Escritor, poeta y diseñador de videojuegos

Jeff Kaplan, el resurgir del héroe moderno

Fabio Rodriguez

Hacemos un repaso por la historia y vida profesional de Jeff Kaplan. Vicepresidente de Blizzard Entertainment y creador del popular shooter online Overwatch entre otras muchas cosas.

Nacido en Nueva Jersey el 4 de Noviembre de 1972, Jeff Kaplan ha mostrado desde bien joven su interés a la hora de contar historias, así como de ahondar en los personajes y desarrollarlos por interesantes vertientes. Santo de las causas perdidas, la historia de Kaplan es un cúmulo de derrotas, desencantos, problemas y sueños frustrados que le llevaron a lo que hoy es Overwatch; una de las joyas de la Blizzard moderna que en la actualidad cuenta con más de 40 millones de jugadores. Un logro de grandes proporciones que llegó tras varios infructuosos proyectos a lo largo de su vida y carrera.

Universal, poesía y una serie de catastróficas desdichas.

Pese a que desde pequeño sintiera devoción hacia el entorno videolúdico siendo un ferviente fan de los juegos de aventuras de Infocom; su carencia de habilidades a la hora de programar por aquel entonces le sacó de la cabeza la posibilidad de estudiar una carrera dedicada al medio. Por ello, decidió desarrollar su otra pasión juvenil, la poesía y los relatos, y se graduó en escritura creativa en la Universidad del Sur de California. Tras esto, Kaplan estuvo durante una época trabajando como escritor interno para Universal Pictures, pero sus expectativas hacia el mundo interno del cine se vieron truncadas de tal manera que decidió dejar el cargo para seguir estudiando escritura creativa en la Universidad de Nueva York; esta vez con la idea de encontrar un agente y convertirse en escritor.

Con un objetivo claro, Kaplan se levantaba todos los días a las 5 de la mañana para desarrollar sus historias, poesías y relatos, mientras que por la tarde trabajaba en la empresa de su padre. Pero la suerte tampoco le acompañó en su ámbito literario; y es que a lo largo de esta época, sus obras fueron rechazadas más de 170 veces por diferentes editoriales.

Del vicio a Blizzard

Tras esta serie de infortunios a lo largo de su trayectoria y tal y como ha asegurado en un reportaje de la Rolling Stone; un día dijo “Que le j**an, voy a empezar a jugar a Everquest en mi tiempo libre”; y así Kaplan dejó de escribir y comenzó a jugar una ingente cantidad de horas a Everquest; el MMO de SOE y 989 Studios que se lanzó en Marzo del 99. Según ha declarado en alguna ocasión, jugó 272 días en 3 años. Tiempo más que suficiente para hacerse un nombre dentro del juego de rol en línea, tanto por su actividad como por sus aportaciones en el foro (muchas de ellas, despotricando acerca de algunos aspectos dentro del juego). Jeff “Tigole” Kaplan tuvo la suerte de formar parte del poderoso clan “Legacy of Steel” de Everquest; formado, entre otros tantos, por Rob Pardo (por aquel entonces Lead Designer de Blizzard).

En sus muchas aventuras a lo largo del MMO, Rob sintió interés por la forma en la que Kaplan analizaba el diseño del título (conceptos que Jeff comenzaba a conocer por juguetear previamente con el diseño de niveles en Half Life o Duke-Nukem 3D), hasta el punto de pasarle parte del trabajo y los conceptos en los que estaba trabajando para saber su opinión. Gracias a estos hechos y según una entrevista a Game informer, un día Rob le dijo por el chat del juego: “Échale un vistazo a la página de empleos de Blizzard mañana. Hay una oferta de trabajo en la que me gustaría que te inscribieras”. El puesto era como diseñador de misiones en el nuevo título que por aquel entonces estaban desarrollando. Algo llamado World of Warcraft.

World of Warcraft y los inicios de Kaplan en Blizzard

En 2002, Jeff Kaplan entró al equipo de Blizzard ayudando a dar los pasos finales a Warcraft 3: Reign of Chaos. Posteriormente, entró junto a Pat Nagle como diseñador de misiones de World of Warcraft. Su capacidad a la hora de crear personajes así como las diferentes historias que rodeaban su mundo y la cooperación junto al director creativo del juego Chris Metzen, ayudaron a asentar las bases de lo que hoy día conocemos como uno de los mayores MMO´s de la historia de los videojuegos. Kaplan declaró en una entrevista a Glixel que el desarrollo del videojuego “era la cosa más divertida del mundo. No me gustaba la colaboración en las películas, pero la amo en los videojuegos”. Tanto es así que según asegura en el mismo reportaje “Lo habría hecho gratis”.

Sin embargo, su ascensión fue un tanto amarga para sus filas, que tras el lanzamiento acabó con el despido de 20 de los 60 integrantes del proyecto. Los aires de cambio con varios nuevos integrantes del equipo así como la primera celebración de la Blizzcon, hicieron que Kaplan volviera al cauce idóneo para el correcto proceder de su nuevo trabajo con The Burning Crusade, la primera expansión de World of Warcraft. Los problemas que podían llegar a tener las misiones y sus respectivos niveles en The Burning Crusade se perfeccionó con su trabajo en Wrath of the Lich King.

Del WoW a Titán. El comienzo de Overwatch

Llegando a convertirse en el director de juego de World of Warcraft y encontrando el amor de su ahora mujer en su extenso mundo, en 2009 Kaplan dejó su cargo en el mítico título para comenzar a trabajar en un nuevo proyecto bajo el nombre de Titán. Según aseguran en una entrevista de 2014 a Kotaku: "Al igual que el juego de Bungie ‘Destiny’, ‘Titán’ habría pasado de una perspectiva en tercera persona en áreas sociales a una perspectiva de FPS en zonas de combate; pero parece que las zonas sociales ofrecían a los jugadores una gran variedad de actividades, permitiéndoles tener trabajos mundanos y cotidianos cuando no estaban ocupados disparando a los malos. A diferencia del escenario de fantasía de ‘World of Warcraft’, ’Titán’ habría tenido lugar en una versión sci-fi de la Tierra , con una clara influencia en su estilo de arte de las cinemáticas In-game de Starcraft 2 y la película ‘Los Increíbles’ de Pixar".

Lo que por aquel entonces iba a ser el sucesor del MMO de Blizzard, acabó por convertirse en una serie de problemas y dificultades que comprometieron el desarrollo del proyecto. Titán comprendía un ambicioso proyecto MMO basado en las mecánicas de un shooter en primera persona donde se pondría especial énfasis en el sistema de clases. Pero el prolongado tiempo de desarrollo, así como la duda del tiempo que World of Warcraft mantendría su popularidad, hizo que finalmente cancelaran este proyecto de manera oficial a finales de 2014.

Overwatch y la vuelta de los héroes

Pese a que el futuro de Titán desapareciera de manera abrupta, Kaplan ya estaba trabajando junto a Chris Metzen en algo distinto desde 2013. Y es que debido a los problemas del desarrollo del juego, Blizzard les confirió junto a otros cuantos integrantes del proyecto la posibilidad de trabajar en una nueva propiedad intelectual. Adaptando gran parte de las mecánicas e ideas que tenían de su primer proyecto y añadiendo nuevos conceptos que se adecuarán al nuevo, surgió lo que, a día de hoy, conocemos como Overwatch. Tras un largo periodo de tiempo (donde fueron desarrollando historia, mecánicas y personajes del juego), el juego se anunció de manera oficial en la Blizzcon de 2014, y fue lanzado dos años después para PC, Playstation 4 y Xbox One. Overwatch tomó como referencia lo que en un principio era Titán y lo modificó hasta convertirlo en un FPS online donde toma especial relevancia el modo de juego, el plantel de personajes utilizables y la historia que engloba todo el juego. A día de hoy y con un par de premios al mejor juego del año bajo el brazo, Overwatch se sitúa como uno de los títulos online más jugados por la comunidad, con un gran número de jugadores activos dos años después de su lanzamiento.

Probablemente gran parte de la buena acogida que ha tenido Overwatch a lo largo del mundo haya sido por la personalidad y capacidad del mismo Kaplan, que ha sabido llevar a un gran nivel su puesto como director del título y vicepresidente de la compañía. Debido a su participación activa en los foros, sus asiduas apariciones en videos de updates, los trolleos (Twitch plz) y la pasión y el amor que sabe transmitir al juego, Kaplan se ha ganado un lugar en los corazones de la mayoría de jugadores que entran en su mundo. Un mundo que se rompió por una guerra ómnica y que sólo los mejores héroes pueden salvar. Un mundo que ha trascendido más allá del propio videojuego y se ha convertido en un símbolo de esperanza, honor, valor y lucha.

Overwatch

Overwatch es un nuevo título de acción first person shooter online por equipos a cargo de Blizzard para PC, PlayStation 4 y Xbox One, con una marcada estética cartoon y la particularidad de que los personajes pueden usar los llamados amplificadores para desatar diferentes poderes y habilidades.

Overwatch