Francotirador: Los mejores momentos

Salva Fernàndez salbaFR

El francotirador es una figura muy particular que se ha recreado de muchas maneras distintas a lo largo de la historia de los videojuegos. Recordamos algunos momentos especiales para nosotros en esto de hacer headshots a distancia.

Una de las figuras más interesantes del mundo de los disparos virtuales es el francotirador. Ese lobo solitario que desde lo lejos, sin que nadie se dé cuenta que está, va sesgando vidas con certeros disparos de cirujana precisión. Lo hemos sufrido como jugadores durante muchos momentos, intentando descubrir de donde nos llegan los balazos. Pero se disfruta más cuando los ejecutores de estas precisas y alargadas armas somos nosotros mismos. El contrapunto que ofrece el francotirador a las trincheras, a las refriegas a quemarropa, siempre da un momento de tensión distinto en los videojuegos. Y ahí es donde queremos llegar con el arte del francotirador.

Una buena campaña en cualquier juego de acción, generalmente los FPS para más señas, siempre debe contar con algún momento en el que debemos empuñar un rifle francotirador para jugar todos los papeles habidos y por haber en esto de disparar desde todos los puntos de vista posibles. Por eso, nuestro objetivo es repasar algunas de las fases y momentos que mejores recuerdos nos han dado los francotiradores dentro del mundo de los videojuegos. No se trata de escoger los mejores, sino simplemente aquellos que nos vienen a la memoria en la redacción cuando pensamos en apuntar cabezas enemigas desde la lejanía. Fases muy bien construidas, enemigos míticos o simplemente momentos originales con un francotirador de por medio.

Sniper Elite V2 es el último de los juegos que se ha sumado a la moda de esta especialidad, tan presente en los multijugadores competitivos que triunfan hoy en día. Secuela directa de Sniper Elite, es uno de esos juegos en los que el francotirador no es parte de la historia, sino que se articula la jugabilidad alrededor de esta figura. Esto también pasa en otros juegos, algunos de los cuáles repasamos en este reportaje.  Rebellion pone de nuevo en el punto de mira esta clase de soldado con su última obra, y nosotros lo aprovechamos para echar un ojo a esos francotiradores que de un balazo a larga distancia nos robaron el corazón. Por los motivos que fueran. Diversos, como podréis comprobar. Estos son nuestros momentos aunque esperamos también conocer los vuestros. Que el Headshot te acompañe.

Goldeneye
(Nintendo 64)

Para muchos es el videojuego que demostró antes que nadie que los juegos de acción en primera persona eran posibles en consola. Goldeneye para Nintendo 64, además, también se considera uno de los mejores juegos de la historia y un aprovechamiento de una licencia cinematográfica como pocas se habían hecho. Sus objetivos dentro de las misiones –no solo acabar con todo enemigo en movimiento-, el toque cinematográfico que ofrece la trama y la variedad de situaciones lo convirtieron en un grande. Uno de sus mejores momentos es sin duda la primera de las misiones, ahí en la ya famosa presa en la que queremos infiltrarnos. Empezar con la pistola con silenciador, acabar con un enemigo de la torre de control que tenemos delante y recoger un francotirador con el que ir matando enemigos a lo lejos. Bastante rudimentario, pero una gozada para la época en un inicio intenso como pocos.

Mission Impossible
(Nintendo 64)

Otro juego de la tercera consola de sobremesa de Nintendo, otro juego con ambientación de agente secreto, otro juego en el que el momento francotirador está más que presente. Mission Impossible no obtuvo la unanimidad de crítica y público que sí consiguió Goldeneye en su momento, aunque como videojuego ofrecía perspectivas y posibilidades jugables bastante distintas a la del juego de James Bond. Con su atractivo intacto en múltiples apartados, uno de los grandes momentos del juego es la misión en la que debemos proteger a nuestro compañero desde una posición elevada y con un francotirador mediante (bastante más apañado que la mirilla que pudimos ver en Goldeneye, dicho sea de paso). Debemos proteger al personaje, siguiendo sus pasos en todo momento y acabando con los enemigos que se acercan o se ponen delante de su camino. Un clásico del francotirador, escoltar desde la invisibilidad, que se ejecutó de manera más que interesante en su momento en esta misión.

Commandos: Behind Enemy Lines
(PC)

El arte del francotirador no siempre tiene que ver con los videojuegos de acción en primera persona. Un ejemplo que da sentido a esto que aseguramos está en el videojuego desarrollado por el estudio español Pyro Studios en 1998: Commandos Behind Enemy Lines. Juego de estrategia en tiempo real en el que controlábamos diversos roles de soldados en distintas misiones. Uno de ellos era precisamente un francotirador: Sir Francis Woolridge, conocido como ‘Duke’. Nos movemos con sigilo por el escenario, y cuando apuntamos a un enemigo una mirilla a modo de lupa se amplía para poder asestar el disparo certero desde distancias considerables, sobre todo si lo comparamos con los otros miembros que podemos controlar. Presente en muchas de las fases, protagonista en alguna de ellas donde solo está él con otro compañero –como la misión ejercicio pirotécnico de la segunda fase-, es uno de los momentos que también recordamos con cariño con un francotirador entre manos.

Hitman: Blood Money
(Xbox, Xbox 360, Playstation 2 y PC)

Hitman es uno de estos videojuegos que tiene el arte del francotirador como un eje central de su jugabilidad, no solo una parte pequeña o un momento puntual. Este solitario y silencioso asesino nos ha acompañado durante diversas entregas en los últimos años, y precisamente está de vuelta en breve para las consolas de la presente generación. Con Hitman debemos infiltrarnos, matar por la espalda, asesinar a sangre fría con cuchillos, con pistolas con silenciador… y acabar con los enemigos con un gran abanico de francotiradores en nuestro haber. Uno de los niveles en el que podemos ir despejando el lugar y preparando el terreno para completar nuestra misión es “Nueva vida”, de la entrega Blood Money, la cuarta parte de la franquicia hasta el momento. Movernos con sigilo por la urbanización privada, usar el franco para despejar camino, mirar y estudiar posiciones conflictivas y poder avanzar. Hitman en estado puro. Veremos su adaptación a los nuevos tiempos tantos años después.

Call of Duty
(PC)

Call of Duty es una marca que ha explotado comercialmente como nunca se podría imaginar en la presente generación. El gran bombazo que supuso Modern Warfare en las consolas de nueva generación mantiene a la franquicia de Activision en lo más alto de todo a nivel de ventas año tras año. Antes de esto, la serie estaba enfocada en conflictos bélicos de la Segunda Guerra Mundial, como es el caso de la primera entrega. Una de las randezas de la primera entrega de una serie que acabaría siendo histórica comercialmente hablando se encuentra en los guiños y referencias a la película Enemigos a las Puertas protagonizada por francotiradores. Hemos escogido un momento del escuadrón rojo, la campaña de los rusos, para ejemplificar esos momentos como los que podéis ver a partir del minuto cuatr del vídeo enlazado. Además, en el spin-off Finest Hourtambién había una misión francotirador en mano representando a Tania Pavelovna, esbelta teniente del ejército rojo.

Halo: Combat Evolved
(Xbox; edición anniversary en Xbox 360)

Halo es otro de los grandes FPS que demostró, y seguramente instauró definitivamente, el sí es posible en consolas. Se trata de la gran franquicia de Microsoft, con la que ha crecido desde el primer día y con la que se impactó al mundo. La obra de Bungie ha marcado el camino a seguir de la marca Xbox, con secuelas de altísima calidad tanto en la primera como en la segunda consola de la compañía norteamericana. La campaña de Halo destacaba por la variedad de situaciones a la que nos enfrentábamos, y una de ellas tiene que ver con el francotirador: Verdad y Reconciliación. En esta misión debíamos adentrarnos a la base enemiga para rescatar a Keynes. Y empezábamos en las montañas, con un rifle francotirador ideal para liquidar los duros Elites que aguardaban tranquilos muchos metros más allá. La precisión del francotirador es todo un gustazo, además de ser una de las misiones que mejor lavado de cara tienen en el remake Anniversary aparecido en Xbox 360.

Sniper: Ghost Warrior
(PC, Playstation 3 y Xbox 360)

Sniper: Ghost Warrior está lejos de ser un gran juego. De hecho, la crítica no lo recibió con grandes puntuaciones y seguramente pasó sin pena ni gloria para el gran público. Pero que el conjunto del videojuego fuera demasiado justito no significa que no tuviera elementos de lo más llamativos. Sobre todo en lo que atañe al francotirador en sí.  La mecánica del uso de estos rifles de precisión era una de las grandezas de un juego que nos hacía ir de incógnito en medio de grandes zonas boscosas. Immersión pura, nos sentíamos como un francotirador de verdad buscando su lugar. Hemos escogido el nivel Ángel de la guarda precisamente porque ejemplifica lo mejor del juego (que como decimos tenía muchísimas cosas mejorables). Como apuntamos desde la invisibilidad de nuestro lugar a zonas muy alejadas, salvaguardando nuestro objetivo de los enemigos.  El camino para llegar y la ejecución, de lo mejor del juego. Y el espectacular zoom.

Bulletstorm
(Playstation 3 y Xbox 360)

Bulletstorm no entraría seguramente en eso de destacar un momento concreto y preciso francotirador en mano. Más que nada porque los grandes momentos de este juego se los construye el propio jugador sumando puntos matando de las maneras más originales posibles. Entre la gran cantidad de arsenal disponible para los usuarios tenemos un rifle francotirador que nos brinda grandes momentos.  El punto original es que cuando lo usamos, nos ponemos en primera persona controlando la bala para hacer un auténtico headshot al enemigo, matarlo explotando elementos que tenga cerca, apuntar a las partes íntimas… todo por el bien de sumar puntos y puntos consiguiendo las muertes más originales, que de eso va la obra de People Can Fly. Un francotirador distinto, pero letal.

Call of Duty: Modern Warfare
(PC, Playstation 3 y Xbox 360)

El inicio de todo. El juego que seguramente removió el género de los FPS de tal manera que hoy en día todos quieren compararse con él, pensando seguramente que si lo igualan o lo superan conseguirán un éxito comercial sin paliativos en los últimos años. Modern Warfare cambiaba las tornas de la serie Call of Duty y ubicaba la acción en un futuro cercano, conflicto también de corte moderno. Espectacularidad, efectivo y convincente. Modern Warfare tiene dentro de sí una de las fases míticas ya del mundo de los francotiradores: Pripyat, Chernóbil. Recorrer un escenario icónico en lo que desastres medioambientales se refiere de incógnito con el capitán MacMillan es una auténtica gozada. Apartar los hierbajos mientras nos movemos a ras de suelo, disparar cuando se nos ordene para no ser descubiertos… una fase imprescindible por ambientación y desarrollo. Aunque no sea de las más complejas y tensas de las que hemos repasado.

Battlefield 3
(Pc, Xbox 360 y Playstation 3)

Fue uno de los grandes lanzamientos del pasado año. Battlefield 3 llegó con la gran meta de intentar competir con el rey de reyes a nivel comercial, Call of Duty. Más allá de los resultados financieros, lo cierto es que la tercera entrega de la franquicia de DICE ofrecía entre sus novedades una campaña, algo que no estaba ni en el primero ni en el segundo (sí en otros spin off de la serie). Dentro de esta campaña tenemos la fase de Turno de Noche, un nivel especial y divertido donde el francotirador es el auténtico protagonista. La oscuridad, el uso de la visión nocturna y su espectacularidad, nuestros cambios de lugares para disparar y despejar a los enemigos y como se desarrolla la fase la convierten en una de las más entretenidas de la campaña de Battlefield 3 y en una gozada para los amantes de los momentos francotiradores. También es digna de mención la fase con estos rifles en el modo cooperativo del juego.

Sniper Elite V2
(PC, Xbox 360 y Playstation 3)

Sniper Elite V2 es el último juego aparecido hasta el momento que hace honor a las peripecias de los francotiradores. Ambientado en la Segunda Guerra Mundial cuando ésta da sus últimos coletazos, debemos adentrarnos entre la guerra para conseguir nuestros objetivos. Con sigilo, a tiro limpio y con muchas trampas. Dejando a un lado la valoración general del juego, bastante irregular, tiene como virtud destacada el tratamiento de los rifles francotirador: la realista balística, el cálculo del viento y de la caída de la bala, el enfoque aguantando la respiración… y la gozada de ver a cámara lenta y con rayos X como atravesamos a un enemigo. De este videojuego nos quedamos con una fase concreta: la penúltima. En ella, debemos aguantar una posición atrincherados en una casa que debemos cubrir de trampas (minas, de tracción) para que no nos sorprendan por la espalda. Nuestra misión, sin querer destripar demasiado, acabar con un artilugio de grandes dimensiones. Es una de las mejores explosiones que recordamos si tenemos éxito. Una gozada para la vista.

Silent Scope
(Dreamcast)

Seguramente tenemos en mente algunas máquinas recreativas que emulaban a los francotiradores con rifles clavados en una estructura con la pantalla delante desde la cual podíamos disparar y acabar a distancia con nuestros objetivos. Silent Scope también tuvo versiones para consolas como Playstation 2 o la que nos ocupa de Dreamcast. Nos quedamos, eso sí, con una vertiente original que tenía el juego más allá de los disparos y los headshots. En cada nivel había chicas ligeras de ropa, en bikini, escondidas en distintos puntos de los escenarios que rastreábamos. Si echábamos un ojo a estos detalles virtuales alejados de la acción y los disparos, además, ganábamos vida mientras nuestro personaje exclamaba un “¡Wow!” más que curioso. No será el momento más letal de un francotirador, pero ya puestos se agradece alegrar la vista antes de seguir con el trabajo.

Metal Gear Solid
(Playstation; remake Twin Snakes en Gamecube)

Hablar de Metal Gear Solid es hacerlo de uno de los mejores videojuegos de la historia, si más no uno de los grandes de Playstation sin lugar a dudas. El espionaje táctico de Hideo Kojima sorprendió por  su mecánica de juego, por el toque cinematográfico y por los personajes que nutrían esa grandísima aventura. Uno de los jefes más destacados –gran virtud del juego la de los jefes finales- era Sniper Wolf, una atractiva francotiradora que amenazó nuestra vida en diversas ocasiones. Hablando de fases y momentos del arte del francotirador, es impensable no citar a la batalla con Sniper Wolf, donde Snake tuvo que demostrar que en eso de apuntar a distancia él también tenía algo que decir. Aunque nos doliera acabar con semejante mujer. Era ella o nosotros.

Heavenly Sword
(Playstation 3)

Lo admitimos y lo sabemos, Heavenly Sword es de épocas mucho antes de la existencia de armas de precisión como los rifles francotiradores, Kai no sería exactamente el ejemplo más claro de silencioso enemigo… pero para terminar queremos hacernos una pequeña concesión con un momento muy particular de este juego de acción en tercera persona. La fase en la que Kai debe proteger a su padre de los enemigos. La puesta en escena, la premisa, es similar a algunas fases que hemos comentado a lo largo del reportaje. La particularidad y originalidad de este tramo se debe a que nosotros debíamos controlar, Sixaxis mediante, la dirección y trayectoria de nuestras flechas (como hemos mencionado en Bulletstorm). Si estuviera ambientado en la época moderna, sería un momento francotirador. Y así lo hemos querido destacar, además de ser de los pocos juegos que aprovechó algo el sensor de movimiento del mando de Playstation 3, actualmente en el baúl de los recuerdos.

Metal Gear Solid 3, The End
(Playstation 2, Playstation 3, Xbox 360 y Nintendo 3DS)

Si ya hemos mencionado anteriormente a la mítica Sniper Wolf, también debemos hacer lo propio con uno de los grandes jefes finales con los que cuenta Metal Gear Solid 3: Snake eater. Se trata de The End, un viejo personaje que está escondido y camuflado en medio de la selva como si fuera parte del terreno, como indica el hecho que en la introducción de esta batalla una serpiente pase por encima suyo como si fuera terreno normal y corriente. Una batalla complicada a nivel visual y un gran homenaje a la batalla de francotiradores que protagonizamos con Sniper Wolf en el primer Metal Gear Solid. Una de las curiosidades de este jefe era que si esperábamos mucho tiempo antes de empezar la misión, nuestro enemigo podía acabar muriendo… de viejo.