter es tremendamente satisfactorio en ambos casos.

Es una pena que la versión de Switch no tenga ningún añadido extra y que, pese a lo que hubiese ganado con ello, no nos permita gestionar nuestro inventario (factor también importantísimo del juego por lo limitado de la mochila y los efectos que producen algunos objetos sobre otros según su posición) por medio de la pantalla táctil.

Por otra parte, a nivel visual el título resulta realmente abrumador y precioso, más aún en la pantalla de la consola. El Pixel Art utilizado en Moonlighter parece pensado para la híbrida japonesa, pues su impresionante diseño artístico bidimensional, sus cuidadísimas animaciones y su ambientación de fantasía —que sitúan al nivel de los mejores videojuegos en su categoría— se ve aún mejor en modo portátil que el Dock.

En el apartado sonoro el listón se mantiene, con unos simpáticos y cuidados efectos, y una banda sonora a cargo de David Fenn sobresaliente. Todo ello acompañado por una correcta localización a nuestro idioma y unos subtítulos que, si ya pueden parecer pequeños en pantalla grande, cuestan leer (sobre todo las conversaciones con los aldeanos) utilizando el modo portátil.

Análisis realizado con un código para Nintendo Switch facilitado por la editora.

CONCLUSIÓN

Moonlighter es un videojuego de primer nivel creado en Valencia, con un gran apartado visual y un concepto interactivo con mucho carisma. Títulos como el que nos ocupa, RiME o el futuro Blasphemous, por poner varios ejemplos, demuestran el talento que están desarrollando muchas empresas en nuestro país. Su mezcla de gestión, acción, RPG y elementos Roguelite nos enganchan desde las primeras de cambio, a pesar de que el inicio pueda ser algo lento para determinados usuarios. La falta de variedad en determinados aspectos de su diseño de juego y pequeños detalles que podrían haber elevado aún más la producción de Digital Sun, no ensombrecen el espectacular trabajo llevado a cabo por esta desarrolladora independiente.

LO MEJOR

  • Su apartado audiovisual es sobresaliente.
  • Una combinación de géneros que funciona de forma muy original.
  • El juego se adapta como un guante a la opción portátil de Switch.

LO PEOR

  • Se echa de menos algo más de variedad y profundidad en su diseño general.
  • Los textos son demasiado pequeños y, en algunos casos, se ven borrosos en modo portátil.
8.2

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.