BeTech: noticias de tecnología

CEREBROS BIÓNICOS

Hackear el cerebro de soldados y meterles un módem, el proyecto Squad X de EEUU

Hackear el cerebro de soldados y meterles un módem, el proyecto Squad X de EEUU

Sí, lo de Ghost in the Shell parece que se hace realidad: implantes cibernéticos en cerebros humanos.

En 1972, el aclamado escritor Michael Crichton (Parque Jurásico) imaginó en su novela El Hombre Terminal lo mismo que el mangaka Shirow Masamune en 1989 para su Ghost in the Shell, lo mismo que en 2017 Regina Dugan, jefa de uno de los grupos de investigación de Facebook, dejó caer durante el evento F8 del pasado 2017: electrodos implantados directamente en el cerebro. ¿Por qué? Para acceder a una condición meta-humana, para acelerar la evolución e implantar esa tecnología que usamos a diario directamente dentro de nosotros. Para ser mejores que el resto.

 

Hackear el cerebro de soldados

Nacida en 1958, en plena Guerra Fría como la respuesta USA al lanzamiento del Sputnik ruso de la URSS, la Agencia de Proyectos Avanzados para la Defensa, más conocida como DARPA, es el brazo del Pentágono al que le debemos desde el inicio de Internet hasta la tecnología de los drones. Y en su búsqueda constante de adelantarse a los posibles enemigos del país, comenzó en 2013 la llamada Iniciativa X Squad, un nombre que parece sacado de un grupo de superhéroes de cómic sin duda. ¿En qué consiste? Como leemos en Motheboard, en un método para buscar ‘acelerar’ el grado de procesamiento de la información que hace el cerebro de un soldado americano.

Militares con capacidades cerebrales expandidas para procesar datos más rápido que el enemigo. ¿Predijo el film Soldado Universal el futuro?

Militares con capacidades cerebrales expandidas para procesar datos más rápido que el enemigo. ¿Predijo el film Soldado Universal el futuro?

En sí es un método para emparejar un ser humano con una Inteligencia Artificial, de tal manera que sea la propia IA la que filtre toda la información en bruto que le va llegando, por ejemplo de mensajes de radio, imágenes de drones y datos de sensores en mitad de una operación militar, y facilitándosela al soldado para que este haga aquello para lo que ha sido entrenado: tomar decisiones rápidas en tiempo real. Algo que llaman ‘Intelligent Agent’ o Agente Inteligente según el ejército.

Agentes Inteligentes

De momento, en la iniciativa X Squad participan universidades de California, Texas, Florida y New York, empresas privadas y decenas de expertos como el neurocientífico doctor Jonathan Touryan, de la Agencia para la Ingeniería e Investigación Humana del ejército americano, el cual señala que “en teoría, los agentes inteligentes tendrán un poder computacional paralelo mucho mayor que el de los humanos”. Hablando del proceso de fusionar a un soldado con una IA, “en cuanto al desarrollo de los principios de integración humano-agente, esperamos acentuar las ventajas de ambos al tiempo que mitigar las debilidades individuales”.

Aunque desde DARPA no sueltan prenda sobre cómo llevarían este proceso a cabo, sí citan un experimento reciente que describe lo que quieren lograr: Hay dos personas viajando en coche por una autopista muy transitada, en plena hora punta. Uno de ellos conduce y el otro lo acompaña. El pasajero, que hace el papel de la IA que compone a un agente inteligente, habla al conductor todo el rato para ponerlo a prueba, y ver cuánto es capaz de recordar un ser humano y cómo responde a esa nueva información que recibe en un entorno bajo stress.

Un trabajo de colaboración entre persona y máquina que le vale al ejército para determinar en qué momento es bueno que las IAs militares les den información a los soldados con el objetivo de que estos asimilen los datos de forma más eficiente, y cuándo no.

Implantes cerebrales, algo que hace 30 años era Ciencia Ficción hoy está en proceso de ser una realidad

Meta-humanos: implantes biónicos

Pero si emparejar soldados con IAs suena a Ciencia Ficción, este proyecto que el Ejército USA y la DARPA desarrollan fuera parte del proyecto X Squad ya suena directamente a futurismo desde su nombre: Interfaz neuronal implantable. O sea, integrar un módem directamente en el cerebro de un soldado para que el proceso de comunicarse con la IA se haga de manera directa. Exactamente igual que el manganime de Ghost in the Shell, en el que vemos a una división de agentes con cerebros (y algunos, cuerpos) modificados, expandidos con elementos biónicos para comunicarse entre ellos y acceder a una gigantesca red de datos directamente en su cerebro.

Se trata de una especie de módem cerebral que pueda traducir los datos enviados por la IA a impulsos electrónicos que sean compatibles con los pensamientos de un cerebro humano: una fusión de la mente humana y la IA que lleva desde 2016 en desarrollo en un proyecto de 4 años y 60 millones de dólares. Para ello habría que descifrar elementos clave del cerebro humano, entender cómo funciona esa interfaz orgánica. Ello proporcionaría al ejército americano el disponer de soldados humanos capaces de procesar información y datos a una velocidad mayor que el enemigo, y por tanto tener ventaja sobre este.

0 Comentarios

Normas Mostrar