Grand Theft Auto IV, Impresiones

Volvemos a Rockstar en Londres para realizar una nueva demo de GTA IV, la tercera, y la primera en la que jugamos con el esperado título en primera persona y durante casi tres horas. Nuestras sensaciones, los cambios en el control, curiosidades y más misiones para Niko Belic en este minucioso texto.

Volvemos a Rockstar en Londres para realizar una nueva demo de GTA IV, la tercera, y la primera en la que jugamos con el esperado título en primera persona y durante casi tres horas. Nuestras sensaciones, los cambios en el control, curiosidades y más misiones para Niko Belic en este minucioso texto.

Como ya os adelantamos en nuestro MeriPodcast, a principios de esta semana visitamos las oficinas de Rockstar en Londres para realizar una nueva demo con el esperadísimo Grand Theft Auto IV, la tercera en los últimos meses. En esta ronda y por primera vez, pudimos probar el título en primera persona durante casi tres horas, recorriendo misiones principales, secundarias, vagando por Liberty City, cometiendo todo tipo de fechorias y comprobando las nuevas características. Como en anteriores demostraciones, la versión escogida por R* fue la correspondiente a Xbox 360 por encima de PS3, aunque el estudio asegura que ambas se encuentran al mismo nivel de desarrollo; prácticamente final, en un estado de "pulir pequeños detalles" gracias a los comentarios obtenidos de la gente que está probando Grand Theft Auto IV en estos momentos.

La demo estuvo dividida en dos modos para asegurar que pudiéramos ver el mayor número de situaciones diferentes de GTA IV. La primera mitad se realizó bajo el llamado Gameflow mode, que sigue el ritmo natural del juego en cuanto a misiones y  secuencias cinemáticas, para que así pudiéramos comprobar la progresión normal del título. Por último en la segunda mitad jugamos en modo Debug, donde estaba disponible para nosotros toda la ciudad completa, aunque a costa de perder espontaniedad, llamadas, interrupciones, restricciones a determinadas zonas y hechos puntuales del guión. Vamos, dicho rápido y pronto, la mitad del tiempo seguimos la historia tal cual y la otra mitad hicimos el cabra por Liberty City. Estos dos modos se prepararon así para la demo y no estarán presentes en el juego final.

La ciudad vive

Si en GTA III todos quedamos abrumados por el salto tridimensional, GTA IV recupera la misma sensación, aunque con diferente itinerario; si bien el control de Niko Belic es muy similar a los de otros protagonistas como Tommy Vercetti o CJ, apenas es necesario vagar unos minutos por la ciudad para darse cuenta que ésta está verdaderamente viva. Cada persona en Liberty City desarrolla su actividad, independientemente de que nosotros estemos ahí; aparcan los coches al llegar a su destino, realizan sus compras, se dirigen al trabajo tomando un café o escuchando música, arreglan su moto tras sufrir un pinchazo, juegan a las cartas en la calle, hablan de los resultados del fútbol e incluso cometen sus propios crímenes, que son detectados y perseguidos por la policia. Quizás esta sensación de 'ciudad viva' sea el rasgo más distintivo que puede extraerse del primer contacto con el título.

Aparcando esto y centrándonos en el control del protagonista, el esquema de control se ha mantenido en su base exactamente igual a GTA San Andreas, junto a algunos añadidos en forma de novedades. Con el botón A Niko correrá en dos niveles diferentes, trote si se mantiene pulsado -que puede utilizarse siempre- o sprint, si se pulsa repetidamente -al igual que en San Andreas solo se puede mantener durante un periodo limitado antes de que aparezca la fatiga-, con el B empujará a la gente, X para realizar saltos y agarrarse a salientes, e Y para robar los coches. Como siempre, el analógico izquierdo sirve para el desplazamiento, el derecho para controlar la cámara y apuntar al entrar en este modo -una vez pulsado el gatillo izquierdo, ya que el derecho abre fuego- y los gatillos secundarios han quedado para nuevos movimientos; llamar a un taxi el izquierdo y el más importante, el derecho, para todo lo relacionado con la cobertura que tomamos durante los tiroteos. Por último si pulsamos la cruceta hacia arriba, Niko sacará su teléfono móvil, una conexión vital con el resto de personajes de la historia.

Un miliciano soviético en combate

Los avances más significativos que se han realizado sobre los tiroteos recaen en el sistema de puntería y en la cobertura. El primero mantiene la puntería automática habitual pulsando únicamente el gatillo izquierdo, pero puede habilitarse un modo manual manteniendo el gatillo únicamente hasta la mitad de su recorrido, sin apretarlo a fondo. Así podremos controlar libremente el punto de mira y realizar disparos a diferentes partes del cuerpo del enemigo para acciones estratégicas como a las piernas para inmovilizarlos o a los brazos para imposibilitar que nos disparen. No obstante los mejores resultados se logran con una modalidad mixta: consiste en apretar el gatillo hasta el final y una vez está fijado el blánco, corregir el lugar de impacto con el analógico derecho, ya que por defecto la puntería automática apunta al pecho del rival, perdiéndose disparos a la cabeza. De esta forma se aúnan velocidad fijando el blanco y precisión en el disparo.

La cobertura se ha visto adecuada a los cánones actuales, especialmente tras la profunda huella que ha dejado Gears of War. Con el gatillo secundario derecho Niko se apostillará en cualquier zona del escenario susceptible de ello, ya sea sólida pared, caja, contenedor o incluso tablas de madera. En esta situación, podremos realizar disparos 'a ciegas' simplemente abriendo fuego, con lo que Niko no quedará expuesto, al asomar únicamente su arma fuera de la posición segura. Se pierde mucha precisión, pero es un movimiento bastante efectivo para contener el avance de los enemigos cuando éstos nos superan en número, o para desplazarnos rápidamente después a otra posición.

Si nuestra intención es disparar en el momento exacto y con precisión, debemos pulsar el gatillo izquierdo, con lo que el protagonista asomará tímidamente la cabeza para observar el panorama primero, y una vez tengamos el blanco a tiro, asomar una parte importante de su cuerpo al disparar. Este sistema de cobertura ofrece situaciones realmente espectaculares en plena lluvia de plomo; por ejemplo, Niko será capaz de correr hacia una pared o caja lanzándose al suelo con una voltereta e impactando con su espalda en éste, o utilizando el mismo botón, realizar movimientos evasivos. Un detalle interesante; ahora podremos derribar a enemigos dentro de vehículos si tenemos puntería suficiente para impactarles -también puede suceder al revés, que nos alcancen a nosotros-, con un buen rifle de francotirador o con el zoom que aportan varias de las armas. Igualmente podremos impactar en las ruedas de los coches para que éstos pierdan estabilidad.

Conducción temeraria

Robamos nuestro primer coche y comprobamos que la conducción ha sufrido una bienvenida revisión; ahora resulta más acorde al tipo de vehículo que controlamos. Cada uno de los más de 150 vehículos básicos de GTA IV -turismos, utilitarios, furgonetas, camiones, motocicletas, lanchas, barcos, camiones, helicópteros y el etcétera habitual- muestra una conducción exclusivamente diseñada -mayor aceleración, potencia, velocidad, estabilidad, agarre o facilidad para girar- junto a un comportamiento físico coherente gracias al motor Euphoria cuyos resultados podremos comprobar en las colisiones -también el ragdoll en los personajes que ahora salen despedidos por el cristal del coche, por ejemplo- y unos daños en tiempo real que van desde las tradicionales roturas de lunas o pérdidas de capó a arañazos en la pintura, abolladuras o golpes en la dirección que afectarán directamente en la conducción del vehículo.

El control del coche se realiza prácticamente igual; se acelera y se frena -también se activa la marcha atrás- con los gatillos, A para el freno de mano, L3 para accionar el cláxon, el pad para cambiar las diferentes emisoras de radio y el gatillo secundario izquierdo para abrir fuego desde el interior del vehículo -rompiendo la ventanilla previamente-. El boton select cambia la vista entre cinco diferentes mientras que B activa la cámara cinemática, en la que como si de una repetición de Gran Turismo se tratase, la perspectiva va cambiando ofreciendo vistas espectaculares mientras conducimos. Es bastante incómodo, pero como nos comentaba uno de nuestros anfitriones, "sirve para relajarte y disfrutar del paseo por la ciudad mientras conduces".

Y sobre algo tan unido al coche como es la música, a pesar de que hemos podido escuchar los estilos y canciones que incluirán las emisoras de la banda sonora de GTA IV, Rockstar nos ha pedido que no los mencionemos, ya que muy pronto se anunciarán todos los detalles en un comunicado tan al por menor como el estudio realiza en estas ocasiones.

El móvil, conexión con el mundo

El teléfono móvil es la forma que tendrá Niko de comunicarse con el resto de personajes del juego, y será una pieza muy importante. A través de él se podrán aceptar o rechazar misiones, realizar contactos o quedar con nuestra chica para salir. Cada vez que conozcamos a uno de los mafiosos protagonistas, su número quedará guardado en nuestro listado de contactos para poder llamarle después o enviarle un SMS. El teléfono también incorpora una agenda donde reflejar citas importantes para no olvidarnos, una moderna cámara de 5 megapíxels -con la que podremos fotografiar cualquier cosa, especialmente a personas para después subir la foto al servidor de la policía y verificar si esa persona tiene historial delictivo- y opciones desde las que cambiar cosas tan importantes como el tono de la llamada, los fondos del teléfono -ambos podrán descargarse con el método "politono al 555"- o activar la reproducción de música en Mp3, gracias a la cual ya no tendremos que estar en el coche para poder disfrutar con ella.

El teléfono sirve adicionalmente como atajo para repetir una misión fallida. Tras fracasar recibiremos un SMS en el que se nos pregunta si queremos repetir. Si aceptamos, volveremos al inicio sin perder tiempo. Y como curiosidad, los diálogos cambiarán ligeramente para darle frescura -por ejemplo, los protagonistas pueden hablar sobre un programa de televisión, el tiempo o un partido de fútbol en cada una de las repeticiones de la misión-. El móvil es también la clave para iniciar las partidas multijugador de Grand Theft Auto IV, pero en esta ocasión nos hemos centrado en el modo individual, dejando los modos multiplayer para una nueva demo que tendrá lugar el próximo mes y donde también estaremos presentes para contároslo al detalle. Por cierto, que a lo largo del juego podremos cambiar de teléfono en varias ocasiones, adquiriendo diferentes terminales de distintas prestaciones.

IA mejorada para mantener la ley y el orden

Como no podía ser de otro modo, los agentes de la ley estarán ojo avizor para garantizar la seguridad en Liberty City y castigarnos si la infringimos en base a las seis estrellas que ilustran la gravedad de la amenaza que representamos y la dureza de las unidades que participarán en nuestra búsqueda -coches patrulla, furgones blindados con escuadrones SWAT, helicópteros de apoyo y hasta el ejército-. En nuestra inevitable experiencia desatando el caos en la ciudad -algo a lo que nunca ningún seguidor de la serie puede resistirse en la primera partida- pudimos comprobar como la IA de los agentes ha mejorado exponencialmente cuando están centrados en darnos caza, trabajando de forma coordinada, rodeándonos, dando cobertura a otros agentes y con otras rutinas de ataque francamente bien conseguidas. Igualmente la detección de delitos es ahora implacable gracias a la colaboración ciudadana, que denunciará acciones delictivas aunque no haya ningún agente cerca para darse cuenta de ello.

Durante las persecuciones podremos escuchar la frecuencia de la policía por medio de un escáner y analizar sus conversaciones, que son de lo más peliculero, del estilo "sospechoso blanco de la europa del este vestido con pantalones vaqueros y chaqueta negra se dirige hacia el sur por la avenida Alley en un deportivo rojo". Esto nos obligará a ser más listos a la hora de escabullirnos. Ya no vale con esconderse en un rincón hasta que las aguas vuelvan a su cauce. Para escapar de su acción -que ahora se representa por un círculo de diferente tamaño dependiendo de los efectivos que participen en la búsqueda, especialmente de un helicóptero de seguimiento equipado con dos francotiradores- debemos desaparecer de su vista primero, cambiar de coche o ropa y salir de su radio de acción después. Por lo que hemos visto, decididamente ésta es la policía más dura de todo GTA, así que habrá que pensárselo dos veces antes de cometer delitos en público.

Metro en Union Square. Taxi hasta Little Italy.

Además de los vehículos que podremos robar, como de costumbre, existen nuevas formas de transporte a utilizar en GTA IV. La primera es tan banal como el metro, ya que Liberty City cuenta con su propia red de tren -tanto subterránea como a plena luz del día-, que la recorre enteramente con un número de estaciones y bocas tan amplio como en la misma Nueva York. Aunque ha sido un elemento que hemos descubierto en esta demo, no lo hemos podido explotar en nuestro acercamiento de esta semana. La segunda, que sí hemos utilizado varias veces, es igualmente llana; coger un taxi. En presencia de uno de estos coches amarillos -como manda la tradición neoyorquina- pulsando un simple botón, Niko alzará el brazo en ese gesto tan universal como inequívoco, acompañándolo de un silbido, para que el vehículo se detenga para recogernos.

En ese momento entraremos en el taxi como un pasajero más, en el asiento de atrás, observando el interior del vehículo con una vista en primera persona. Será entonces cuando debamos confirmar nuestro destino; podemos pedirle al taxista que nos lleve a un taller mecánico, una tienda de ropa, a un bar de copas, a casa de nuestra chica o a la localización exacta donde se esté desarrollando la misión actual. Una vez se inicie el trayecto, podremos contemplar las vistas desde el interior, siguiendo con una cámara subjetiva o saltar la escena si tenemos prisa, aunque en esta situación, podemos decirle al buen hombre que corra más, saltándose semáforos y límites de velocidad, como que cambie de emisora, por si no nos gusta la música que lleva puesta. Por supuesto, los taxis no son gratis, y habrá que pagar por la carrera. No os asustéis si veis taxímetros con importes de 100 y 200 dólares. Liberty City es muy grande.

Niko se viste a la moda

Un hecho que nos dejó muy contentos fue descubrir el regreso de las tiendas de ropa que estrenamos en San Andreas. Niko puede acudir a cualquiera de las que habrá repartidas por toda Liberty City -cada una con su estilo diferente- y comprar las prendas que desee. Además se realiza de una forma muy natural. La tienda tiene sus productos por zonas y para comprobar su precio deberemos acercarnos al que deseemos, tras lo cual aparecerá en pantalla una descripción más minuciosa, con el PVP. Si queremos esa prenda en concreto, aceptamos la compra, si queremos otro color o modelo, tendremos que seguir buscando por la tienda como lo haríamos en la realidad. Hemos podido ver diversos tipos de pantalones, zapatillas, zapatos, botas, chaquetas militares, de traje, informales, gafas de sol o graduadas, sombreros, camisas, camisetas y jerseys.

También reaparece la comida; podremos comprar perritos calientes en un puesto callejero, hamburguesas o pizzas -y otros platos más suculentos- en los restaurantes que encontraremos por la ciudad. Lamentablemente y como ya se conocía, ésta no tendrá impacto en el físico de Niko, que conservara su delgadez a lo largo de toda la historia, y servirá para restablecernos la salud únicamente. Esto elimina automáticamente la faceta de desarrollo del personaje de la que gozó Carl Johnson y que permitía muscularlo, hacerlo un tirillas o sufrir obesidad mórbida a base de comer fast-food.

Un homenaje a New York City

Liberty City es una ciudad impresionante. Su área total es la misma que toda la extensión de San Andreas, pero contando con que aquí estamos hablando de una ciudad repleta al milímetro de edificios, sin extensiones de campo. Esta nueva recreación de Nueva York que ha hecho Rockstar tras la que utilizó para GTA III y Liberty City Stories incluye las zonas más emblemáticas de la ciudad como Central Park, Times Square, la Estatua de la Libertad, el aeropuerto JFK, la catedral, el distrito financiero, el puente de Brooklin o los barrios habituales. Para desplazarnos por ella a mayor velocidad podremos utilizar dos medios de transporte: lancha o helicóptero, además de vehículos robados, taxi o metro. Como ya se comentó, no habrá posibilidad de utilizar aviones en GTA IV, según Rockstar, para garantizar una mayor fidelidad a la recreación de NYC, ya que está prohibido el tráfico aéreo en todo Manhattan después del 9/11.

Golpe en la pequeña Jamaica

Una vez hemos invertido cerca de una hora probando las mecánicas del control simplemente, comenzamos nuestra partida con la primera misión según el orden cronológico que mostrará GTA IV, bautizada como 'Jamaican hit'. Los antecedentes nos muestran a un Niko Belic desengañado en su llegada a Estados Unidos tras comprobar que el sueño americano que pretendía perseguir en Liberty City no existe. Para poder subsistir, se ve forzado a retomar sus antiguas ocupaciones como mercenario en un lugar en la que un hombre con sus habilidades está más que pluriempleado.

El primero de sus encargos, que le llega por medio de la agencia de su primo Roman, lo contrata Little Jacob, un traficante de armas jamaicano con un acento regge que le hace casi imposible de entenderle -benditos subtítulos-, y que busca que Niko elimine a unos compadres suyos con los que es ha enemistado. Esta reunión sirve como tutorial para aprender las mecánicas básicas del juego y apenas presenta desafío; sólo hay que eliminar a cuatro jamaicanos en un callejón donde tiene lugar un encuentro con LJ. Little Jacob será muy importante a lo largo del juego ya que se convertirá en nuestro proveedor de armas dada la ausencia de la mítica cadena de armas Amu-Nation en Liberty City.

La siguiente misión, 'Concrete Jungle' nos sigue poniendo al lado del Jamaicano. Tendremos que recogerle en su casa después de una noche de juerga y llevarlo en nuestro coche -mientras fuma algo de dudosa procedencia- para que nos indique la ubicación de un almacén y un piso franco en los que lo que Niko tendrá que hacer lo que mejor sabe hacer; eliminar a todos los que allí se encuentren. Aquí, en un violento tiroteo en el interior del piso podemos ver cómo los escenarios son destructibles y cómo se desintegran paredes y demás objetos al recibir impactos de bala.

Vsevo jarosheva, tovarisch

Una vez que hemos cumplido con nuestro buen amigo jamaicano, algo que hará que nuestro 'friendship' con él esté en valores altos -y así cuando solicitemos su ayuda vía móvil, nos echará un cable proporcionándonos armas- nos dispondremos a seguir buscando trabajo como 'chico para todo freelance'. La siguiente misión, 'Final Destination' nos lleva a unos círculos que Niko conoce muy bien; la mafia rusa. El peligroso mafioso Dimitri nos recibe en su local de strip-tease plagado de prostitutas para proponernos asesinar al quien él cree que es el causante de que la policía les esté pisando los talones en sus operaciones; un traidor que elige a dedo. En la secuencia cinemática, fabulosa por cierto, queda claro que Dimitri es un paranoico y que el pobre traidor no es en realidad tal. Pero Niko sólo obedece órdenes.

La misión nos lleva a vagar por una de las zonas de la ciudad, donde el traidor vive, para intentar localizarlo sin éxito. Hasta que recibimos un chivatazo por teléfono que afirma haberlo visto en una de las estaciones de metro. En ese momento tendremos que dirigirnos hasta ella rápidamente para encontrarlo y asesinarlo.

La familia es lo más importante

En la historia de GTA IV Niko acabará trabajando para todas las grandes bandas del crimen organizado de Liberty City, y esto incluye, cómo no, a las familias italianas. En la penúltima misión que pudimos jugar, 'Hardboring a Grudge', el señor Belic recibe una llamada de uno de los chicos italianos. Hay un cargamento de valiosos medicamentos genéricos - literalmente "de esos que toman las amas de casa aburridas"- que ha llegado desde Europa al puerto y que va a ser distribuidos por los chinos. Formando equipo con el joven italiano, nos dirigimos al puerto, escalamos uno de los almacenes y desde el techo vemos cómo descargan la mercancía del barco a un camión.

Antes de que éste deje el andén, lanzamos varias granadas, ametrallamos a los guardias que no han muerto en la explosión y con el rifle de francotirador cubrimos a nuestro compañero que baja a eliminar al conductor y a su acompañante. Esta misión fue especialmente difícil, aunque espectacular por el cambio de los efectos climatológicos, que arrancaron con unas nubes intensas que acabaron en tormenta. La última de las misiones previstas para esta demo casualmente ya la habíamos efectuado hace unas semanas. Se trataba de 'Deconstruction for beginners', aquella que ya os contamos en nuestro segundo texto donde debíamos eliminar a matones de la mafia de un edificio en obras junto a otro importante personaje, el morenito Playboy X.

El arsenal de un mercenario

Ya sabemos lo indispensables que son las armas en GTA, y lo difícil que ha sido realizar añadidos a este apartado desde Vice City. En esta demo hemos podido contemplar la mayoría de armas del arsenal y lo cierto es que siguen lo que ya hemos podido ver anteriormente, con versiones actualizadas. Encontramos los puños para combate cuerpo a cuerpo, cócteles Molotov, cuchillo de supervivencia, varios tipos de pistola, escopeta recortada, mini ametralladora uzi, diferentes rifles de asalto muy actuales y bien equipados, lanzacohetes, granadas de mano o el incombustible bate de béisbol. En total las que hemos visto pueden rondar las 18-20 armas diferentes, pero desde Rockstar nos dicen que podría haber sorpresas en este apartado. De momento como novedad, se puede recoger cualquier objeto que esté a nuestra mano, en el suelo, y usarlo como arma arrojadiza.

Más libertad e innovación en las misiones

Desde el estudio se quiso dejar claro que en GTA IV el jugador gozará de más libertad que en cualquier otro título del género. La forma de cumplir las misiones quedará enteramente a nuestra elección. Por ejemplo, en 'Final Destination' , nos comentaban que la mayoría de los periodistas daban caza al objetivo persiguiéndole con un coche, después de que éste emprendiese su huída, aunque otros utilizaron formas tan innovadoras como dispararle a las ruedas con un AK-47 para hacerle estrellarse, o alcanzarle con un disparo certero en la cabeza mientras conducía en coche a más de 300 metros con un rifle de francotirador, o aproximarse por su ruta de escape para cerrarle el paso antes de que él nos detecte, o la que usamos nosotros, vaciar un cargador de nuestro rifle de asalto mientras bajaba las escaleras del metro, aunque nos llevásemos por delante a tres inocentes ciudadanos y la policía acudiese inmediatamente al lugar de los hechos.

Misiones innovadoras, guardadas con recelo.

Lo cierto es que estas misiones no ofrecen demasiada innovación en los retos que proponen comparándolas con todas las que hemos visto a lo largo de la saga. Por ello preguntamos en qué dirección podríamos esperar novedad en los planteamientos de las mismas. Rockstar se muestra recelosa a revelar datos que puedan destripar las sorpresas que tienen preparadas con GTA IV -para que no suceda lo mismo que pasó con San Andreas- pero nos han adelantado algo que nos ha convencido bastante. Una de estas misiones de nuevo estilo nos propondrá como encargo asesinar a un prestigioso abogado de Liberty City que goza de unas medidas de seguridad inexpugnables.

Para poder llegar hasta él deberemos aprovechar una oferta de empleo en su bufete para enviar un currículum falso a través de Internet y esperar a que su secretaria nos llame dándonos una cita. En ese momento tendremos que apuntar el día y la hora en la agenda del teléfono móvil para que no se nos olvide y nos recuerde el compromiso. Llegado el momento, habrá que comprar ropas acordes -¡ponte traje!- y acudir al bufete corbata y maletin en mano, pasar los duros controles, escabullirnos de la sala de entrevistas y buscar al engominado abogado para liquidarlo.

También podemos confirmar que volverán las misiones secundarias, aquellas míticas de taxista, vigilante o conductor de ambulancias aunque con varios cambios. Por ejemplo, las de taxista se van a sustituir por trabajar en la agencia de limusinas de nuestro primo Roman Belic, quien a lo largo del juego nos llamará por teléfono para ofrecernos trabajo con él. Por cierto, se confirma que Niko podrá mantener también relaciones sentimentales con mujeres, con quienes podrá quedar y tener citas, aunque no hemos podido probar esta característica.

Próxima visita a R*, demo multiplayer de GTA IV

Y hasta aquí la mayor parte de nuestras experiencias jugando durante casi tres horas con Grand Theft Auto IV. Nos reservamos cosas que hemos visto y que todavía no podemos desvelar y otras que compartiremos con vosotros en nuestro MeriPodcast, aunque la mayor parte de los detalles que experimentamos con el título han quedado reflejados en este texto. Si deseáis ampliar la información, no dejéis de visitar la web oficial de GTA IV, donde podréis conocer a varios de los personajes del título, así como localizaciones de la ciudad, locales y hasta a su equipo de béisbol. El próximo texto de GTA IV aquí en MeriStation cubrirá la parte multijugador del título, que tendremos ocasión de probar muy pronto, y nuevamente en las oficinas de Chelsea.

Grand Theft Auto IV

Grand Theft Auto IV aspira a convertirse en uno de los mejores juegos de la nueva generación. Rockstar propone mediante Niko Bellic, el nuevo protagonista de la saga, simplemente, vivir una vida. Sin limitaciones, sin restricciones. Liberty City aguarda...

Grand Theft Auto IV