Cazadores de Lore

Luigi, la torpeza y la mansión encantada

Luigi's Mansion dotó de personalidad al hermano del fontanero más famoso. Un personaje que cuando cogió protagonismo, supo diferenciarse del que había sido el rey absoluto.

Luigi ha estado con nosotros desde los inicios de Mario Bros, pero no fue hasta la llegada del nuevo siglo que el hermano del fontanero más conocido del mundo tomó las riendas de su destino. A base de torpeza, miedo y humor.

El hermano pequeño. El primo. El amigo del que tenía una Nintendo en casa. O una SNES. En cualquiera de estos casos, es imposible no tenerle un cariño especial a Luigi, que acompañó a los second player de todo el mundo durante años. Un personaje que bajo el color verde de parte de su atuendo se diferenciaba a duras penas de Mario. Pero que poco a poco fraguó una historia propia. Luigi’s Mansion, disponible desde hace algunos días en Nintendo 3DS, fue el punto de inflexión para un fontanero que quiso tomar su propio rumbo. Más torpe, más miedoso y más dubitativo. Así es el espigado fontanero de mono azul y verde.

Le tiemblan las piezas. Tiene un tono de voz simpático. Y va con la cara compungida dentro de una mansión encantada. A Luigi le han regalado una enorme vivienda en un sorteo en el que no participó. Pero al poco de entrar en ella, se da cuenta que algo no va bien. Hay fantasmas. El arranque que vivimos con el juego de estreno de Gamecube es prometedor también en 3DS, donde el efecto 3D aporta una profundidad que no habíamos visto. Pero en esencia es el mismo título: es la estrena por todo lo alto de Luigi como protagonista. Una decisión arriesgada hace más de 15 años, ya que tras tres estrenos con Mario como abanderado (Super Mario Bros en NES, Super Mario World en SNES y Super Mario 64 en Nintendo 64), la compañía de Kyoto ponía en escena a su hermano.

¿Por qué Luigi? Es una pregunta interesante que los desarrolladores de Next Level respondieron en su momento. “El juego era más una aventura que un título de acción, y pensaron que con otro personaje que no fuera Mario se entendería mejor”, relata Ikebata en Wire. También añade que Luigi es “un personaje con reacciones más interesantes, se asusta con los fantasmas más de lo que lo haría Mario, seguramente”. Otro de los desarrolladores, Holliday, iba en la misma dirección: “Luigi tiene un mayor rango de emociones, es un poco más titubeante”. De hecho, se comparaba a Luigi con Mr. Bean, y razón no les falta.

En Luigi’s Mansion se nos presenta un personaje torpe, que camina con las piernas temblando, que se asusta con suma facilidad y que transmite inseguridad en sus expresiones. Pero… ¿Era así Luigi? No exactamente. Durante los primeros juegos del universo Mario, era, salvo una excepción, básicamente un clon. Ya fuera en Super Mario Bros, en Yoshi’s Island o en Super Mario World. La única vez que lo vimos protagonizando un juego fue en el educativo Mario is Missing. Pero su personalidad no se empezó a marcar hasta Gamecube. Eso sí, su primer diseño diferenciado de Mario lo vimos en Super Mario Bros 2, donde además era el personaje que más alto podía saltar, y ya hizo sus pinitos como personaje de plena entidad en los RPG tipo Super Saga junto a su hermano.

Aparecer en la carátula de Luigi’s Mansion gritando de miedo era una declaración de intenciones. Seguramente de su torpeza se decidieron a posteriori sus principales rasgos en otros juegos venideros. Para destacar estas diferencias, el juego de Gamecube y ahora de 3DS era ideal. Mario es un personaje de acción que salta desde el primer momento. De hecho, sin saltar Mario no tiene ninguna opción de vivir en sus primeros títulos 2D. Tampoco podrá terminar ninguna de sus aventuras. En cambio. Luigi protagoniza su primer juego -con el permiso del mencionado Mario is Missing- con una norma totalmente diferente: no hay botón de salto. Tampoco tiene opciones de vencer a sus enemigos con sus propias manos. Necesita del artilugio que el Profesor Fesor le entrega. Y de hecho, cuando absorbemos enemigos lo hacemos de manera descontrolada, sin seguridad.

“Luigi’s Mansion es un juego sobre fantasmas y comedia; los animadores en el desarrollo disfrutaron más con esta manera de transmitir emociones que con lo que habrían hecho con Mario”, recuerda Bryce Holliday de Next Level. Y es que como él mismo relataba, Mario “simplemente pegaría puñetazos y saltaría; tras diez horas saltando, podría ser demasiado”.

El personaje también fue objeto de teorías locas (¿O no tanto?) sobre su devenir en el juego de Gamecube. Se llegó a teorizar sobre la posibilidad que estuviera muerto. Un viaje entre fantasmas que muchos aseguraron tener una perspectiva diferente: el fantasma es el hermano de Mario. La teoría se apoyaba en un momento del juego en el que, si esperábamos a los relámpagos, podíamos ver una sombra de un Luigi colgado que, supuestamente, era el que daba a luz el personaje que controlamos. Uno de los últimos Nintendo Direct mostrando como Luigi se iba al más allá mientras se presentaba el nuevo escenario de Castlevania para Smash Bros Ultimate alimentaba el dilema vida-muerte del hermano de Mario. Aunque Nintendo ya avisó que tranquilos, que estaba bien.

Sea como sea, si hoy hablamos de Luigi en juegos de plataformas, nos viene a la cabeza que tiene la capacidad de saltar más, sí, pero también que en sprint se desliza algo más de la cuenta. Los derrapes y frenadas en Galaxy son un buen ejemplo de ello, así como su DLC propio en New Super Mario Bros U. Algo que también hemos visto en su control en diversas entregas de Smash Bros. Todo ello elementos que intentan transmitir, a través de la jugabilidad, esa sensación de inseguridad, cobardía e inestabilidad que su personalidad ha ido fraguando desde Luigi’s Mansion.

No sabemos cual será el futuro del hermano de Mario, ni qué rol jugará en Luigi’s Mansion 3. Pero una cosa está clara: seguirá navegando entre lo dramático y lo cómico, como quien tienta siempre a la muerte pero, como le ha pasado a los hermanos y primos pequeños, está obligado a sobrevivir como pueda. Y muchos lo hicimos jugando de blanco y verde. Con Luigi. Y con el mando 2 que hoy ya es un Player 1 de entidad. Y si no que se lo pregunten a Luigi’s Mansion 2.

Luigi's Mansion

Miyamoto nos vuelve a sorprender esta vez con Luigi como protagonista de su último juego, donde tendrá que ir cazando fantasmas en una vieja mansión. Destacan los gráficos y los efectos de luces y sombras.

Luigi's Mansion