Clasicazos del Salvaje Oeste

Red Dead Redemption 2 y todo lo que vamos a hacer cuando lo juguemos

David Arroyo

Repasamos 10 cosas que hemos hecho en los clasicazos del Salvaje Oeste y que seguro probaremos cuando demos con el juego de Rockstar.

Es curioso. Puede que, con permiso de los juegos deportivos y del Battlefield y Call of Duty de turno, Red Dead Redemption 2 sea el juego al que más teman el resto de compañías. El que más ventas acapare y elogios se lleve. Algo que, como decíamos, resulta curioso teniendo en cuenta que estamos a poco más de un mes para su salida y es poquísimo lo que sabemos de él. A estas alturas nadie va a ponerse a dudar de Rockstar Games. Seguramente sepan un poquitín más de marketing que nosotros (pero solo un poquitín, ¿eh?). Así que si este halo de misterio es parte de su estrategia, adelante con él. Y tiene cierto mérito por el hecho de haber sabido mantener los tiempos y el secretismo durante todo estos meses, porque nos encontramos a poco menos de mes y medio para su salida y solo sabemos lo que ellos han querido que supiéramos. Naturalmente, eso juega también a favor de las ganas de probarlo.

De hecho, que no sepamos demasiado de sus posibilidades jugables y de sus novedades no afecta en nada a nuestros planes para el juego. Porque admitámoslo, todos sabemos las 10 cosas que vamos a hacer en Red Dead Redemption 2 en cuanto volvamos a poner un pie en el Salvaje Oeste. Una serie de acciones que en el primero dejaron huella en nosotros y que ahora, 8 años después de aquel, nos morimos por repetir. Ya podría traer esta secuela una caravana defendida por John Wayne y una casita en la que resida un NPC con el aspecto de Clint Eastwood, que no visitaríamos a ninguno de los dos hasta hacer estas cosas.

Buscar la banda sonora en Spotify

Has escuchado Deadman's Gun hasta la saciedad. Lo sabes tú, lo sabemos nosotros y lo saben tus vecinos. Has pasado a ponértela tras toda ruptura y a llorar como una magdalena con ella. Quien dice Deadman's Gun dice también Compass (los pelos como escarpias) y Bad Voodoo, tu favorita para cada Halloween. Vamos, que si algo has aprendido es que tienes que mirar la lista de canciones de Red Dead Redemption 2 para ver qué es lo que vas a escuchar una y otra vez durante los próximos años. Aquellas nuevas incorporaciones a tu playlist de Spotify. La aplicación va a suspirar aliviada, porque ya no sabía que más sugerirte para que oyeras algo distinto. Por tanto, nuestro primer paso (y el tuyo) va a ser buscar la banda sonora del juego y ponérnosla mientras se instala.

Dejar a alguien atado en la via de un tren

Es como un ritual de iniciación. Puede que se trate del logro/trofeo que, aún siendo oculto, más gente ha conseguido. Porque fue lo primero que hicimos todos en cuanto nos dieron el lazo y nos soltaron por el Far Far West. Toda película de vaqueros que se precie tiene que tener un momento en el que el protagonista, atadado de pies y brazos, es depositado en las vías de un tren que se va acercando, de donde tiene que escapar. En Red Dead Redemption nosotros somos el malo. El tipo que deposita a otro ahí. Todavía no hemos encontrado a alguien que se salve, pero seguimos buscando. Ver el momento, por simple y estúpido que sea, es tan divertido la decimoséptima vez como la primera. Nunca serás un cowboy hecho y derecho hasta que no abandones a tu primera víctima en las vías.

Ir a cazar osos

Malditos y sensuales osos. Mucho tardaron en aparecer en el primer Red Dead Redemption. Demasiado. Pero en cuanto lo hicieron se convirtieron en uno de los pasatiempos más divertidos del juego. No solo por las recompensas que nos ofrecían por su piel, sino porque coger un cuchillo y batirse con ellos era como jugar al título sin ayudas, en una versión hardcore. Mucho antes de que DiCaprio y El Renacido pusieran las imágenes de semejante batalla en nuestro imaginario, nosotros habíamos guardado un buen número de muescas en el cabecero de nuestra cama, una por cada oso tumbado en el juego sin ayudas de las armas de fuego. Por no hablar de los osos legendarios que había que cazar. No sabemos si nos dejarán ir a por ellos de pimeras, pero lo intentaremos.

Red Dead Redemption 2
No fuiste el primero, DiCaprio, tampoco te flipes tanto.

Cabalgar, cabalgar y... cabalgar

Hace algunos años, Seat preguntaba en su eslogan "¿Te gusta conducir?" y lo acompañaba todo de preciosos paisajes surcados por un único y solitario coche. A nosotros nos encanta conducir, que conste, pero más nos gusta cabalgar. En el juego, claro, que las ingles de uno ya tienen una edad. Surcar un árido y desolado páramo hacia el atardecer es la escena con la que a todos nos gustaría acabar una relación. Ese misterioso jinete que se va a buscar fortuna a donde le lleve el mundo. Hace algunos meses surgió el rumor de que había habido una demo del juego enseñada a puerta cerrada a varias personas, que posteriormente la consideraron aburrida por tener un gran componente a caballo. Nosotros decimos ¿y qué? Cabalgar era uno de los placeres del original y en cuanto domemos a nuestro primer compañero, marcharemos a comprobar las dimensiones del nuevo mapa.

Red Dead Redemption 2
La vida del forajido es dura, pero al menos salen bien en las fotos.

Picarnos al póker y odiar el juego de las herraduras

Ambas van de la mano. Desplumar a todo aquel que ose desafiarnos al póker y fallar una y otra vez el dichoso lanzamiento de herraduras. Si lo primero puede ser online, mejor. Los NPC del juego acabaron dándonos un poco de pena. Es increíble cómo la primera vez que uno veía este tipo de minijuegos se decía asímismo que los probaba y se iba, que no iba a perder el tiempo con ellos habiendo tanto por hacer en el universo creado por Rockstar. Qué angelitos éramos. Un sumidero de horas en el que solíamos picarnos con personajes manejados por la IA "tan importantes" que solo tenían una línea de diálogo y dos animaciones en la mesa de juego. A poco que descubramos dónde se organizan en Red Dead Redemption 2 las timbas, allí estaremos.

Red Dead Redemption 2
"Te digo yo a ti que no me levanto hasta que no recupere lo perdido".

Hacernos amigos de John Marston

Aunque Red Dead Redemption 2 es una precuela ambientada 12 años antes de los acontecimientos del primero, nosotros no olvidamos. En el título manejaremos a Arthur Morgan, uno de los miembros de la temida banda de Van der Linde, de la que también formará parte Marston. Aunque en Rockstar seguro que esperan que hagamos borrón y cuenta nueva y nos dejemos llevar y conozcamos a todos los personajes, nosotros tenemos claro que vamos a hacernos los mejores amigos para siempre de John Martson. Si hay un tiroteo, nos encargaremos de cubrirle. Si él se enfrenta a alguien, aunque sea verbalmente y en una secuencia de vídeo, nosotros tendremos un nuevo enemigo mortal. John va a ser la niña de nuestros ojos, el ojito derecho. Vamos a estar más pendientes de él que del pobre Arthur. Cómo para no.

Red Dead Redemption 2
"Tú eres un poquito pesado, ¿no chaval?".

Pedir a Rockstar un nuevo Undead Nightmare

Teniendo en cuenta que el juego sale el 26 de octubre de 2018, no vamos a pedirles que nos diseñen una nueva campaña zombie para este mismo Halloween (...¿o sí?), pero entre las primeras cosas que podemos ir haciendo está crear la típica campaña de Change.org para que sí que lo hagan de cara a Halloween 2019. Para que todos vayan comprando conciencia moral y contribuyendo con su firmita a que el año que viene tengamos la secuela de una de las mejores expansiones de la pasada generación. Quemar no muertos, ver salir las tumbas del suelo, visitar cementerios y sobrevivir oleadas fue tan divertido como entonces.

Atrincherarnos en un pueblo con amigos

Hubo un tiempo en el que las opciones online del primer Red Dead Redemption eran un tanto... "limitadas". Antes de que llegaran los grandes parches y las enormes actualizaciones. Entonces las cosas eran sencillas: o jugabas un partida a algo, o lo único que te aguardaba ahí fuera en pegar tiros a otros NPC/jugadores. Evidentemente muchos optábamos por esto último. Subíamos al tejado mejor atrincherado de cualquier pueblo y que viniera la gente (si se atrevía). Lejos de ser como en GTA, en el que es cuestión de tiempo caer bajo el peso de las cinco estrellas, en Red Dead Redemption podía aguantarse durante bastante tiempo, como si del Álamo se tratase. Coger un amigo y matar al resto de jugadores de la partida, y que volvieran a por nosotros cada vez con más ahínco, y que hasta acabaran enfrentándose entre ellos era divertidísimo. ¿Alguien duda de que vaya a ser lo primero que hagamos todos al entrar en el modo online?

Red Dead Redemption 2
Las cosas en el modo online pueden ponerse un poco tensas.

Robar un banco

Un clásico de los juegos de Rockstar. Nunca tan currados como los de la saga Grand Theft Auto, los atracos de Red Dead Redemption no han pasado precisamente a la historia, pero todos los hemos probado. De hecho, el primer impulso que se le venía a uno al atravesar un pueblo en el anterior era parar a cualquier habitante del mismo y preguntarle dónde estaba el banco. Más de una vez la recompensa no merecía la pena, y también más de una la caja estaba vacía, pero daba gusto poder dar un golpe sin vigilantes de seguridad, cámaras y una marabunta de gente molestando. Solo tú, tu pistola y las malas pulgas del dueño del banco, que se niega a metértelo todo en esa bolsa con el signo del dólar.

Asaltar un tren

Bueno, asaltar, asaltar... No hablamos de la misión en México ni de nada parecido a Breaking Bad. Nos conformamos con el proceso de tratar de subir a él en marcha. Es decir que hablamos de cruzar las vías justo por delante de él a caballo; de subirnos encima y ver si podemos pasar por los túneles; de esperarlo desde una posición elevada y saltar cuando pase por debajo; y de, aunque sea imposible, ponerle dinamita en puntos clave del recorrido. Es decir, morir, morir y volver a morir. Que la estadísticas de "muerte por tren" se disparen. La clásica cosa que, aún sabiéndonos sin éxito, trataremos de hacer una y otra y otra (y otra, y otra...) vez.

Red Dead Redemption 2
Si no vas a intentar volarlo ni una vez, ¿para qué jugar a Red Dead Redemption 2?

Red Dead Redemption 2

Red Dead Redemption 2 es la secuela de la aventura de acción Red Dead Redemption a cargo de Rockstar Games para PlayStation 4 y Xbox One que nos trae una historia épica sobre la vida en el despiadado corazón de América. Su vasto y evocador mundo sentará, a su vez, los cimientos para una experiencia multijugador online totalmente nueva. América, 1899. Con los representantes de la ley dando caza a las últimas bandas de forajidos, el fin del Salvaje Oeste es ya una realidad. Aquellos que no se rinden o sucumben son eliminados. Después de que un atraco se vaya al traste en la ciudad de Blackwater, Arthur Morgan y la banda de Van der Linde se ven obligados a huir. Con los agentes federales y los mejores cazarrecompensas de la nación pisándoles los talones, deberán atracar, robar y abrirse camino a la fuerza por el implacable corazón de América para poder sobrevivir.

Red Dead Redemption 2