GAMESCOM 2018

Diablo III en Switch: ya lo hemos jugado

Nacho Requena nachomol

Probamos la nueva versión de Diablo III, que se estrenará en Nintendo Switch para podernos llevar todo el infierno en nuestro bolsillo.

El port de Diablo 3 en Nintendo Switch luce muy bien. En Meristation hemos tenido la oportunidad de jugar a esta conversión tanto en modo portátil como en modo dock. Tiempo suficiente para alejar los miedos que recaían sobre la producción.

Es bastante curioso que Diablo 3 vuelva a estar en boca de todo el mundo. El título se puso a la venta en mayo de 2012 y en todo este periplo no ha parado de contar con nuevo contenido, ya sea a través de actualizaciones pequeñas o de las grandes expansiones. Así mismo, a estas se le han ido añadiendo nuevas ediciones en el mercado; en definitiva, que cualquier usuario ha podido hacerse con él y a un bajo coste. ¿Por qué tanto revuelo por un título que lleva más de un lustro entre nosotros? Por Switch.

La consola de Nintendo se está ganando el corazón de las diferentes compañías de videojuegos, y la mejor prueba de ello es esta misma pieza: que Blizzard haya optado por sacar también Diablo 3 en esta plataforma es, desde luego, toda una declaración de intenciones sobre lo que está por venir. La pregunta que surge ahora es otra: ¿está a la altura esta versión? Y la respuesta es fácil: sí.

Fluidez como desencadenante

Puede sonar a tópico muy manido, pero Diablo 3 encaja a las mil maravillas en Nintendo Switch. El estilo de juego de la afamada saga se adapta con soltura y elegancia a las necesidades de este sistema. Y para ello, y como no podía ser de otra forma, se ha realizado un excelso trabajo.

Cuando uno juega a Diablo 3 busca fluidez. Esta entrega puso en liza una gran cantidad de enemigos en pantalla, por lo que todo se movía con facilidad y sin esa fatiga característica de estos títulos. En Switch se opta de nuevo por ello, y la mejor prueba es que el juego corre a 60 frames por segundo tanto en modo dock como en modo portátil. Tuvimos la oportunidad de entrevistar a los productores de este port –una entrevista que leeréis esta misma semana-, y nos recalcaron una y otra vez que se está trabajando, sobre todo, en que esta tasa de imagen sea estable.

En la demo probada a puerta cerrada tuvimos la suerte de echarle el guante a ambas versiones. La que estaba conectada al dock, es decir, proyectada a la pantalla, contaba con una resolución de 960p. Por su parte, el modo portátil bajaba hasta los 720p, algo ya habitual en Nintendo Switch. Es difícil destacar alguna, dado que cada una cuenta con sus pros y sus contras. Por ejemplo, en televisión sí se ve mejor todo el nivel de detalle de Diablo 3 y su motor gráfico, algo que en modo portátil se pierde un poco por lógica –una pantalla más pequeña reduce todas las posibilidades, no hay más-. Sin embargo, en modo portátil respira magia por todas partes: es entretenido, ágil, vibrante y su auténtica razón de ser (para jugar en dock mejor optar por sus hermanas mayores).

Ahora que hemos mencionado el motor gráfico, cabe resaltar que Iron Galaxy y Blizzard están exprimiéndolo al máximo. De factoría propia, a nivel técnico ya hemos comentado que se está consiguiendo un magnífico resultado con la tasa de frames como elemento primordial. No obstante, lo importante es que también se está haciendo lo mismo a nivel gráfico. Aunque tanto en dock como en portátil se baja la resolución, en ambas modalidades se sigue manteniendo la paleta de colores y las señas de identidad de esta entrega.

Desde producción nos puntualizaban que realizar el port ha sido más sencillo de lo que esperaban gracias, precisamente, al buen rendimiento del motor utilizado. De hecho, el port estaba terminado en nueve meses, por lo que todo este tiempo que resta hasta el lanzamiento se va a utilizar para que el rendimiento sea exquisito.

Así mismo, Blizzard ha encontrado un socio maravilloso para realizar esta versión: Iron Galaxy. El estudio de Chicago parece que se está especializando en producir ports para Nintendo Switch. Tras el buen hacer que demostraron con The Elder Scrolls V: Skyrim, ahora pegan el salto con Blizzard hasta Diablo. El entendimiento entre ambos estudios ha sido, en palabras textuales, “muy fácil”.

Todo esto a nivel técnico, ¿pero cómo encaja en el plano jugable? Pues con la fórmula Diablo. A poco que se haya jugado a la versión de consolas, el control con los joy-con es similar. Con ZR lanzamos los ataques, con ZL tenemos un comando especial y con los cuatro botones principales se realizan las diferentes habilidades de la clase que hayamos elegido (y personalizado, claro).

No hay trucos ni secretos en torno al control. En este sentido, ambos estudios han optado por una fórmula clásica para que tanto los nuevos jugadores como los más antiguos no desentonen con la propuesta ofrecida.

Diablo 3 llegará a finales de este año a Nintendo Switch (fecha no confirmada todavía). Esta versión lo hará con todas las expansiones lanzadas hasta la fecha, así como sus correspondientes actualizaciones. Contenido más que suficiente como para desear de nuevo una vuelta al lodo. No despiertes al Nigromante, recuérdalo.

Diablo III Eternal Collection

Diablo III Eternal Collection, desarrollado y editado por Blizzard para Switch, es una versión del popular RPG de acción adaptado a la consola de Nintendo con características únicas basadas en la saga The Legend of Zelda.

Diablo III Eternal Collection