Dragon Ball Z: Battle of Z, Impresiones

Pablo González Caith_Sith

Los Guerreros Z vuelven al redil tras perder su combate contra Kinect. Con Battle of Z buscan una redención basada en la libertad de acción y la apuesta por las modalides cooperativas. Te descubrimos lo que puedes esperar del título.

El último juego de Dragon Ball que pudimos poner en nuestras consolas domésticas fue exclusivo de Xbox 360. No le hizo ningún favor Namco Bandai a Microsoft al lanzar el torpísimo Dragon Ball Z for Kinect en octubre de 2012, aunque por lo menos ha servido para poner en alerta a los responsables de la licencia y hacerles ver que no todo vale para acumular ventas en base a productos mediocres. Quizá por eso, o por motivos totalmente diferentes que no han trascendido, Dragon Ball Z: Battle of Z ha tardado más en salir de lo habitual. Acostumbrados -o casi- a un juego de Bola de Dragón al año, para este nuevo capítulo se han necesitado casi quince meses. Lo veremos en las tiendas el 24 de enero, definitivamente, y se lanzará en Xbox 360, PlayStation 3 y PSVita, con funciones cross save en estas dos últimas plataformas. ¿Qué podemos esperar de él? Hace poco que se liberó una demo bastante completa para que los compradores pudieran salir de dudas, pero a unas pocas semanas de su lanzamiento, recopilamos toda la información disponible.

Guerreros Z multijugador
Dimps y Spike, los dos estudios más veteranos en lo que respecta a adaptar la licencia a entornos de lucha competitiva, ceden el testigo en Battle of Z a la desarrolladora nipona Artdink, más conocida por su franquicia Daikairei, un simulador de trenes, o dentro del género de la acción, por varias entregas de las sagas Macross y Gundam. La experiencia acumulada en estos títulos licenciados, de grandes personajes con físicas brutas y salvajes, entornos destructibles y enfrentamientos masivos, ha servido al estudio para poner en práctica la mecánica de juego de Battle of Z, que toma prestada la idea de la recreativa Dragon Ball: Zenkai Battle Royale (lanzada en 2011) y la traslada a consola manteniendo muchas de sus ideas e incorporando otras nuevas. Sin estar ante una adaptación o remake, podríamos considerar ZBR un precedesor claro de lo que Namco Bandai tiene a punto de caramelo para su lanzamiento en apenas tres semanas.



La premisa es mantener la mecánica de arcade de lucha en tercera persona con entornos abiertos y movimiento libre, sin condicionar la interacción del personaje a un plano limitado. Así, se acerca más a un Budokai Tenkaichi que a un Budokai al uso, permitiendo surcar el cielo, a travesar montañas, etcétera, acciones típicas del manga/anime y que siempre se han resistido a su traslación 1:1 al entorno interactivo. Si bien Battle of Z parece que tampoco llegará a hacerlo, al menos se acerca por la escala con la que los combates son representados. La gracia es permitir la interacción y potenciarla, para lo que se ha pensado en un juego cooperativo tanto en la campaña para un jugador como -sobre todo- online. Así, aunque podremos jugar solos, la gracia del juego es poder elegir a compañeros que nos ayuden en las misiones del modo principal controlados por la IA, o por otras personas a  través de la red.

Para poner en práctica todas las particularidades del combate en Battle of Z se ha reconfigurado el control, limitando las acciones a un botón para ataques cuerpo a cuerpo, otro para ráfagas, y los dos restantes al vuelo en ascenso o descenso. Los botones superiores se utilizan bien para lanzar movimientos exclusivos de los personajes o para activa/desactivar la guardia. La cruceta actúa como herramienta para dar órdenes o plantear estrategias, de esta forma, podemos elegir cómo actuarán nuestros compañeros frente a los enemigos: ir a tope a por los rivales, combinar poderes para atacar a un objetivo concreto, concentrarse en la defensa, o simplemente pedirles que se aparten y te dejen lugar "en solitario". En este último modo los rivales atacan igualmente a los compañeros, por lo que si vuestra intención es usarlos como cebo, funciona. Para darle un poco más de entidad a lo que respecta al control, no limitandose al machacabotones principa, existen combinaciones con los L y R superiores de forma que pdemos usar movimientos exclusivos, rágafas más intensas, e incluso desencadenar una técnica definitiva (LB+X+A).



En Battle of Z el apoyo en el grupo se materializa de distintas formas. Porque además de dar órdenes (siempre que juguemos en solitario, claro) podemos cederle a nuestros compañeros un porcentaje de nuestra energía, o reanimarlos si pierden toda su vida, salvo en el modo Batalla, donde hay un respawn automático tras cinco segundos. Interesante es también la barra de energía compartida que aparece en la parte superior de la pantalla, en la que se acumula una energía recopilada por todos los personajes de nuestro grupo. Si llega al máximo puede desencadenarse un movimiento poderosísimo, de lo contrario, al final de la misión podemos enviarle toda la restante a Goku, que se encuentra acumulando energía para su Bola Genki. La mecánica de combate, en un primer contacto con la demo que ha puesto en circulación la propia compañía, se antoja algo limitada pero funcional. Habría que profundizar más en ella para descubrir si se haría repetitiva o no en una campaña más abierta (la demo permite cuatro misiones del offline), por lo que habrá que esperar a la versión final.

Experiencia ampliada
Battle of Z se divide en tres modalidades de juego principales. Por un lado, el modo para un jugador -o modo historia- se divide en siete categorías (comenzando por la de los Saiyan) que abarcan aparentemente todo lo que dió de si Dragon Ball Z: saiyans, freezer, los androides, Cell y Buu. Esta misiones varían en sus objetivos, pero siempre pasan por derrotar a cierto número de enemigos que son dispuestos en pantalla. En la demo, había que derrotar a varios Saibaman, a Piccolo en un entrenamiento de Gohan, a Raditz, o Nappa. Por lo que se ha visto hasta ahora sabemos que en estas misiones deberemos controlar a un personaje que nos indique la propia historia (aunque a veces se puede cambiar de entre los disponibles/ya desbloqueados), y nos llevarán a las localizaciones emblemáticas de la saga, como el yermo, las llanuras o las montañas. Para llevar un control de lo que hemos superado y en qué medida tenemos tablas de puntuaciones para ver cómo lo hemos hecho, personajes más utilizados, sus estadísticas, etcétera. Todo esto se puede mirar desde la opción Registro.



También desde el modo para un jugador podemos acceder a otro tipo de 'registros', o menús que nos permiten utilizar elementos para sacar mejor rendimiento de los personajes, de los que hablaremos más adelante. Así, una de las particularidades de Battle of Z es la presencia de cartas que podemos equipar, para personalizar a los luchadores, haciéndolos más fuertes a medida que les sumamos naipes de diferentes tipos. Algunas suben la salud, otras el poder de Ki, también la velocidad, la fuerza de los golpes cuerpo a cuerpo, la potencia de los ataques especiales, etc. Existe una ranura que no se limita a la mejora estadística sino que potencia, por ejemplo, los combos en tierra firme o desde el aire. Estas cartas se obtienen superando misiones, por lo que para conseguirlas todas lo más razonable es jugar lo máximo posible. También hay objetos: puede equiparse uno nada más, pero otorgan mejoras temporales -de en torno a un minuto- que aumentan el daño realizado, la defensa, etcétera. Algunos, como la semilla Senzu, incluso reviven al aliado caído con un 50% de su vitalidad restaurada. Otra de las opciones de personalización es el cambio del color del traje.

Además del modo para un jugador, está el Modo Cooperativo y el Modo Batalla. En este último se enfrentan equipos de hasta 4vs4 personajes, pudiendo variarse el escenario, lascondiciones del combate, etcétera. El modo cooperativo es mucho más interesante, pues aunque sólo permite soporte para cuatro jugadores da acceso a todas las misiones de la campaña y a algunas nuevas en las que puede lucharse contra criaturas gigantes, como los saiyans en versión gorila o Metal Cooler. Subdividido además en varios submodos, tenemos batallas de puntos, todos contra todos, o ir a la búsqueda de las bolas de dragón. Es importante recalcar un dato: en Battle of Z no hay soporte para el multijugador local. La desarrolladora no quería rebajar el aspecto gráfico con opciones como la pantalla partida, por lo que es imposible que dos personas jueguen en la misma consola de la forma tradicional en la que prácticamente todos los juegos de lucha se han podido disfrutar.



Por último, toca hablar de los personajes. Habrá un total de 70, un par de ellos (Super Vegito, Super Saiyan Bardock) disponibles mediante reserva. A diferencia de otros juegos de la saga, las transformaciones o estados de poder cuentan con su propio slot, por lo que la lista de personajes al uso (sin contar saiyans de distintos niveles, etc.) se reduce un poco. Los personajes se dividen además en cuatro tipos basados en su poder de ataque, el uso de sus habilidades a distancia, etcétera. La lista completa incluye a los nombres tradicionales (Goku, Gohan, Vegeta, etc, en sus modos saiyan o base convencionales), iconos como Krilin, Yamcha, Piccolo, Tien Shinhan, Trunks del futuro, etc. Los villanos, como la tropa Ginyu, Freezer, Cooler, Célula, los androidses, Broly, Dabra o Buu (Majin, Kid, Super). La novedad con respecto a otros juegos de la saga la suponen la presencia de Goku Super Saiyan Dios, que debuta en un título de consola en este Battle of Z, además de Bills y su ayudante Whis, ambos procedentes de la película Dragon Ball Z: Battle of Gods, pendiente de estreno en España, y que hizo muy buenas cifras en su estreno en Japón el pasado 2013.

Quedan apenas tres semanas para que Battle of Z llegue a las tiendas, y de momento esto es todo lo que podemos decir de un juego que tiene la tarea de poner cierre final a la generación para la licencia de Akira Toriyama. ¿Qué sensaciones os transmite? ¿Os gustó la demo?

Dragon Ball Z: Battle of Z

Dragon Ball Z: Battle of Z, desarrollado y distribuido por Namco Bandai Games, es un nuevo juego de lucha tridimensional basado en el popular manga Dragon Ball para PlayStation 3, Xbox 360 y PlayStation Vita, centrado en la experiencia multijugador para hasta ocho jugadores.

Dragon Ball Z: Battle of Z