Puppeteer, Impresiones Gamescom

Cesar Otero

Lo extraño y lo delirante, lo mágico y lo absurdo, lo teatrero y lo operístico. Todo parece tener cabida en Puppeteer, la nueva extravaganza 2D que Japan Studio prepara para PlayStation 3... ¡Luces!

"Bienvenidos al teatro de lo extraño y fantástico"
Las puertas se cierran. La oscuridad se rompe por un potente foco. La audiencia aguarda expentante entre las sombras. El telón se abre poco a poco... Y la magia comienza. Polichinelas, magos, faquires, delicadas bailarinas de zapatillas rojas, jovencitas enamoradas, rudos cazadores, niños sin sombra. Todo tiene cabida sobre las tablas de un escenario. El único requisito es divertir, entretener y hacer reir, pensar o llorar ya sea a la audiencia más elegante y sofisticada o a los estratos más humildes de la sociedad, como siempre ha sido, es y será. Para este mismo fin ha nacido Puppeteer, el Marionetista o Titiritero, para entretenernos con sus cuentos imposibles de trágicos personajes sin cabeza, tijeras que lo cortan todo, bestias de pesadilla y magia, magia constante para engatusarnos, embelesarnos a todos los aquí congregados. Solo que este Puppeteer actuará en un teatro de aforo limitado y para una audiencia muy exclusiva. No, no será en el off-Broadway. ¿Qué? Tampoco me temo que estará en el East-End londinense. ¿Dónde, queréis saber? Pues en el recinto más exclusivo, elitista y confortable del mundo: nuestro propio salón.

Dos títulos presentados por la misma desarrolladora, Japan Studio, consiguieron arrancar los mayores clamores y vítores del público en la conferencia de Sony en la Gamescom 2012. El primero fue el poético y preciosista Rain. Y el segundo un plataformas 2D que el directivo Gavin Moore -director creativo de SCE Worlwide Studios- presentó con unas enigmáticas palabras: "Bienvenidos al teatro de lo extraño y fantástico. [Puppeteer] no se parece a nada que hayáis visto hasta ahora". ¿Qué se oculta bajo este discurso de Maestro de Ceremonias a punto de revelar su espectáculo tras las púrpuras cortinas? Pues un teatro de marionetas, propiedad del encantador profesor Gregorious T. Owsald, cuya última producción lleva por título: “La Peligrosa Odisea de un Muchacho llamado Kutaru”. En una noche muy oscura, la estrella del show, un joven muchacho llamado Kutaro, es llevado por el maléfico rey Moon Bear a un castillo negro en dónde nuestro desafortunado amigo es transformado en un títere. La cabeza de madera de Kitaro es devorada y el resto de su cuerpo es tirado. Pero nuestro héroe no está sólo, ya que descubre un par de tijeras mágicas que lo ayudarán a encontrar su cabeza y su camino a casa.



Un héroe sin cabeza. O con muchas de ellas y ninguna al mismo tiempo. Este es el personaje que manejaremos durante Puppeteer, de nombre Kutaru. Cual marionetista virtual moveremos los hilos del protagonista a través de un mundo en constante cambio que se moverá a nuestro alrededor, que girará sobre lo que hagamos nosotros y no al revés. Como en un teatro de verdad, los sets que veremos al fondo, que nos llevarán desde fastuosas cocinas hasta castillos sombríos, cambiarán ante nuestros ojos tan repentina como mágicamente, componiendo todo un espectáculo visual de primer orden que no desmerece en absoluto -ya el género ha demostrado- con el visto en propuestas Triple A. A reseñar no solo la variadísima paleta cromática, que va desde el estallido de color al instante más gris para luego regalarnos una preciosa visualización a través de rayos y la noche perpetua, sino también un impresionante -ya desde el mismo trailer se puede apreciar esto- sistema de iluminación que además juega con el elemento de simular las luces y focos que veríamos en un teatro, ya sean los grandes frontales, los cenitales, la cobertura con filtro, etc (el instante e que nos hablan de las tijeras por primera vez).

Extravaganza

De momento, lo único visto muestra un plataformas bidimensional con no pocos ecos a Little Big Planet en cuanto a algunas de las cabezas vistas o el estilo artístico, aunque pronto busca diferenciarse de este y otros, cortando literalmente por lo sano -y lo no sano- con unas enormes tijeras que nos servirán tanto para eliminar a enemigos, como para atravesar los distintos niveles a través de obstáculos e incluso usarlas para resolver algún que otro puzzle. Amén de ser nuestra arma principal contra los que prometen ser algunos de los Final Bosses más espectaculares vistos en una portátil, comenzando por esa especie de tigre gigantesco y realmente enfadado que podemos ver en el trailer, y al que solo tendremos que hacerle la 'manicura' virtual -cortarle las uñas cuasi de raíz para tener una oportunidad de vencerlo. Como señala su creador: "Yo soy muy fan de los juegos antiguos de plataformas, y verán mucho de eso aquí, pero añadimos un elemento nuevo, las tijeras mágicas de Kutaru le permiten cortar su camino a través de este mundo dinámico. Estas mecánicas añaden mucho a la experiencia, y es muy divertido estar abriéndote camino en la aventura".


Pero sin duda que el añadido visual -y seguramente un factor clave en la jugabilidad- que más nos llamará la atención será el de proceso de cambio en tiempo real de los escenarios de fondo, siempre buscando adaptarse a la narrativa que esté sucediendo en pantalla tal y como en el teatro, observando de qué forma cambia la iluminación, el tema o la amplitud del escenario. Por esto y por otros muchos elementos, sino descritos aquí sí vistos en el trailer, hacen que este Puppeteer haya pasado de la más absoluta clandestinidad a estar en boca de todos, merced a buenos detalles como una cuidadísima dirección artística o una historia que promete no brindarnos el control del enésimo marine a reventar de musculatura por fortuna. Con una fecha estimada para algún momento de 2013, puede que en Puppeteer controlemos a alguien que parece una marioneta en manos de un enemigo superior, pero a buen seguro que muchos usuarios se habrán dejado atar ya por las cuerdas de esta particular propuesta descargable de PSN.

Puppeteer

Un impresionante despliegue artístico es la principal baza de Puppeteer. Ayuda al joven Kutaro, un niño convertido en marioneta, a escapar del castillo del rey Moon Bear con la ayuda de unas tijeras mágicas y su capacidad para cambiar de cabeza y así variar sus habilidades; en exclusiva para PlayStation 3.

Puppeteer