Cazadores de Lore

La Banda de Dutch Van der Linde en Red Dead Redemption 2

Analizamos a fondo la banda de Dutch Van der Linde y los personajes principales del Red Dead Redemption 2 en esta nueva entrega de cazadores de lore

Los tiempos han cambiado. La revolución ha llegado a esta parte de la frontera. Lo que antes eran herraduras y espuelas, ahora son raíles y carbón. Los cielos de los valles, colinas y prados; antes teñidos por azules, amarillos, naranjas y violetas; ahora se impregnan del humo que sueltan máquinas. Los avances que la civilización ha ido descubriendo a lo largo de estos años convierte los sueños que teníamos en realidad; y con ella, los sueños desaparecen. Los héroes y villanos del pasado se olvidan, se siguen emborrachando, envejecen, mueren,... Y el sol sigue poniéndose, incorrupto como todos los días, sobre esta dorada tierra compuesta de prosperidad, esperanza y grandes historias que contar a nuestros hijos.

Sin embargo, siempre existe cierta tendencia en el ser humano de tratar de persistir más allá de sus tiempos. Que sus valores, sus creencias, y las cosas por las que ha luchado, perduren en el eco de la humanidad y no se desvanezcan en la velocidad del mundo moderno, del que pronto seremos testigos. Hoy, y porque la situación lo merece, vamos a hacer un alto en el camino y vamos a contar una historia. Las estrellas y el fuego en medio del viaje siempre han sido buenos amigos de las historias; y si bien en esta historia también hay miles de estrellas y fuego, va más allá de todo aquello que se pueda imaginar. Es una historia de corazón, honor, maldad y una innegable elegancia. Una historia escrita con barro y sangre que mantiene su eco en las tormentas que oscurecen las praderas de estas maravillosas tierras. Esa es la historia de la Banda de Dutch.

Dutch Van der Linde y los orígenes de su banda

Conocidos y temidos hasta el hueco más recóndito de West Elizabeth y las periferias del Estado, la banda de Dutch es, sino la mayor, una de las más importantes y amenazantes bandas de todo el Oeste. Un grupo de forajidos bien organizados liderados por una mente cuyo ingenio y carisma sólo es equiparable a su ferocidad: El señor Dutch Van der Linde. Según la descripción que el sheriff de “Estrella Rocosa” ha puesto en su cartel de “Se Busca”: “ Dutch es el líder de una considerable banda de forajidos y parias. Es un hombre instruido, idealista, anárquico y carismático, con mucho vivido a sus espaldas, que quizás comienza a notar las presiones del asfixiante mundo moderno”. Por lo leído, Dutch podría considerarse un romántico de esta época, y en cierta medida lo es, o al menos lo fue.

Comenzó su camino como maleante con asaltos, robos, asesinatos, y todo ese tipo de fechorías; pero poco a poco, fue adquiriendo la experiencia y habilidad necesarias para organizar una banda con unos motivos por los que luchar. Altruista y con el ideal de un utópico que cree que puede cambiar el mundo; Dutch era conocido por repartir su botín con los más desfavorecidos. Un Robin Hood de prominente bigote y elegante porte que se lleva tomando la justicia por su parte hasta el día de hoy. Cierto es que todo esto no lo ha conseguido sólo. Dutch no se rodea de cualquiera. Selecciona con sumo cuidado los compañeros que formarán parte de su variopinto grupo. Pero no adelantemos acontecimientos, aún está viva la hoguera. A día de hoy, se sabe que Dutch y los suyos han huído en un intento de robo al mismísimo banco de Blackwater, ni más ni menos. Esta vez, algo salió mal en los planes de Dutch y su banda de piratas y al parecer, ahora una jauría de federales y cazarrecompensas van a por sus cabezas. El señor Van der Linde siempre ha luchado con sentimiento por sus ideales, pero los acontecimientos venideros quizá sean motivo suficiente como para creer que puede haber llegado demasiado lejos. Si no se adapta pronto al cambio inexorable del mundo, éste acabará engulléndole, y entonces ya será demasiado tarde para él. Pero bueno, tampoco podemos predecir el futuro… ¿O tal vez sí?

Como hemos dicho al comienzo de esta historia; la banda de Dutch Van der Linde no sólo es Dutch Van der Linde. Está compuesta por un selecto y competente grupo de personas que han decidido luchar por esta causa unidos. Forajidos, pistoleras, nativos, cortesanas, carniceros y otros cuantos balas perdidas de este y el otro lado de la frontera conforman el denso de la banda de Dutch; y muchos de ellos merecen ser nombrados por sus innumerables gestas y tropelías. Así que continuemos la historia hablando de los demás jinetes de este apocalipsis.

Los odiosos 10 de Dutch

Una de las personas que más llaman la atención es uno de sus hombres de mayor confianza, Arthur Morgan. Es el músculo de la banda, un tipo muy duro que obtiene lo que quiere cuando quiere, por las buenas, o por las malas. El señor Morgan tiene méritos propios para ser el hombre de confianza de Dutch. Atraco a mano armada, robo de trenes, ganadería, asesinatos… El historial de Arthur muestra una unión muy fortificada con el grupo. Un hombre con apariencia de diablo que guarda toda su bondad y equidad para lo que para él, es su familia; la banda. Aunque su tosco aspecto pueda llevar a pensar lo contrario, muchas veces Dutch es la cabeza conciliadora y negociadora. Su templanza, así como su temperamento y portento físico, son motivos más que suficientes para convertir a este vaquero en un poderoso aliado. Además, Morgan forma parte de la banda de Dutch desde sus inicios. Cuando era más joven, se dice que Arthur acabó bajo la tutela de Van der Linde, y desde entonces, han sido inseparables compañeros de fatigas. Sin embargo, todo esto no le afecta a Arthur a la hora de mostrar su desacuerdo, y es que tiene su propio sentido del honor así como su modo de hacer las cosas. Según lo entendido por estas colinas, parece que el señor Morgan dará que hablar en los días venideros, ya verá…

Otra persona que está muy asociada tal y como dicen por ahí con Arthur Morgan es la temida Sadie Adler. Muchos pobres diablos la tacharán de débil, pero probablemente al decir eso, esos pobres diablos se encontrarían de bruces con los cañones de sus dos revólveres. Y es que Sadie Adler es una de las personas mas peligrosas de la banda de Dutch. De cabello dorado como un campo de trigo que brilla por el Sol y con la furia de mil valquirias; son muchos los crímenes que lleva a sus espaldas. Parte de su impetuosa naturaleza puede que se deba a que quedó viuda por un grupo de asesinos, que acabaron con la vida de su marido. Su duro pasado le ha hecho más resistente y dura que el Cañón del Colorado. Implacable a la hora de hacer las cosas, Sadie no conoce el miedo a nada ni a nadie y busca obtener su venganza de aquellos que mataron a su esposo. Una mujer con una muy interesante historia que contar que es leal a los suyos, de una u otra forma. Sin embargo no es oro todo lo que reluce dentro de la banda de Dutch. Y si bien existen integrantes que cuentan con unos interesantes valores que, en esencia, pueden ser buenos; Bill Williamson no es uno de esos casos.

De carácter egoísta, ambicioso y despiadado por naturaleza, Bill Williamson parece ser como el caballo de Atila. Su inconsciencia así como sus ansias de poder han convertido su nombre en una auténtica pesadilla. Su rastro deja atrás un reguero de asesinatos, saqueos, violaciones e incendios bajo un manto de cobardía e inmoralidad. Bill es un hombre muy impetuoso e inestable que no se pensará dos veces apretar el gatillo. Una caótica personalidad que fue el motivo de su expulsión del ejército sin honores cuando era joven. Tras no aguantar la jerarquía marcial, más tarde conocería a Dutch y se uniría a su causa, acatando sus órdenes de manera sorprendentemente firmes. A día de hoy sigue galopando en compañía de Dutch, pero Williamsom no tardará mucho en hacer uso de su volatilidad para rivalizar con los integrantes de su banda. Pronto comenzará a desbandarse y si sigue por ese camino, seguro que acaba muerto a tiros en algún lugar de México. Bill es como una bomba que no sabes cuándo va a explotar, y explota ese beneficio a su favor para hacer lo que mejor se le da: Matar.

Charles Smith es otro integrante de la banda. Es uno de los últimos en llegar a las filas de Dutch, pero eso no le hace menos competente que el resto. Smith es un nativo americano que se ha hecho un nombre dentro del mundo de los forajidos. Su sabiduría, así como su conocimiento de la fauna y flora autóctona, convierten a Charles en una persona cultivada y tranquila en la mayoría de ocasiones. Sin embargo, es un auténtico portento físico y, según dicen, es prácticamente invencible en una pelea justa a puños. Un hombre decente y honesto a la par que mortal cuando se lo propone.

Micah Bell también es conocido como un notorio pistolero de la banda de Dutch. Salvaje e impredecible, se granjeó la fama como cazarrecompensas, asesino a sueldo y delincuente profesional hace un tiempo. Gasta un prominente bigote, un abrigo de cuero negro y dos pistolas a cada lado de la cintura. Poco se conoce de Bell, sólo que es habilidoso con las pistolas y que hace llamar al grupo “Los hijos de Dutch”, mostrándose unido a la banda como si de una familia se tratara, y equiparando la autoritaria figura de Dutch a la de un salvador santo.

Si existe un segundo de abordo casi igual de importante que Dutch, claramente éste sería Hosea Matthews. Según cuentan las malas lenguas, Hosea lleva siendo el mejor amigo de Dutch desde que ambos eran jóvenes, cuando les daba por robarse el uno al otro. 20 años juntos desde entonces ha sido tiempo más que suficiente para que Dutch considere a Hosea como un hermano, así como uno de los aliados más valiosos de su extenso grupo. El señor Matthews probablemente sea una de las personas más mayores de la banda de Dutch, pero que no os engañe su avanzada edad. Hosea Matthews es un embaucador y un manipulador de primera. Su arma es la palabra y el diálogo, poderosas herramientas que utiliza con suma soltura, ya sea para conseguir lo que se proponga o para salir de una escabrosa situación. Un hombre elegante e inteligente con lengua de oro que sabe más por viejo que por Diablo.

Como el romántico empedernido que es, Van der Linde cuenta con su objeto de deseo en esta ecuación: La señora Molly O’shea. Molly es una fuerte mujer proveniente de Dublín. Su sangre caliente irlandesa hace que sea una chica muy nerviosa y eso la incapacita a la hora de hacer según qué cosa. La situación actual que está atravesando la banda de Dutch no es bueno para ella. A diferencia de la mayoría del grupo, Molly no suele inmiscuirse en los aspectos criminales y mantiene una relación amorosa con Dutch.

Otro aliado proveniente de fuera, más concretamente en la frontera, al otro lado del extenso Río San Luis, es el famoso bandolero y cazarrecompensas mexicano Javier Escuella. Nacido en la calurosa región de Nuevo Paraíso, Escuella es un pasional hombre revolucionario que lucha firmemente por la libertad. Seguramente ese sea el motivo por el que congenió tan bien con Van der Linde y su banda. Unos ideales relacionados por los que luchar hicieron que el señor Escuella formara parte del equipo, el resto ya lo conocemos. Atracos, asesinatos, robos… El sello de la casa de Dutch. Más allá de la sangre derramada y la pólvora gastada, Escuella se muestra leal y comprometido con la banda, más por creer en el fin que busca su líder que por el resto de cosas. La rabia de este águila de bigote y revólver será más que suficiente para acabar con cualquier serpiente que Dutch piense que puede acabar con su revolución.

Por otro lado, la banda también cuenta con Abigail Roberts. Una mujer con todo un mundo a sus espaldas. Una superviviente que ha sabido sobrellevar las adversidades de su tortuosa vida para seguir adelante. Internada desde joven en un orfanato, al salir tuvo que buscarse la vida en todo tipo de cantinas y burdeles. En un momento determinado Dutch la encontró, y se unió a su tropa. Igualmente, tuvo que mantener en repetidas ocasiones su profesión de meretriz con algunos integrantes de la banda con la esperanza de vivir. Sin embargo y debido a todo esto, Abigail es una mujer fuerte que ha sabido sobrevivir en las circunstancias más duras, y créanme cuando les digo que sabe utilizar un arma con mucha eficacia. No todo es oscuridad y tormento en la vida de la señora Roberts, y es que no hace mucho se convirtió en madre, un completo renacer en su vida que le da la posibilidad de ser otra persona e instruir por el buen camino al pequeño Jack, aunque quizá el ambiente no sea el más indicado. Con esta premisa ya conocemos a la madre de la criatura... ¿Pero y el padre? Abigail ha compartido cama con algunos miembros de la banda. Morgan, Escuella o el propio Dutch. Sin embargo no fue con ninguno de ellos con quien concibió al chico, el nombre del padre es John Marston.

Criado en un orfanato al igual que su compañera Abigail, John tuvo más suerte y fué adoptado por Butch y su banda a la edad de 12 años. Al igual que Morgan, Marston supo valerse por sí mismo y se adaptó a la profesión de forajido de forma rápida y eficaz. Su fuerza, su astucia y su valentía siempre han servido de manera maravillosa al ingenio innato de Van der Linde. Y es que sus aptitudes y talentos no es lo único que comparte con Morgan; ambos son los protegidos de Dutch. El crecimiento de los dos dentro del grupo y su educación corrieron a cargo de Dutch, y eso hace que les tenga un especial afecto a ambos. Marston siempre ha destacado por su amplio plantel de habilidades y las cicatrices de su cara demuestra que le ha costado sudor y sangre manejarlas. John posee una posición de respeto en la banda; sin embargo, se dice que tiene ciertas rencillas con Williamsom, que siente un odio infundamentado hacia Marston. La templanza de Johnny Boy mantiene la calma y la paz con los de su equipo, y parece que la llegada de Jack a su vida le ha dado cierta perspectiva mantieniendo una relación estable con su madre, la señora Roberts. Pese a que por el momento pueda funcionar, la idea de criar a un niño en ese entorno es peligrosa cuanto menos y deberían comenzar a velar más por su propio bien y dejar eso, ahora que pueden… Pero bueno, por cualquier cosa, el señor Marston goza de un especial cariño entre los vaqueros y vaqueras de esta zona; quizá por su pasado, su presente o, quien sabe, su futuro…

En relación a la organización y gestión del grupo, existen varias piezas angulares para que el mecanismo interno de la banda de Dutch funcione a la perfección. Y es que como ya hemos comentado antes, hay de todo en el campamento de Van der Linde. Un ecosistema que se retroalimenta con los bienes y males de cada átomo que compone este poderoso grupo.

Los otros

La principal responsable del correcto funcionamiento de ese ecosistema es la Señora Susan Grimshaw. Susan lleva mucho tiempo manteniendo el orden en el campamento, y esto no es baladí. Como una domadora de leones, Grimshaw debe llevar con mano dura su autoría en el día a día de la banda con algunas de las personas más peligrosas de este lado del océano. Y es que probablemente sin Susan, la lucha de Dutch se habría ido al garete hace mucho tiempo. La señora Grimshaw representa la justicia en la rutina de sus compañeros de aventuras, y es dura y exigente como la que más.

La banda de Van der Linde también cuenta con la presencia de Pearson, el carnicero y cocinero del equipo. Tras un tiempo sirviendo en la marina, algo de lo que según dicen, le encanta hablar, la vida de Pearson dió un giro de 360 grados cuando acabó convirtiéndose en el chef de la banda de Dutch. Un hombre jovial un poco falto de modales que preparará el suculento menú del vaquero. Liebre, venado, vacuno, Seguro que sí se pone le puede preparar un ñú o algo por el estilo.

El encargado de la gestión económica y las cuentas es el señor Leopold Strauss. Originario de Austria, el señor Strauss o, como lo llaman entre ellos, Herr Strauss, es un as con el dinero. Con las cualidades perfectas de un usurero, lleva y gestiona los libros de cuenta, así como administra las operaciones económicas y los préstamos entre el grupo de Van Der Linde. Su astucia para el dinero y las cuestiones económicas sólo es equiparable a su seriedad a la hora de hacer cualquier cosa y a su completa falta de emociones, rasgos que le convierten en el mejor en lo suyo.

Existen otros integrantes del grupo que si bien no tienen un alto rango en la banda de Dutch, suponen una verdadera diferencia a la hora de atacar. Podríamos hablar del viejo Uncle, un viejo borracho cascarrabias más vago que un chicharro que si sigue vivo es por su gran sentido del humor. De Mary-Beth Gaskill, la ladrona con el rostro más angelical que se ha visto jamás. Podríamos hablar también de Lenny Summers, el hombre que lleva en búsqueda y captura 15 años por matar al asesino de su padre… O de Sean Macguire, el forajido irlandés descendiente de una amplia estirpe de maleantes y bandidos… La peligrosa Karen Jones, el estrafalario Josua Trelawny, la servicial Tilly Jackson o el antiguo padre que le salvó la vida a Dutch… Un amplio catálogo de tipos malos con una historia muy interesante que contar. Pero parece que las brasas se están apagando, esta charla está llegando a su fin, y deberíamos dormir; mañana se tercia duro. Sin embargo, y antes de dormirse, ponga en orden toda esa información y piense que mientras usted disfruta del más plácido de los sueños, ellos están allí, galopando, con la luna y el sol como faros, cien hombres armados a sus espaldas, y el sueño de la libertad justo enfrente de todos ellos. Forajidos hasta el final.

Red Dead Redemption 2

Red Dead Redemption 2 es la secuela de la aventura de acción Red Dead Redemption a cargo de Rockstar Games para PlayStation 4 y Xbox One que nos trae una historia épica sobre la vida en el despiadado corazón de América. Su vasto y evocador mundo sentará, a su vez, los cimientos para una experiencia multijugador online totalmente nueva.

Red Dead Redemption 2