Nuestros juegos para la navidad 2017

La Redacción

Como cada año, preguntamos a los integrantes de la revista cuál es el título al que más van a jugar estas navidades. ¿Cuál es el vuestro?

La navidad es una época que muchos asociamos al videojuego. Fue en estas fechas cuando muchos de nosotros recibimos esa primera consola o ese primer ordenador con los que comenzamos a introducirnos en esta senda, y es por supuesto una fecha propicia para disfrutar de ese videojuego de ayer o de hoy al que tenemos el ojo puesto. Cada año nos gusta compartir con nuestros lectores cuál es nuestro plan para estas fechas y, por supuesto, preguntaros también cuál es el vuestro. La sección de comentarios está abierta para vosotros.

Ricardo Fernández: Final Fantasy XI Online

La Navidad es quizás la festividad con connotaciones familiares más importante que se da durante los doce meses que tiene el año. Algunos se reúnen con amigos para disfrutar de veladas llenas de anécdotas, otros realizan viajes a otras ciudades para pasarlas con los familiares y algunos, las pasan alejadas de la civilización en compañía de sus más allegados. Yo tengo como costumbre -ya casi una religión- celebrarlas en Vana’diel, el mágico mundo virtual de Final Fantasy XI Online que además este año celebra su quince aniversario. Si las circunstancias me lo permiten, claro. Este año 2017 mi pequeña familia de tres nos quedaremos en casa así que disfrutaré, como muchas otras veces, de la gran capital Jeuno engalanada para la ocasión con su música y motivos navideños. Aprovecharé para lanzar cohetes con forma de Papá Noél montado en sus renos en San d’Oria, veré la nieve caer en Beaucedine Glacier o disfrutaré de los eventos festivos que nos traigan los Moogles en su zurrón por cada ciudad. La familia es quizás lo más importante de nuestro periplo por este mundo llamado Tierra, pero esos amigos que están a tu lado durante tantos años en el maravilloso mundo de Final Fantasy XI Online, bien pudieran considerarse también parentela. ¡Felices fiestas a todos!

Franchuzas: XENOGEARS (PS, 1998)

Después de un buen puñado de años sin volver a él, esta navidad tenía que ser para Xenogears. A pesar de sumergirme en su post-game, Xenoblade Chronicles 2 me dejó con ganas de más Xeno, y la cercanía de mis últimos rejugados a las entregas de Wii y Wii U hicieron que decidiese saltar directamente a la primera obra dirigida por Tetsuya Takahashi en tiempos de PSX (necesitamos un relanzamiento de Xenosaga, maldita sea). Por otro lado, las alusiones y reinterpretaciones de la mitología judeocristiana también lo convierten en una especie de juego navideño. Irónico, como la Jungla de Cristal en el cine, aunque por motivos bastante diferentes. Xenogears reflexiona sobre la idea de Dios fuera de los márgenes blancos o negros de otros juegos, y mira más hacia cómo dicha idea influye en la gente. Hacia cómo la fe puede mover montañas, y también hacia cómo se puede utilizar para manipular con fines más terrenales. Y claro, luego tienes teorías freudianas, mechas, reencarnaciones, combos de lucha libre, romances, plataformeo algo tosco y una recta final con toques de visual novel porque los recursos se acabaron a mitad de camino. Xenogears es el JRPG ecléctico por excelencia, uno que a veces falla en cosas muy básicas porque se deja llevar por una desmesurada ambición narrativa, pero que por momentos también te deslumbra con una clase de luz que la mayoría de juegos ni siquiera encienden.

Joaquín Relaño: B.C. Racers

Mi añorado e inolvidable Mega-CD pasó a mejor vida hace ya 22 largos años, pero ni lo he olvidado ni lo olvidaré jamás, tal fue la imborrable huella que dejó en mí. Por desgracia no dispongo del espacio necesario para instalar una máquina funcional con su correspondiente televisor de tubo, pero sí puedo hacer uso de los socorridos emuladores para seguir disfrutando de un catálogo que, entre tanta morralla FMV, contaba con pocas pero grandísimas joyas que aprovechaban a fondo las capacidades de un maravilloso periférico que mereció haber corrido una mejor suerte. Estas navidades el juego a recordar será B.C. Racers, algo así como "el Mario Kart de Mega-CD". Desarrollado por Core Desing, la third party que mejor supo aprovechar la máquina, este título no es otra cosa que un videojuego de karts (aunque lo que llevamos son más bien motos "de época") en el que se hace un magnífico uso de las increibles capacidades de reescalado de sprites que poseía este periférico/consola. Tremendamente jugable, gráficamente delicioso, con una banda sonora genial y unos personajes muy carismáticos (este título forma parte de la mítica serie Chuck Rock, así que veremos tanto a Chuck como a su hijo entre la plantilla de pilotos seleccionables), B.C. Racers es una maravilla retro a reivindicar dentro del género de la conducción arcade.

Borja Ruete: Los Pilares de la Tierra

La novela más famosa de Ken Follett ha sido trasladada a los videojuegos gracias al trabajo de Daedalic Entertainment. Los padres de la saga Deponia han trabajado en una aventura gráfica point & click que mezcla elementos clásicos del género con mecánicas de decisiones propias de los títulos de Telltale Games. Hace tan solo unos meses pudimos disfrutar del LIBRO 1, que narra la historia del constructor Tom Builder y de otros tantos personajes carismáticos. Los Pilares de la Tierra es aventura ambientada en la Edad Media tiene como telón de fondo la construcción de una catedral en la ficticia Kingsbridge. Sin embargo, la historia está preñada de conspiraciones y aventuras. Con motivo del lanzamiento del LIBRO 2—otros siete capítulos nuevos—, estas Navidades volveré a viajar por los peligrosos caminos de la Inglaterra del siglo XII. Si el primer contenido servía como una una larga introducción, espero que los siguientes capítulos profundicen en la psique de los personajes y avancen hacia el clímax del LIBRO 3, último de los contenidos previstos, disponible a principios de año.

Sergio C. González: Ninja Gaiden Black (Xbox) 

Desde que se anunció la llegada de Ninja Gaiden Black a la retrocompatibilidad de Xbox, tuve claro que en cuanto tuviese tiempo revisitaría el título de Itagaki en Xbox One. En su día fui incapaz de terminarlo, pero hará cosa de 5 años pude terminarlo en la consola original. Estas Navidades he decidido volver a hacerlo por dos motivos: por un lado, poder disfrutarlo en alta definición en un televisor actual; por otro, el mando de la actual máquina de Microsoft. Pocas veces he sentido tener entre manos un juego de acción tan gratificante, que te castiga constantemente pero que, en realidad, te hace ver que todas las muertes y fallos se deben más a tu falta de habilidad que a una Inteligencia Artificial injusta. Supongo que no volveremos a ver algo parecido del Team Ninja, pero a decir verdad la retrocompatibilidad de Xbox con tanto 360 como con la original es una de las mejores cosas que le ha podido pasar a esta generación donde lo añejo se estaba empezando a dejar de lado -a no ser que pasásemos por caja-. Así que sí, estas Navidades recuperaré mi Ninja Gaiden Black, ¡aunque no sé si podré completarlo!

Pedro Herrero: The Last Guardian

Qué necesario y qué poco prolífico ha sido Fumito Ueda y su ya ex equipo del Team ICO. Desde que lanzaran el juego que ha dado nombre al estudio han surgido multitud de propuestas similares, pero ellos fueron los primeros. Después de haber disfrutado su primer trabajo y Shadow of the Colossus, no se me ocurre mejor época para hacerlo que ésta, un año después de su lanzamiento. Los primeros minutos evidencian que tiene problemillas técnicos, de control y de cámara, pero también que es un juego realmente especial, y es algo de lo que no todos pueden presumir. Después de haber pasado un 2017 de disparos, peleas y mundos abiertos por doquier, hay que terminarlo con una historia de las que llegan al corazón, y a pesar de no haberse prodigado mucho, esta gente ha demostrado ser tan buena como el mejor en estas lides.

Ruben Martínez: Let it Die

Aprovechando que ha cumplido un añito recientemente, y que sigue bastante vivo tanto por los recurrentes eventos desde su salida como por el hecho de que aún hay una base de jugadores relativamente activa, servidor pasará estas festividades dándole caña a Let it Die, el —con permiso de From Software— Dark Souls de Grasshopper Manufacture y Suda51. No en vano, tal ha sido el nivel de enamoramiento que tengo por este juego que no solo he invertido en él más de seiscientas horas en total, sino que además he conseguido llegar a lo más alto de los marcadores en España. Su jugabilidad rápida, directa, y violenta engancha bastante, y consigue no solo adaptar, sino mejorar bastantes convenciones propias del género hasta límites insospechados. Dadle un tiento si tenéis PS4; es free to play. Si no os gusta, al menos no perderéis dinero, solo tiempo. Bueno, y mi respeto.

Paula Croft: The Witcher 3

Seguro que habéis escuchado la frase de: "Volver a casa por Navidad". Además de en la vida real, también se puede aplicar a nuestras otras vidas virtuales, y es que el tiempo libre que tenemos en las fiestas navideñas lo podemos utilizar para iniciar nuevos juegos que nos han quedado pendientes durante el año...o para regresar a esos grandes mundos en los que siempre quedan aventuras por vivir, lugares por descubrir y cosas por hacer. Personalmente estoy pensando en volver a jugar de principio a fin uno de mis títulos favoritos: The Witcher 3, ya que al estar leyendo los libros siempre apetece ir más allá y pasear una vez más por el apasionante mundo construido por CD Projekt Red e ideado por Andrzej Sapkowski. Si por lo que sea todavía no lo habéis jugado, os recomiendo muy encarecidamente adentraros en esta gran historia junto a Geralt, Ciri, Yennefer y todo el elenco de personajes que nutren una perfecta y apasionante trama en un mundo vivo y lleno de posibilidades."

Carlos Forcada: Super Mario Galaxy

Se comenta, se discute, se lee por ahí que dejamos atrás uno de los mejores años del ocio electrónico desde siempre, con unos GOTY reñidos, propuestas geniales en casi todos los géneros y lo habitual cuando se habla de estas cosas. Sobre todo, han sido doce meses con raciones muy variadas para todos los paladares que aún estén dispuestos a disfrutar,  ahora que parece gustar más esparcir odio a todo por Twitter. Seguramente, debería esforzarme por completar en navidades algunos de los grandes del año que se han ido quedando sin finalizar por varios motivos, pero al final estas fiestas siempre las dedico a mirar un poco por el retrovisor. Esta vez lo voy a hacer con un legado mucho más cercano de lo habitual, y es que la diversión que me ha dado Super Mario Odyssey estas últimas semanas es de esas que te generan una nueva necesidad. Las navidades serán, esta vez, excusa perfecta para comprobar si Super Mario Galaxy  me sigue pareciendo, como en su momento, el mejor juego tridimensional del fontanero. Me recuerdo pensando, ante la ya casi veterana Wii, que por fin Mario volvía a ser Mario, así que hay ganas de comprobar si estas galaxias de Miyamoto aún mantienen la frescura, si todavía convencen con ese clasicismo renovado que las hacía tan especiales. También de ver el sabor de boca que dejan ahora, después de habernos pateado los más recientes Odyssey y 3D World.

Alejandro Castillo: Rainbow Six: Siege

Entre tantas idas y venidas que producen unas fechas tan señaladas en el calendario, personalmente dedicaré mi tiempo libre a aquellos títulos de los que no puedo disfrutar todo lo que querría a lo largo del año. Uno de ellos y el principal elegido para estas navidades viene en clave táctica: Rainbow Six Siege. Desde su llegada al mercado el pasado 2015, el título ha pasado por diversas etapas. Hay que reconocer que su estreno no fue todo lo adecuado que debería —debido en gran parte a varios problemas ligados con la estabilidad del emparejamiento en línea—. Sin embargo, el paso de los meses y el excelso trabajo de la compañía gala ha permitido que la experiencia brille con luz propia incluso en la escena competitiva. Ahora, en pleno 2017, afrontamos su tercer año de contenidos en el mejor momento de su trayectoria. Tras una Operación Health el pasado verano que propició la consolidación de las mejoras, Siege continúa su camino por convertirse en uno de los mejores juegos servicio de lo que llevamos de generación. 2018 viene cargado de nuevos operadores, mapas y diversos ajustes para así crear un asedio más completo si cabe.

Ramón Mendez: NIGHTS into the Dream

La Navidad es una gran época para ponerse al día con los grandes títulos de cada año, y más en este 2017 que presume de ser uno de los mejores años de toda la historia de la industria del videojuego. Pero también es una época de rememorar grandes clásicos, tales como esos Shenmue o Panzer Dragoon Saga que ya recordé en otras ediciones de nuestros juegos recomendados para estas festividades. Este año voy a sacar del armario un clásico atemporal, ideal para estas fechas, como es NiGHTS into Dreams. El Sonic Team nos invitaba a sumergirnos en nuestros propios sueños y pesadillas para salvar el mundo de Nightopia. Pocos títulos hay tan hermosos en todos sus aspectos: unos entornos y diseños cargados de color, una banda sonora preciosa y emotiva, una historia tierna, una jugabilidad fluida, dinámica y desafiante… Es uno de esos juegos que te dejan una huella imborrable y que recuerdas con cariño por más años que pasen. Aunque era un título de Saturn originalmente, a día de hoy está disponible en Steam, PlayStation 3 y Xbox 360 (compatible con Xbox One), así que no hay excusa para dejarse embriagar de esta hermosa aventura.

Sergio Melero: Xenoblade Chronicles 2

Estas navidades deseo —y espero— poder sacar el suficiente tiempo como para zambullirme dentro del universo de Xenoblade Chronicles 2 durante un buen cúmulo de horas. Afortunadamente, poder alternar entre el modo Dock y el portátil posibilitarán que, allá donde vaya en navidades, siempre lo haga acompañado de Nia, Rex, Pyra y todo el elenco de personajes, antagonistas y Blades que hacen de este juego algo realmente emocionante. Las cerca de 30 horas de partida que llevo a mis espaldas ya me han propiciado épicos combates acompañado de poderosos Blades, un gran número de aventuras que me han llevado a maravillosos lugares, acogedores campamentos y espectaculares ciudades, y los giros de guión potenciados por las espectaculares secuencias cinemáticas —de clara inspiración Anime— y el carisma de sus personajes me hacen augurar el mejor Xenoblade hasta la fecha.  Espero que el exagerado —y por momentos incómodo— diseño de personajes femeninos y el abuso de algunos clichés de la cultura japonesa no empañen una experiencia que apunta a convertirse en una de las más memorables dentro del panorama JRPG contemporáneo.

Cristian Ciuraneta: Assassin's Creed Liberation

No son pocas las sagas que vamos dejando en la recámara debido al enorme y muy a menudo inabarcable catálogo de lanzamientos de cada año. Sagas con varios años a sus espaldas que cuentan con entregas anuales ‒o casi‒ y que, ya sea por falta de tiempo o por otras preferencias en cuanto a gustos, vamos dejando de lado. Personalmente, una de estas franquicias que he ido aplazando no es otra que Assassin's Creed, de la que no toco un juego de la misma desde la tercera parte protagonizada por Connor Kenway, entrega que disfruté mucho en su día en PS3. Así pues, es hora de retomar la saga de los Assassins, y aunque pueda ser una ardua tarea ‒más en unos casos que otros‒, aprovecharé estos días de “paz y amor” para volver con Assassin's Creed Liberation HD en PS3 ‒el sencillito spin-off del III con Aveline como protagonista original de PS Vita‒, continuar con Assassin's Creed Rogue también en PS3 ‒título que salió a medio camino entre generaciones‒ y dar el salto ‒al menos en mi caso con la saga de Ubisoft‒ a la actual generación con Assassin's Creed IV: Black Flag, entrega que me ha despertado siempre una enorme curiosidad por su temática pirata. ¡Y eso que mi estantería alberga las versiones especiales o completas de todos y cada uno de los títulos de la franquicia! Si los días fueran de 48 horas...

Aarón Rodríguez: Megadimension Neptunia V II

En 2012 me hice con una Playstation 3 para jugar a la mayoría de juegos japoneses que estaban empezando a brotar con asiduidad en la consola. De esos juegos hubo uno que salió al poco de tenerla. Su título era “Hyperdimension Neptunia Mk-2”. La serie la conocía de lo poco que se había hablado de ella en internet y no se tenían muy buenas impresiones al respecto. Pude hacerme con una copia con un poco de suerte a precio razonable y cuando lo probé me encontré con un título sencillo pero fascinante. Técnicamente no era una maravilla y habían aspectos mejorables, pero las impresiones que me dejó tras acabarlo por primera vez, mientras sonaba su tema de ending “Go -> Love, Peace”, fue que era un título divertido, con unos personajes carismáticos y mucho humor al respecto del mundo de los videojuegos. Hoy, 5 años después, mi juego para estas navidades va a ser “Megadimension Neptunia V II”, cuarta entrega de la serie. A tenor del salto cualitativo, tanto en lo referente a gráficos como en jugabilidad, que supone una entrega de una saga que comenzó de manera bastante irregular, puesto que el primer juego era bastante arcaico ya que tomaba parte del esquema jugable de “Trinity Universe, no dudo que será un título con el que mantenerme entretenido durante estas fiestas con el humor que caracteriza a esta serie y una jugabilidad más que decente.

César Otero: Fallout 4 + Pipboy y Westeros para el turrón

Desde que salió Fallout 4 he tenido una espinita clavada: conseguir la edición Coleccionista que traía el Pipboy. En su momento no pude -mi cartera estaba más muerta que el Refugio 111…-, y a posteriori los precios en eBay eran un verdadero apocalípsis de la especulación. Pero he aquí que hace unos meses, gracias a un inglés muy simpático de eBay UK, me hice con una nueva de PS4 precintada y por debajo de las 3 cifras -triunfazo. Y mi intención, ya que me quedé a la mitad del juego en 2015 en una partida de esas de “bueno, ahora me siento y la retomo”, es empezarlo pero en modo ‘Extreme Geek’: O sea, jugarlo con el Pip-boy puesto. De hecho ya empecé, y la sensación de llevar un Pip-boy puesto -aunque sea todo plastiquete, criticones- y que justo cuando lo encuentres en el juego, tu brazo cobre vida y el programa se inicie, es de un fanservice orgásmico.

Sí, el cacharro pesa y debes encontrar la postura, y la batería del móvil vuela. Pero la sensación de inmersión es absoluta y Bethesda logró una de las mejores companion apps que he probado, así que Albóndiga y yo nos comeremos el turrón que encontremos por la Commonwealth. Y cuando esté saturado de lidiar con mutantes y post-apocalismos varios, aparte de repasarme Juego de Tronos Temporada 6 en Bluray -como molan las ediciones Steelbook con esos imanes de las Casas- aprovecharé para darle otra vuelta al Juego de Tronos de Telltale, lo único decente hecho en materia virtual de la obra de RR Martin. Gráficamente es de PS2 y aún así tiene unos fallos de rendimiento acojonantes, pero su trama, esa historia centrada en la Casa Forrester de A Dance with Dragons y encajada entre las temporadas 3ª y 5ª de la serie de TV, es lo más parecido que hay de momento a sentir en la piel ese juego de tronos en el que ganas o mueres.

Javier Oria: S.T.A.L.K.E.R

Vienen días de descanso y apetece acompañarlos de un buen juego, así que aprovecharé para meterme de lleno en una de mis grandes cuentas pendientes desde hace ya varios años: S.T.A.L.K.E.R. es una aventura que llama muchísimo a atención por trama y ambientación, y precisamente las temperaturas en esta época del año me invitan a entrar mejor aún en el frío ucraniano. Eso sí, con los bichitos mutantes que ocupan la Zona no sé qué tal me las apañaré, así como con esos buscadores de artefactos que no me tengan demasiado aprecio. Lo cierto es que tengo muchas expectativas en cuanto a la generación de situaciones peligrosas, algo de cuya aleatoriedad he leído siempre maravillas. Confío plenamente en que este título me dé muchas horas de diversión y me atrape tanto como me llama, ya que sólo con escuchar algunos de sus temas musicales dan ganas de echarse un fusil a la espalda y salir a sobrevivir al horror. La mezcla de libertad, miedo y tiros también me empuja mucho a jugarlo ahora, ya que será un pequeño punto y aparte para despedir un año en el que me he atiborrado con geniales arcades de carreras, tanto nuevos como clásicos, así que me daré un respiro a ese respecto. En definitiva, muchas ganas de empacharme con la obra de GSC Game World entre polvorón y polvorón.

Juan Arenas: Metal Gear HD Collection

Los "expatriados", ésos que volvemos a casa por Navidad como cierto turrón televisivo, invertimos no pocas horas en viajes, y necesitamos recurrir a nuestros sistemas portátiles para hacer esos trayectos tan llevaderos como sea posible. Como además las máquinas "grandes", consolas y peceses, se quedan en casa por pura logística, tirar de portabilidad es la única forma de seguir jugando, aprovechando además para reencontrarse con títulos a los que de otro modo no dedicaríamos tanto tiempo. En mi caso, y dejando de lado a mi querida Wiz (haceos con una YA), será la denostada pero en mi opinión fantástica PS Vita la que me acompañe durante las fiestas. Y lo hará con Metal Gear HD Collection corriendo en sus entrañas.

Volver al universo de Snake y cía de vez en cuando debería ser asignatura obligada para todo jugón que se precie, y este recopilatorio portátil reúne la segunda y tercera entrega de la saga, junto al episodio del que disfrutara su hermana mayor PSP, Peace Walker, en 2010, con un oportuno lavado de cara que luce de fábula en la pantalla OLED de la máquina de Sony. Hasta Raiden parece mejor en sus infravaloradas 5 pulgadas. Sea como fuere, regresar a estas dos míticas entregas de la enorme saga de Kojima (sobre todo a su tercer capítulo, génesis de todo lo que dio de sí la aventura del Big Boss), será estas fiestas una fenomenal forma de insuflar aire a la portátil de Sony. Qué lastima, eso sí, que en la versión occidental de este gran recopilatorio, al contrario que en su igual nipón, no se decidieran a  incluir el Metal Gear Solid original de PSX... con eso la experiencia habría sido definitiva.

Fran García: Xenoblade Chronicles 2

Más de 158 horas. Según mi Wii U, es el tiempo que le dediqué a Xenoblade Chronicles X en poco más de un mes. Para muchos, es imposible jugar tanto tiempo en un periodo normal, por ello es comprensible que Nintendo haya lanzado todas las entregas de esta saga a las puertas de las vacaciones de verano o de Navidad. Xenoblade Chronicles 2 encaja como un guante en Switch. Los largos viajes de las festividades navideñas los amenizaré con esta épica aventura rumbo al Elyseo, profundizando en las estadísticas de un sistema de combate que se promete complejo y consiguiendo a decenas de Blade - armas con formas humanas coleccionables que guardan ciertas similitudes, por la cantidad de tipos que hay, con Pokémon.

Pero lo que más me llama de la nueva aventura de Monolith es precisamente eso, el concepto que el estudio japonés tiene de aventura. Recordando el asombro que me ofrecía tras cada paso Mira, el planeta de Chronicles X, no puedo esperar a explorar las ciudades y ecosistemas sobre majestuosos titanes que tiene para ofrecerme esta secuela del título de Wii.

Sergi "Motenai": Bioshock: The collection

Según las estadísticas proporcionadas por la propia Microsoft, tras las más de 1000 horas dedicadas a Xbox este 2017 mis juegos más jugados corresponden a una trilogía de la anterior generación: Mass Effect. Este fue mi entretenimiento principal durante las vacaciones de Navidad del año pasado y durante este período de descanso por fiestas me gustaría rejugar una de mis sagas favoritas también de la generación pasada pero esta vez en mi One X.

Bioshock es una saga que se ha ganado un puesto de excepción en el Olimpo de los videojuegos por méritos propios; un juego atípico en la tendencia creciente de juegos-servicio, que mostró al mundo todas las bondades y posibilidades de cómo el buen uso de la narrativa y unas mecánicas muy sólidas podían crear un videojuego a la altura de los mejores de todos los tiempos. La distopía de la ciudad sumergida que Andrew Ryan esconde en Rapture consigue llegar al jugador desde todos los ángulos: una ambientación muy cuidada, una historia repleta de profundidad y unas sensaciones a los mandos que pocos han conseguido igualar. Creo que ha llegado el momento de revivir esta experiencia 10 años después de mi primera vez. Y recomiendo a todo el mundo que me acompañe en el proceso.

Albert Gil: Rainbow Six: Siege

Normalmente, la esperanza de vida de los títulos enfocados al competitivo multijugador queda determinada durante las primeras semanas después del lanzamiento. Si tras ese periodo el juego no se ha asentado ni ha desarrollado una comunidad fiel entorno al mismo, tiene todas las papeletas para acabar cayendo en el olvido al poco tiempo como muchos otros. Por eso es especialmente sorprendente y emocionante el extraño caso de Rainbow Six Siege. Uno de esos juegos que irrumpen en el mercado de forma accidentada, pero que a diferencia de la mayoría, ha sabido aprovechar y explotar su inmenso potencial hasta convertirse en uno de los shooters más jugados y respetados por la comunidad.

Puede sonar tópico, pero cada vez que entro a probar las novedades (en forma de armas, mapas y operadores) que Ubi Soft ha incorporado al título me doy cuenta que no hay dos partidas iguales en Rainbow Six Siege. Y que rara es aquella ronda en la que no descubro y aprendo algo nuevo que aplicar en la siguiente. Siege es un juego espectacular, imprescindible para cualquier amante de los shooters tácticos competitivos, y es a lo que voy a estar jugando no solo estas Navidades, sino durante muchos años más.

José Luis López: Doom

¿Que mejor época que la Navidad para volver a las más violentas profundidades del infierno? Mientras el resto del mundo se reune para celebrar en familia y profesar su amor los unos a los otros yo optaré por sumergirme en una espiral de ultraviolencia con Doom. Aun me quedan por cumplir mis objetivos de pasarme el juego en modo Pesadilla con todas las mejoras y completar el modo arcade en ultra pesadilla. Tras un año de dejar a este brillante título reposar es hora de retornar a la rútina de escopetazo seguido de la mutilación de alguna extremidad, hora de volver a disfrutar de una de las mejores bandas sonoras de la historia de los videojuegos. Pocos juegos consiguen mantener un ritmo tan frénetico como este a lo largo de tantas horas y mientras esperamos a la segunda parte no queda otra que volver a rasgar y despedazar.

Salva Fernàndez: Flashback

A principios de los añosnoventa recibimos uno de esos juegos que cuando tienes entre manos,sientes como si estuviera avanzado en el tiempo. Flashback, de DolphinSoftware, era uno de dichos elegidos. Una aventura de ciencia ficciónque te atrapaba por su espectacular banda sonora, por ese argumentocreciente y repleto de sorpresas y, por qué no decirlo, esa introduccióntrepidante que te dejaba anonadado. Pero Flashback era mucho más queeso. Era un título excelente a nivel jugable, con su mecánica dedisparo, puzles y plataformeo. Con esas animaciones tan “realista”, sise permite la definición, que incluso hoy aguantan el tipo y que seguíala estela de otros juegos que sorprendieron por sus movimientos como esel caso de Prince of Persia. Así que entre las novedades pendientes delaño (Wolfenstein 2, Assassin’s Creed Origins y Okami HD) echaré partidasa Flashback. Y lo haré en una versión custom de Dreamcast que editaronunos franceses muy majos. Juan Arenas seguramente ahora mismo se estáestirando los pelos al leer que abriré dicha pieza de coleccionismo peroes que a mí, una vez subida la foto a Twitter, lo que me gusta esjugarlo (y de paso comprobar que dentro no hay un disco de Camela y sílo que compré).

Francisco Alberto Serrano: Knights of the Old Republic 2

No siendo muy entendido de cine, suelo reservarme mis opiniones sobre el séptimo arte para amigos y conocidos que puedan tener algún interés en lo que pueda decir sobre el tema. Pero debo decir que no disfruté nada la reciente "Los Últimos Jedi", particularmente su interpretación de temas o personajes clásicos de la saga. Lejos de mi intención entrar en la batalla entre defensores y detractores que lleva incenciando las redes desde hace días, pero un argumento que suelo escuchar es que la nueva película propone una ruptura con el pasado que la eleva. Personalmente, para encontrar una reinterpretación efectiva y más interesante de los valores Jedi y de la Fuerza, me quedo de lejos con KOTOR 2 y su cuidado guión a manos de Chris Avellone. Una incursión en este universo de la antigua república con un personaje y unas motivaciones morales diferentes de pasadas partidas es justo lo que me hace falta para olvidar la ejecución de la última película y recordar la grandeza que atesora el universo Star Wars a su alrededor.