Civilization V: Dioses y Reyes, Impresiones

Enrique García enriquegper

La religión y el espionaje se integran en Civilization V para modificar el devenir de nuestra sociedad. Toma decisiones e idolatra a los dioses para nutrir tu facción hasta avanzar históricamente hacia la ciencia y la razón. Jugamos a Dioses y Reyes, la primera expansión del título de Firaxis.

Guste o no, en el proceso de desarrollo de una civilización siempre han influido las religiones. Los dioses servían como argumento para explicar lo inexplicable, para concentrar a las masas  en torno a una figura físicamente inexistente pero mentalmente sólida. La serie Civilization siempre se ha caracterizado por ofrecer una aproximación divertida de la simulación social tomando como punto de partida los turnos, la diplomacia, las decisiones sociales y la gestión militar. Firaxis supo mezclar estos y otros conceptos con Civilization V para PC, y ahora pretende incorporar interesantes elementos adicionales con Dioses y Reyes, la primera expansión del título sobre la que os hablamos con anterioridad.

Tras nuestra primera toma de contacto con el videojuego de estrategia por turnos mediante una charla con parte de su equipo de producción, hemos podido acceder a una versión previa jugable a través de la plataforma Steam, que correrá esta expansión que depende del juego original (no es independiente/standalone). La estructura de la expansión se puede dividir en dos bloques temáticos que se descubren al avanzar con nuestra civilización y que están separados por un cisma histórico en la evolución de la Humanidad. Los primeros pasos los daremos como sociedad altamente religiosa, que se aprovecha de la creencia en los dioses para crecer. Esta creencia pasará a un segundo plano cuando avancemos socialmente y nos rindamos ante el poderío de la razón.

Este devenir histórico lo podremos realizar con cualquiera de las nueve civilizaciones que acompañan a Dioses y Reyes, y entre las que se encuentran Cartago, Etiopía, Austria, Bizancio, Hunos, Celtas y Mayas, entre otras, con los que más hemos jugado en estas impresiones. Cada civilización cuenta con su líder emblemático (María Teresa para Austria, Pacal para los Mayas, Atila para los Hunos, Boudica para los Celtas, etc.), con su capital, con un par de unidades únicas y con edificios y habilidades especiales. Con los Mayas, comenzamos la partida construyendo el Palenque y a partir de aquí iniciamos la exploración del escenario como en el juego original.

La primera novedad la encontramos durante la exploración al encontrarnos con una reliquia, que actúan como resortes para aumentar valores de la sociedad y hacer que ésta gane estabilidad. La búsqueda por el escenario nos lleva también a cruzarnos con las maravillas naturales, que son puntos emblemáticos del mapa que, una vez conquistados, incrementan valores de nuestras tropas y ciudadanos. El culto a las divinidades no se limita únicamente a ser un elemento más que decora los escenarios, pues influye directamente en el comportamiento y en el crecimiento de las unidades. Nuestra fe irá creciendo poco a poco hasta convertirse en un elemento clave de la sociedad.

De hecho, el uso de la fe estará muy ligado al desarrollo de las diferentes políticas que podremos encarar durante las sesiones de juego. Otra de las opciones disponibles que nos encontramos es la posibilidad de fundar un panteón seleccionando a qué dios queremos destinarlo. De la elección de una u otra deidad dependerá el beneficio que obtenga nuestra sociedad. La expansión también aporta nueve maravillas inéditas entre las que se incluyen la Gran Mezquita de Djenné, el Ejército de Terracota, la Gran Muralla de China y el castillo neogótico Neuschwanstein. En el frente contemporáneo el papel de maravilla lo asume el telescopio Hubble.

Otro aspecto renovado en la expansión es el concepto de ciudad-estado, que ahora se ha revisado para ofrecer una mayor profundidad en las misiones y se ha complementado con dos tipos adicionales, la ciudad-estado de carácter religioso, que encaja a la perfección con el enfoque global del título, y la ciudad-estado mercantilista. La diplomacia se ha mejorado mediante los cambios aplicados con la expansión. Ahora es más profunda y con más posibilidades, sobre todo en lo que respecta a las operaciones clandestinas.

También es atractiva la recuperación del sistema de espionaje que aporta un elemento táctico más al desarrollo de la partida. Cuando nuestra sociedad avance hasta el Renacimiento, podremos acceder al personaje de tipo espía que permitirá realizar operaciones de infiltración en naciones enemigas. El sistema de espionaje permite captar datos sobre las facciones enemigas para medir nuestras acciones y anticiparnos a los movimientos del rival. Con los espías, la gestión adquiere un color más variado y favorable, pues la eliminación del espionaje en el juego original fue una de las principales críticas vertidas por los jugadores en su lanzamiento.

En cuanto a gestión militar, Civilization V: Dioses y Reyes acentúa más el aspecto militar del juego gracias a una mejora del sistema de combate que nos obliga a buscar un mayor equilibrio estratégico en las tropas que creamos, por lo que se deben calcular mejor los tiempos. Lógicamente la diplomacia, también mejorada, ocupará la primera posición antes de lanzarnos a las armas, pero los cambios aplicados a la expansión demuestran la intención de Firaxis de aumentar la cara belicista-estratégica de la serie sin dejar de lado la gestión. Quizás uno de los puntos que lo demuestra es la incorporación de los combates navales, que presenta un doblete de unidades (combate directo y combate a larga distancia) que nos lleva a cambiar la manera en que defendemos nuestra ciudad a pie de costa.

Dioses y Reyes mantiene el aspecto audiovisual del juego original sin aportar demasiadas mejoras visibles. Se trata de un título compatible con el modo DirectX 10 & 11 –también DirectX 9– que se puede seleccionar antes de la ejecución. No obstante, es indiscutible que novedades en la jugabilidad como los combates navales dan un toque de color y más variedad a los mapas al ampliarse las fronteras hacia el océano. Habrá que esperar hasta la build definitiva para valorar en profundidad el acabado técnico del título. Esto no sucederá hasta el próximo 22 de junio, cuando se prevé el lanzamiento de Civilization V: Dioses y Reyes en compatibles. Mientras tanto, los jugadores pueden comenzar a entusiasmarse por el retorno de la religión y del espionaje, dos factores queridos en la saga y retirados de la quinta entrega hasta esta expansión.

Civilization V: Dioses y Reyes

La quinta entrega de Civilization se expande incorporando el factor religioso a las partidas con nuevos contenidos y una notable cantidad de novedades previstas para esta primavera.

Civilization V: Dioses y Reyes