NBA 2K Playgrounds 2
NBA 2K Playgrounds 2
Carátula de NBA 2K Playgrounds 2

NBA 2K Playgrounds 2, Análisis

Saber Interactive vuelve a brindarnos la vertiente más arcade del baloncesto, esta vez con el apoyo de 2K Games, que deja su impronta jugable.

El arcade deportivo ya no es lo que era, habiéndose visto superado por las propuestas más cercanas a la simulación más pura, algo a lo que ha aportado su granito de arena, por supuesto, la creciente tecnología de las últimas generaciones. Así es como PES 2019 resiste ante el gigante FIFA, o como NBA 2K19 mantiene el -en la práctica- monopolio baloncestístico, un terreno el de la canasta que probablemente era en el que más se echaba de menos una vertiente más directa y desenfadada tras la triste y definitiva desaparición de Midway, y con ella, de NBA Jam. NBA Street, a cargo de EA, trajo de vuelta brevemente aquel espíritu, pero tan pronto como vino, se fue, y cuando dábamos por perdida la fórmula, llegó NBA Playgrounds. Sin embargo, como recordamos, no estuvo a la altura que esperábamos, con carencias que lo alejaban de acercarse mínimamente a la mítica recreativa, pero obviamente, había potencial.

De esta manera, la IP de Saber Interactive llegó a las mejores manos posibles, las de 2K Games, que de esto del baloncesto saben un poco. Así, NBA 2K Playgrounds 2 sale del banquillo con las bases de su predecesor pero también con algunas señales inequívocas de quien está detrás dando apoyo y otorgando una mayor profundidad jugable aunque manteniendo la esencia arcade y exagerada en pos del espectáculo. Por fin podemos volver a exclamar aquello de ¡Boom shakalaka!

Arcade sencillo y directo, pero más profundo que nunca

A estas alturas no parece muy necesario explicar cómo son los partidos de NBA 2K Playgrounds 2, y lo que nos encontramos siguen siendo partidos entre equipos de dos jugadores cabezones con una estética completamente desenfadada que a pesar de la caricaturización de sus caracteres, son perfectamente reconocibles. Así, harán acto de presencia algunos de los mejores jugadores actuales como LeBron James -ya con la elástica de los Lakers-, Anthony Davis o James Harden, leyendas como Michael Jordan, Julius Erving o Larry Bird, y una buena pléyade de protagonistas más hasta completar un roster de cerca de 400 jugadores, a los que se sumarán unos 200 tras el lanzamiento, según han avisado desde 2K Games. Las diferencias entre ellos no eran demasiado palpables en su predecesor, ya que todos pueden machacar, incluso los más bajitos, y todos son capaces de hacer jugadas absurdamente espectaculares, pero las estadísticas particulares tienen ahora más peso.

Hay cosas que no cambian, y es que el toque arcade es evidente y la base de NBA 2K Playgrounds 2, donde los mates más exagerados son la jugada más premiada, y donde las rachas nos dan potenciadores como la posibilidad de crear una barrera de hielo en nuestra canasta, tener resistencia ilimitada durante un tiempo determinado, o incluso envenenar a los rivales, haciendo que fallen prácticamente cada tiro intentado. Sin embargo, la profundidad en mecánicas ha aumentado exponencialmente en esta secuela al añadir a la barra de resistencia, el mayor peso, como decíamos, de la resistencia.

Saber Interactive afortunadamente consigue que NBA 2K Playgrounds 2 no sea un alocado correcalles, porque está bien que se fomente el espectáculo, pero no hasta el punto de que nada de lo que veamos en pantalla tenga sentido. De esta forma, acciones como esprintar, intentar robar el balón o empujar a un rival para intentar arrebatarle la pelota consumirán esta barra, haciendo que tengamos que esperar a que se recargue para poder volver a llevar a cabo alguna de ellas. Lo que se logra es bajar un punto el ritmo de los partidos, algo que es altamente positivo para no entrar en la locura más absoluta, y a lo que también ayudan las estadísticas, que entraremos a explicar por fin a continuación.

La “simulación” -con muchas comillas- ha ganado peso en esta entrega gracias a la creciente importancia de los atributos de cada jugador, como rebote, robo, resistencia, mate o sobre todo, tiro. Sobre todo el lanzamiento porque esta vez hace acto de presencia el ya archiconocido medidor de tiro presente en la franquicia NBA 2K, aunque en esta ocasión lo hace en forma semicircular con un tramo de color verde más grande según mejor tirador sea el jugador en cuestión. Por contra, ese tramo no será verde, sino anaranjado en el caso de jugadores miembros del club de Gepeto Brothers, como diría el añorado Andrés Montes, tales como Shaquille O’Neal o Andre Drummond, por ejemplo, y con los cuales será extremadamente difícil anotar desde media o larga distancia. Además, los atributos son la base del progreso de cada uno de nuestros jugadores, los cuales por cierto, conseguiremos en sobres a cambio de balones, lo cual explicaremos un poco más adelante.

En nuestra visita a New York para asistir a la presentación de NBA 2K19, y donde también se nos habló del juego que nos ocupa, nos comentaron que querían fomentar sobremanera la especialización en cada jugador, haciéndolo progresar en sus parámetros. Finalmente podemos comprobar que en efecto así es, y dedicar tiempo y partidos a jugadores concretos hará que estos mejoren en sus estadísticas, con lo que las sorprendentemente bajas que poseen cuando los obtenemos por primera vez, van adquiriendo la forma que deben a medida que conseguimos experiencia con ellos y cumplimos ciertos desafíos que se nos propone y así, hacer que un jugador pase de la categoría Bronce inicial a la más potente, Diamante. Dicho esto, qué mejor momento que este para explicar la política monetaria de NBA 2K Playgrounds 2.

En el juego existen dos tipos de moneda, los Balones y el Oro puramente dicho. Los primeros sirven para comprar sobres de jugadores, existiendo tres categorías de estos: Bronce, Plata y Oro, según la posibilidad de conseguir mejores jugadores. Estos Balones solo se consiguen jugando, y además de sobres, con ellos podemos desbloquear directamente al jugador que queramos, aunque obviamente, a cambio de una cantidad considerable, aunque todo hay que decirlo, no exageradísima. Por otra parte, el Oro nos permite comprar sobres con elementos exclusivamente estéticos como zapatillas, chaquetas o pantalones, y es esta la moneda que podemos adquirir a cambio de dinero real, pero como vemos, no influye en absoluto en la jugabilidad. También existe la posibilidad de, con un único pago de unos 10 euros, desbloquear ya automáticamente a todos los jugadores presentes, aunque eso sí, en su forma Bronce, lo que para nada los convertirá en titanes imbatibles: habrá que hacerlos progresar como haríamos sin poner un céntimo de nuestro dinero.

La mejora de contenido, notable pero insuficiente

Probablemente, la principal asignatura pendiente de NBA Playgrounds fuera la concerniente a sus modos de juego, y afortunadamente, este tema ha mejorado, aunque se siguen apreciando carencias, sobre todo para el jugador solitario. El mayor incentivo que va a encontrar este, además de los amistosos, será la Temporada NBA, una serie de 15 partidos controlando a dos jugadores de un mismo equipo en la que cambia el escenario, basándose obviamente en la temática y colores de cada franquicia, y al final de la cual podemos conseguir un jugador exclusivo de este modo. Por fortuna los partidos duran 3 minutos, con lo que es posible terminar cada una en no mucho tiempo para completar nuestra colección.

Y en relación a este asunto de los modos de juego, el añadido del medidor de tiro no es baladí, máxime cuando esto ha dado pie al concurso de triples, un enfrentamiento entre dos jugadores con la clásica fórmula de los carritos de balones y un minuto y 10 segundos para anotar tantos como sea posible. La implementación de este concurso está bien, pero como sabemos, da para lo que da, y mientras en solitario no tiene mucho donde rascar, es a nivel competitivo donde le sacaremos el máximo partido, como ocurre con el resto de modos.

Quien quiera batirse el cobre online con otros jugadores es quien más va a disfrutar con NBA 2K Playgrounds 2, ya que el carácter competitivo del juego es más que evidente, encontrándonos con los partidos con rango como principal modalidad, unos partidos que en nuestra experiencia han sido solventes a nivel de rendimiento. Además, el poder jugar hasta cuatro jugadores online es una novedad nada desdeñable, completando una cantidad de contenido que en absoluto es despreciable para la vertiente online, viéndose afectado desgraciadamente el apartado offline, donde existe un margen de mejora tremendo, y que supone el principal punto negativo del juego.

Mejoras técnicas evidentes

Tanto los modelos de los jugadores como sus animaciones han sufrido un cambio a mejor más que notable, habiendo incluso algunas de estas exclusivas a determinados jugadores, sobre todo en lo relativo a los mates. A los rostros perfectamente reconocibles que mencionábamos antes hay que sumar unos cuerpos que aunque equilibrados entre ellos, suponen diferencias no solo gráficas y visuales, sino también jugables, al jugar con un base o con un pívot. Solo la física del balón cuando está suelto o en algún rebote desluce un poco este apartado, ya que en algunas ocasiones parece que esté casi flotando como un globo, sobre todo tras un tiro errado, situación a la que nos costará un poco acostumbrarnos para saltar en el momento preciso para rebotear.

El estilo artístico de NBA 2K Playgrounds 2 es puramente cartoon, como queda evidenciado en las imágenes que acompañan este texto, y cabe destacar también el trabajo relacionado con sorprendentemente detallados escenarios, con una buena cantidad de canchas en entornos perfectamente identificables. Así, lugares como Moscú, Santa Monica o San Francisco están recreados al detalle dentro de lo que permite el estilo desenfadado del juego, aunque se echen de menos entornos igualmente legendarios en lo que respecta al baloncesto callejero, como puede ser una cancha basada en Rucker Park, NY

CONCLUSIÓN

El apoyo de 2K Games es clave para que Saber Interactive se acerque aún más a los que los fans del baloncesto esperan de su vertiente más arcade, haciendo de él un buen complemento para la mayor complejidad de NBA 2K19, ideal para partidas rápidas con amigos. NBA 2K Playgrounds 2 añade profundidad jugable sin llegar a hacerlo un juego difícil de dominar, y continúa presumiendo de contar con una cantidad de jugadores bestial, con cientos de ellos muy bien recreados en forma de caricatura. Sin embargo, sigue flaqueando en cuanto a sus modos de juego, sobremanera para un jugador, haciéndolo más disfrutable para quien prefiera competir en sus más generosos modos multijugador. Un buen paso adelante, aunque no el definitivo.

LO MEJOR

  • Mayor profundidad jugable sin perder accesibilidad
  • Atractivo estilo desenfadado, siendo capaz de hacer perfectamente reconocibles a sus jugadores
  • Una gran plantilla de jugadores, con más aún por venir
  • Un modelo monetario equilibrado, con un adictivo sistema de progresión

LO PEOR

  • Continúa parco en modos de juego, sobre todo para un jugador
  • El apartado sonoro es testimonial
  • Se echan en falta aún más canchas
7.7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.