REPORTAJE

Los mejores videojuegos de 2018 (hasta la fecha)

Salva Fernàndez salbaFR

Repaso a los títulos mejor valorados de PS4, Xbox One, PC y Nintendo Switch con más impacto de esta primera mitad de año para todas las plataformas activas.

2018 está siendo un año intenso en lo que salida de propuestas se refiere. Videojuegos de todos los colores, géneros y plataformas que están demostrando que poco tienen que envidiar a lo que vivimos en 2017. Aunque todavía queda mucho, ahora que llegamos al ecuador del año en Meristation hemos decidido repasar los mejores juegos de 2018 que han salido hasta la fecha, artículo que iremos actualizando paulatinamente a medida que vayan llegando más títulos. Juegos innovadores, sólidos, referentes en su género y propuestas muy bien puntuadas en la revista. Estos son los más destacados de la primera mitad de año mientras esperamos que en lo que queda de curso lleguen todavía nombres mejores. Hemos omitido los ports y remasters de juegos ya publicados en el pasado.

Celeste

Para muchos, el mejor título independiente que ha salido este 2018, y eso que llegó en enero. Y no es para menos. Hablamos de Celeste, de los creadores de Towerfall Ascension. Un paltaformas 2D desafiante como el que más, con habilidades precisas y pensadas al milímetro y una bella historia detrás de Madeline, la protagonista del juego que tiene la necesidad de subir la montaña más alta. De superar sus miedos. De luchar contra sí misma. Un plataformas ejemplar, repleto de retos para los más exigentes y con un sinfín de fases “cara B” que te sacarán de quicio.

The Red Strings Club

Uno de los títulos más sorprendentes de la industria española llegó a principios de año de la mano de Deconstructeam. The Red Strings Club es una aventura conversacional de toque ciberpunk que brillaba en narrativa, con temas variados y profundos a tratar, y en mecánicas que aportaban un punto distinto al género en cuestión. Una experiencia corta, intensa y que caló entre los jugadores. Fue uno de los nombres destacados en la Gamelab de 2018, y no es para menos. Imprescindible y rejugable.

Iconoclasts

El catálogo de indies no para de crecer con propuestas de calidad que cada mes compiten con grandes producciones mirando de tú a tú a las grandes compañías. Es el caso de Iconoclasts, un título fantástico que más allá de su estética retro, consigue crear una aventura de acción 2D con todo tipo de mecáncias y propuestas que se entremezclan perfectamente entre ellas. Heredero de Monster Hunter IV, pero con identidad propia y otro de esos indies que vale la pena descubrir.

Monster Hunter World

Que Capcom se encuentra en un momento de renacimiento no lo decimos nosotros, sino sus actos. El año arrancó con Monster Hunter World, sin duda uno de los mejores juegos de 2018. Un paso al frente de la fórmula tan exitosa de los últimos años, ahora en Playstation 4 y próximamente en PC con un mundo enorme, rico en vegetación y bestiario y un cooperativo majestuoso. Uno de esos juegos hechos para que el jugador invente y explore por su cuenta y una buena señal de cara a los otros grandes nombres de la compañía que quieren llegar próximamente: Resident Evil 2 y Devil May Cry 5.

Kingdom Come: Deliverance

La obra de Warhouse que salió en febrero no solo se convirtió en el mejor título de su mes, sino que es uno de los grandes desarollos que nos deja la industria europea en este 2018. Un juego que se dio un impulso vía Kickstarter, que no salió exento de problemas… Pero que en su ambición y en su particular manera de reflejar aspectos de la sociedad, religión o política de la época en la que se ambienta ha conseguido hacerse un hueco destacado. Kingdom Come: Deliverance es un RPG diferente, con aroma a AAA, totalmente para un jugador y con una historia interesante que lo convierten en uno de los mejores juegos de 2018.

Dragon Ball FighterZ

Bandai y Arc System Works se unieron para hacer lo más difícil: el juego de Dragon Ball definitivo que, además, fuera un referente dentro de la lucha competitiva. Dicho y hecho. Además de ser el título de lucha más rápidamente vendido en formato digital y superar los tres millones de copias, se ha convertido en el nuevo rey a nivel de competición en todo el mundo. El título que lleva la voz cantante en el EVO y el que domina todos los torneos americanos y japoneses. Jugablemente accesible, pero tremendamente profundo y repleto de posibilidades, con un acabado audiovisual de primer nivel y fiel a la obra de Toriyama como nunca antes nadie y repleto de detalles que engrandecen una obra que se completará en septiembre con su llegada a Switch, única plataforma que le falta. Dragon Ball FighterZ es el nuevo rey de la lucha.

Into the Breach

Tal vez una de las grandes sorpresas de este año. Into the Breach es un título de estrategia que a pesar de la naturaleza de su género, intenta acercarse a todos los públicos. Es de las experiencias más accesibles, elegantes y a la vez profundas que recordamos, con todas las piezas encajadas a la perfección para experimentar pura emoción en formato por turnos mientras preparamos una jugada que puede ser definitiva. Pocos juegos tienen la capacidad de ser una enorme puerta de entrada a los novatos y convencer a lo más duros del género. Y este título lo consigue con creces.

Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino

Muchos esperaban como agua de mayo la llegada de la secuela de Ni No Kuni, ese JRPG de Level-5 con aspecto de Studio Ghibli y una jugabilidad pulida y accesible. El estudio nos presentó en marzo la llegada de Evant, Shant y Roland como protagonistas de un título que más allá del rol japonés, nos ofrecía elementos de gestión y varios cambios a nivel de mecánicas. El título va increscendo para acabar siendo una experiencia más que soprendente, con momentos imborrables y un acabado audiovisual que sigue la estela de la primera parte: una maravilla que enamora desde el primer minuto.

A Way Out

Joseph Fares está en nuestros corazones desde su show en los Game Awards, pero sobre todo por la maravilla llamada Brothers: A Tale of Two Sons que nos presentó hace tiempo. Las expectativas con A Way Out eran elevadas, y podemos decir que cumplieron su cometido. Un título que mezcla narrativa y cooperativo como pocos recordamos, que vale la pena jugarlo con alguien cercano y que tiene varios giros de guion sorprendentes. No es el mejor a nivel de mecánicas, pero como experiencia para compartir (y con muchas facilidades en ese sentido) deja un gran sabor de boca.

God of War

Sony Santa Monica y Cory Barlog culminaron en abril su gran obra: el renacer de God of War. Un título con un largo desarrollo que quería cambiar las bases que habían identificado a la saga de Kratos, pero manteniendo la esencia devastadora del Dios de la destrucción. Y el resultado final no ha podido ser más contundente. Un reinicio excelente, de lo mejor de Playstation 4 y un firme candidato a Juego del Año. Acción desenfrenada, exploración bien entendida y un nuevo mundo basado en la mitología nórdica que promete futuras entregas simplemente magistrales. Una obra sin apenas fisuras.

Far Cry 5

Ubisoft sigue en racha, y Far Cry 5 es seguramente un buen ejemplo de ello. Un título que salió en marzo se convierte en uno de los mejores juegos de 2018 gracias a refinar la fórmula que tan bien se asentó en la tercera entrega numerada y que ha ido creciendo en opciones, en libertad absoluta de acción y en unos enemigos tan alocados como carismáticos. La quinta entrega es más salvaje, mejor a nivel técnico y con añadidos, como el editor de mapas, que son todo un acierto. Si tuviéramos que señalar un shooter de corte arcade en plena generación, sería este sin dud

Yakuza 6: Song of Life

SEGA no ha desistido en su empeño de hacerse un hueco en el mundo de los JRPG y el mundo abierto, desde un punto de vista muy particular eso sí, y Yakuza se ha establecido casi como saga de culto. La llegada de los Kiwami o el imprescindible Zero han sido un golpe de autoridad tras el más que discutible Yakuza 5, y la sexta entrega numerada de la saga que nos ha llegado a Europa este 2018 es uno de los nombres más importantes del año. Por variedad y posibilidades en el enorme mundo que se nos presenta, por la trama y por el adiós de Kiryu después de tantos años. Un imprescindible y uno de los mejores de la saga.

Pillars of Eternity: Deadfire

Pillars of Eternity es una franquicia que ya relacionamos con excelencia, y no es para menos. Esta nueva entrega, una secuela que amplía claramente todo lo que vimos en su predecesor y un sueño hecho realidad para los amantes del rol más tradicional, se erigió en mayo como uno de los grandes candidatos a Juego del Año aunque no sea el clásico juego que vende millones de copias. En todo caso, dentro de PC es uno de esos must have de manual.

Detroit: Become Human

David Cage y Quantic Dream tenían delante de sí la oportunidad de crear un proyecto más grande, sólido y ambicioso que sus últimos trabajos. Esa era la idea y con todo eso en mente se pusieron manos a la obra para Detroit: Become Human. Un título que tiene lo que se espera del desarrollador francés, pero con más toma de decisiones, más variables y un acabado audiovisual todavía más espectacular. Está claro que los juegos de Cage no son para todo el mundo, pero a quienes le gusten aquí encontrarán seguramente su obra más interesante en todos los sentidos.

Bloodstained: Curse of the Moon

Koji Igarashi sigue trabajando en su esperado Bloodstained, heredero espiritual de Symphony of the Night. Pero mientras está con ello, y casi sin previo aviso, también nos han dejado una de las grandes sorpresas de este año: un Castlevania clásico mirando a las primeras entregas con este Curse of the Moon. Un juego simplemente imprescindible para los amantes de los orígenes de la mítica saga de Konami.

Vampyr

Vampyr es de esos juegos que habían generado altas expectativas por la ambientación y el tipo de trama que se esperaba detrás de sí. Dontnod Entertainment, padres de Remember Me y Life is Strange, se consagran con uno de sus títulos más sólidos a nivel jugable y un sistema de juego que encaja perfectamente tanto con las personalidades de los personajes, los objetivos del protagonista y una estética y banda sonora de primera. Seguramente no es para todo el mundo, pero vale la pena darle una oportunidad.

Octopath Traveler

Uno de los mejores JRPG que ha hecho Square Enix desde que las dos compañías míticas se fusionaron. Octopath Traveler es una experiencia que bebe de la nostalgia de los años noventa, pero que ofrece un sistema de combate ágil y sólido, tramas de ocho personajes que se enlazan de manera inteligente y un acabado audiovisual que vale mucho la pena. Los amantes del género y poseedores de Switch están obligados a una compra que se convierte en uno de los mejores juegos de este año y candidato a GOTY.