BeTech: noticias de tecnología

BIOSENSORES

Evitar resacas por beber demasiado será posible con este tatuaje temporal

Evitar resacas por beber demasiado será posible con este tatuaje temporal

Un simple tattoo de quita y pon nos medirá el nivel de alcohol en sangre y dirá si nos estamos pasando.

Catalogado por muchos como una droga y por otros como un pasatiempo, alcohol es una una sustancia psicoactiva y depresor del Sistema Nervioso Central que pertenece al grupo de sedantes junto con los barbitúricos y las benzodiacepinas, y cuyo consumo desmedido puede hacer daño al organismo. Tomado con control puede ser el deshinibidor perfecto para una noche de fiesta con los amigos, o una forma de calentarse rápidamente el organismo en una situación de frío extremo.

 

Pero en grandes cantidades es eso, una droga que destruye y atonta, y que en situaciones como coger el coche se puede convertir en el detonante de un accidente. ¿Eres de los que les gusta tomarse un par de copas pero sin pasarse? Pues aquí tienes un gadget para saber cuándo hay que parar.

Biosensor anti-resaca

La idea que se tiene de un gadget para medir el nivel de alcohol en sangre es el típico alcoholímetro en el que soplar para ver la concentración, pero la tecnología del dispositivo Proof cambia eso por completo, ya que suprime la parte de soplar y simplemente mide la cantidad de alcohol a través de las células de la piel. ¿Cómo? Mediante el wearable más discreto del mundo: un tatuaje temporal de quita y pon que se coloca directamente en el brazo. Este dispositivo de monitorización permite de forma discreta medir directamente el nivel de alcohol en sangre, trasladando los resultados a una app para que los veamos en la pantalla del smartphone.

El sistema por el que el biosensor mide el nivel de alcohol en sangre

El sistema por el que el biosensor mide el nivel de alcohol en sangre

Desarrollado en la Universidad de California, el wearable es un pequeño biosensor con componentes flexibles wireless que se coloca directamente en la piel, y funciona estimulando la transpiración, que el sensor usa para detectar el nivel de alcohol dentro del sistema de dicha persona. La estimulación se lleva a cabo usando un químico, y lo mejor es que todo el proceso no tarda más de 8 minutos en suceder de principio a fin, logrando una medición en tiempo real del nivel de alcohol.

En pruebas, de momento

La idea de no tener que soplar en el típico aparato, sino de medir el alcohol que llevamos ingerido usando un sensor de quita y pon convierten este método en ideal para tener una comercialización masiva, ya que es sencillo, barato y rápido. Aunque de momento, el biosensor está en pruebas y aún sigue en desarrollo. Desde luego seguro que alguna gran Farmacéutica estará interesada en las posibilidades comerciales y médicas del proyecto.