Super Pokémon Rumble
Super Pokémon Rumble
Carátula de Super Pokémon Rumble

Juguetes Pokémon

Alfonso Arribas

El fenómeno Pokémon siempre ha cautivado a los usuarios con un increíble catálogo de criaturas con las que poder vivir trepidantes y bellas aventuras. Esta nueva entrega, aunque dispone de centenares de Pokémon, se olvida de este último aspecto y junto a su linealidad nos hará recordar capítulos pasados fuera de un mundo lleno de juguetes.

La saga Pokémon es una de las más conocidas y exitosas de la actualidad y, casi siempre, sus videojuegos son sinónimo de diversión y calidad. El nuevo título de la licencia nos llega de la mano de Ambrella, desarrolladora japonesa que se ha encargado de hacer diversos spin-off de Pokémon durante estos últimos años con títulos como Hey You Pikachu de Nintendo 64, Pokémon Dash de Nintendo DS o finalmente Pokémon Rumble para Nintendo Wii, que se puede considerar como el gran precursor de esta nueva entrega para Nintendo 3DS. El nuevo Super Pokémon Rumble llega para suplir el gran vacío de títulos Pokémon en el catálogo de Nintendo 3DS. Para ello han decido hacer un videojuego basado en un mundo paralelo donde los juguetes de Pokémon son los verdaderos protagonistas. Desde el primer momento el juego nos quiere dejar muy claro que este no es un título de Pokémon tradicional, sino que vamos a adentrarnos en un mundo de sueños infantiles donde los muñecos, con un catálogo de 600 criaturas, deberán ser comprados por nuestros Mii en una tienda, cobrando vida únicamente en nuestra imaginación.

Adéntrate en un nuevo mundo Pokémon

Una vez estemos dentro de este gigantesco y lineal mundo lleno de juguetes Pokémon será momento de comenzar a ser alguien importante, algo que conseguiremos ganando los diferentes Battle Royale, meta que toda criatura persigue dentro de este universo. Pero para poder aspirar a ser el mejor antes deberemos pasar por un gran número de áreas y zonas para conseguir habilidades, nuevos juguetes y mucho dinero, lo que nos aportará las herramientas necesarias para ser considerados los mejores. La acción dentro de este universo de juguetes se basa en ir desbloqueando diferentes áreas para superar, en cada una de ellas, varias zonas de combate, que irán aumentando en número y dificultad según vayamos avanzando. Finalmente, podremos disputar los Battle Royale de dicho área, aunque para ello deberemos disponer de al menos un Pokémon que supere las características que se exigen para participar en el torneo, ya sea, por ejemplo, un nivel mínimo o un tipo de raza, factores que nos invitarán a superar las diferentes zonas de cada mundo en busca de este tipo de juguetes.

Pero para ser los campeones del Battle Royale no será imprescindible que consigamos superar cada una de las zonas que nos aparecen dentro de cada área, pues prácticamente jugando la primera zona ya podremos conseguir los Pokémon que se nos exigen en el torneo y terminar sin apenas dificultad el campeonato, dejando de lado la engorrosa tarea de tener que superar todas las zonas, aunque sigue siendo recomendable si queremos disponer de los mejores muñecos para hacer más fácil la lucha. Una vez que entremos en una zona tendremos en la pantalla inferior un radar, semejante al presente durante todo el juego, que nos indicará las zonas sobre las que podemos andar, así como enemigos, amigos y puntos interesantes, evitando con ello cualquier tentativa de investigación. Una vez dentro de este pasillo jugable nos irán apareciendo un grandísima variedad de Pokémon que deberemos ir derrotando para conseguir las monedas que sueltan, que podrán ser invertidas posteriormente para mejorar a nuestros muñecos. También estos combates nos permitirán adquirir los juguetes que queden tendidos en el suelo, pasando a formar parte de nuestro catálogo para utilizarlos cuando consideremos oportuno.

Este tipo de sistema de combate masivo sin turnos acerca al título a la lógica del clásico 'machacabotones', utilizando únicamente dos tipos de ataques por Pokémon, asociados a sus respetivos botones en el mando. Estos ataques, aún siendo muy diferentes entre sí, no generan una jugabilidad al estilo rol lo suficientemente profunda, quedándose únicamente en la colección de juguetes y en la compra de habilidades. Este tipo de sistema de lucha se vale también de los combos, que nos aportan mayor experiencia, y de la raza de los Pokémon, siendo beneficioso conocer los tipos de juguetes que hacen más daño a otros, aunque nunca será determinante saber usar la raza acertada para ganar.    Una vez derrotados los muñecos de esta mini zona, encontraremos un pequeño trampolín que nos llevará a otra pequeña zona donde la lógica de pasillos será la misma, teniendo como único aliciente conseguir nuevos y más potentes Pokémon, así como hacernos cada vez más ricos.

Indicar que contaremos con una gran cartera de juguetes a nuestra disposición durante los combates, que podremos ir sacando cada vez que uno de los nuestros caiga desfallecido por los golpes que recibe, teniendo hasta 3 vidas de diferentes Pokémon antes de dar por perdida la misión, lo que nos asegura, gracias a la posibilidad de cambiar en cualquier momento, una vida prácticamente infinita durante toda la historia. Esta monotonía jugable de cada zona se romperá con la aparición del gigantesco Pokémon final, éste nos atacará siempre de manera repetitiva y predecible, mientras que otros muñecos de tamaño normal nos agreden y debilitan. Una vez consigamos derrotarlo a base de machacar los botones y apartarnos puntualmente de sus lentos ataques, un reto muy sencillo en cualquiera de los niveles, obtendremos un preciado botín de monedas, así como algún que otro asombroso juguete de gran nivel.

Este sistema jugable, que nos puede parecer medianamente entretenido, se vuelve bastante repetitivo y aburrido cuando nos damos cuenta, tras varias horas de juego, que la propuesta no pretende aportarnos nada nuevo con el paso del tiempo, más allá de ofrecer nuevos escenarios como cuevas, bosques o playas, o de obligarnos a superar varias Battle Royale para poder acceder a un nuevo área.



Battle Royale

Son el elemento que define a los campeones y determina quién es el verdadero maestro de los juguetes, además de ser la única forma de acceder a nuevos lugares. Estos combates plantean un sistema de lucha multitudinario donde, si disponemos del tipo de Pokémon requerido, podremos luchar a muerte contra todos. Para ello deberemos aceptar previamente una serie de normas que determinarán quién es el campeón, siendo la más importante que gana el último en pie, aunque además se establecen unas reglas que condicionan cada lucha de una forma diferente y pueden ir desde quedar eliminado si se debilitan 3 de tus criaturas, hasta perder si se acaba el límite de tiempo establecido.

Durante estos combates no se podrá cambiar de juguete hasta que éste no desfallezca, lo que hace más estratégica la lucha sobre el ring, el cual variará de diseño dependiendo del mundo en el que estemos. Indicar que durante estas batallas no podremos capturar a ninguno de los rivales. Una vez dentro del fragor del combate deberemos seleccionar perfectamente nuestra estrategia de lucha ya que, debido al gran número de oponentes, será fundamental saber cuándo y cómo atacar. El conservadurismo y la agresividad en el ataque serán factores fundamentales en nuestra estrategia, algo que sorprendentemente también veremos aplicado en la IA de los Pokémon rivales que huirán o atacarán sin cesar según ellos crean oportunos. Una vez superado el combate obtendremos, aparte del premio y el acceso a una nueva área, la posibilidad de comprobar la nota que se nos ha dado según nuestra actuación dentro un completo panel con las estadísticas de la lucha.

Con el acceso a estos nuevos mundos, aparte de disponer de nuevas zonas de exploración con jefes finales, se nos plantearán Battle Royale cada vez más complejos y numerosos. A parte de estos combates, Super Pokémon Rumble nos ofrece la posibilidad de competir por equipos, controlando nosotros a un juguete y la IA a dos más, con el fin de luchar contra otros grupos y conseguir vencerles. La otra opción son los combates de choque, un estilo de lucha muy numeroso en el que deberemos enfrentarnos a grandes grupos de Pokémon. Sin duda, estilos muy diferentes de lucha que, sin aportar grandes cambios en la monotonía del título, aportarán algo de variedad a su repetitivo desarrollo.

Aldea de los juguetes

Bajo esta lógica de combates y avance será importante recurrir constantemente a la Aldea de los juguetes, un lugar donde gestionar y adiestrar a nuestros Pokémon con el fin de afrontar cada nuevo reto con plenas posibilidades de éxito. Lo primero que encontraremos será la Fuente de la luz, este manantial de agua nos permitirá tomar Las gotas de luz, lo que nos ayudará a recuperar la vida de todos nuestros juguetes para emprender un nuevo viaje. Tras recuperar la vida tendremos a nuestra disposición una casa para dejar los Pokémon, lo que nos ayudará a gestionar perfectamente nuestro inventario y sustraer o dejar cualquiera de ellos siempre que queramos. Cerca de esa casa podremos encontrar un par de máquinas expendedoras que nos dotarán, cada una a su estilo, de diferentes movimientos para mejorar a nuestros juguetes.

La primera de ellas es la Tómbola de movimientos, ésta nos permite comprar algún tipo de movimiento nuevo, de diferente nivel de estrellas, adaptado al Pokémon al que queramos aplicárselo. El precio variará según el nivel del juguete que queramos mejorar pues un nivel más alto implicará un coste monetario mayor, costando mucho menos mejorar un juguete más débil.  Este tipo de máquinas estarán repartidas también por algunas de las zonas del videojuego, presentando cada una de ellas niveles de estrellas y precios diferentes. La otra opción para mejorar nuestros ataques es la Expendedora de movimientos, esta máquina, visualmente semejante a la anterior, tiene la característica de que siempre vende el mismo tipo de movimiento, por lo que seremos nosotros los que deberemos encontrar el juguete al que aplicar esta mejora, siendo imposible que cualquier Pokémon tenga acceso a ella. Los precios de estas habilidades serán elevados e invariables pero su poder hará que su compra este más que justificada. Debido a todas estas mejoras será fundamental poder consultar con precisión todos los muñecos que tenemos y sus habilidades. Para ello contaremos con una casa donde observar a todos nuestros juguetes, pudiendo ver su foto, su estilo, la zona donde fue capturado o el número de ese tipo de Pokémon que hemos derrotado, convirtiéndose esta casa en una autentica biblioteca.



En referencia a esto, en cualquier momento, dentro del menú del juego, tendremos la opción de consultar nuestro catálogo Pokémon, donde encontraremos todo tipo de información sobre ataques, nivel de defensa, raza, fuerza o descripción de sus habilidades, lo que nos da una idea de su poder y sus características de combate mientras estamos superando la misión.
Si lo que nos gusta son los datos también tendremos una casa de información con acceso a una ingente cantidad de datos que nos aportarán luz sobre todo lo que hemos ido haciendo. Por último, indicar que se irá creando una red de túneles que nos transportará rápidamente a las diferentes zonas, agilizando así los tediosos desplazamientos.
Unir dos fuerzas  El nuevo título de la saga nos ofrece la posibilidad de jugar en cooperativo, únicamente en Lan y solamente con otro compañero que disponga también del título. Éste nos acompañará por diferentes zonas con el fin de conseguir el mayor número de monedas y Pokémon, quedándose con los juguetes derrotados aquel que sea el más rápido en acercarse a ellos. Además, dispondremos de la opción de pasar monedas a nuestro compañero en caso de que su juguete caiga rendido, lo que hará que el juego siempre se mantenga activo si uno de los dos sigue en pie.

La otra gran opción que incluye a más jugadores, aunque esta vez de manera pasiva, es el StreetPass. En este caso el videojuego nos permite invitar a otros usuarios a nuestra tienda para que vean nuestros Pokémon y luchen con ellos, algo que nosotros también podremos realizar, consiguiendo en caso de victoria a uno de los muñecos de ese compañero de calle, lo que sin duda es un gran regalo para el vencedor y un incentivo muy grande para darse un paseo en busca de rivales. Finalmente, no se han incluido opciones online de ningún tipo, lo que corta de raíz la opción de enfrentar a nuestros juguetes en tiempo real con los de otras personas.

Qué bonito…

Super Pokémon Rumble presenta un acabado gráfico pobre que, aunque se pueda asociar a la lógica de los juguetes, sigue dejando en evidencia el trabajo realizado con este título. Los Pokémon presentan un modelado correcto y fiel a las ilustraciones, basado en un trazo muy grueso que le da un toque cartoon, resultando bonito aunque muy simple. Por su parte, los entornos de los mundos están muy vacíos, presentando un número muy reducido de juguetes fuera de las zonas de combate y los Battle Royale. En cuanto a las diferentes zonas de lucha sí que existe una variedad muy amplia de entornos que, aunque siguen estando muy vacios de vida, nos permiten visitar bosques, playas, praderas o cuevas, que en definitiva crean una ilusoria sensación de variedad. Sí que aparece reflejado un pequeño trabajo con las partículas, según la superficie en la que estemos, así como un diseño de presentación de combates en el modo Battle Royale bastante correcto, aunque a la postre se vuelve repetitivo y aburrido, pues siempre son los mismos. Por último, indicar que el tratamiento de la iluminación y las texturas están al mismo nivel del conjunto, por lo que tampoco mejora el resultado final.

El sonido de la victoria

El apartado sonoro se muestra muy flojo debido a una deficiente sonorización de los entornos, con efectos muy básicos y repetitivos, que no ayudan a dar a vida a los desérticos páramos en los que nos movemos. En cuanto a la banda sonora encontramos acordes constantes y monótonos que únicamente variarán si aparece algún tipo de enemigo durante las diferentes zonas o bien en los Battle Royale, siendo el resto del tiempo una sucesión de cortes de 30 segundos que se repiten hasta la extenuación. Indicar finalmente que el título viene perfectamente traducido al castellano y que incluso en la recreación de los entornos se ha incluido la rotulación en español, lo que nos permite adentrarnos mejor en el ambiente Pokémon.

Tocar el 3D

Hay que indicar que la nueva entrega de Pokémon no hace una utilización muy profunda de las dos características principales de la portátil de Nintendo, su capacidad 3D y su pantalla táctil. En el primer caso encontramos un efecto de profundidad muy básico que, aunque aporta mayor realismo y los objetos sobresalen con nitidez, crea sensación de haber sido incluido como un mero formalismo. Por su parte, la pantalla táctil no presenta ningún tipo de función, valiendo la mayoría del tiempo para ser el radar o para mostrarnos algún tipo de información adicional, lo que en definitiva nos hace ver que su adaptabilidad a 3DS únicamente está justificada por ser la portátil más actual de Nintendo y no porque haya encontrado en ella el mejor lugar donde dar rienda a sus ideas.



Una historia sin mucho que contar

Esta extraña propuesta de la saga Pokémon no ha conseguido ofrecer un producto acorde con las expectativas que se suelen crear con este tipo de títulos pues, aunque presenta un estilo definido y claro, sin engañar en ningún momento al jugador sobre lo que va a encontrar, su jugabilidad es repetitiva y aburrida, obviando la posibilidad de poder ofrecer retos diferentes al usuario para que su motivación por seguir luchando aumente más allá de conseguir al muñeco que necesitas y ganar los combates importantes. Además, el título presenta una lógica de juego basada en apretar botones sin parar, contando únicamente con dos tipos de ataque por Pokémon, lo que limita sus posibilidades y hace que su propia mecánica lo haga más aburrido. Finalmente, su apartado gráfico no pasa de ser respetable y el sonido acompaña la acción con acordes repetitivos y simples.

Por lo tanto, es un título destinado a un público que adore este tipo de juegos simples y divertidos en su campo, que no requieren del usuario una implicación jugable muy amplia. Sin duda, Super Pokémon Rumble nos ofrece una experiencia de juego muy mejorable que, aún pudiendo gustar inicialmente la propuesta, queda muy lejos de lo que mínimamente se le debe exigir a una nueva entrega de Pokémon.



- Los 600 Pokémon disponibles.
- Entretenida lógica de enfrentamientos en las Battle Royale.

LO MEJOR

  • Entretenida lógica de enfrentamientos en las Battle Royale.
  • Los 600 Pokémon disponibles.

LO PEOR

  • Aburrido sistema de avance por pasillos.
  • Apartado visual y sonoro muy mejorable.
  • Desaprovecha una licencia muy importante como la que ofrece Pokémon.
  • Muy fácil y simple.
  • Pocas opciones jugables en multijugador.
  • Sistema de juego repetitivo.
5.5

Mejorable

Puede tener elementos aceptables y entretener, pero en general es una experiencia que no dejará huella.