Valkyrie Profile 2: Silmeria
Valkyrie Profile 2: Silmeria
Carátula de Valkyrie Profile 2: Silmeria

La Valkiria de oro

Will van Dijk

La última apuesta de Square-Enix para Europa llega finalmente a España manteniendo intacto el formato de vídeo original y con una loable traducción al castellano. Valkirias,una gran guerra, mucha calidad y otras tantas bondades son el broche de oro para el último gran RPG de la compañía japonesa.

avance, impresiones japonesas, impresiones americanas, versión final) avalan la popularidad de Valkyrie Profile: Silmeria. Cada nueva información que ha salido a la luz, cada nueva imagen que Square-Enix ofrecía al público general era motivo de un gran revuelo por parte de la comunidad de aficionados al género. Lo cierto es que, como bien comentábamos en nuestra primera toma de contacto, parece que la intención de Tri-Ace al sacar al mercado una nueva entrega de esta serie estaba más enfocado hacia explotar el tirón comercial que a desvelar nuevas incógnitas de una historia que originalmente se cerró.

En cualquier caso, las opciones de que Silmeria se comercializase en Europa y por ende en España iban desvaneciéndose poco a poco a medida que transcurría el tiempo, más aún a tenor de la desaparición de las listas oficiales de Square-Enix sin un motivo comprensible. Una vez más, y demostrando una actitud claramente basada en la ‘pela' -contraria a la de Atlus, entre otras tantas-, con el éxito de Lenneth para PSP la compañía japonesa decidió importar finalmente una de sus últimas grandes apuestas en PS2. Traducido al castellano y con un lamentable doblaje muy por debajo de las circunstancias, ‘Silmeria' viene a reclamar el puesto en el género que le corresponde por antonomasia.

Silmeria, la Valkiria desterrada

Al igual que en caso de Lenneth, Silmeria encarga el rol de valkiria tremendamente poderosa y justa, más allá de los mandatos de Odin. Es precisamente su rebeldía la que causa un destierro a priori de por vida del Valhala, condenándola a vagar por La Tierra mezclándose con los seres humanos. Sin embargo, lejos de poseer una apariencia propia, la jóven valkiria toma posesión del cuerpo de la princesa del reino en el que transcurre la aventura; Dipan. Es aquí donde entra en juego Alicia, una muchacha inexperta, con ideales endebles y un carácter débil que se contrapone con el de Silmeria, uno de los mayores alicientes de la trama.

A causa de sus continuos desdoblamientos de personalidad, Alicia sufre la ira de su padre al condenarla eternamente a una prisión en la que su estado mental nunca se hiciera público. Curiosamente, la historia es casi idéntica a la de Silmeria, variando el contexto y el lapso temporal. La huída de esta prisión es la que da comienzo a la aventura, con Alicia sin tener la menor idea de hacia dónde dirigirse, con Silmeria como la cabeza pensante de un binomio al que poco a poco acabaremos tomando cariño. Las intenciones de la valkiria poco a poco van saliendo a la luz, pues como es de prever la inteligente heroína no ha tomado el cuerpo de la princesa por mero capricho.

Con algún que otro giro argumental inesperado, ‘Silmeria' puede presumir de gozar de una historia sólida aunque titubeante en momentos puntuales. El continuo baile de personajes principales y la poca profundidad de la historia personal de cada uno son algunos de los handicaps a los que tendremos que hacer frente cuando nos sentamos delante de la consola. E incluso con estos pequeños defectos, la trama principal no pierde fuerza hasta los títulos de crédito. La inestabilidad mental del rey de Dipan se acaba convirtiendo en el punto principal de la historia, plagada de magia y de elementos propios de la mitología nórdica, siempre teniendo en cuenta que poco o nada tiene que ver con la original, como en el caso de Lenneth.

Gráficos

El entorno en 2D creado originalmente para PlayStation a la hora de crear ‘Lenneth' fue sin duda uno de los factores más importantes para su posterior popularidad. Bien es cierto que gráficamente la primera historia que nos ofreció Tri-Ace está a años luz de la que hoy disfrutamos con Silmeria, pero no sería justo olvidar que tanta majestuosidad gráfica que VP2 trae consigo no es del todo ‘original'. Asimismo hay que reconocer que el sub-grupo de Enix fue inteligente a la hora de dar forma al motor gráfico de ‘Silmeria', alejándose de entornos en 3D para dotar los escenarios de una calidad que roza los pesos pesados de la consola de Sony.

El reino de Dipan está formado por innumerables pueblos y ciudades de diversa índole, todas y cada una de ellas con su correspondiendo decoración y tradiciones propias. Al estar representados en dos dimensiones, la calidad de las texturas que vemos en pantalla doblan las de otros RPGs tradicionales, léase el caso de Final Fantasy XII. Está es la tónica general del juego gráficamente; localizaciones más escuetas y menos centralizadas con personajes secundarios que pese a estar a un nivel aceptable pierden muchos puntos en comparación a los protagonista de la historia.

Si dejamos a un lado los defectos recién comentados, no hay discusión posible para calificar el apartado gráfico de ‘Silmeria'. Pocas veces habíamos visto tanta calidad de detalles en un mismo pueblo, con transeúntes paseando de un lado a otro de la pantalla, otros en sus puestos de venta, e incluso otros muchos trabajando en labores de pesca o de recogida de alimentos. Todo esto transmite la sensación de estar habitando en un mundo que realmente existe, sensación que como venimos explicando se aplica a todos los apartados del título.

Combates en 3D

Como veremos a continuación, ‘Silmeria' se divide en dos partes muy distinguibles, típicas en casi la totalidad de los J-RPGs tradicionales. Cuando abandonemos el pueblo en el que nos encontremos, viajaremos hacia el siguiente bosque o mazmorra para hacer frente a hordas de enemigos a los que tendremos que enfrentarnos si queremos llegar a buen puerto en la aventura. Nada de esto es particularmente llamativo si no fuese porque los combates, a diferencia del resto del juego, transcurren en 3D, con un amplio campo de movimientos y en tiempo real. Podremos rotar la cámara y elegir apropiadamente qué camino queremos seguir en cada enfrentamiento con el fin de cazar al líder de la manada y finalizar el combate lo antes posible.

Dentro de los combates se da una incomprensible bajada de calidad general, con texturas mucho menos trabajadas y con personajes por debajo de su calidad habitual. Con esto se quiere conseguir que los efectos especiales y las peleas entre monstruos y protagonistas sean lo más llamativas posibles, sin sufrir ningún tipo de ralentización por ello. Al igual que en Lenneth, cuando mandamos al ataque a los cuatro personajes al mismo tiempo o simplemente realizamos algún golpe crítico el juego se detiene por intervalos con el propósito de fomentar el sentido arcade de los combates.

Sacrificar para conseguir mejores resultados

No se entiende de otro modo la diferencia entre las mazmorras y los numerosos pueblos que visitamos sin achacarla a un intento por evitar ralentizaciones y poder ofrecer un aspecto visual diferente a la norma, mejor y más detallado aunque con algún que otro bajón poco frecuente. Desde el vídeo de introducción hasta la última escena que da final al juego, Valkyrie Profile: Silmeria es un espectáculo visual digno de ver.

Bosques, zonas cercanas al mar, enormes campos de trigo, praderas..., el salto a las 2D, repetimos una vez, ofrece la posibilidad precisamente de dejar boquiabierto al jugador. Los protagonistas cuentan con un gran número de expresiones faciales y de movimientos, los monstruos gozan de diseños variados aunque arquetípicos, habituales en los clásicos del género.

Sonido

Motoi Sakuraba, un habitual de Tri-Ace, toma las riendas del apartado sonoro para la ocasión, ofreciendo un repertorio bastante variado con melodías apaciguadas y con cierto toque medieval. Poco a nada que objetar en este apartado, que como venimos comentando es el idóneo para no perder el hilo de la historia o el frenesí de los combates contra los enemigos más poderosos. Los efectos sonoros no destacan en demasía sobre el resto de elementos, cumplen su función como es habitual en los RPGs sin llamar la atención.

Todo lo contrario sucede con el doblaje del juego, uno de los factores más alabados de la versión japonesa que inexplicablemente perdió casi toda su fuerza con la traducción al anglosajón. No es necesario tampoco entrar en malentendidos; las voces son sencillamente pasables, muchas veces se echa en falta algo más de fuerza por parte de los actores que han doblado a Alicia y compañía. Gracias a la traducción al castellano será un factor poco importante para disfrutar de la historia como es debido, aunque no esperéis nada parecido a Kingdom Hearts 2.

Jugabilidad

Con un motor gráfico en dos dimensiones son pocas las posibilidades que existen de cara a renovar el sistema de combate o la jugabilidad en sí. El control de Alicia es muy sencillo, basta con moverla hacia izquierda o derecha para avanzar por los mapeados o pulsar el vertical el stick analógico cuando el juego nos da la posibilidad de entrar en una casa o tienda, así como dentro de las mazmorras. Como bien hemos comentado en textos anteriores, el peso de este apartado se encuentra en los combates, y por ello incidiremos en ello.

Una vez nos hallemos en el campo de batalla nos toparemos con espectros que vagan sin rumbo aparente por el escenario. Alicia cuenta con la posibilidad de congelarlos durante algunos segundos para aprovecharlos como plataformas y acceder a tesoros especiales así como a nuevos niveles o incluso para descubrir Einherjar ocultos. Cada mazmorra cuenta con un porcentaje que completaremos a medida que demos con los tesoros ocultos, algo necesario para completar el juego al 100% a la par que una excusa para retomar las primeras mazmorras de la aventura y así alargar la vida del DVD. Esto con lo que respecta a congelar al enemigo, ya que una vez entremos en combate el tercio cambia por completo.

A las armas

Un botón por cada miembro del grupo que hayamos conformado, posibilidad de caminar a nuestro antojo por los escenarios en los que combatimos y un gran número de posibilidades ‘ocultas', necesarias para batir a los enemigos más duros del título. O dicho en otras palabras; no es tan importante el combate en sí como la preparación previa para el mismo, algo que requiere alguna que otra hora tratando de dominar el sistema de runas y de habilidades obtenidas según los objetos que creemos o que hayamos adquirido.

Adquirir habilidades nuevas que nos asistan en los combates es imprescindible una vez superado el ecuador del juego. Recuperación automática, golpes especiales, mayor potencia ante determinadas clases de enemigos, invulnerabilidad para las magias, etc. Obtener dichas ayudas depende de la clase de ropa o armadura que hayamos equipado; combinarlas es otro requisito para conseguir memorizar o desbloquear alguna habilidad en específico. Y aunque en teoría no suene complicado, no es nada fácil decidir en qué gastar el poco dinero que obtenemos en las peleas, por lo que gradualmente nos iremos encontrando con mayores adversidades para ‘entrenar' como deseamos a nuestro personaje.

Las runas son arena de otro costal, otro requisito fundamental para avanzar correctamente, pese a que también necesitaremos alguna que otra hora para familiarizarnos con el sistema. Las runas nos conceden la posibilidad de variar el transcurso de una mazmorra, cambiando el número de enemigos por mapa u otorgándonos habilidades especiales o contrarias durante una parte en concreto de la mazmorra. Como ya hemos mentado anteriormente, no es fácil adaptarse a este sistema, ya sea por ser original o por requerir muchas pruebas e intentos antes de entender con exactitud en qué consiste.

Dificultad por encima de la media
 

Hablar de dificultad dentro de un RPG siempre es un factor muy variante, cada jugador dispone de sus propias virtudes a la hora de terminar un juego de este calibre y, obviamente, no todos los aficionados necesitan una curva de aprendizaje tan grande como a priori ‘Silmeria' parece necesitar. La dificultad de este título no recae tanto en perder el rumbo y estancarnos en una zona en concreto como en sufrir lo indecible para derrotar a ciertos enemigos que nos exigen contar con habilidades concretas para poder hacerles frente.

No tener en cuenta esto desde un principio ya nos condena irremisiblemente a tener que detenernos durante horas para subir el nivel de los personajes principales y el de los Einherjar, que como comentábamos han perdido protagonismo con respecto a Lenneth. Ahora obtendremos su ayuda tras encontrar un arma en algún punto de las mazmorras y posteriormente someternos a una breve introducción sobre su persona. Algunos juegan un papel trascendental para la aventura; otros sólo nos acarrearán más de un dolor de cabeza por ser inútiles o disponer de un nivel de experiencia muy bajo con respecto al nuestro. Si los utilizamos adecuadamente y aumentamos su nivel hasta cierto punto, se abrirá la opción de liberarlos para devolverlos a la vida. Una vez hecho esto podremos encontrarnos con ellos en cualquier pueblo o ciudad y ser recompensados con dinero o armas especiales.

Su historia personal ha quedado relegada a un breve texto que explica su pasado en el menú de la aventura. Es suficiente para tener una leve referencia sobre su historial, pero dista mucho de Lenneth y la profundidad con la que los personajes secundarios desarrollaban sus affairs personales. ‘Silmeria' se centra más en la trama principal que en los objetivos secundarios, quizás sea esta la mayor diferencia con respecto a su antecesor. Con un sistema de combate tan complejo desde el inicio y sin la ayuda de los Einherjar, es más que probable que tengamos que retomar la historia desde un principio en nuestra primera partida.

LO MEJOR

  • El rebuscado sistema de runas junto a la utilidad de los Einherjars convierten ‘Silmeria' en un reto para los hardcore del género.
  • La historia, pese a flojear en momentos puntuales, mantiene un nivel de tensión aceptable.
  • Los combates son amenos, quizás demasiado frecuentes aunque ofrecen vitalidad y longevidad al título.
  • Técnicamente sobresaliente. Gráficamente exprime las posibilidades de la consola.

LO PEOR

  • 2
  • 2/valkyrie
  • Su dificultad puede resultar excesiva para muchos en ciertas partes de la aventura. Doblaje poco conseguido que desmerece la presentación gráfica general.El sistema de los Einherjar ha perdido protagonismo y utilidad, los personajes secundarios apenas aportan profundidad a la trama principal.
  • profile
  • silmeria/darwin

CONCLUSIÓN

[image|nid=1345399|align=right|width=150|height=117] Valkyrie Profile Silmeria (PlayStation 2)Valkyrie Profile: Silmeria sigue la estela de su antecesor. No logra sorprender de la misma manera que Lenneth por motivos obvios; tampoco se puede considerar que las novedades incluidas hayan reforzado la jugabilidad. Simplemente se ha optado por seguir con la misma fórmula que tan buenos resultados ofreció en su día, sin llegar a significar por ello que no estemos ante uno de los RPGs de mayor calidad del presente año. Con las novedades que depara el futuro a la consola de Sony, y salvando el caso de Persona 3 junto al de algún que otro caso esporádico, es muy improbable que llegue a las estanterías un título de mayor calidad que éste. Ahora bien, hay que tener muy en cuenta la elevada dificultad en algunos compases de la aventura; la necesidad imperiosa de pararnos en más de una ocasión para conseguir niveles y algún que otro detalle más que puede echar atrás a más de un aficionado. Técnicamente sobresaliente. Gráficamente exprime las posibilidades de la consola. Los combates son amenos, quizás demasiado frecuentes aunque ofrecen vitalidad y longevidad al título. El rebuscado sistema de runas junto a la utilidad de los Einherjars convierten ‘Silmeria' en un reto para los hardcore del género. La historia, pese a flojear en momentos puntuales, mantiene un nivel de tensión aceptable.

8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.