Regreso al Pasado: Dead or Alive

Sexys y mortales. Así son las exuberantes chicas DOA. Pero hay más tras esos pechos de infarto y esas curvas implacables. Repasamos los 15 años de la serie de beat'em ups salida de la mente de Itagaki y su amor por las mujeres.

Ha querido el destino que en este año 2011 se celebre el aniversario de un gran número de franquicias de renombre. En los últimos meses ya nos hemos acordado de nombres como Sonic, Zelda o Resident Evil, fundamentalmente porque sus propias compañías responsables se están encargando de recordarnos tan señalada fecha. Pero aunque sea de manera más silenciosa, hay otros juegos que han marcado sobremanera el mercado y que también están de aniversario. Hoy, vamos a hablar de Dead or Alive, una franquicia que cumple su 15 aniversario con el lanzamiento de una nueva entrega y rumores de un futuro nuevo capítulo no muy lejano. Sin duda, buenas noticias para los amantes de la lucha, ya que Dead or Alive, además de chicas bellas, posee una de las mejores jugabilidades del género.

Corría el año 1996 y Tecmo estaba sobreviviendo como podía en ventas. La ausencia de grandes nombres que supusiesen una diferencia en el mercado provocaba que los problemas económicos fuesen más importantes de lo que cabría esperar de una empresa tan longeva y reconocida. Sin embargo, un joven Tomonobu Itagaki presentaría la idea de Dead or Alive, un juego con el que prometía arriesgarse pero que podría llegar a ser un auténtico éxito; de hecho, su nombre es una alegoría similar a la 'Final Fantasy' de Hironobu Sakaguchi en Square Enix: si el juego triunfaba, la compañía 'viviría'; si no, estaría 'muerta'. Visto ahora en retrospectiva, es obvio que fue un gran éxito, que perdura incluso a día de hoy, y parece que Tecmo hizo bien en confiar en Itagaki y su nuevo Team Ninja.

El propio genio nipón reconoció en varias ocasiones que Dead or Alive estaba muy influenciado por dos juegos muy concretos: Fatal Fury y Mortal Kombat. La inspiración para su nueva franquicia se basaba en esa combinación imposible de dos estilos de juego tan dispares, pero lo cierto es que a la hora de la verdad Dead or Alive ofrece su propia jugabilidad, quedándose esos detalles de inspiración en meras anécdotas secundarias; por ejemplo, el famoso 'movimiento' de los senos de las luchadores tiene su origen en lo que SNK hacía con Mai Shiranui en Fatal Fury, solo que, como dice Itagaki, ese simple movimiento en 2D era menos escandaloso que en 3D. O en Mortal Kombat, la idea de que se pudiese golpear al enemigo para lanzarlo a otro nivel del escenario, solo que en vez de morir directamente, aquí se continuaba el combate en ese nuevo entorno.

/es/node/Array

Pero lejos de querer perdernos en influencias o detalles anecdóticos generales de la franquicia, la cual repasaremos en las próximas páginas, lo cierto es que el Torneo Dead or Alive tiene una personalidad única que le permitió convertirse en una experiencia diferente y particular dentro del mundo de los videojuegos. Si por algo se caracterizan los grandes juegos de lucha es por tener elementos únicos y particulares, que los diferencian del resto; en Dead or Alive, esa particularidad son las contras, que tienen una importancia tal que no cuentan con rival alguno en el resto del mercado. Estamos ante una franquicia cargada de recuperaciones, movimientos técnicos, combinaciones complejas y exigentes contras, que requieren una precisión milimétrica para realizarlas de manera adecuada y tener alguna posibilidad de alzarnos con la victoria.

Como es lógico, la franquicia ha ido evolucionando a lo largo de las entregas y los años, tal y como veremos a continuación. Lo que sí que no ha cambiado y se ha mantenido durante todos estos años es la presencia de voluptuosas féminas como principal reclamo del juego (aún cuando el plantel consta también de un importante número de varones) y el polémico creador, Itagaki, quien nos ha dejado perlas importantes que le han granjeado un importante número de enemigos. Eso sí, a la hora de crear juegos, sus dos franquicias estrella y hermanadas (Dead or Alive y Ninja Gaiden comparten algunos personajes) daban muestras de una calidad incontestable, que dejaban al genio margen para decir lo que quisiese. Aunque el abandono de Itagaki de Tecmo dejaba algunas dudas de cara al futuro de ambas franquicias, parece que Dead or Alive no sufrirá en exceso su marcha.

Dead or Alive
1996. Recreativas, Saturn, PlayStation.

Corría el año 1996 cuando llegaría a los salones recreativos la primera entrega de Dead or Alive. Lo haría usando la placa Model 2 de Sega, aunque no era habitual por aquel entonces que Sega dejase sus placas para que las utilizasen otras compañías. El juego fue un éxito inmediato en Japón, aunque en el resto del mundo vivió siempre a la sombra de Tekken y no pudo destacar tanto como se merecía. El uso de una placa se Sega permitió un fácil port a Saturn, aunque se tuvo que sacrificar un poco en el potencial técnico por las limitaciones de la 32 bits de Sega; dicha entrega llegaría en 1997 y no saldría en los demás territorios debido a lo poco que había calado la máquina en el resto del mundo, dado que Tecmo no estaba en condiciones de realizar apuestas arriesgadas.

Se trataba, como es bien sabido, de un juego de lucha en 3D, que ofrecía elementos particulares de combate. Fundamentalmente, se trataba de combates rápidos, cargados de contras que requerían un tiempo de reacción muy preciso, pero con un sistema de control muy sencillo para permitir que todo usuario pudiese aprender rápidamente a jugar sin sufrir grandes humillaciones de los expertos. Además, era el primer juego en el que la posición defensiva se convertía en una táctica de ataque perfectamente válida, con abundantes posibilidades para afrontar el combate pese a ser incapaz de atacar de otra manera ante el acoso rival. El tradicional 'fuera del ring' que se utilizaba en otros monstruos de la lucha 3D se sustituía por las llamadas 'zonas de peligro', que rodeaban el entorno y causaban daño al luchador que cayese en ellas.

El plantel de luchadores estaba compuesto de los ocho tradicionales de la mayoría de títulos en la época, la mayoría de ellos fácilmente reconocibles e importantes en la historia de los videojuegos: Ryu Hayabusa, Jann Lee, Kasumi, Lei Fang, Zack, Tina Armstrong, Bayman y Gen Fu, además del jefe final, Raidou, quien se presentaría como personaje desbloqueable en algunas versiones del juego. En 1998, Dead or Alive llegaría a PlayStation y se crearía una nueva entrega para recreativas con el nombre de Dead or Alive ++; el cambio más notorio es la introducción de dos nuevos personajes, Ayane y Bass Armstrong, aunque también se realizarían pequeñas modificaciones en todos los apartados técnicos, tales como gráficos, sonido o jugabilidad.

Aunque, como en muchos juegos de este estilo, el argumento no es más que una mera excusa que poco o nada influye en el desarrollo de los combates, la franquicia Dead or Alive cuenta con un motor conductor que une las entregas entre sí, destacando siempre quién es el vencedor de cada entrega y profundizando en las historias de cada personaje. De hecho, esta primera entrega, como si Itagaki ya contase con el éxito de la misma, se convierte en una presentación del origen y las motivaciones iniciales de los personajes protagonistas, detallándonos por qué participan en el torneo Dead or Alive y cuáles son sus motivaciones, preocupaciones o intereses.

La primera entrega contaba con una protagonista clara, cuya historia se convertía en el principal eje conductor del torneo y en imagen de la franquicia: Kasumi. Raidou, un ninja despiadado que es el padre de Ayane y tío de Kasumi y Hayate, está obsesionado con conseguir más poder, lo cual acabará suponiendo un enfrentamiento con Hayate, a quien deja en coma. Kasumi, buscando venganza, se apunta en el torneo en el que Raidou hace las veces de jefe final y acaba con él, convirtiéndose por tanto en la primera vencedora del torneo DOA. Sin embargo, al haber violado las leyes de su clan, Kasumi se convierte en una ninja fugitiva que no puede regresar a su hogar.

Dead or Alive 2
1999. Recreativas, Dreamcast, PlayStation 2.

A finales del siglo XX llegaría a los salones recreativos Dead or Alive 2, un juego muy mejorado en todos sus aspectos y que sería la entrega que daría el impulso definitivo a la franquicia de cara a convertirla en una de las grandes del género de la lucha. De hecho, es la entrega que contaría con más versiones y la que mejor valorada está dentro de la franquicia. La versión para recreativa volvería a estar basada en una placa de Sega, en este caso NAOMI, la cual había sido creada con Dreamcast en mente y acogió títulos como Crazy Taxi, Marvel vs Capcom 2, Guilty Gear X, House of the Dead 2 o Virtua Tennis, entre muchos otros títulos. Como es lógico, la conversión a Dreamcast fue excelente y se llevó a cabo pocos meses después, aunque ya en el año 2000.

La acción se sitúa a finales del siglo XX, una fecha que no fue seleccionada de manera poco meditada por parte del Team Ninja, y nos narra cómo el principal valedor del torneo Dead or Alive, Fame Douglas, fue asesinado. Ha pasado un año desde el primer torneo y una criatura llamada Gohyakumine Bankotsu-bo amenaza el mundo, que se ve sumido lentamente en el caos. De repente, contra todo pronóstico, se convoca la segunda edición del torneo Dead or Alive, aunque con muchas sorpresas inesperadas. Por ejemplo, DOATEC, la empresa organizadora, ha secuestrado a Hayate y ha experimentado con él, dentro de su programa de desarrollo de armas biológicas, lo cual no sienta nada bien a Kasumi. El vencedor del torneo, que acabaría deteniendo a DOATEC y a la criatura demoníaca, es Ryu Hayabusa, el afamado protagonista de Ninja Gaiden.

De todas las entregas de la franquicia, Dead or Alive 2 es la que más bebe del título pionero en la lucha 3D, Virtua Fighter, aunque, como dijimos antes, disfruta de un amplio abanico de particularidades que lo diferencian sobremanera del título de Sega y disimulan con bastante acierto esa fuente de inspiración. A nivel básico, tenemos el mismo sistema de agarres, contras y lanzamiento, pero con importantes mejoras en el sistema que obligaban a los jugadores a desarrollar un mayor nivel de dominio de los personajes. Golpear es arriesgado, pero defenderse esperando realizar la contra en el momento apropiado también lo es, por lo que los combates siguen siendo veloces como pocos pero, al mismo tiempo, exigentes desde el punto de vista táctico: todo paso en falso puede ser duramente castigado por el rival.

Siguen las zonas de peligro y, además, se añade un sistema de aturdimiento que puede provocar que un personaje se quede indefenso e incapaz de realizar ningún ataque o defensa ante las embestidas rivales. Pero lo más interesante y espectacular son los combates a varios niveles: algunos escenarios poseen varias alturas y, al atacar a un personaje cerca de una ventana o un borde, se puede impulsar al rival hacia un nivel interior, provocando daños sustanciales además de trasladar el combate a una nueva localización. Además, las características físicas de los personajes juegan un papel importante a la hora de determinar cómo se desenvuelven en el campo de batalla y, lo más importante, cómo reaccionan ante los posibles lanzamientos del rival.

Las mejoras técnicas se hacen notar desde el primer momento con Dead or Alive 2. No en vano, el espectáculo que presentaba en pantalla la obra de Tecmo no tenía parangón en la época, sobre todo en el género de la lucha. Los bellos y detallados escenarios se veían potenciados con los diferentes niveles y las espectaculares secuencias de cambio de entorno. Además, destacaba especialmente el modelado y las animaciones de los personajes, en los que hay que hacer inevitablemente mención a los senos de las chicas protagonistas, ya que el Team Ninja puso mucho mimo en sus animaciones, desarrollando un motor de física dedicado exclusivamente a esos movimientos, algo que generó mucha controversia y que se acabaría convirtiendo en un emblema de la franquicia.

Todo esto, sin olvidarnos de que se añadió también un sistema de combate por equipos, en el que hasta cuatro jugadores podían participar en intensos combates dos contra dos. Si bien esto es algo habitual hoy en día, en su momento supuso una novedad interesante al género de la lucha en 3D y se convirtió en un elemento diferenciador en las versiones domésticas ante la competencia. Es más, las numerosas reediciones (Limited Edition, Hardcore…) permitieron pulir este sistema y añadir más escenarios, mejorar las animaciones, aumentar la velocidad del juego y un importante número de pequeños extras que potenciaban aún más un título de por sí de un nivel excelente.

El plantel de personajes está más nutrido que en la entrega original y ofrece luchadores de todos los estilos y característica de combate; un plantel en el que, en contra de lo que podría parecer, hay más hombres que mujeres. Repiten los mismos ocho luchadores de la entrega original (así como los dos personajes extra de la versión Dead or Alive ++), pero se les suman Hayate (llamado al principio Ein debido a que tiene amnesia y no conoce su nombre), Helena, Leon y el jefe final, Gohyakumine Bankotsu-bo (aunque solo se puede usar en el modo versus). Dead or Alive 2 fue un juego que marcó una época en el mundo de la lucha 3D y que lograría asentar a los personajes y a la franquicia en un mercado en el que la competencia no era, precisamente, escasa ni de baja calidad.

Dead or Alive 3
2001. Xbox.

Es bien sabido que, con el paso de los años, los salones recreativos fueron perdiendo relevancia en todo el mundo, en detrimento de las consolas de sobremesa, cada vez más asentadas en los hogares y las familias. Es por eso que Tomonobu Itagaki decidió centrar los esfuerzos de su Team Ninja en las consolas de sobremesa, empezando por una férrea alianza con Microsoft para trabajar en exclusiva con sus consolas domésticas. Fruto de esta alianza veríamos, fundamentalmente, las franquicias Dead or Alive y Ninja Gaiden de manera exclusiva para las máquinas de Microsoft. Pero si bien esta última acabaría versionándose a PlayStation 3 por motivos económicos y sin Itagaki, la primera franquicia se quedaría en exclusiva en propiedad de los de Redmond.

Dead or Alive 3 no solo sería un título exclusivo de la primera Xbox, sino que además sería un título de lanzamiento que demostraba las virtudes de la recién llegada al mercado máquina de Microsoft. De hecho, las principales diferencias y novedades nos las encontraríamos en el terreno técnico, donde Dead or Alive 3 dejó a propios y extraños boquiabiertos ante el espectáculo visual que se presentaba en pantalla. Siguiendo la tradición asentada en el capítulo anterior, el Team Ninja invirtió gran parte de los recursos en potenciar el apartado técnico y ofrecer un juego en el que la espectacularidad del combate se transmite a través de los veloces movimientos de los luchadores, los lujosos escenarios y la excelente animación de todos los personajes.

Tal es el interés puesto en el apartado técnico y en el impacto principal del juego que incluso para la banda sonora se ha contado con varios temas de Aerosmith ('Home Tonight', 'Nine Lives' y 'Amazing'), algo que posiblemente haya venido propiciado por el apoyo de Microsoft al juego. Por lo demás, sobre todo a nivel jugable, han sido pocos los cambios introducidos, manteniendo en gran medida la dinámica de control y el sistema de juego general de la segunda entrega, aunque es justo reconocer que tampoco eran necesarios grandes cambios en el tiempo transcurrido entre ambos capítulos para conseguir un juego de lucha excelente, que sabía dónde estaban sus virtudes y pulía los aspectos circundantes para potenciar aún más sus puntos fuertes.

Había, claro está, pequeños detalles, como un movimiento completamente libre en tres dimensiones por los escenarios y, además, se había suavizado ligeramente el sistema de contras y agarres, para que no fuese tan exigente y los nuevos jugadores no se viesen sobrecogidos por unos combates veloces en los que un experto podía acabar sin compasión con los neófitos. Eso sí, curiosamente, la versión japonesa, que no saldría hasta 2002, sí contaría con algún que otro cambio más llamativo, como nuevos ataques para todos los personajes, nuevas escenas de vídeo y otros ajustes menores que lograban un mejor equilibrio de juego entre los personajes.

Argumentalmente nos encontramos poco después de la victoria de Ryu en la entrega anterior. Pese al éxito del ninja, era muy tarde para evitar el caos en el mundo, que vive ahora bajo una nube de oscuridad y terror. La empresa DOATEC, pese al panorama, sigue luchando por hacerse con tanto poder como le sea posible, obsesionada todavía con la creación del luchador definitivo. El ambicioso doctor Victor Donovan completa el llamado proyecto Omega, con el objetivo de crear un súperhumano a partir de un poderoso ninja llamado Genra. Antiguo líder del clan Hajim Mon y padre adoptivo de Ayane, Genra ve cómo le arrebatan la humanidad y cuenta con unos poderes inhumanos que lo convierten en una amenaza muy peligrosa para la supervivencia del mundo.

Los vencedores de esta nueva edición del torneo serían Ayane y Hayate, logrando hacer así justicia y redimiendo a Genra de los pecados cometidos en contra de su voluntad. El plantel de personajes estaba compuesto por todos los trece personajes anteriores (los jefes finales, obviamente, no repiten) más tres nuevos invitados: Brad Wong, Hitomi y Christie. También se suma Genra, el jefe final, como personaje jugable. Dead or Alive 3 fue uno de los mejores títulos de lanzamiento de la primera Xbox y uno de los juegos de lucha más importantes de la máquina de Microsoft. Una entrega menos técnica y exigente que el también excelente Dead or Alive 2 que se abría a un nuevo público en una consola nueva y conseguía dejar un excelente e inmejorable sabor de boca a jugadores expertos y ocasionales.

Dead or Alive Xtreme Beach Volleyball
2003. Xbox.

Tecmo tuvo que lidiar siempre con los dedos que señalaban a Dead or Alive como un juego que aprovechaba la sexualidad de sus personajes femeninos para arrasar en ventas. Desde luego, detalles como la animación de los pechos de las luchadoras no ayudaban a mitigar la situación, aún cuando en el plantel hubiese más hombres que mujeres. La respuesta de Itagaki no se hizo esperar y fue de lo más sorprendente: un juego vacacional, muy de estilo nipón, protagonizado única y exclusivamente por las mujeres de la franquicia. Como es normal, una producción basada en mostrar a chicas ligeras de ropa en poses sensuales y jugando al voleibol trajo consigo mucha controversia, pese a gozar de buenas críticas por lo general.

Y es que técnicamente, el juego era espectacular, con unas animaciones excelentes y un modelado de personajes soberbio. El único problema era su planteamiento tan atípico y con objetivos tan poco definidos. Zack, uno de los luchadores de la franquicia (y cuya voz en esta entrega la pone Dennis Rodman), tuvo un golpe de suerte y se hizo multimillonario en un casino. Con las ganancias se compró una isla tropical y engañó a las chicas de Dead or Alive para que acudiesen a ella, asegurándoles que allí se iba a acoger una nueva edición del torneo. Al llegar, las chicas descubren que es todo una farsa, pero deciden aprovechar para quedarse dos semanas de vacaciones; después de ese tiempo, un volcán entra en erupción y la isla desaparece.

Así pues, lo que tenemos son dos semanas en las que podremos tomar el sol, disfrutar de minijuegos en la piscina, apostar en el casino o, lo que es el elemento principal del juego, disfrutar de partidos de voleibol en la playa con una compañera. Para tener compañeras tendremos que entablar amistad con las otras chicas, mediante la adquisición de regalos que les podremos hacer para ganarnos su amistad. Una buena amistad supone una mejor actuación en los partidos, con lo que podremos ganar más dinero para luego invertir en más regalos o en la compra de nuevos bañadores para las protagonistas. En el plantel aparecen todas las chicas DOA hasta la fecha: Kasumi, Hitomi, Ayane, Tina, Lei Fang, Helena y Christie, además de una nueva incursión, Lisa. Un juego controvertido y extraño que, pese a todo, ofrecía partidos de voleibol muy divertidos.

Dead or Alive Ultimate
2004. Xbox.

No tardaría el Team Ninja en desarrollar un nuevo Dead or Alive para Xbox, aunque curiosamente se trataría de la enésima revisión de la segunda entrega, acompañada del primer título en su versión para Saturn. Dead or Alive Ultimate es, a grandes rasgos, un simple recopilatorio de las dos primeras entregas para permitir que los usuarios de Xbox pudiesen tener acceso a toda la franquicia en su consola. Pero a un nivel más profundo, se trataba de un juego con abundantes y numerosas novedades para convertirlo, tal y como su propio nombre indica, en la entrega definitiva de Dead or Alive 2: para empezar, se aprovechaba el excelente motor gráfico de Xtreme Beach Volleyball y, además, se introducían mejoras jugables de Dead or Alive 3.

No obstante, hablamos de pequeños detalles como el movimiento 3D total, ya que el aspecto clave del juego, su complejidad y su precisión a la hora de realizar las contras siguen estando inalteradas, además de algunos pequeños ajustes en el sistema de agarres. Pero también, entre los diversos nuevos escenarios que se crearon para esta entrega, se añadió un sistema de 'pendientes', por el que en vez de sufrir daños el personaje al ser lanzado al vacío, va sufriendo progresivamente al caer por esa pendiente. Todo esto, sin embargo, se limitaba solo al segundo capítulo, ya que para el Dead or Alive original se mantenía inalterada la versión de Saturn, sin grandes cambios salvo algunas mejoras gráficas; ni tan siquiera contaba con los luchadores extra de las versiones posteriores que comentamos anteriormente.

Dentro de otros cambios más estéticos y a nivel de extras, se introdujeron nuevas secuencias de vídeo para explicar mejor la relación y la historia que vincula a los considerados los principales protagonistas de la franquicia, Ayane, Hayate y Kasumi. Pero sin lugar a dudas, la mayor novedad fue la inclusión de juego online, algo que era solo la segunda vez que se veía en un juego de lucha 3D (tras Mortal Kombat: Deception). Era un sistema muy básico que pretendía recrear el mundo de los salones recreativos; es decir, esperar tu turno viendo los combates hasta que te tocase pelear. Pero este añadido supuso una importante paso adelante para el género y permitió a Dead or Alive Ultimate destacar por encima de otras producciones contemporáneas. En general, el juego se creó como pieza de coleccionista para los amantes de la franquicia, y lo cierto es que dejó un excelente sabor de boca a todos por lo completo de su propuesta y lo espectacular de su apartado técnico.

Dead or Alive 4
2005. Xbox 360.

Tras varios años de spin-off y revisiones, el Team Ninja de Itagaki se puso manos a la obra con la auténtica cuarta entrega de la franquicia, que llegaría una vez más como título de lanzamiento exclusivo para una consola de Microsoft, en este caso la todavía vigente Xbox 360 (aunque concretamente salió casi un mes después del lanzamiento, debido a retrasos de última hora). La presión que había sobre el estudio para esta entrega era mucha, ya que por un lado se trataba de intentar mejorar lo visto en los excelentes capítulos anteriores al tiempo que, por el otro, se convertía en un juego muy vigilado de cerca al tratarse de uno de los primeros de una nueva generación en alta definición. Pero pese a toda esa pesada carga, el juego consiguió estar al nivel de lo que se esperaba y convertirse en un auténtico espectáculo audiovisual y jugable que abrió las puertas de la generación para el género de la lucha.

Argumentalmente, la historia de dominación mundial y experimentación de DOATEC sigue adelante. Todavía obsesionada por la creación del arma definitiva, la compañía ha decidido ahora intentarlo tomando como base a una de las luchadoras más famosas del torneo, Kasumi. Su clon (el segundo, tras Kasumi Alpha de DOA2, y que hace las veces de jefe final y recuerda claramente a Dural, de Virtua Fighter) es una bestia experta en diversas técnicas de combate y sin sentimientos, que solo existe para causar la destrucción. Lo interesante de esta entrega es que las historias de los personajes se amplían y, para muchos de ellos, veremos su relación con DOATEC y el desarrollo de la historia desde diversos ángulos (mención especial a Helena, quien se convierte en la principal protagonista de este capítulo).

/es/node/Array

La lista de personajes completa es de 22 (más Alpha-152, el clon de Kasumi, que  diferencia de los jefes finales de otros episodios no estará jugable), aunque no todos tendrán un modo historia y solo estarán disponibles en el modo versus. La lista completa nos presenta a algunos nombres tradicionales de la franquicia (Kasumi, Ryu Hayabusa, Ayane, Bass, Bayman, Brad Wong, Christie, Ein, Hayate, Gen Fu, Helena, Hitomi, Jann Lee, Lei Fang, Leon, Tina y Zack). A esta lista se añaden dos viejos conocidos como Gohyakumine Bankotsu-bo, jefe final de la segunda entrega, y Lisa, la chica nueva de Dead or Alive Xtreme Beach Volleyball, que se estrena ahora como luchadora en la franquicia. También estarán Kokoro, una joven geisha, y Eliot, un joven de 16 años discípulo de Gen Fu.

Pero esto no sería todo en cuanto a personajes, ya que la buena relación entre Microsoft y Tecmo permitió la presencia de un personaje haciendo un cameo: una spartan de Halo, que responde al nombre de Spartan-458 y que contaría con su propio escenario. Efectivamente, se trata de una mujer aunque su aspecto no lo demuestre, posiblemente para explotar el reclamo femenino del juego. Pero pese a las novedades en cuanto a personajes, también se introdujeron algunos cambios en el sistema de juego, algunos más drásticos que otros. Para empezar, el apartado técnico se convertía en toda una declaración de intenciones de la nueva máquina de Microsoft, con un nuevo y espectacular abanico de escenarios inolvidables y personajes exquisitamente animados.

Aunque las modificaciones más llamativas nos las encontraríamos en su sistema de juego. En esencia, se trataba del mismo título, sin grandes cambios a nivel básico, pero abundantes ajustes a nivel profundo. El juego sigue siendo veloz, con varios niveles en los escenarios (y zonas de peligro muy originales, como los coches que te podían atropellar), basado en contras y agarres, en actuaciones milimétricamente medidas, pero el ajuste realizado provoca que esas contras y agarres deban ser aún más precisos y, por tanto, más complicadas de ejecutar. Esto suponía que los combates entre jugadores humanos serían más reñidos, aunque combatir contra la máquina sería mucho más complejo debido a su dominio de esas contras.

Dead or Alive Xtreme 2
2006. Xbox 360.

Mientras Dead or Alive 4 triunfaba y se asentaba como uno de los títulos más importantes de la nueva consola de Microsoft (además de no tener una clara competencia hasta bastante tiempo después), el Team Ninja se puso manos a la obra para lanzar, no mucho más tarde, una nueva entrega de la versión vacacional de la franquicia. De nuevo una exclusiva para Xbox 360, el nuevo Dead or Alive Xtreme 2 nos presentaba una versión modificada del motor gráfico del cuarto capítulo y nos invitaba a hacernos con el control de una de las chicas del plantel (repiten las 8 del primer Xtreme Beach Volleyball y se le suma Kokoro, la nueva incursión de Dead or Alive 4) durante u nuevo periodo vacacional.

La historia nos narra cómo Zack resucita su isla, que había quedado sepultada por la erupción de un volcán en el capítulo anterior, y vuelve a engañar a las chicas para que acudan a ella. Cada una tendrá sus propias motivaciones para responder a la llamada de Zack, pero en el fondo vuelve a ser lo mismo: tendremos dos semanas de vacaciones en las que podremos participar en una serie de minijuegos (volleyboy, motos de agua, banderas, etcétera) mientras completamos nuestra colección de bañadores y nos hacemos amigos de las demás chicas comprándoles regalos. Un juego que resultó controvertido y, para muchos, innecesario, pero que pese a sus extraños planteamientos y propuestas, sigue resultando un juego de volleyball interesante.

Dead or Alive Online
2008. PC.

Tras cuatro entregas y dos spin-off, la franquicia Dead or Alive ya se había convertido en una de las más importantes del mercado de los videojuegos, hasta el punto de haber permitido revitalizar Ninja Gaiden tras varios años desaparecida dicha franquicia. Es por eso que se convirtió en un reclamo para Tecmo, que junto a Lievo Studio trabajaron en una versión online de la franquicia. El juego se llegó a lanzar, en formato de beta, en China durante 2008, y siguió actualizándose hasta 2009. Sin embargo, desde agosto de ese año, esta peculiar alternativa online fue muriendo lentamente hasta llegar a su cancelación definitiva, la cual tuvo lugar en enero de este mismo año, cuando Tecmo Koei dejó de apoyar el juego y cerró todos los servidores que había del mismo.

Dead or Alive Paradise
2010. PSP.

Itagaki ya había comentado en alguna ocasión que estaba interesado en trasladar la subserie Dead or Alive Xtreme a las consolas portátiles. Muchos creyeron que esa idea de la isla paradisíaca era fruto de un fetichismo del líder del Team Ninja, pero este se marchó de Tecmo en 2008 y su antiguo equipo lanzó, en 2010, Dead or Alive Paradise para PSP. Exactamente se trata de una adaptación de Dead or Alive Xtreme 2 a la portátil de Sony, con los mismos minijuegos, el mismo concepto de relaciones y la misma adquisición de bañadores durante las dos semanas de vacaciones que dura el juego. La principal novedad es la aparición de una décima chica, Rio, que pertenecía a unas máquinas tragaperras de Tecmo. Poca novedad para un juego que, simplemente, daba la sensación de ser un 'copiar y pegar' de la versión de 360.

Dead or Alive: Dimensions
2011. 3DS.

La última entrega de la franquicia que ha visto la luz hasta la fecha nos ha llegado hace apenas unos días, a la nueva portátil de Nintendo, 3DS. Es el primer Dead or Alive portátil de la historia (obviamente, hablamos de la franquicia principal de lucha, sin tener en cuenta la entrega de PSP), y también la primera vez que la serie de Tecmo se deja ver en una plataforma de Nintendo. No solo eso, sino que también es el primer juego desarrollado íntegramente sin la batuta de Tomonobu Itagaki, creador de la franquicia (una vez más, Paradise para PSP era una simple conversión de un juego anterior). Es por todo eso que muchos siguieron muy de cerca el título para ver si estaría al nivel de los anteriores pese a todas las novedades; el resultado, pese a ser bueno, muy bueno incluso, se queda un escalón por debajo de lo que nos tenía acostumbrados esta franquicia.

En primer lugar, es preciso comentar que el juego viene a ser como un resumen de los cuatro capítulos principales anteriores. Es decir, básicamente revivimos los eventos de los torneos Dead or Alive, manteniendo el buen acabado visual, los escenarios interactuables y el sistema de combos y contras que son seña de identidad de la franquicia. Sin embargo, los efectos 3D introducidos no terminan de convencer al afectar a la fluidez de los combates, el uso de la pantalla táctil se resiente en el aspecto jugable y el modo historia peca de una sencillez excesiva (precisamente, algo que se temía que pasaría al no estar detrás Itagaki, un gran amante de la dificultad elevada). El plantel de luchadores se mantiene, con 25 caras (incluyendo jefes finales) que son bien conocidas ya a estas alturas. En definitiva, una muy diga entrega portátil pero que no aporta nada nuevo a la serie.

Legado y futuro
Dead or Alive llegó a ser tan popular que no es de extrañar que incluso se llegase a realizar una película en 2006, aunque con nefasto resultado, siguiendo la moda actual de Hollywood de sacar películas de todo juego al que le puedan echar el guante. Pero no solo eso, sino que la maquinaria de merchandising no ha parado ni por un instante a lo largo de estos quince años, convirtiendo a la franquicia en una de las más rentables de la actualidad. De cara al futuro, Ninja Gaiden 3 no debería tardar mucho en llegar, y posiblemente después de dicho título, el Team Ninja se centre en el desarrollo de una nueva entrega de la franquicia, tras la cancelación del misterioso Code: Chronus que llevaba tiempo preparando Itagaki. Lo más probable, según las últimas informaciones (de hace más de un año), es que la quinta entrega sea multiplataforma, aunque no hay nada confirmado ni definitivo. Esperemos que no se demore el anuncio del nuevo capítulo, ya que en esta época de oro que están viviendo los juegos de lucha, Dead or Alive podría tener mucho que decir.