El final de Naruto

Parece mentira pero Naruto Shippuuden está a punto de tocar a su fin en el manga. Masashi Kishimoto está a un capítulo de poner punto y final a la 4ª Guerra Ninja y dar conclusión a 15 años de serie. Naruto es, junto a Dragon Ball y One Piece, uno de los grandes pilares de la historia del shonen japonés. No es sólo una cuestión de que haya alcanzado enorme popularidad en su país natal, sino que su influencia se deja sentir con igual fuerza en el resto del planeta. Naruto es una de los anime que trasciende al público aficionado al manga/anime para convertirse en una licencia popular y mundial, que no sólo vive de su material original sino de incontable merchandising y productos relacionados. Como sucede con cualquier serie de mucho éxito en japón, parte de su fama y popularidad se ha transmitido a los videojuegos de forma particularmente intensa además durante estos años. Hemos contado con una auténtica avalancha de videojuegos de diferentes tipos -aunque con la lucha como género predominante por razones obvias-. Ahora que la saga pone punto y aparte, quizás final, es buen momento de repasar esta trayectoria y recordar los grandes momentos que Naruto, Sasuke, Kakashi y compañía han ofrecido en este medio.


El primero de todos: Naruto: Konoha Ninpouchou


Se suele pensar que Clash of Ninja es el primer juego de Naruto (es el tercero de hecho, pero fue el primero en aparecer fuera de Japón). Lo cierto esque tal honor lo tiene un auténtico desconocido de la serie, por un mero mes de distancia. El estreno del pequeño ninja sería en la pequeña Wonderswan, con un difícil pero muy bien planteado RPG con un particular sistema de combate con cartas que se usan en fases de ataque y defensa por turnos. Como es de esperar dada la plataforma, es uno de los pocos juegos de la serie que no ha salido de Japón.


2003, El año del Ninja


Si la popularidad de una serie se mide por el número de videojuegos que tiene, sólo había que echar un ojo al calendario de lanzamientos del 2003 para entender lo grande que se estaba haciendo el manga de Kishimoto. El comienzo de la emisión del anime en octubre del 2002 inflamó las llamas de la popularidad de la serie, lo que motivó que para el mismo año aparecieran la friolera de seis juegos distintos en diferentes formatos y por parte de diferentes estudios, todo un récord. El primero fue Konoha Ninpouchou, que daría el pistoletazo de salida a un periodo en el que aparecía un nuevo juego de Naruto cada mes. Clash of Ninja en Gamecube, Ninja Council y Konoha Senki en GBA, Naruto: Narutimetto Hīrō en PS2 y Naruto: Shinobi no Sato no Jintori Kassen en Playstation. Sólo Council, Clash of Ninja y Narutimetto (Ultimate Ninja en occidente) acabarían convirtiéndose en series. Tanto Konoha Senki como Shinobi no Sato no Jintori Kassen representan el fracaso que ha tenido la saga al apostar por cualquier cosa que no fuera por la lucha o por la acción directa, ya que ambos son juegos de estrategia. 


Naruto: Clash of Ninja


La Narutomanía comenzó a resonar en los videojuegos gracias al trabajo de Eighting, ligado exclusivamente a Gamecube y a Wii. Los creadores de juegos como Bloody Roar 3 o Tatsunoko Vs Capcom desarrollaron una de las más extensas y conocidas sagas de lucha basada en Naruto, iniciando además ciertas tradiciones como el uso del cel-shaded, que se convertiría en la opción obvia para la mayor parte de juegos 3D basados en la licencia. Conocido en Japón como Naruto: Gekitō Ninja Taisen!, esta serie se desarrolló en diez entregas usando el mismo motor pero aumentando sus posibilidades, modalidades y tamaño de la plantilla, aunque siempre siguiendo de cerca el desarrollo de la serie, llegando a tener más de cuarenta personajes en sus iteraciones finales -incluyendo algunos personajes que no han sido tan populares en otros juegos, como los miembros de la Villa del Sonido que no sean Kimimaro-.

La serie optó por actualizaciones regulares y con mejoras incrementales, incluyendo combates a tres, escenarios divididos en dos y actualizaciones constantes de la plantilla y de los movimientos de los personajes. Aunque en todas las ocasiones se usó el mismo motor, la evolución fue considerable e incluso se intentaron cosas como hacer uso de los mandos giroscópicos de Wii. Clash of Ninja apostó por un sistema de combate directo y bastante tradicional en comparación con otros juegos, bastante rápido y con una buena variedad de combos y ataques especiales, de hecho es posiblemente el más tradicional de los juegos de lucha basados en Naruto. La única pena es que una buena parte de sus entregas se quedaron en Japón, aunque siempre tendrá el honor de haber introducido Naruto en los videojuegos occidentales.


Ninja Council


La saga iniciada en GBA y continuada en DS se aparta de la lucha para ofrecernos un juego de acción 2D con encantadores gráficos basados en sprites. La serie suele alternar espacios de combates contra animales o ninjas, con enfrentamientos a personajes emblemáticos siguiendo (más o menos) el guión de la serie. Algunas versiones, como Shinobi Rumble, apostaron por una aproximación más similar a la de Super Smash Bros, pero en general se mantuvo la línea marcada, con adiciones en forma de ataques especiales o combinados entre dos personajes, ejecutados de forma convincente con el uso de sprites Todos los episodios de la misma llegaron felizmente a occidente, ofreciendo siete antes de que la saga mutara en una versión 2,5D, Naruto Shippūden 3D: The New Era, en la que se perdió bastante del encanto gráfico de los originales.


Ultimate Ninja


La saga más emblemática, longeva y querida de todos los juegos relacionados con Naruto. La hemos separado en dos partes para diferenciar dos etapas y dos estilos distintos, siendo Ultima Ninja la ligada a PS2 mientras que Ultimate Ninja Storm la de la pasada generación, con una tercera ramificación que se centra en PSP. Ultimate es el sello que han llevado los juegos de Naruto por parte de Namco Bandai, y son también los que más proyección internacional han tenido, con Ultimate Ninja Storm estando perfectamente vigente todavía. Con la friolera de 15 juegos bajo este sello, el gran responsable de haber mantenido la calidad y variedad de la serie es CyberConnect2, cuyo papel principal en los últimos años ha estado estrechamente ligado a la serie de Kishimoto, hasta el punto de lanzar nuevas entregas cada año.

En el caso de los originales en PS2, el equipo japonés apostó por crear un sistema de combate con personajes pequeños en grandes escenarios en donde la cámara se alejaba o se acercaba según la posición relativa de los contendientes, con especial énfasis en el uso de objetos tales como papeles explosivos o alimentos para mejorar nuestras habilidades. El combate por tanto tenía un elemento más táctico y pausado que Clash of Ninja, aunque sin perder la esencia arcade en ningún momento. Otro sello de calidad son los intentos regulares de crear un modo historia con fundamento y lleno de extras, con bastantes variedades y variaciones entre entregas incluyendo jefes de gran tamaño -una técnica que el estudio depuraría a su máxima expresión en Ultimate Ninja Storm.


Uzumaki Chronicles


Aunque los Naruto más conocidos son juegos de lucha -con modos historia más o menos desarrollados según el juego- Uzumaki Chronicles fue el título que trató de crear algo diferente a la moda imperante en consolas. La propuesta era básicamente crear un juego de aventuras y acción, en el que hay que realizar misiones y obtener rangos mientras vas aprendiendo técnicas nuevas y despachando enemigos por docenas. El juego es una aproximación fresca con variedad de misiones y de personajes, lo que impide que se haga repetitivo pese a que el sistema de combate peca un poco de simplón. Hubo cuatro entregas, dos en PS2 y otras dos PSP, siendo la última, Kizuna Drive, una historia completamente inventada.


Path of the Ninja y Ninja Destiny


DS y 3DS tuvieron una gran cantidad de juegos relacionados con Naruto. Ya hemos comentado uno de los más conocidos: Ninja Council, pero la trayectoria del ninja en las portátiles de Nintendo fue más considerable que eso, tocando diferentes palos. Por ejemplo, los Path of the Ninja se adentraron en el terreno de los JRPG, con sistemas de combate por turnos y un desarrollo propio que resultara una aproximación diferente e interesante de la serie, con tres títulos de los cuales sólo dos llegaron a occidente. Los Ninja Destiny por su parte son juegos de lucha, bajo el molde de los Ninja Clash pero para DS, sacrificando una considerable cantidad de carga gráfica para salvar la diferencia de hardware y mantener los 30 FPS. Llegaron a aparecer tres de estos títulos, complementando la amplia oferta de la serie de Kishimoto en la portátil de Nintendo.


The Rise of a Ninja / Broken Bond


No se sabe muy bien cómo, dado que no es nada habitual, pero Ubisoft logró hacerse con los derechos para crear juegos de Naruto en la entonces flamante 360. Que una compañía occidental se haga con esta clase de derechos es tremendamente raro, y sólo dio para dos episodios, pero ambos juegos se mantienen bastante alto en la valoración de muchos fans por lo diferentes que son. Dado que lo que mejor sabe hacer la multinacional francesa es crear mundos y aventuras de acción, optó por desarrollar en detalle Konoha y otros escenarios emblemáticos de la serie, permitiéndonos explorarla en profundidad y movernos por el entorno de una forma más elaborada que nunca. Es, sin duda, el juego de Naruto que más ha apostado por la exploración y la aventura frente a sus semejantes en otras consolas. A nivel de presentación de los combates, el juego occidental estaba un peldaño por debajo de su “rival” en Ultimate Ninja Storm, que realizaría su estreno en exclusiva para PS3, con algunas carencias en la animación y poco estilo a la hora de recrear alguno de los jutsus más emblemáticos de la serie, pero eso no quita para que muchos lo recuerden con cariño y lo tengan como algo que les hubiera gustado seguir viendo.


Ultimate Ninja Storm


El presente de Naruto y su serie más conocida y popular internacionalmente. CyberConnect 2 ya tenía su fama bien ganada con los Ultimate de PS2 -particularmente con los Accel-, pero el salto de generación trajo importantes cambios, empezando por uno de los mejores cel-shaded que se han visto en PS3 y 360, un trabajo fantástico que ha acercado el videojuego al material original como pocos juegos licenciados de anime han logrado. El estudio japonés mantuvo sus señas de identidad pero cambió completamente el combate al 3D: los amplios escenarios en 3D con desarrollo bidimensional cambiaron por una aproximación de amplias arenas, pero completamente 3D, con mucha libertad de movimiento y espacio para correr, acercarse o alejarse del enemigo, manteniendo el espíritu táctico de los Ultimate de PS2 -incluyendo el uso de diferentes objetos, shuriken, papeles explosivos y otros instrumentos ninja-.

Convertida en una serie anual, Ultimate Ninja Storm ha tenido momentos de evolución importantes junto otros más conservadores. Por ejemplo, hubo un cambio importante desde la primera entrega a la segunda. En la primera se apostó por un juego bastante centrado en el combate, apostando además por algo que ya se había visto en los Ultimate de PS2: espectaculares y elaboradas ejecuciones de las técnicas de los ninja, junto con detalles tan curiosos como la posibilidad de andar y combatir por las paredes. En cambio, de cara a la segunda parte, CyberConnect 2 comenzó a ir en otra dirección, buscando combates más rápidos y funcionales que fueran más aptos para el multijugador, dejando las mejores coreografías para encajarlas en elaborados modo historia con impresionantes combates a pantalla completa, ricos en QTE. Con seis entregas, y seguramente algunas más en camino hasta que el anime aguante, muchos consideran que Ultimate Ninja Storm es el molde en el que se deberían fijar otros juegos basados en anime, especialmente por la cuidada presentación visual y la gran animación, que hace que algunas veces sea preferible ver los combates en el juego frente a sus contrapartidas en la serie.


Otras apariciones


Como personaje popular, Naruto y sus compañeros han participado en varios juegos, generalmente crossover junto a otros personajes populares como Goku o Luffy: Jump Super Stars, Jump Ultimate Stars, Battle Stadium D.O.N y J-Stars Victory VS cuentan con una nutrida presencia de personajes de la serie de Kishimoto. También hay otros títulos sueltos como el simpático Naruto SD Powerful Shippūden en el que los personajes aparecen en su versión chibi. El manga puede acabarse aquí, pero su presencia en los videojuegos y en otros medios tiene todavía para largo. Mientras, la sección de comentarios está abiertas para que comentes tu juego favorito de Naruto, o para recordar los mejores momentos con ellos.