Astro Boy: El Videojuego
Astro Boy: El Videojuego
Carátula de Astro Boy: El Videojuego
  • 5

    Meristation

Robots sobre plataformas

Jan Ros

Con motivo del estreno cinematográfico de Imagi y Summit Entertainment que reinterpreta en CGI la gran obra del eminente mangaka Osamu Tezuka, High Voltage Software, estudio responsable de The Conduit para Wii, está a punto de dar salida a un juego protagonizado por el pequeño androide, para las plataformas Wii, PS2 y PSP. Os traemos el análisis de la versión para las consolas de Sony. Preparáos para encarnar al tierno y poderoso Pinocho de latón y circuitos impresos.

Hablar de Astro Boy es hacerlo de un clásico del cómic universal. En 1952 vio la luz en Japón Tetsuwan Atomu (literalmente, Átomo Poderoso?), un manga de Osamu Tezuka (autor reverenciado en su país como un verdadero dios del cómic) que presenta la historia de un pequeño androide diseñado a imagen y semejanza del hijo de su creador, malogrado en un accidente de tráfico. Gracias a su popularidad, este icono de la historieta se convirtió, poco más de una década después, en  el primer representante de lo que hoy conocemos como anime. Los estudios japoneses de animación Imagi, responsables de la nueva película de las Tortugas Ninja Mutantes, y la productora internacional independiente Summit Entertainment, han revisado el origen del personaje en la película de animación CGI producida recientemente que lleva su nombre, de próximo estreno en España. Con fecha de lanzamiento prevista para este mes de diciembre, la traslación en videojuego de los hechos del filme, para las consolas Wii, DS, PS2 y PSP, acompañará al pequeño Astro en su nueva andadura. Acto seguido os ofrecemos un examen detallado de cuanto nos ofrece este título en su versión para las consolas de Sony, prácticamente idénticas.

No será la primera vez que hayamos podido reproducir las hazañas del personaje de Tezuka en una consola, a penas hace cinco años, Sega, entonces propietaria de los derechos para creación de software de entretenimiento basada en las obras del autor japonés, editó de modo casi simultáneo y en paralelo a la emisión de la por entonces nueva serie de animación, con resultado desigual, un videojuego para GameBoy Advance, a cargo del estudio de desarrollo Treasure, y otro para PlayStation 2, firmado por el equipo de Sonic Steam. Mientras que Astro Boy Omega Factor -un vistoso plataformas que hibridaba beat'em up y juego de lucha al estilo MegaMan, haciendo gala de una jugabilidad sobresaliente- supone una pequeña joya del catálogo de GBA, Astro Boy para PS2, una aventura de acción, adolecía de un sistema de control deficiente y fue recibido unánimemente de modo bastante negativo.

La editora D3 Publisher, empresa que adquirió a finales de año pasado los derechos de publicación de Astro Boy, parece haber aprendido de aquella experiencia, y aunque la publicación de este juego suponga el enésimo aprovechamiento oportunista de una licencia tras su paso por la gran pantalla, ha decidido optar por una fórmula parecida a la que tan buen resultado dio en GBA, y ha encargado al solvente estudio High Voltage Software, autor del aclamado juego de tiros en primera persona The Conduit para Wii, un arcade que toma prestadas un buen número de las ideas de Omega Factor. La desarrolladora independiente de videojuegos de Illinois, que ha trabajado también en otros títulos de PSP, como la aventura gráfica humorística de tema judicial Harvey Birdman, Attorney at Law y el vistoso beat'em up en cel-shading de la serie de dibujos animados Ben 10: Protector of Earth, es también quien ha llevado a cabo el resto de versiones del juego para las demás plataformas, con la excepción de la entrega para DS, firmada por Art Co. Ltd. En otros casos este desarrollo en paralelo no ha asegurado siquiera un parecido cercano de los diferentes productos (los lectores recordarán, por ejemplo, el desigual balance del reciente Spider-Man ? Web of Shadows en sus distintas materializaciones, por exponer el caso de otro icono del cómic universalmente reconocible, pero podríamos citar una miríada de ocasiones en los que el término ?multiplataforma? ha sido sinónimo de desconcierto o enfado por parte de la audiencia de un dispositivo u otro.

El aspecto de Astro Boy para PSP, sin embargo, es bastante semejante al de las versiones para Wii y PS2 y, si bien, evidentemente, ha sido adaptado a la menor capacidad técnica de la consola portátil, reproduce la sensación de que el juego es prácticamente el mismo que podemos encontrar en esas plataformas. Esto no significa, no obstante, que nos encontremos ante un título que explote al máximo las capacidades de la consola, ni de lejos. Y a decir verdad, pese a que su receta jugable cumple, es bastante simplona. A colación de su estilo de juego retro y de su protagonista de dibujos animados, diremos, además, que gráficamente ha habido en el pasado productos de características similares destinados a la primera PlayStation y que lucen con una apariencia mejor. Es el caso, por ejemplo, de los plataformas de Disney Aventuras de Peter Pan en el País de Nunca Jamás y Tarzán, el último de los cuales, además, podemos descargar a través de PlayStation Network por un precio ajustado y jugar hoy mismo en nuestra PSP, lo que nos permitirá comparar. Los personajes de Astro Boy resultan fácilmente identificables, pero al contrario que en los dos juegos citados, ambos desarrollados hace casi diez años, se muestran pequeños y poco detallados. Los efectos de explosiones y rayos de las armas del protagonista están bien logrados, pero no suponen ninguna sorpresa en PSP.

En su versión para PlayStation 2, Astro Boy: El videojuego ofrece únicamente un par de ataques especiales más, en comparación con el juego de PlayStation Portable. Estéticamente parece que la versión a partir de la cual ha sido desarrollado es la de su hermana pequeña y los gráficos lucen pobres y no aprovechan el potencial de la consola de salón de Sony para la pasada generación. Se nos antoja poco atractiva la mera adición de un par de ataques especiales más, con relación a los que nuestro personaje puede desencadenar en PSP, asignados en PS2 a los gatillos inferiores derecho e izquierdo, de los que la consola portátil carece. Al margen de esta diferencia, y de la posibilidad de jugar en compañía de un amigo en modo local, el juego parece prácticamente idéntico en ambas plataformas, lo que se salda en PlayStation 2 de modo desfavorable, ya que el mayor potencial técnico ha sido injustificablemente desaprovechado.

Aunque es comprensible que el juego intercale a menudo escenas cinemáticas tomadas directamente de la película con otras que corren a cargo del motor del juego, la diferencia cualitativa entre unas y otras es tan grande que esta coexistencia chirría un poco. Esto, probablemente, preocupará poco al público infantil, que es el sector de jugadores al que se dirige el título, a quien probablemente satisfará, dado que la apuesta de High Voltage Software consiste en un sistema de juego clásico que se ha probado sólido en títulos de perfil arcade, y que aporta diversión con creces. Quizás en este sentido la duración de Astro Boy es escasa, por lo que puede saber a poco a quien disfrute con él. Parece que esto se haya querido compensar con una dificultad excesiva que resulta mal ajustada, sobre todo teniendo en cuenta su público objetivo, y que puede llevar al jugador a reiniciar la acción desde el punto de control cuando se ve sobrepasado por un número considerable de enemigos. El amplio repertorio de poderes de Astro Boy permite urdir estrategias en función de las características de sus contendientes, pero quien sólo sepa machacar botones puede verse en un aprieto.

La mayor parte de enemigos con quienes tendremos que medir nuestras fuerzas son robots de apariencia bastante menos humana que la nuestra. Estos androides están equipados con un arsenal ridículo, en comparación con la artillería de nuestro pequeño héroe, pero suelen presentarse en manada y esquivarlos no siempre resulta fácil, aunque nuestras habilidades de vuelo son muchas veces de gran ayuda para evitar recibir el impacto de la mayor parte de los proyectiles que nos dirigen. Astro no cuenta únicamente con sus puños para hacerles frente, sino que puede disparar rayos por los brazos, y hasta lleva equipados un par de cañones en el trasero. Podemos hacer uso limitado de estos recursos ofensivos, pero raramente agotaremos el total de ataques especiales entre puntos de control. Pese a que disponemos de tres o cuatro tipos de ataque diferentes, tras unos minutos nos parecerá estar repitiendo la misma mecánica de juego. Los jefes finales suponen mayor reto, atacarles en base a lo que los demás enemigos han ido mostrando sólo nos llevará al fracaso, sus poderes especiales y sus rutinas nos forzarán a actuar de modo más táctico y sacar el mayor partido posible de nuestras armas.

Aunque Astro Boy tiene un enorme poder, existen objetos que no puede destruir; especialmente en las fases aéreas dará con hileras de obstáculos que sólo le será posible esquivar. Huyendo de estas largas barreras voladoras a veces caerá ante el fuego de otros androides o naves. En estos pasajes de la aventura nos parecerá encontrarnos ante los mandos de algún juego de tiros espacial arcade, como R?Type o Gradius. Como ya observábamos en Omega Factor, la combinación alterna de niveles eminentemente aéreos, basados en la fijación de blancos en movimiento y a distancia, con otras partes de acción a nivel del suelo, donde prima la lucha cuerpo a cuerpo, sirve para dotar al juego de un mayor dinamismo y se revela como un verdadero acierto.

Pese a que los escenarios son llamativos y rebosantes de colorido, una vez hayamos terminado el modo historia principal, que se desarrolla en paralelo a los hechos narrados en el filme, no encontraremos razones que nos empujen a rejugarlo, a no ser que nos obsesione dar con todas las trampas ocultas en los diferentes niveles, que desbloquean tesoros y trajes para Astro. No existe ningún modo cooperativo ni competitivo ad hoc que saque partido de la conexión wi-fi de PSP, pero tanto en PlayStation 2 como en PlayStation Portable en el modo coliseo podremos poner a prueba nuestro temple contra oleadas sucesivas de enemigos cada vez más fuertes, sea a ras de suelo o surcando los cielos. En las primeras fases no nos costará mucho deshacernos de nuestros contrincantes pero a un nivel de dificultad normal pronto nos veremos en un aprieto si permanecemos al alcance de sus rayos.

La jugabilidad es fluida, pero determinados aspectos podrían haber sido mejor trabajados. Astro Boy puede recorrer unos cuantos metros deslizándose por el suelo a gran velocidad y dañando a los oponentes que le salen al paso, pero muchas veces también él resulta herido al practicar estas embestidas. También es capaz de agarrar a robots medianos y soltarlos contra otros atacantes mecánicos, pero rara vez conseguiremos hacer que llegue a asirlos a la primera. Aunque el puñetazo de nuestro personaje es poderoso, su alcance es bastante limitado: no podremos desplazarnos mientras golpeamos y sólo impactaremos contra aquellos contendientes que estén justo delante de nuestro personaje. Escalar paredes verticales suele comportar más tiempo del esperado, porque aunque Astro es capaz de proyectarse por medio de pequeños saltos e ir ascendiendo paulatinamente tiende a resbalar tras encadenar unos cuantos brincos.

El apartado sonoro es sin duda el aspecto más destacable del juego. La gama de efectos es variada y se corresponde con el tono futurista general. Las voces de los personajes han sido dobladas al castellano, ayudan a identificarlos rápidamente y los actores que han desempeñado el trabajo son los mismos que han doblado la película. Aunque los comentarios son variados y al principio resulta gracioso lo que dicen, llega a molestar y hasta a hacerse insufrible oír una y otra vez el mensaje de algunos robots al atacar o perecer, pese a que lo limitado de su charla podría justificarse argumentalmente, por su imperfecta programación, porque queda claro que ningún androide es tan avanzado como Astro Boy. La música sinfónica de tono épico que acompaña al carácter heroico del protagonista, así como el resto de melodías, están sacadas de la partitura de la banda sonora original del filme y resultan de calidad bastante superior a la de otros productos semejantes.

Indicado especialmente para el público más joven, Astro Boy para PlayStation 2 y PSP es demasiado breve como para poder llegar a hacerse pesado, pero seguramente pondrá de mal humor a quien espere encontrar un producto redondo y a quien se aventure a empezar a jugarlo en un modo de dificultad demasiado elevado. En cambio, su progresión en scroll horizontal y su aspecto retro de clásico arcade puede llamar la atención de no pocos nostálgicos, quienes probablemente valorarán positivamente el conjunto. El hecho de que no abunden hasta ahora en el catálogo de la consola portátil de Sony títulos parecidos puede terminar por favorecer al menos la versión para PSP y podría convencer a quienes consideren que esta aventura viene a rellenar un vacío en su colección de juegos de esta plataforma de entretenimiento interactivo.

Astro Boy nos deja un regusto agridulce. High Voltage no ha lanzado un típico producto mediocre de acompañamiento al último estreno palomitero. Estamos ante un juego que homenajea formalmente a buenos títulos de acción plataformera de antaño y que supondrá un rato de diversión desenfadada a quien se haga con él. Sin embargo, en PlayStation 2 su apartado gráfico a duras penas supera el aprobado y como título de acción no es tan redondo como Omega Factor, mejor resuelto en todos los aspectos, pese a haber sido desarrollado hace algún tiempo y para una plataforma técnicamente inferior a PSP. El hecho de tener continuamente la sensación de que para derribar a la mayor parte de los enemigos es necesario un esfuerzo desproporcionado no ayuda al jugador a sentirse empujado a continuar jugando durante mucho tiempo, y es probable que muchos abandonen tras quedarse encallados en medio de una partida. Da la sensación de que parte de estos defectos podrían haberse solucionado en buena medida si el estudio de encargado de su producción hubiera dedicado más tiempo al desarrollo del título. Tezuka y su creación merecen un mayor cuidado, aun cuando sólo se tratara de rellenar el expediente y completar la ejecución de uno de los juegos con los que el nuevo estreno cinematográfico iba a darse a conocer.

- Fiel al universo Astro Boy
- Gran acompañamiento musical
- Espíritu clásico con envoltorio moderno


- Dificultad mal ajustada
- Mecánica repetitiva
- Pequeños errores en el sistema de control
- Gráficamente mejorable

5

Mejorable

Puede tener elementos aceptables y entretener, pero en general es una experiencia que no dejará huella.