Grand Theft Auto IV, Impresiones multiplayer

Cerramos la cobertura previa al lanzamiento de GTA IV con la última de sus impresiones, correspondiente a los modos multijugador. Volamos de nuevo a las oficinas del estudio en Londres para durante casi tres horas, probarlos en partidas de hasta 16 jugadores.

Cerramos la cobertura previa al lanzamiento de GTA IV con la última de sus impresiones, correspondiente a los modos multijugador. Volamos de nuevo a las oficinas del estudio en Londres para durante casi tres horas, probarlos en partidas de hasta 16 jugadores. No querrás dejar las calles de Liberty City.

La hora de la verdad se está acercando. De hecho apenas quedan tres semanas para que salga a la venta el título que más ha convulsionado a la comunidad de jugadores en el último año. El 29 de abril, y tras una sobreexpectación sin precedentes que ha incluido una cobertura al mismo nivel, llegará el momento de juzgar si realmente con este cuarto capítulo estamos ante un verdadero paso adelante en el género que esta saga revolucionó y popularizó. Pero antes, y cerrando lo que será nuestra cobertura previa, nos hemos vuelto a desplazar a las oficinas de Rockstar cerca de Stamford Bridge para probarlo por última vez antes del lanzamiento.

La semana pasada pudimos realizar una larga demo centrada en uno de los puntos que más en secreto se han llevado; los modos multijugador. Por primera vez para un Grand Theft Auto de sobremesa, y tras la experiencia acumulada en la serie Stories para PSP, Rockstar ha diseñado 14 modos multiplayer para GTA IV con soporte para hasta 16 jugadores vía PSN y Xbox Live, en variantes competitivas, por equipos y cooperativas. Todos ellos se sitúan al margen de la historia de Niko Belic narrada en el modo principal, y para acceder a ellos se deberá de utilizar el teléfono móvil del protagonista, seleccionando la opción multijugador del terminal. De todas las diferentes variantes que se han diseñado, únicamente hemos tenido acceso a 7 de ellas, que son Deathmatch y Team Deathmatch, Mafiya work, también por equipos, GTA Race, Cops and Croocks y Hangman's NOOSE.

Los Deathmatch siguen la línea habitual de lo que es un enfrentamiento de estas características en un FPS. Seleccionamos una de las zonas de la ciudad y en ese escenario nos enfrentamos al resto de jugadores, invididualmente o por equipos. Se computan tanto los frags realizados como las muertes sufridas, así como el dinero recogido. Antes de comenzar se puede elegir el repertorio de armas disponible durante la partida, algo que la condiciona. El armamento, así como botiquines para recuperar salud y chalecos antibalas que sirven como armadura, pueden recogerse por el mapeado, apareciendo marcados en el radar del mapa, al igual que los enemigos.

Y hablando de las tácticas, es posible desplazarse a diferentes alturas aprovechando escaleras de los edificios y de las estaciones de metro, y apostillarse, por ejemplo, en una azotea. También se han confirmado localizaciones interiores, como un club de striptease. La puntería es semi-automática, es decir, pulsando el gatillo, el punto de mira se fija en el enemigo más cercano, pero enemos la opción a desplazarlo para lograr mejores resultados -por defecto se dispara al torso-, como headshots. Para mejores resultados se puede utilizar un zoom moderado -dependiendo del arma-. Los vehículos, que pueden parecer una buena forma de aplastar al enemigo -de hecho funcionan bastante bien en esa situación- no lo son tanto debido a los ajustes que ha realizado Rockstar; ahora podemos acribillar a un vehículo con mejor resultado que antes. Si apuntamos a la zona donde está el conductor, tendremos muchas posibilidades de alcanzarle en la cabeza, y de que muera instantáneamente. Esto es una modificación bienvenida, que equilibra las mecánicas, evitando el abuso de los vehículos, desde los que también es posible abrir fuego, y cómo no, transportar a otros jugadores.

En la mayoría de modos es posible personalizar a nuestro personaje. Inicialmente pudimos comprobar diferentes diseños -entre 4 y 6 para cada uno- para atributos como cabeza, pelo, gafas, sombrero, pantalones o torso, así como el sexo, hombre o mujer, con varios peinados, aunque seguramente el catálogo sea mucho más amplio en el juego final. También pudimos probar otras situaciones curiosas, como disputar una partida del Deathmatch sólo con lanzacohetes, un auténtico festival de explosiones y efectos de tal tamaño que hizo que el motor gráfico se resintiese de forma puntual -la única vez que sucedió en toda la demo-. En este modo, una vez nos quedamos sin munición, únicamente podíamos defendernos con una navaja, cual criminal de poca monta.

Con Mafiya Work comienzan las novedades. Aunque el término Mafiya puede dar lugar a confusión, pensando que está mal escrito, lo cierto es que es el nombre que designa a la mafia rusa. Y en el siguiente modo de juego realizaremos encargos para ella, concretamente para su capo en Liberty City, Kenny Petrovic. Petrovic nos dejará un aviso en el teléfono móvil, tanto en el nuestro personal como en el de todos los jugadores que tomen parte en la partida, dándonos instrucciones para completar un objetivo. Nuestra misión es hacerlo lo antes posible y evitando que la competencia nos lo arrebate o que boicotee nuestros planes, ya que únicamente suma puntos -dinero en este caso- el jugador que consigue completar el trabajo.

A lo largo de una partida en Mafiya Work, que puede durar más de 15 minutos, podemos recibir más de cinco llamadas al móvil, dependiendo de la complejidad de las mini-misiones, entre las que hemos visto robar deportivo de lujo y dejarlo en punto de recogida sin que sufra daños, custodiar a un VIP, asesinar a un soplón, escoltar a prostitutas a su salida del club de alterne, recuperar un maletín lleno de dinero, destruir carteles de la campaña electoral de un politico poco a fin a los intereses de nuestro patrón, robar un coche con pruebas en su interior o asesinar a los 12 miembros de un jurado.

Es un modo bastante interesante, aunque requiere jugar repetidamente para hacerse con sus mecánicas, ya que no importa tanto la fuerza bruta, si no la precisión cumpliendo la tarea. Es más divertido cuando se juega en equipos, que a su vez se dividen en grupos de dos, tres o cuatro jugadores dentro de un mismo coche; uno de ellos se encarga de conducir, y el resto de disparar por las ventanillas y de bajar del coche a toda velocidad una vez llegados a la zona conflictiva, para completar el objetivo y cubrir la huída del conductor con el botín.

GTA Race es un intento de centrar la jugabilidad en la faceta de conducción casi exclusivamente. Escogiendo el trazado entre varios disponibles a lo largo de la ciudad y que incluyen como no podía ser de otra forma, sus zonas más emblemáticas, y la clase de vehículo con el que queremos comenzar -turismos, utilitarios, todoterrenos, motocicletas, deportivos, etc-, nos lanzamos a tomar parte en una carrera donde todo vale; choques, colisiones, emboscadas, incluso cambiar de vehículo a mitad de la carrera robando otro que nos guste más. Y por supuesto, utilizar las armas que nos encontremos por la pista, desde pistolas, grandas, ametralladoras al temible lanzacohetes. La necesidad de completar los numerosos checkpoints que hay distribuidos por las calles y que delimitan el trazado, añaden cierto orden al caos.

Entrando en la recta final de lo que fue nuestra demo, probamos el Cops and Croocks, la interpretación de Rockstar del mítico policías y ladrones, solo que en esta ocasión los malos son mafiosos italianos a quienes les persigue la pasma. Cada equipo de cinco jugadores tiene unos personajes concretos, con una apariencia acorde a su bando; los italianos visten traje y lucen peinado típico de la cosa nostra, mientras que los policías llevan uniformes especiales de asalto -chaleco o chaquetas azules con las letras LCPD en amarillo en la espalda-. El objetivo consiste en trasladar al Don de la familia a un lugar seguro, fijado en el mapa, evitando que la policía lo capture o asesine.

Los mafiosos comienzan en desventaja, ya que no cuentan con ningún vehículo y sus armas son peores que las de la policía, mientras que éstos están equipados con ametralladoras y pueden ver la ubicación de los criminales en el radar, donde acuden en un veloz coche patrulla. Jugar con las fuerzas del orden es más divertido, ya que cuentan con más recursos, pero desde el otro lado, si los chicos de la mafia resisten el primer envite y ponen pies en polvorosa, es bastante difícil dar con ellos hasta el último segundo, que suele ser cuando éstos intentan subir al capo a un helicóptero para que se de a la fuga, lo cual abre un nuevo y violento frente para decidir quién consigue su propósito.

Y por último, y el modo más interesante de todos los que probamos en esa mañana, Hangsman Noose -el nudo del ahorcado- es más un spin-off del modo historia que un modo multijugador al uso. De forma cooperativa, cuatro jugadores se ven inmersos en un capítulo paralelo a la historia que recorrerá Niko Belic; el mafioso Kenny Petrovic -un personaje que parece tendrá gran peso dentro del guión de GTA IV- aterriza en el aeropuerto Francis International y los SWAT le tienden una emboscada. Nosotros, junto con tres amigos más y como sus cuatro guardaespaldas de élite -quien sabe si entrenados en el mismo lugar que Niko- debemos protegerle a toda costa. Y esto implica eliminar a decenas de policías y SWATs mientras sacamos a Petrovic del aeropuerto dentro de un furgón blindado -pasando por pistas de aterrizaje y donde podremos ver los 747 estacionados- y combatir con helicópteros a la vez que pilotamos uno intentando darles esquinazo -o derribarlos, utilizando las armas del pájaro o los disparos de nuestros compañeros como francotiradores desde el aire-. Vibrante.

En definitiva, estos modos, más la mitad de los que quedan por desvelar, garantizarán según Rockstar, que la experiencia con GTA IV se ampliará un buen número de horas adicionales, siendo el GTA en el que más horas invertiremos sumando juego individual y en compañía. Por lo que hemos visto, el multiplayer no está exento de diversión, variedad, piques y adicción. Una buena premisa para valorar de forma más minuciosa su peso real en el conjunto. Será dentro de muy poco. Cada vez falta menos para que la cuenta atrás llegue a cero.

Grand Theft Auto IV

Grand Theft Auto IV aspira a convertirse en uno de los mejores juegos de la nueva generación. Rockstar propone mediante Niko Bellic, el nuevo protagonista de la saga, simplemente, vivir una vida. Sin limitaciones, sin restricciones. Liberty City aguarda...

Grand Theft Auto IV